Oldcivilizations's Blog

Blog sobre antiguas civilizaciones y enigmas

La energía libre de Nikola Tesla, ¿es real o ficción?


 Silenciados durante décadas, las dificultades energéticas que sufre el planeta en el siglo XXI está reavivando el interés, entre la propia comunidad científica, por los científicos heterodoxos. La existencia del éter y de la energía “punto cero”, antigravitatoria o el orgón sitúa el debate científico actual a un paso del espiritual. Aunque en las diferentes tradiciones espirituales siempre se ha creído en la existencia de esta energía ilimitada, Nikola Tesla fue el primer científico moderno que formuló una teoría sobre ella; a finales del siglo XIX la llamó “energía cósmica”. Y no se quedó ahí; incluso la llevó a la práctica. En 1931, el convertidor de energía de Nicola Tesla puso en funcionamiento un lujoso coche, marca Arrow, llevándolo hasta alcanzar los 128 km/hora. Con matices muy sutiles, la energía cósmica de Tesla ha sido rebautizada posteriormente como “energía taquiónica”.

 

Durante el siglo XX, la física cuántica volvió a emparentar a la ciencia con la alquimia. A la luz de experimentos hoy asumidos por la ciencia oficial, muchos conceptos se están redefiniendo, y otros, parecen difusos, por lo que nos movemos por terrenos movedizos. ¿Se imaginan lo que sería nuestro mundo si pudiésemos tener energía libre?  SegúnNikola Tesla “La potencia eléctrica está presente por todas partes de forma ilimitada y puede hacer funcionar toda la maquinaria del mundo sin necesidad de carbón, petróleo, gas ni ningún otro combustible”. Albert Einstein nos dice: “La mayoría de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y por regla general pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos”. Y Arthur C. Clarke añade: “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.  Ciencia y magia se confunden. La ciencia ha creado complejas formulas matemáticas, vocabularios oscuros y cajas negras para apartar al pueblo del poder de la tecnología.

La energía taquiónica alberga similitudes con el “orgón” de Wilheim Reich. Ambas tienen connotaciones místicas, aunque el orgón está más relacionada con la vibración. El orgón o energía orgónica es una idea propuesta y promovida en la década de 1930 por el psicoanalista Wilhelm Reich (1897-1957), que creó originalmente ese término para describir una fuerza vital universal. La idea fue rápidamente desacreditada y descartada, y el consenso actual de la comunidad científica es que la teoría orgónica es un ejemplo de pseudociencia. Reich, originalmente parte del círculo de Sigmund Freud en Viena, creía que el concepto de libido de Freud tenía en realidad una base biológica, y desarrolló una práctica terapéutica ostensiblemente diseñada para liberar esta energía corporal, debido a que -de acuerdo a Freud- la salud mental dependía de un flujo libidinal sin inhibiciones. Esta teoría biofísica eventualmente culminó en el desarrollo del concepto de orgón (palabra derivada de la misma raíz que “organism” y “orgasmo”), que según Reich era una substancia sin masa y omnipresente, similar al éter, pero fuertemente asociada con la energía vital en lugar de la materia inerte.

La orgonita es una sustancia compuesta por briznas de metal, cuarzo y resina de poliéster en proporciones aproximadamente iguales, que ordenaría y potenciaría esa energía según las tesis de Reich. El invento de la orgonita se atribuye al doctor Wilhelm Reich, quien habría descubierto una energía vital (conceptualmente similar al prana, qi, kundalini, etc. de diversas religiones y filosofías místicas orientales) presente en todas partes, pero que puede ser básicamente positiva o negativa, teniendo según esta polaridad efectos buenos o malos sobre los organismos vivos. Según su teoría, la orgonita “ordena” esa energía provocando consecuencias positivas en el entorno más inmediato. Existen diversos tipos de comunidades alrededor de este tema, algunas pertenecen a creencias minoritarias que emplean la orgonita como herramienta, otras buscan negocio con la venta de dispositivos de orgón, pero ninguna ha demostrado científicamente ninguna de las utilidades que le atribuyen a la orgonita. La orgonita y sus supuestos beneficios entrarían pues en el campo de la pseudociencia, ya que no existen estudios científicos fiables que lo puedan convertir en un campo científico comprobable, y experimentado según el método científico.

 

El heterodoxo psicoanalista alemán, otro de los innombrables de la ciencia oficial, conoció en vida las mismas calamidades que otros heterodoxos como Tesla o Schumann. Su trabajo fue censurado por un organismo tan ajeno a las cuestiones científicas como el FBI. En esencia, los defensores de la energía “punto cero” argumentan, apoyándose en los fundamentos de la física cuántica, que “el espacio no es vacío, sino que está sumergido en un campo magnético muy concentrado, compuesto de partículas que se mueven más rápidamente que la luz y que constituyen una fuente de energía libre, situada fuera del campo electromagnético, independiente de la luz y el sol”. La ciencia oficial, por su parte, replica que, tanto en el interior del átomo como del cosmos, donde no hay materia (partículas, planetas o soles) existe vacío, es decir, no hay nada, incluido energía. Sin embargo, los experimentos con aceleradores de partículas y el descubrimiento de la antimateria han tendido un puente entre ambas posturas,  que el Zen ya anticipó al sostener que “la naturaleza última es vacío” y “el todo está contenido en la nada”. Todo ello desemboca en varias preguntas filosóficas que hoy día dividen a los propios científicos: ¿el vacío es ausencia de materia pero también de energía?

En 1915 Reuters informó que Nikola Tesla y Thomas Edison compartirían el Premio Nobel de Física de aquel año. Numerosos medios informativos de todo el mundo publicaron esta noticia como verdadera. Sin embargo, la distinción jamás fue recibida por ninguno de estos dos científicos. Nadie conoce la verdadera historia, pero muchos creen que Nikola Tesla se negó a aceptar el premio. Su trabajo fue aprovechado por otros para generar fortunas; pero él vivió los últimos años de su vida en extrema pobreza y murió sin reconocimiento alguno. Si es verdad que Tesla rechazó el Premio Nobel, este hecho se debió seguramente a una cuestión de principios. Desde la perspectiva de Tesla, Edison era un simple inventor que desarrolló varios dispositivos científicos muy útiles. El se consideraba a sí mismo un descubridor de nuevos principios científicos, y sólo incidentalmente, un inventor. Según Tesla, un descubridor sobrepasaba en importancia a un inventor. Otros creen que fue Edison el que rechazó el premio. Quizás era un modo de manifestar su enojo por la renuncia de Tesla a la Compañía Edison y su ingreso a Westinghouse, la empresa competidora.

¿Quién era este genio tan admirado durante el siglo XIX?  Nikola Tesla nació en 1856 en el seno de una familia serbia que vivía en una ciudad croata del sur del Imperio Austro-Húngaro. Su padre abandonó la carrera militar para convertirse en sacerdote de la Iglesia Ortodoxa Serbia. Si bien su madre no recibió educación formal alguna, era brillante y tenía una memoria excepcional. Tesla siempre decía que su madre era la fuente de sus capacidades intelectuales. Su materia favorita en la escuela eran las matemáticas. Si le daban a resolver un problema, no necesitaba de una pizarra o una hoja de papel. Tesla tenía la extraordinaria capacidad de registrar en su mente todos los pasos necesarios para solucionar el problema, como si él mismo lo hubiese inventado. Esta habilidad para resolver problemas matemáticos y visualizar diseños de ingeniería le fue de gran utilidad en distintas etapas de su vida. Nikola tenía una memoria prodigiosa y era un ávido lector. También aprendió varios idiomas. Esto le permitió acceder a textos escritos en diversas lenguas. Desde su más temprana edad, Tesla armaba complejos dispositivos mecánicos con cualquier material que tuviera disponible.

Durante su juventud se dedicó tanto al estudio que su familia temió por su salud. Su padre advirtió que la ingeniería, disciplina que requiere años de intensos estudios, y a la cual aspiraba Nikola, podía comprometer su bienestar físico y mental. Intentó convencerlo, entonces, de que tomara los hábitos religiosos. A lo largo de su carrera Tesla padeció diversas enfermedades generadas por su extremada dedicación al trabajo. A pesar de su debilidad física y de haber contraído malaria, Nikola completó exitosamente la carrera de ingeniero. Fue durante este período que Tesla decidió dedicar su vida a la experimentación eléctrica. Al retornar a su hogar, sus padres le manifestaron su preocupación, ya que su salud aún era débil, e insistieron nuevamente para que siguiera una carrera religiosa. Enseguida, Nikola recibió otros contratiempos al contraer cólera y recibir la llamada a filas del ejército de su país. Tesla se desanimó hasta el punto de estar al borde de la muerte. Sabía que de sobrevivir al cólera, debía entrar en el ejército y luego continuar una carrera religiosa. Se desesperanzó y en su lecho de enfermo estaba todo el tiempo malhumorado. Al percibir su estado, su padre se arrepintió y le dio permiso para que siguiera la carrera de ingeniería eléctrica.

Mientras estaba en la Universidad, Tesla pensó que podría ser posible operar un motor eléctrico sin chispas. Pero el profesor le dijo que tal motor requeriría una perpetua moción, y por ello, era imposible. Tesla estaba determinado a probar que su profesor estaba equivocado. En ese tiempo (1889), a pesar de la mofas de los profesores, Tesla patentó el generador de corriente alterna. Durante esta década, investigó intensamente otros métodos de generación de energía, incluyendo un colector de partículas cargadas, patentado en 1891. Cuando el New York Times, en junio de 1902, publicó un artículo  sobre un inventor que afirmaba que había inventado un generador eléctrico que no requería una fuente externa de combustible, Tesla le escribió a un amigo, que él ya había inventado tal dispositivo. Tesla pregonaba que la invención era un generador eléctrico que no consumiría ningún combustible. Tal generador sería su propio motor principal y era completamente imposible, según los científicos modernos.

Por otro lado en aquella época  todos “sabían” que una máquina más pesada que el aire no podía volar. Violaría las leyes de la física. Esta era la opinión aprendida de prácticamente todos los llamados expertos en la materia. Por ejemplo, Simon Newcomb declaró en 1901: “La demostración que ninguna combinación posible de sustancias conocidas, formas conocidas de máquinas y formas conocidas de fuerza, pueden ser unidas en una máquina práctica por la cual el hombre volaría largas distancias a través del aire”. Afortunadamente, unas pocas personas, como los Hermanos Wright no aceptaron tales pronunciamientos. Ahora aceptamos normalmente  el vuelo de objetos más pesado que el aire. Ahora, físicos y otros científicos están diciendo cosas similares en contra de la idea de las tecnologías de energía libre. Utilizan términos negativos, tales como pseudociencia y moción perpetua. Y citan leyes físicas que aseveran que la energía no puede ser creada o destruida (1ª ley de la termodinámica), y hay siempre una disminución de la energía útil (2ª ley de la termodinámica). Las invenciones de energía libre son dispositivos que pueden captar un ilimitado suministro de energía del universo, sin quemar ninguna clase de combustible, creando la solución perfecta a la crisis mundial de energía y su contaminación asociada, degradación y destrucción del medio ambiente.

Al contrario de los dispositivos solares o de viento, los dispositivos de energía libre necesitan poca o ninguna capacidad de almacenamiento de energía, porque pueden captar tanta energía como se necesite y cuando se necesite. Apropiadamente diseñados, los dispositivos de energía libre no tienen ninguna clase de limitaciones. En el periódico Brooklin Eagle, Tesla anunció, el 10 de Julio de 1931 que: “Yo he atrapado los rayos cósmicos y los he hecho operar un dispositivo de movimiento“. Qué son los rayos cósmicos?  Nuestro planeta recibe constantemente una lluvia de partículas cargadas. Cada segundo 1000 partículas por metro cuadrado golpean las capas más exteriores de la atmósfera terrestre. Este flujo de partículas (llamado rayos cósmicos), proveniente en su mayoría de nuestra Galaxia, y consisten en un 90% de protones, 9% partículas alfa y el resto son núcleos más pesados que el hidrógeno. Desde épocas muy remotas, los astrónomos han observado la aparición repentina de estrellas en lugares donde antes no se veía ningún objeto astronómico. Estas estrellas nuevas o supernovas, se producen en una explosión termonuclear que proyecta una gran cantidad de partículas energéticas en el espacio interestelar. La fuente más importante de rayos cósmicos son las supernovas en nuestra galaxia.

El viento solar también contribuye al flujo de partículas que llegan a la Tierra. Cada segundo, el Sol emite un promedio de 300 mil toneladas de materia en forma de gas ionizado que sopla como un viento en una región que cubre todo el sistema solar. En cercanías de la Tierra el viento solar consiste de un flujo de 100 millones de protones y electrones por centímetro cuadrado cada segundo. La existencia del viento solar fue predicha en 1958 por las teorías del físico Eugene Parker de la Universidad de Chicago y fue directamente observado en 1961 por los detectores de la sonda espacial Explorer 10. Las partículas de mayor energía en los rayos cósmicos se originan en otras galaxias. Además de las supernovas, en una galaxia existen otras fuentes de partículas energéticas, tales como los agujeros negros, las estrellas pulsares y los núcleos galácticos activos. Los rayos cósmicos primarios que golpean las capas más externas de la atmósfera, sufren colisiones con los núcleos que allí se encuentran.

De estas colisiones resultan lluvias de nuevas partículas elementales de todo tipo (como electrones, positrones, mesones pi, muones, etc) que eventualmente llegan a la superficie. Esta lluvia de rayos cósmicos secundarios puede alcanzar una extensión de varios kilómetros cuadrados. Los rayos cósmicos no se propagan en línea recta. Debido a que estos poseen carga eléctrica sus trayectorias son afectadas por el campo magnético terrestre. Una partícula cargada viajando en un campo magnético sigue una trayectoria curva o en forma de hélice. Los rayos cósmicos con energías dentro de un rango determinado quedan atrapados por el campo magnético, moviéndose en trayectorias en forma de hélice, en una región llamada cinturones de Van Allen, en honor de James Van Allen quien los descubrió en 1958. El confinamiento de partículas cargadas en regiones determinadas da origen a la emisión de luz en la atmósfera polar cuando éstas chocan con moléculas de aire. La luz así emitida generan las espectaculares aurora boreal o aurora austral.

Más tarde en el mismo artículo, Tesla dijo: “Hace más de 25 años, yo comencé con mis esfuerzos para atrapar los rayos cósmicos, y ahora puedo afirmar que he tenido éxito”. En 1933 hizo la misma afirmación en un artículo para el periódico New York American, bajo el título: Dispositivo para Atrapar la Energía Cósmica. En dicho artículo, Tesla afirmaba: Esta nueva energía para conducir la maquinaria del mundo será derivada de la energía que opera el universo, la energía cósmica, cuya fuente central para la tierra es el sol, el cual está por todas partes presente, en cantidades ilimitadas”. Esto significaría que el dispositivo del que Tesla hablaba se debía haber construido antes de 1908. Casi con toda seguridad, la idea se le había ocurrido a Tesla años antes.  Una información más exacta está disponible a partir de su correspondencia, ahora en la Biblioteca de la Universidad de Columbia.

El 10 de junio de 1902, en una carta a su amigo Robert U. Johnson, editor de Century Magazine, Tesla incluyó un recorte de New York Herald del día anterior, en que hablaba de Clemente Figueras, un ingeniero experto en maderas y bosques, de las Islas Canarias, que inventó un dispositivo para generar electricidad sin quemar combustible. Lo que sucedió con Figueras y su generador sin combustible no se sabe, pero su anuncio en el periódico impresionó a Tesla, que en su carta a Johnson afirmaba que él ya había desarrollado tal dispositivo y revelado las leyes físicas subyacentes. Otras patentes estadounidenses, que  habían sido archivadas, informaban de motores que operan exclusivamente con energía continua, aparentemente usando energía que circula a través del campo magnético de la tierra. Requieren una red de retroalimentación para poder ser operativos. Otra patente, descrita en la revista Ciencia y Mecánicas, en la primavera de 1980) requiere imanes especiales, pero no requiere ninguna retroalimentación. Tal motor podría operar un generador eléctrico o una bomba de calor reversible en cualquier hogar, todo el año y gratis.

Según Oliver Nichelson, quien ha hecho estudios extensivos de Tesla y sus máquinas de energía libre, dice que el dispositivo que, en principio, parece encajar mejor con las afirmaciones de Tesla, se encuentra en su patente para un “Aparato para Utilización de Energía Radiante”, nº 685,957, que fue solicitada el 21 de marzo de 1901, y concedida el 5 de noviembre de 1901. El concepto detrás del lenguaje técnico es aparentemente simple: una plancha aislada de metal es puesta lo más alto posible en el aire. Otra plancha de metal es puesta en el suelo. Un alambre va desde la placa de metal, a un lado del condensador y un segundo alambre va desde la plancha en el suelo hacia el otro lado del condensador. Partículas minúsculas de materia electrificada positivamente actúan sobre la plancha superior, transfiriendo continuamente una carga eléctrica a la misma. El terminal opuesto del condensador, conectado al suelo, puede ser considerado como un inmenso almacén  de electricidad negativa. Una débil corriente fluye continuamente en el condensador y ya que las partículas se cargan a un potencial muy alto, esta carga del condensador puede continuar casi indefinidamente.

Ahora llamaríamos a este dispositivo un panel solar-eléctrico. Aunque la invención de Tesla es muy diferente, lo más cercano en tecnología convencional es el foto-voltaje. Una diferencia radical es que los paneles solar-eléctricos convencionales tienen un substrato cubierto con silicón cristalino, mientras que el de Tesla usa silicón amorfo. Los paneles solares convencionales son caros. Pero el panel solar de Tesla es solo una plancha brillante de metal con un recubrimiento transparente de un material aislante. Se consigue que la energía solar cargue este condensador. Conectando alguna especie de dispositivo interruptor, para que pueda ser descargado a intervalos, ya se tendría una salida eléctrica.  La patente de Tesla nos dice que es muy simple conseguir energía eléctrica. Mientras más grande sea el área de la plancha aislada, más energía se consigue. No obstante, esto es más que un panel solar, porque no necesariamente necesita luz solar para operar. También produce energía por la noche. Por supuesto, esto es imposible, según la ciencia oficial. Por esta razón, no se puede conseguir una patente de tal invento actualmente. El receptor de energía libre de Tesla se refiere al sol, así como a otras fuentes de energía, como los rayos cósmicos. El dispositivo funciona por la noche debido a la disponibilidad de rayos cósmicos durante la noche. Tesla también se refiera al suelo como un inmenso almacén de electricidad negativa.

Tesla estaba fascinado por la energía radiante y sus posibilidades como energía libre. El llamó al radiómetro de Crooke un bellísimo invento. El radiómetro de Crookes o molinillo de luz (light-mill) es un dispositivo inventado en 1873 por el químico Sir William Crookes. Consiste en cuatro brazos que sostienen cada uno un álabe o placa en sus extremos, pintados de blanco de un lado y de negro del otro. Los cuatro brazos que soportan las placas están suspendidos en una aguja y sostenidos por un eje de vidrio para disminuir en lo posible la fricción. Este molinito se encuentra dentro de una esfera de vidrio sellada y en la que se ha realizado un vacío no total. Los álabes rotan al ser expuestos a luz, siendo más rápido el giro cuanto más intensa es la luz incidente. Eso proporciona una medida cuantitativa de la intensidad de la radiación electromagnética. La explicación de la rotación de este dispositivo ha sido históricamente el motivo de mucha controversia científica. Crookes tuvo la idea a raíz de algunas investigaciones químicas que realizaba. En el curso de experimentos químicos que exigían medidas cuantitativas muy precisas, se hallaba pesando muestras en una cámara a vacío parcial, con el objeto de reducir el efecto de las corrientes de aire. De pronto, notó que el valor de las pesadas era perturbado cuando sobre la balanza incidía luz solar. Investigando ese efecto, creó el dispositivo que lleva su nombre. Todavía se fabrican y venden radiómetros de Crookes con propósitos recreativos o didácticos.

Tesla creía que se volvería posible atrapar energía directamente conectándose a la misma rueda de la naturaleza. Este parece un diseño que parecería cumplir con su afirmación de haber desarrollado un generador sin combustible, energizado por los rayos cósmicos. Pero, en 1900, Tesla escribió su artículo más importante, que describe como una máquina auto-activante que hallaría energía en el medio ambiente, un generador sin combustible diferente de su Dispositivo de Energía Radiante. El artículo “El Problema de Incrementar la Energía Humana – A Través del Uso del Sol”, fue publicado por su amigo, Robert Johnson en la revista mensual El Siglo (The Century), en su edición de junio de 1900. El título del capítulo en donde el discute su dispositivo es “Una Salida de Métodos Conocidos – Posibilidad de una Máquina o Motor “Automático” inanimada”. Tesla afirmó que comenzó a pensar acerca de la idea cuando leyó una declaración hecha por Lord Kelvin, quien dijo que era imposible construir un mecanismo capaz de abstraer calor del medio circundante y operar por este calor. Tesla tuvo la visión de un paquete muy largo de barras de metal, extendiéndose desde la Tierra al espacio exterior.

La tierra es más cálida que el espacio exterior, por lo cual el calor sería conducido por las barras a lo largo como una corriente eléctrica. Entonces, todo lo que sería necesario sería un cable de energía muy largo que conectara los dos extremos de las barras de metal a un motor. El motor continuaría funcionando hasta que la tierra se enfriase a la temperatura del espacio exterior. Por supuesto, ahora no necesitaríamos un cable de energía para conectar los dos extremos, ya que servirían las microondas. Este sería un motor que estaría enfriando una porción del medio, por debajo de la temperatura del entorno. Y sería operado por el calor abstraído. Es decir, produciría energía directamente del ambiente, sin consumir ningún material. Tesla continúa describiendo cómo trabajó en el desarrollo de tal dispositivo de energía. Comenzó a pensar sobre derivar energía directamente del ambiente cuando estuvo en París, durante 1883. Pero fue incapaz de hacer avanzar la idea durante varios años, debido a la salida comercial de sus generadores de corriente alterna y motores. No fue hasta 1889 cuando, de nuevo, tomó la idea de la máquina automática.

En 1893, Tesla obtuvo una patente de una bobina eléctrica (“Bobina para electro-imanes”) que era la candidata ideal para ser un extractor de energía no-mecánico. Es un curioso diseño, nada parecido a una bobina ordinaria, que se hace mediante un alambre que se dobla en forma de tubo. El de Tesla utiliza dos alambres puestos uno al lado del otro, pero con el extremo del primero conectado al comienzo del segundo. En la patente, Tesla explica que esta doble bobina almacenará muchas veces la energía de una bobina convencional. La patente, sin embargo, no da pista de lo que puede haber sido su capacidad. En un artículo para la Revista Century Magazine, Tesla compara la energía extraída del ambiente al trabajo de otros científicos que estaban intentando condensar los gases atmosféricos en líquidos. En particular citó el trabajo del  Dr. Karl Linde, que descubrió lo que Tesla describió como un método auto-enfriador para licuar el aire. Como dijo Tesla, “Esta es la única prueba experimental que yo estaba todavía queriendo, que la energía era obtenible del medio, del modo contemplado por mí”.

Lo que vincula el trabajo de Linde con la bobina electromagnética de Tesla es que ambas usaban un doble camino para el material con el que trabajaban. Linde tenía un compresor para bombear el aire a una alta presión, dejar que la presión cayera, conducirlo a través del tubo y, luego, usar ese aire enfriado para reducir la temperatura del aire entrante, haciéndolo viajar de regreso hacia arriba por el primer tubo y, luego, a través de un segundo tubo envolviendo al primero. El aire ya enfriado es agregado al proceso de enfriamiento de la máquina y, rápidamente, condensa el gas en líquido. El intento de Tesla era condensar la energía atrapada entre la tierra y su atmósfera más alta, y convertirla a corriente eléctrica. El visualizaba al sol como una inmensa bola de electricidad, positivamente cargada con un potencial de unos 200 billones de voltios. La Tierra, por otra parte, está cargada con electricidad negativa. La enorme diferencia de potencial eléctrico entre estos dos cuerpos constituía, por lo menos en parte, lo que Tesla llamaba energía cósmica. Variaba de noche a día y de estación en estación, pero estaba siempre presente.

Las patentes de Tesla para generadores eléctricos y motores fueron concedidas a finales de 1880. Durante la década de 1890, la gran industria de energía eléctrica, como Westinghouse y General Electric, entraron en acción. Con decenas de millones de dólares invertidos en plantas y equipo, la industria no estaba para abandonar una tecnología tan provechosa por otra más nueva. Tesla vio que los beneficios podrían hacerse con el generador automático. Pero las industrias dominantes vieron el impacto negativo que tendría el dispositivo en su propia evolución tecnológica de finales del siglo XIX. Al final de este artículo en el Century, Tesla escribió: “Trabajé durante mucho tiempo totalmente convencido que la realización práctica del método de obtener energía libre del sol sería de incalculable valor industrial”. Años más tarde, en 1933, hay una entrevista con Tesla bajo el titulo:”Tesla atrapa Energía Cósmica”. En ella le preguntaban si la repentina introducción de su principio trastornaría el presente sistema económico, a lo que el Dr. Tesla respondió: “Ya está gravemente trastornado”. Y agregó: “Ahora más que nunca está el tiempo maduro para el desarrollo de nuevas tecnologías“.

En una conferencia de prensa para celebrar sus 76 años, Tesla anunció que había inventado un motor de rayos cósmicos. Cuando le preguntaron si era mucho más poderoso que el radiómetro de Crooke, Tesla contestó, “Miles de veces más poderoso”. Tesla afirmaba que del potencial eléctrico que existe entre la plancha elevada (positiva) y el suelo (negativa), la energía se generaba en el condensador. Y, después de un intervalo conveniente de tiempo, la energía acumulada producía una poderosa descarga. Desafortunadamente, esta invención, como muchas otras que Tesla efectúo hacia el final de su vida, supuestamente nunca se mostró. Por lo menos nunca fue mostrada en público. Cuando murió, había el equivalente de la carga de un vagón entero de ferrocarril lleno de materiales de Tesla confiscados por el gobierno.  Desde 1942 hasta 1945, durante la  llegada de los científicos nazis y de los archivos secretos de guerra de la Alemania Nazi, obtenidos mediante la Operación Paperclip, oficiales de la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson tomaron posesión de todos los documentos y otros materiales de Tesla, que fueron clasificados como secretos del más alto nivel. El resto de los documentos de Tesla en manos del gobierno todavía están clasificados como secretos. Hay literalmente toneladas de notas, documentos, dibujos y planos, así como más de veinte cajas de material de Tesla, todavía no encontrado. El gobierno distribuyó falsos rumores que Tesla nunca mantuvo notas, lo cual es mentira.

Actualmente no hay manera de saber si el motor de rayos cósmicos de Tesla es operativo o no. Sin embargo, evidencias encontradas en los diarios perdidos de Tesla parecen indicar que la energía libre es posible. Y, dentro del marco de trabajo de la ciencia conocida. Richard Scott McKie diseñó y probó en 1991 un pequeño modelo de un Módulo de Energía. El esquema se basa en las teorías de Tesla sobre el flujo de electrones, resonancia y magnetismo, combinados con modernas teorías sobre electrónica de alta frecuencia y antenas de radio para generar energía directamente, sin la ineficiente conversión de energía de otras fuentes. Tesla aplicó el conocimiento obtenido en sus experimentos en Colorado, en la construcción del Wardenclyfrfe, en lo que ahora es Shoreham, Long Island, precursor de un Centro Mundial de Telegrafía. Tesla tuvo la visión de no utilizarlo solo para la difusión de noticias y transmisión de mensajes personales codificados, sino también como un código de tiempo universal y la transmisión inalámbrica de electricidad.

Patrick G. Bailey, Ph.D., en su “Repaso de Energía de Punto Cero y Teoría de la Energía Libre, Progreso y Dispositivos”, escribe que el estudio del campo de la energía libre se solapa con un gran número de otras áreas de ciencia y tecnología que no son bien entendidas. Bailey cree que investigaciones en estas áreas descubren importante información y datos que pueden relacionarse a varias preguntas que ocurren en el estudio de la energía libre. El Dr. Gary Johnson, profesor y miembro fundador de IEEE, recientemente publicó una corta revisión de los investigadores en esta área, en una notable publicación técnica estadounidense, y concluyó su reporte de cuatro páginas con la siguiente declaración: “Hay mucho ruido en la literatura. Algunos conceptos son obviamente absurdos. Otros probarán estar en error. Pero ¿hay alguna señal en todo ese ruido? Si la hay, Tesla, Moray y Bearden están en lo correcto. La rentabilidad potencial es enorme, por lo que la búsqueda deberá ser continuada si hay alguna oportunidad de éxito”. ¿Existe una conspiración para suprimir los dispositivos de energía libre, como lo sufrió Tesla con su receptor de energía libre? Creemos que existe una red de grupos de interés que se oponen a su despliegue. Ken MacNeill publicó en 1983 un artículo muy perturbador en que señalaba que se han hecho desaparecer más de 3.000 patentes.

A este respecto debemos mencionar dos acontecimientos históricos con respecto a la posible obstrucción para la comercialización de dispositivos de energía libre. Son los Dispositivos de sobre-unidad,  de T. Henry Moray, y el Motor Hindershot. Ambos dispositivos fueron públicamente mostrados a la prensa estadounidense en los años 30 (del siglo XX), y se hicieron pruebas para demostrar estos dispositivos. De los informes y reportes de la prensa, parece que ambos dispositivos pasaron todas las pruebas, pero solo para luego caer en el olvido. ¿Qué pasó con estos dispositivos, sus inventores y su tecnología? También parece que los secretos de estos dispositivos murieron con sus inventores. Toby Grotz ha presentado sus teoría y resultados sobre el Proyecto Tesla para determinar si la Cavidad electroestática (atmosférica) de Schumann puede ser resonada, si la energía que es suministrada por la cavidad se propaga con muy poca pérdida, y si la energía podría ser extraída de otras ubicaciones dentro de la cavidad. La resonancia Schumann es un conjunto de picos en la banda de frecuencia extremadamente baja (ELF) del espectro radioeléctrico de la Tierra.

Esto es porque el espacio entre la superficie terrestre y la ionosfera actúa como una guía de onda. Las dimensiones limitadas terrestres provocan que esta guía de onda actúe como cavidad resonante para las ondas electromagnéticas en la banda ELF. La cavidad es excitada en forma natural por los relámpagos, y también, dado que su séptimo sobretono se ubica aproximadamente en 60 Hz, influyen las redes de transmisión eléctrica de los territorios en que se emplea corriente alterna de esa frecuencia. La frecuencia más baja, y al mismo tiempo la intensidad más alta, de la resonancia de Schumann se sitúa en aproximadamente 7,83 Hz. Los sobretonos detectables se extienden hasta el rango de kilohercios. Este fenómeno se llama así en honor de Winfried Otto Schumann, que predijo matemáticamente su existencia en 1952, a pesar de ser observada por primera vez por Nikola Tesla y formar la base de su esquema para transmisión de energía y comunicaciones inalámbricas. La primera representación espectral de este fenómeno fue preparado por Balser y Wagner en 1960.

La diferencia de potencial entre el ionosfera y la de la Tierra se mantiene por la acción de bombeo de las descargas de los rayos de las tormentas. En la cavidad ionosfera-Tierra, el campo eléctrico y la conducción de la corriente en la atmósfera inferior están controladas principalmente por iones. Los iones tienen parámetros característicos tales como la movilidad, el tiempo de vida, y la tasa de generación que varían con la altitud. El Resonancia Schumann es un conjunto de picos espectrales en la parte de ELF del espectro del campo electromagnético de la Tierra. La resonancia Schumann se debe a que el espacio entre la superficie de la Tierra y la ionosfera conductora actúa como una guía de ondas. Las reducidas dimensiones de la tierra causan que esta guía de ondas actúe como una cavidad resonante para las ondas electromagnéticas. La cavidad es, naturalmente, excitada por la energía de los rayos.

Un análisis teórico del misterioso “Rayo de la Muerte” de Tesla fue también presentado por Toby Grotz (1991). Examinando cuidadosamente expedientes históricos, este diseño de 1937 fue probablemente el primer intento de construir un dispositivo de rayo de partículas de alto voltaje. Una esfera de metal, de cinco metros de diámetro, cargada a 60 millones de voltios podría proyectar un rayo de partícula cargado con alta energía hasta 60 kilómetros a través del aire en una dirección dada. En 1991, Oliver Nichelson resumió dos de los más tardíos diseños de Tesla, incluyendo un diseño de un Dínamo Unipolar en forma de turbina para una máquina que puede continuar produciendo electricidad después de haber sido desconectada de una fuente externa de energía. Este papel es también importante porque también describe la “Bobina de Tesla para Electro-Magnéticas” patentada en 1893. A principios del siglo XX, el Dr. Thomas Henry Moray, de Salt Lake City, produjo su primer dispositivo para obtener energía de las oscilaciones de meta-frecuencia del mismo vacío del espacio. Eventualmente, Moray pudo producir un dispositivo de energía libre, que  pesaba sesenta libras y producía 50.000 watts de electricidad durante varias horas. Irónicamente, aunque demostró su dispositivo repetidamente a científicos e ingenieros, Moray fue incapaz de obtener fondos para desarrollar el dispositivo para una central de energía eléctrica que produciría corriente eléctrica a escala masiva.

Como Tesla, Moray se enfrentó con aquellos que tenían el “monopolio de la energía”, que no estaban dispuestos a compartir. Cuando era un muchacho joven, Moray había sido profundamente inspirado por Nikola Tesla. Moray estaba especialmente entusiasmado por las afirmaciones de Tesla sobre la energía libre y su énfasis sobre frecuencias en la materia del universo. Cuando Moray terminó la escuela secundaria, fue a estudiar al extranjero y se doctoró en Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Uppsala, Suecia, en 1914. Moray al principio teorizó que la energía estaba viniendo desde el interior de la Tierra. A través de experimentación continua, y a pesar de las dudas de la comunidad científica, Moray descubrió que la energía no estaba viniendo del interior, sino de una fuente externa, lejos de la Tierra. La energía venía en oleadas continuas, como las olas del mar, más durante el día que durante la noche. En ese tiempo, Moray obtuvo la suficiente energía como para encender una lámpara. El definió la fuente de energía viniendo del cosmos a la Tierra y radiando de regreso a su origen. Alrededor de 1920, Moray produjo su primer dispositivo elemental que suministraba energía eléctrica mesurable, y continuó trabajando diligentemente en dispositivos de energía. En las décadas de los 20 y 30, mejoró continuamente sus dispositivos, particularmente su tubo detector, el único secreto real del dispositivo, según el mismo Moray.

En su libro, “The Sea Of Energy In Which The Earth Floats” (El Mar de Energía en el que flota la Tierra), Moray presenta evidencia documentada de que él inventó la primera válvula tipo transistor en 1925. En su tubo detector de energía libre, Moray aparentemente usó, dentro del mismo tubo, una variación de su idea de transistor: una pequeña pelota recubierta de una mezcla de zinc triboluminiscente, un material semi-conductor, y un material radioactivo. Canalizando las ondas de energía por medio de una antena, al ser instalado, conectado a tierra, cebado y luego sintonizado, el dispositivo obtendría energía eléctrica. Los resultados de esta experimentación probaron que la generación de energía no se originó desde el interior del dispositivo. El dispositivo, mediante la canalización de la energía radiante, produjo hasta 50.000 watts de energía y funcionó durante largos períodos de tiempo. Según Moray, los rayos cósmicos del espacio, altamente energizados, son detectados por la máquina, la cual está en resonancia sub-armónica con esta alta frecuencia de energía, y convierte este nivel de energía en una forma útil de electricidad. Sin embargo, el uso por Moray del término “rayo cósmico” no es necesariamente el mismo que aquel de las física moderna, sino, de hecho, es el mismo que el actual concepto de energía de punto cero del vacío.

En física, la energía del punto cero es la energía más baja que un sistema físico mecano-cuántico puede poseer, y es la energía del estado fundamental del sistema. El concepto de la energía del punto cero fue propuesto por Albert Einstein y Otto Stern en 1913, y fue llamada en un principio “energía residual“. El término energía del punto cero es una traducción del alemán Nullpunktsenergie. Todos los sistemas mecano-cuánticos tienen energía de punto cero. El término emerge comúnmente como referencia al estado base del oscilador armónico cuántico y sus oscilaciones nulas. En la teoría de campos cuántica, es un sinónimo de la energía del vacío o de la energía oscura, una cantidad de energía que se asocia con la vacuidad del espacio vacío. En cosmología, la energía del vacío es tomada como la base para la constante cosmológica. A nivel experimental, la energía del punto cero genera el efecto Casimir, y es directamente observable en dispositivos nanométricos. Debido a que la energía del punto cero es la energía más baja que un sistema puede tener, no puede ser eliminada de dicho sistema. Un término relacionado es el campo del punto cero que es el estado de energía más bajo para un campo, su estado base, que no es cero.

Moray previó que todo el espacio estaba lleno con vibraciones de una tremenda alta frecuencia,  aportando inmensas e incalculables cantidades de energía pura. El previó un Universo dinámico, como una turbulenta fuente de gran energía, tal como las olas del océano acarrean energía. Esta idea también la compartía Tesla. La aplicación de la patente de Moray, que jamás fue concedida, fue archivada el 13 de julio de 1931, mucho antes de la llegada del transistor de los Laboratorios Bell. Moray demostró exitosamente su dispositivo de energía radiante a profesores de ingeniería eléctrica, congresistas, dignatarios y una hueste de otros visitantes a su laboratorio. Moray incluso movió su dispositivo varias millas afuera, en el campo, lejos de todas las líneas de energía, para probar que él no estaba simplemente sintonizándose clandestinamente con una cierta parte de su laboratorio. Varias veces permitió a investigadores independientes a que desmontaran completamente su dispositivo y lo volvieran a montar, para que pudieran ellos mismos reactivarlo. En todas las pruebas tuvo éxito demostrando que el dispositivo podía producir energía sin tener que salir la energía de otro dispositivo o enchufe exterior de energía. Según la documentación, nadie fue alguna vez capaz de probar que el dispositivo era fraudulento o que Moray no había logrado exactamente lo que afirmaba.

Por otra parte, los registros están llenos de declaraciones firmadas por físicos, ingenieros eléctricos y científicos que llegaron al laboratorio de Moray como escépticos y se fueron convencidos que Moray había tenido éxito en obtener energía de una fuente Universal,  que podría producir corriente de energía libre. Pero, a pesar de su éxito, la Oficina Estadounidense de Patentes se negó a concederle una patente. Primero, porque su dispositivo usaba un cátodo frío en los tubos (el examinador de la patente aseveró que era de conocimiento común que un cátodo calentado era necesario para obtener electrones) y segundo porque no identificó la fuente de la energía. Toda clase de patentes y dispositivos inaplicables fueron también presentados como siendo infringidos o copiados por el trabajo de Moray. Cada una de estas objeciones fueron pacientemente contestadas por Moray. No obstante, la patente todavía no ha sido publicada, aunque la familia de Moray todavía mantiene disponible la aplicación de la fallida patente. Según el escritor Tom Bearden, uno de los esfuerzos de Moray para desarrollar la máquina implicaba una asociación con la Agencia de Electrificación Rural (A.E.R.) durante un corto período antes de la Segunda Guerra Mundial. En ese tiempo, el A.E.R. estaba aparentemente infiltrada en los más altos niveles por simpatizantes comunistas. Se dice que estos ejecutivos urgían continuamente a Moray para que entregara todos los detalles de su dispositivo a la Unión Soviética, e incluso arreglaron la visita de científicos soviéticos de alto nivel al laboratorio de Moray, para ver el dispositivo en funcionamiento.

Se piensa que, debido a los tratos de Moray con el A.E.R., parte de su importante trabajo fue obtenido clandestinamente por la Unión Soviética. Bearden especula que el trabajo de Moray inspiró a los soviéticos para desarrollar los llamados amplificadores del hiperespacio, que fueron más tarde usados en su armamento psicotrónico. La psicotrónica es el término bajo el que se agrupan algunas de las técnicas utilizadas en la parapsicología para interpretar algunos fenómenos paranormales de acuerdo con las teorías del bioelectromagnetismo. Se basa en la utilización de un tipo de energía que se produce supuestamente por la interacción de energías psíquicas y atómicas. Las primeras provenientes del psiquismo de los seres vivos y las segundas del bioplasma o campo estructurado de las formas. En la actualidad el término es usado principalmente por grupos teosóficos y practicantes de ciencias ocultas y esoterismo. Moray se alarmó mucho por las continuas tentativas de sus contactos en el A.E.R. por poner el dispositivo en manos de los soviéticos y concluyó que se había involucrado con un grupo gubernamental lleno de radicales y reaccionarios. Como Tesla, Moray llegó a estar preocupado de que hubiese un plan para robarle su dispositivo.

Quizás debido a sus sospechas, Moray fue herido por un disparo de bala en su propio laboratorio, el 2 de marzo de 1940. Ningún detalle ha emergido de quien disparó ni si Moray fue un blanco intencionado o accidental. Moray finalmente finalizó su asociación con la A.E.R. en febrero de 1941. Desgraciadamente, el dispositivo básico de Moray fue destruido en 1939 por un hombre que quería que Moray divulgara completamente el funcionamiento interno y la construcción de su dispositivo. En la época de Moray no existía ninguna teoría que predijera que el espacio vacío contenía prodigiosas cantidades de energía. Los seguidores modernos de la geometrodinámica cuántica aseguran la verdad de la visión original de Tesla.  Desde hace algún tiempo se ha destacado el trabajo en lo que dioen llamarse Geometrodinámica, del físico norteamericano John Wheeler el cual, denotando su entusiasmo llegó a expresar su creencia de que “no hay nada más en el mundo que espaciocurvo y vacío”. Sin embargo, desafortunadamente para los que deseaban el éxito de tan bella suposición, lo que iban mostrando los hechos apuntaban a la imposibilidad de una geometrización análoga a la de la obtenida para la gravitación. El propio John Wheeler es quien ha propuesto con singular manejo del raciocinio, que la materia prima del universo no era como pensaba Einstein y antes que él W. K. Clifford, el espacio y su geometría.

Wheeler, según su criterio, explica como la deficiencia de la tesis geométrica sobre el material de construcción de las partículas y de todo lo demás, ha ido conduciendo al rechazo de que la geometría fue primero y luego fue cuantizada. Por el contrario aduce que principios cuánticos como el de incertidumbre se erigieron como inherentes a la naturaleza y luego surgieron la geometría y las partículas. Afirma el físico inglés que el mundo es de por si, un mundo cuántico. Un sistema clásico sólo se obtiene como límite para números cuánticos grandes. El físico ruso Andrei Sajarov sustentó criterios semejantes a los de John Wheeler. Ahora nosotros sabemos que un centímetro cúbico de puro vacío contiene suficiente energía para condensarla en 1.080 a 10.120 gramos de material. La mayor parte de la tesis de Tesla y Moray, que el vacío mismo contiene energía ilimitada, es hoy aceptada. Con el alto precio del petróleo, que además es una fuente no renovable,  y la creciente preocupación por nuestro medio ambiente, el concepto de un automóvil eléctrico está nuevamente siendo considerado por los fabricantes más importantes de automóviles. Desafortunadamente, el problema con el peso de la batería y el almacenamiento de energía eléctrica todavía hacen de los automóviles eléctricos algo económicamente poco opertativo.

En un artículo de Arthur Abrom para el periódico Dallas Morning News, fue señalado que los automóviles eléctricos era una de las alternativas consideradas. Y este modo de propulsión gozó de un breve y corto reinado. En los tempranos días del desarrollo automovilístico, la propulsión eléctrica fue considerada y utilizada. Un automóvil eléctrico poseía muchas ventajas que no podían ofrecer los ruidosos y contaminantes automóviles de gasolina. Sobre todo está el absoluto silencio que uno experimentaba cuando se manejaba un vehículo con propulsión eléctrica. Uno le daba vuelta a una llave, presionaba el acelerador, y el vehículo se movía instantáneamente. Sin ningún ruido del encendido, sin bombear gasolina mediante el acelerador y sin el acoplamiento de la válvula reguladora. Uno simplemente daba vuelta al interruptor de encendido y ya corría el automóvil. Si uno deseaba aumentar la velocidad, simplemente presionaba el acelerador. Soltando el acelerador se causaba que el vehículo inmediatamente fuese más despacio. Uno estaba siempre con el control total. No es difícil entender porqué estos vehículos eran tan populares hasta 1915.

La gran desventaja de aquellos automóviles, antes y aun hoy, era su poca autonomía y la necesidad de recargar las baterías cada noche. Todos esos vehículos eléctricos usaban una serie de baterías y un motor de corriente directa. Las baterías requerían una constante recarga y la autonomía de viaje estaba restringido hasta unas 100 millas (muy parecido a las limitaciones actuales). Muchas empresas que actuaban en entorno urbanos comenzaron a comprar vehículos de reparto que eran accionadas eléctricamente. Eran silenciosos y no emitían contaminantes. Eran casi el automóvil perfecto. El mantenimiento era mínimo en vehículos accionados eléctricamente. Y había pocos mecánicos y talleres en funcionamiento a principios de los 1900s. Así pues, el entorno urbano parecía apostar por el automóvil eléctrico. Pero sucedieron dos hechos que  bajaron la popularidad del automóvil eléctrico. Uno era el anhelo subconsciente por la mayor velocidad, que afectó a la mayoría de entusiastas del automóvil de aquella era. Los vehículos eléctricos no podían alcanzar velocidades superiores a los 45 o 50 millas por hora, ya que esto hubiera descargado las baterías rápidamente. Solo las velocidades de 25 a 35 millas por hora podían ser mantenidas regularmente.

La velocidad normal de conducción, dependiendo de las condiciones del tráfico, era de 15 a 20 millas por hora, según los estándares entre 1900 y 1910. Esta era una velocidad límite aceptable que se podía obtener con un vehículo eléctrico. Además, el automóvil eléctrico no podía adaptarse para utilizar el motor polifásico de corriente alterna de Tesla. Entonces, casi súbitamente, alrededor de 1915, el automóvil eléctrico se convirtió en solo un recuerdo. En 1931, bajo el financiamiento de Pierce Arrow y George Westinghouse, un Pierce-Arrow de 1931 fue seleccionado para ser probado en las tierras de la fábrica en Búfalo, N.Y. El motor de combustión interna estándar fue quitado para instalar un motor eléctrico de 80HP a 1800 r.p.m.. El motor de corriente alterna media 40 pulgadas de largo y 30 pulgadas de diámetro, y los extremos de los conductores de energía fueron dejados en el aire,  sin fuente externa de energía. En el tiempo acordado, Nikola Tesla llegó al lugar e inspeccionó el automóvil Pierce-Arrow. Luego fue a una tienda local de radio y compró un puñado de tubos, alambres y resistencias. Fue montada una caja que medía 24 pulgadas de largo, 12 pulgadas de ancho y seis pulgadas de alto, cubriendo el circuito.

La caja fue entonces colocada en el asiento delantero y con sus cables conectados al motor enfriado por el aire. De la caja salían dos barras. Tesla se metió en el asiento del conductor, empujó las dos barras, declaró, “ahora tenemos energía” y puso el automóvil en marcha. Este vehículo, accionado por un motor de corriente alterna, fue conducido a velocidades de 90 millas por hora, funcionando mejor que cualquier motor de combustión interna de aquellos días. Una semana se invirtió en probar el vehículo y varios periódicos en Búfalo registraron estas pruebas. Cuando le preguntaban de donde venía la energía, Tesla contestó, “de los éteres alrededor nuestro”. Muchas personas sugirieron que Tesla estaba loco y, de algún modo, ligado a fuerzas siniestras del universo. Ello le molestó mucho, quitó su misteriosa caja del vehículo y regresó a su laboratorio en la ciudad de Nueva York. Su secreto, al parecer, murió con él. Se especula que Tesla era capaz de atrapar el campo magnético de la Tierra que rodea  nuestro planeta. Y él, de algún modo,  fue capaz de extraer tremendas cantidades de energía cortando estas líneas de fuerza o causando que se multiplicaran. La naturaleza exacta de este aparato permanece todavía en el más riguroso misterio. En 1969, Joseph R. Zubris tomó su Mercury del 1961 y le sacó el motor interno de combustión. Entonces instaló un motor eléctrico como fuente de energía. Su sistema duplicó la eficiencia eléctrica del motor eléctrico cuando estaba operando.

La oficina estadounidense de Patentes le otorgó una patente, pero nadie parecía estar interesado. Y su sistema todavía no está en el mercado. En los años 70 (del siglo XX), un inventor usó un generador Ev-Gray, que intensificaba la corriente de la batería, permitiendo al motor cargar baterías separadas al operar el dispositivo, con pequeñísimas corrientes. El dispositivo fue probado en el Instituto Crosby de Investigaciones de Beverly Hills, California. Un motor EMA de 10 caballos de fuerza corrió durante más de una semana (9 días) concuatro baterías estándar de automóvil. Los inventores estimaron que un motor eléctrico de 50 caballos de fuerza podría viajar 300 millas a 50 millas por hora, antes de necesitar recarga. El Dr. Keith E. Kenyon descubrió una discrepancia en las leyes normales y largamente aceptadas relacionadas con los imanes de motores eléctricos. El Dr. Kenyon demostró su invención ante muchos científicos e ingenieros en 1976, pero la reacción de estos fue deprimente. Aunque admitieron que el dispositivo del Dr. Kenyon funcionaba, no vieron ninguna o muy poca aplicación práctica al mismo.

La última fuente para un automóvil exitoso, eléctricamente accionado, sería tener un motor eléctrico que no requiriera una fuente externa de energía. Suena imposible, porque viola todos los pensamientos científicos actuales. No obstante, ha sido inventado, y al Sr. H.R, Johnson se le ha extendido una patente de tal dispositivo el 24 de abril de 1979. Este nuevo diseño, aunque originalmente sugerido por Tesla en 1905, es un motor de imanes permanentes. El Sr. Johnson ha ajustado una serie de imanes permanentes en el rotor y otra  serie, con espaciamiento variable, en el estator. Uno simplemente tiene que mover el estator a su posición y la rotación del rotor comienza de inmediato. La patente de Johnson dice: “La invención es dirigida al método de utilizar los giros impares de los electrones en ferro-magnética y otros materiales, como fuente de campos magnéticos para producir energía sin que ocurra ningún flujo de electrones en conductores normales y a motores de imanes permanentes para utilización de este método para producir una fuente de energía“.

En la práctica, este invento se basa en el giro de electrones ocurriendo dentro de imanes permanentes,  que son usados para producir una fuente de energía solamente a través de las características superconductoras de un imán permanente. Y el flujo magnético creado por los imanes es controlado y concentrado para orientar las fuerzas magnéticas generadas, de tal manera que hagan un trabajo continuo, tal como el desplazamiento de un rotor con respecto a un estator. La sincronización y orientación de fuerzas magnéticas especiales en los componentes del rotor y el estator,  producidos por imanes permanentes en un motor, es alcanzada con la apropiada relación geométrica de los componentes. Los ingenieros de Hitachi Magnetics Corp, en California, declararon que el funcionamiento de un motor únicamente mediante imanes es factible y lógico, pero la política de la empresa hace inviable la búsqueda del desarrollo de un motor de imanes o cualquier dispositivo que compitiera con los cárteles de energía. De hecho, parece que tales dispositivos han sido deliberadamente eliminados o mantenidos en lugares secretos, para prevenir cualquier competencia de máquinas que pueden generar energía sin una fuente externa de combustible. Estas invenciones sacarían a los grandes cárteles de petróleo y otras fuentes de energía fuera del gran negocio de la energía.

Según los diarios personales de Tesla, extrañas transmisiones de voz, escuchadas a través de su receptor especial de radio, discutían el calentamiento del planeta mediante contaminantes atmosféricos, causado por fuentes naturales o provocado por el hombre. Y esta afirmación de Tesla le causó muchos problemas entre la comunidad científica, muy escéptica sobre estos temas. Tesla también tuvo la impresión de que las voces desconocidas apoyaban este calentamiento, y pudieran realmente haber acelerado el proceso mediante la estimulación del desarrollo del motor de combustión interna. Tesla puede bien haber sido el primer humano en saber acerca de lo que hoy en día se refiere como “Calentamiento Global” y “Efecto Invernadero”. Tesla, convencido de que las voces que estaba recibiendo eran de una fuente hostil extraterrestre, comenzó un esfuerzo concertado para desarrollar un medio de energía que no usara la quema de madera o combustibles fósiles. Una fuente de energía que fuera limpia e ilimitada, y que no produjera contaminantes, al menos los hechos por el hombre, que llenasen la atmósfera y causasen la retención del calor del sol. Tesla fue el primero en volverse consciente de uno de los temas más controvertidos en los círculos de la teoría de la conspiración: ¡Alternativa Tres y la destrucción de la Tierra!

Ver artículo relacionado: Una extraña historia del genial científico Nikola Tesla

febrero 3, 2012 - Posted by | Ciencia, enigmas en general, Historia oculta, Personajes históricos

33 comentarios »

  1. [...] La energía libre de Nikola Tesla, ¿es real o ficción? [...]

    Pingback por ¡ 1 millón de visitas desde agosto 2010 ¡ « Oldcivilizations's Blog | mayo 26, 2012 | Responder

  2. COMO CONSEGUIR PLANOS DE LA BOBINA DE TESLA

    Comentario por PABLO | julio 18, 2012 | Responder

  3. Quizás aquí encuentres algo que te guste http://informacionporlaverdad.wordpress.com/2012/05/20/gtel-grupo-de-trabajo-de-energia-libre-manos-a-la-obra/

    Comentario por Mamen | julio 19, 2012 | Responder

  4. todo esta muy interesante me hubiera gustado que todas la personas razonaran sobre lo que dijo tesla en el pasado porque la cagaron en verdad sobre el calentamiento global todo lo que iso el era para el bien de la humanidad y les valio como puede ser que la maldad y el pinche dinero aga todo esto por eso hay pobresa,habre y muerte todos nosotros tenemos ideas importantes y que pueden cambiar el mundo porfavor vamos a cambiar ,un carro que no contamine ,todos hacer ejercicio por eso hay obesidad ,todos hacer el bien porque a nadie le gustaria que le hisieran algo malo o les pase todos tenemos que tener apoyo de todos no hay que pensar en las cosas malas o ser rencorosos la verdad hay que cambiar ………….

    Comentario por ricki | octubre 1, 2012 | Responder

  5. Grandes cerebros que se pierden aportando y mueren sin lograr construir el bienestar de la humanidad como Nicola Tesla y otros quienes paulatinamente son anulados por los gigantes del egoísmo y la avaricia, para generarse inmensas utilidades en franco beneficio de unos pocos terminando por apagar las luces del conocimiento de quienes descubren e inventan estos maravillosos productos energéticos aprovechando todas las energías naturales que nos entrega el espacio exterior a todos los terrestres de la tierra teniendo que pagar como consumidores, grandes sumas de dineros en forma permanente por consumo al adquerir de estas mismas energías con métodos mucho más atrasados, más destructores de la flora y fauna, desperdiciando y desviando al mar grandes cantidades de recursos hidricos que mejor debieran estar convirtiendo esas aguas en grandes sistemas de regadíos para la alimentación de los hombres, mujeres y niños del mundo.

    Comentario por hector | octubre 12, 2012 | Responder

  6. todo esto a sido culpa de unos cuantos impresentables como morgan k izo k tesla no pusiera a la practika la turbina ya k esto nos uviera kitado problemas a todos
    xo bueno el sistema social esta vijilado x unos cuantos anunakis

    Comentario por cristian | octubre 30, 2012 | Responder

  7. en pleno siglo 21 , tenemos las herramientas de difusion necesaria para que en cada hogar haya utilizacion de energia libre , solo nos falta el diseño ,circuitos , materiales a usar e internet para DIFUNDIR ,y a probar la energia libre.
    miguel moreira g.

    Comentario por miguel moreira g. | enero 22, 2013 | Responder

  8. es increible

    Comentario por neida | febrero 14, 2013 | Responder

    • lo se jeje es impresionente

      Comentario por neida | febrero 14, 2013 | Responder

  9. A esta altura de la vida, se deberia saber, de como generar electricidad, dado que combusti ble petroleo, se esta por estinguir en un plazo de 20 años, un bien para humanidad

    Comentario por rodolfo eduardo caffera | febrero 24, 2013 | Responder

  10. [...] científicos como Thomas Henry Moray prosiguieron con el estudio del fenómeno de la energía radiante. Sin embargo, pese a que nadie fue capaz de demostrar un posible fraude, las patentes no fueron [...]

    Pingback por La paz mundial funciona con electricidad : ∞ cambiología | marzo 14, 2013 | Responder

  11. AMENAZA LA TERCERA GUERRA MUNDIAL…Sin que se complete otra centuria faltarán más de 7,000″000.000 de “humanos” e incontables bestias. En estos momentos, demasiados científicos del mundo están aliados con la muerte confiados de tener una tumba “digna”, mejor si fuese de oro. Y el hombre común sigue atemorizado por las bombas atómicas. Hace mucho tiempo, las eminencias del orbe intuyeron más y advirtieron sobre sus bondades y peligros. Ahora me refiero al elemento Rh∞ (denominado así en uno de mis relatos), que por coincidencias significativas sería el peligro más grande si ocurriese la experimentación de la BOMBA DE ORGÓN, en este planeta. Sin embargo, la Tierra tiene
    un sistema defensivo autónomo y no permitirá que la pongan en peligro. Los tambores de guerra siguen sonando, y los llamados a despertar del sueño infernal también, quizá por medio de una gran guerra, para disminuir lo degenerado; antes que venga el verdadero devorador del espacio y ponga en armonía el cosmos a su modo (quienes están enterados y callan, que no digan que no saben a qué me refiero). Cuando hayan transcurrido unos millones de años, la Tierra florecerá nuevamente con otra especie humana más digna, en base a lo mejor y rescatado de lo
    viviente. A pesar de tanto salvajismo, el verdadero pueblo de Dios seguirá en este planeta santificado, aunque se tenga que contar de
    nuevo desde Año 1. Efectivamente la búsqueda de acumuladores, ambiciona un monstruoso poder de dominio sobre otros. Aun no se sabe públicamente quien ha desarrollado el peligroso artefacto. Personalmente no deseo que armamento de tal magnitud pueda tener algún hombre imperfecto y pecador. Deseando parabienes, hasta pronto.

    Comentario por Miquer Alberto Rivera Santiváñez | abril 6, 2013 | Responder

  12. [...] La energía libre de Nikola Tesla, ¿es real o ficción? [...]

    Pingback por ¡ 2 millones de visitas desde agosto 2010 ¡ « Oldcivilizations's Blog | abril 15, 2013 | Responder

  13. mientras existan desgraciadamente señores como rockefeller, rotschild, braburg,kissinger,
    gates,bush,clinton,obama,elizabeth ii, sera imposible librarnos de estos bastardos,asesi-
    nos de la hermandad iluminatti babilonica,
    toda la poblacion mundial esta en peligro inminente, hay que despertar de una buena vez,nuestros gobiernos son complices y sim-
    ples marionetas manejadas por estos titiriteros.
    solo la verdad nos hara libres, solo el amor salvara al mundo de su holocausto nuclear
    planificado.-

    Comentario por maria | julio 13, 2013 | Responder

  14. Reblogueó esto en el rincón de leofreak.

    Comentario por le0freak | julio 18, 2013 | Responder

  15. El hombre que quiso que la humanidad tuviera energía electrica gratis………

    Comentario por Mayniel | julio 25, 2013 | Responder

  16. Que increíble este gran científico para mi el mejor de los todos los tiempos.Un enviado de Dios para detener las atrocidades que la humanidad esta haciendo con el Medio ambiente. Y eso de los extraterrestre tiene logica ya que biblicamente si existes esos tipos de seres y malignos que quieren destruir la tierra. Y peor los humanos que por la avaricia de tener mas dinero optaron por el petroleo y anularon los recursos mas baratos para la humanidad . Exelente esta pagina

    Comentario por JC Casco Morán | agosto 25, 2013 | Responder

  17. Por favor, realicemos experimentos para producir energía libre y compartámoslos, asi implique un poco de sacrificio de las actividades cotidianas o sueño, yo por mi parte estoy documentándome mucho sobre lo que encuentro de Tesla y otros personajes, estoy recolectando materiales que me puedan servir (imanes de neodimio, motorcitos eléctricos, bobinas de cobre chicas y estoy ahorrando para comprarme un multímetro digital, también extraigo los poderosos imanes de los discos duros de computadoras, en fin, toca es experimentar, documentar y compartir con muchas fuentes, redes y personas. Muy buena pagina, por si algo mi correo es papel_bond_007@hotmail.com estoy en bogota Colombia

    Comentario por Papel Bond | septiembre 2, 2013 | Responder

  18. wooouuuu…. genial

    Comentario por jhonny paul | septiembre 30, 2013 | Responder

  19. Me gusta la explicación ke dan de todo esto. Me facino. Y no podía dejar d leer. Gracias x extender el orizonte d cada lector. Gracias.

    Comentario por porfirio leos | noviembre 15, 2013 | Responder

  20. […] científicos como Thomas Henry Moray prosiguieron con el estudio del fenómeno de la energía radiante. Sin embargo, pese a que nadie fue capaz de demostrar un posible fraude, las patentes no fueron […]

    Pingback por La paz mundial funciona con electricidad | Centro Punto Cero | diciembre 18, 2013 | Responder

  21. cuantas guerras y vidas perdidas se evitaran usando estos descubimientos

    Comentario por Preparatoria Francisco Gonzalez Bocanegra de Tanquian | enero 24, 2014 | Responder

  22. Una completa investigación. Felicitaciones.
    Vasco

    Comentario por generadores y aire | marzo 14, 2014 | Responder

  23. Recuerdan que el primer vuelo inter oceánico fue sin escalas? de donde sacarían el combustible? por que para la época no habían centrales de reabastecimiento y no cabía todo el combustible en el pequeño avión!!! que paso con esa tecnología? ahora USA en Polonia por lo de Ucrania… sii el petroleo de polonia y de ucrania, como paso con irak y otros …

    Comentario por Kike Santander | marzo 16, 2014 | Responder

  24. Genial

    Comentario por alex | marzo 29, 2014 | Responder

  25. simplemente un sabio,,,

    Comentario por Alguien Llamado Andres Sh Sh | mayo 14, 2014 | Responder

  26. […] masas de zombies que no saben lo que hacen, desde destruir el planeta a colocar los cables de la red eléctrica de cualquier manera. Así no hay quien disfrute de ser […]

    Pingback por We Love Vampiros | WeLoveNotes | julio 1, 2014 | Responder

  27. […] […]

    Pingback por Anónimo | julio 5, 2014 | Responder

  28. estas cosas de hoy estan mas habansadas y hay mucha tegnologia ime paresio inpresionante

    Comentario por vanessa | julio 8, 2014 | Responder

  29. No sabia de Tesla hasta hace poco (Y me emocioné :P ). Creo que muchos de nosotros podemos probar lo que Tesla hizo, solo falta que se animen a experimentar, (y veo en los comentarios que uno ya lo hizo). Pero si es que se llegara a construir y comprobar, estoy seguro que muchos esclavos del dinero harían lo posible por opacarlo.

    Comentario por Mario | julio 12, 2014 | Responder

  30. […] La energía libre de Nikola Tesla, ¿es real o ficción? […]

    Pingback por Hoy este blog ha alcanzado los 3 millones de visitas « Oldcivilizations's Blog | julio 14, 2014 | Responder


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: