Oldcivilizations's Blog

Antiguas civilizaciones y enigmas

La simbología, ¿sirve para rastrear una posible historia alternativa?


Siempre que las religiones tomaron el control de un pueblo, los textos y registros antiguos fueron retirados o destruidos. Esto permitió que una “historia” inventada fuera escrita, desconectando a la humanidad de sus orígenes. Controlar la Historia es muy importante, porque si manipulamos como las personas ven lo que denominamos el pasado, influiremos en cómo ven el presente. En este artículo intento resumir lo que sería una posible historia alternativa en función de la simbología. En este artículo hago referencia a los siguientes temas, aunque sin una ordenación estricta: 1) Probable origen común de las religiones y mitos; 2) las serpientes y dragones figuran en todas las tradiciones, desde tiempos inmemoriales; 3) ángeles caídos y el símbolo del macho cabrío; 4) Baphomet, una deidad de la antigua Babilonia; 5) rituales de sacrificios humanos y de animales a los “dioses“, a lo largo de la historia; 6) rituales de satanismo hasta la actualidad; 7) las sociedades secretas; 8) entrecruzamiento de linajes desde la antigüedad; 9) simbología del poder a lo largo de la Historia. Todo parece indicar que hay una fuerza oculta que controla a la humanidad. Unos los llaman illuminati, otros francmasones, al menos algunas logias, y otros Hermandad de la Serpiente o Hermandad de Babilonia. En este artículo nosotros la llamaremos Poder Oculto, en el que, probablemente, se incorporan diversas sociedades secretas y organizaciones. Lo que parece evidente es que las tierras de los “dioses” en el mundo antiguo las podemos ubicar en las zonas del Cáucaso, de Sumeria, de Babilonia y de Egipto. Esta sociedad secreta u “hombres en las sombras” dispondrían de una agenda que tendría como principal objetivo la instauración de un gobierno mundial de corte fascista; una dictadura controlada por las élites mundiales, muy en línea con lo descrito por George Orwell en su famosa novela 1984.  Como ejemplo de ello tenemos el Sindicato, que es un grupo del “gobierno en la sombra” que aparece en la serie televisiva norteamericana Expediente X.

Esta élite mundial estaría conformada por varias familias poderosas, entre las cuales parece que figuran personajes importantes como los Bush, los Rockefeller, los Rothschild y la familia real de Inglaterra, entre otros. Todos tendrían la misma línea sanguínea, que vendría esparciéndose a través de las aristocracias mundiales, desde los reyes de Sumeria hasta la actualidad. El Poder Oculto creó sus propias escuelas de misterios, que han existido por decenas de miles de años, probablemente cientos de miles, y que serían utilizadas para pasar conocimientos avanzados a aquellos que la jerarquía y los sacerdotes decidían que eran los adecuados. Gregori Gurdjieff (1866  – 1949), maestro místico, escritor y compositor armenio, dijo que las escuelas de misterios se remontaban, al menos, a 30.000 o 40.000 años. Gurdjieff dijo que había aprendido esto de pinturas rupestres en los Montes Cáucasos y en Turquestán. Gurdjíeff es reconocido como un maestro carismático, que fundamentalmente desarrolló un conjunto de ideas místicas y esotéricas. Gurdjíeff introdujo y diseminó algunas de sus ideas sobre la base de sus investigaciones sobre métodos y enseñanzas elaboradas por sociedades secretas o esotéricas, que datarían de tiempos inmemoriales, para preservar conocimientos arcanos y beneficiosos para facilitar el desarrollo de las potencialidades humanas, como un estado superior de conciencia y la prolongación de ésta más allá de la muerte. Manly P. Hall, masón e historiador masónico, escribió estas misteriosas palabras: “Mientras la elaborada magia ceremonial de la antigüedad no era necesariamente malvada, surgieron de su perversión varias escuelas falsas de brujería, o magia negra, (en Egipto). Los magos negros de la Atlántida continuaron ejercitando sus poderes sobrehumanos hasta que habían socavado y corrompido totalmente la moralidad de los primitivos misterios“. Los magos negros que Manly P. Hall dice que estaban en la Atlántida antediluviana parece que fueron los que dieron lugar a los linajes del Poder Oculto. Es su amplia red de sociedades secretas la que ahora abarcaría todo el mundo.

Ello permite la coordinación del Programa del Poder Oculto a nivel mundial  y entre aparentemente aisladas corporaciones e instituciones en la política, la banca, la empresa, los ejércitos y los medios de comunicación. En los niveles superiores de esta red saben del poder verdadero del Sol, así como tienen un extenso conocimiento del magnetismo, la mente, el efecto de los planetas sobre el comportamiento humano, cómo manipular el tiempo, la conciencia, la energía, el clima, etc…. Si estos conocimientos son usados malévolamente pueden ser increíblemente destructores y manipuladores. Y esto es lo que parece está ocurriendo. En su libro Bestias y hombres y dioses, el viajero polaco Ferdinand Ossendowsky (1876 – 1945) contaba su peripecia personal a través del Asia Central. En este libro se refería explícitamente al mítico Rey del Mundo, al que también se refería René Guénon (1886 – 1951), matemático, masón, filósofo, y esotérico francés, en su libro El Rey del Mundo. Este enigmático libro está dedicado a los Centros Espirituales del Mundo, y explica lo que estos representan, tanto en el orden simbólico como en el de la existencia propiamente dicha, así como describe aquellas individualidades que representan estos centros divinos en la Tierra, y principalmente de aquel que los integra a todos, siendo el superior de la jerarquía iniciática que ejerce la función del Chakravarti, el que hace girar la rueda, y el titulo del Rey del Mundo, como el Polo (el Dhruva sánscrito), o el Eje espiritual (el Qutb islámico), equivalente al Manu, el legislador primordial y universal de los hindúes, el Menes de los Egipcios, el Menw de los Celtas y el Minos de los Griegos. Es el Rey del Mundo quien sintetiza en sí mismo el Poder Sacerdotal y Real, que posee esencialmente una función ordenadora y reguladora.

 

El Rey del Mundo, soberano de Agharta, también es conocido por el nombre de Brahmatma, o soporte de las almas en el Espíritu de Dios. Es asistido por el Mahatma, o alma universal, y el Mahanga, u organización material del Cosmos. Equivale a lo que en el cristianismo se conoce como la tríada formada por espíritu, alma y cuerpo. En realidad deberíamos llamarle Rey de los Tres Mundos. A este respecto debo resaltar el hecho de que el Papa de Roma se cubre la cabeza con la tiara de tres coronas, que tiene exactamente el mismo significado. También se dice que el Rey del Mundo resplandece con la luz divina. El Éxodo, en la Biblia, también hace referencia a que Moisés tuvo que cubrirse el rostro, ya que los israelitas no podían resistir el fulgor que desprendía. Existe una perfecta analogía entre la trinidad de Agharta y el lamaísmo, representada por el Dalai-Lama, el Tashi-Lama y el Bogdo-Kan. Sin embargo, Lhassa no es más que una imagen de Agartha. En realidad los conocimientos esotéricos, debidamente protegidos, siguen intactos a pesar de la invasión china. Mao Zedong en realidad pretendía acceder a estos conocimientos más que a ocupar el país. Creo que se desconoce mucho sobre Mao Zedong, miembro de una sociedad secreta, y lo que realmente pretendía. Pero algún día se sabrá. Asimismo, los doce miembros del circulo interior de Agharta, que representan los doce signos del zodiaco, tienen su correspondencia en los doce dioses del Olimpo, los doce miembros del consejo del Dalai-Lama, los doce caballeros de la Tabla Redonda, o los doce apóstoles.

 

La cábala explica que Moisés fue instruido por Metatrón, el Polo Celeste y vínculo directo entre quién llamamos Dios y los humanos. Según los judíos, Metatrón tuvo el rango más alto entre los ángeles, aunque no se le menciona en las Escrituras. Aunque no se sabe de dónde proviene su nombre, se cree que procede del latín metator, que significa guía. La tradición explica que Metatrón fue el profeta Enoch, que fue llevado al cielo y transformado en un ángel de fuego. También se le ha identificado como el ángel liberador que detuvo la mano de Abraham, cuando iba a sacrificar a su hijo Isaac, y el que guió a los hebreos durante los cuarenta años de travesía en el desierto. Metatrón se refleja en el Gran Pontífice Miguel, llamado la Faz luminosa. Como contrapeso, existe Samael, o Faz oscura. En realidad representa la sombra de Metatrón y se le simboliza con el número apocalíptico 666, o número de la Bestia, tal como se indica en las Revelaciones de San Juan, capítulo 13, versículo 15-18: “le permitieron infundir aliento en la imagen de la bestia, de modo que la imagen hablara e hiciera morir a los que no adoraran la imagen de la bestia. A todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, hacen que les pongan una marca en la mano derecha o en la frente, de modo que el que no lleve la marca con el nombre de la bestia o con los números de su nombre no puedan comprar ni vender. El perspicaz que calcule el número de la bestia; es número de una persona y equivale a 666“. Por cierto, ciertas investigaciones recientes sobre este famoso número 666, lo relacionan con Internet. El hecho de que para entrar a cualquier dirección de la red haya que teclear www, establece una relación entre la red de redes y el número proscrito, ya que la sexta letra del alfabeto hebreo es vau, w, y su valor es 6, por lo que cada vez que se acceda a una dirección de Internet se teclea 666. Pero esto es una especulación.

 

Los famosos Reyes Magos eran Mahanga, que ofreció oro a Jesús, Mahatma, que ofrendó incienso, y Brahmatma, que entregó mirra o bálsamo de incorruptibilidad. De esta manera los representantes de los tres mundos de la Tradición Fundamental rindieron culto al Cristo recién nacido. Los populares Reyes Magos representaban en realidad a la trinidad del Rey del Mundo, y esto es una prueba de la importancia que tenía el Cristo encarnado en el cuerpo de Jesús. También es digno de mención Melquisedec, rey-sacerdote de Salem, ciudad que en la tradición judía se identifica con Jerusalén, y que es mencionado en el Génesis. Melquisedec salió al encuentro de Abraham al regresar éste de la batalla contra los reyes mesopotámicos y le ofreció pan y vino, que puede considerarse un anticipo de la eucaristía cristiana. En la Epístola a los Hebreos del Nuevo Testamento se indica que Melquisedec presagió la llegada de Cristo. Lo que ya no es tan sabido es que Melquisedec representa el Rey del Mundo en la tradición judeocristiana. Su nombre significa Rey de Justicia, mientras que Salem quiere decir Paz, y estos son los principales atributos del Rey del Mundo. Salem y, por lo tanto Jerusalén, son en realidad nombres simbólicos de Agharta. El Templo de Jerusalén fue edificado por el rey Salomón o Selomoh, nombre derivado de Salem, y que significa El Pacífico. Melquisedec representaba el sacerdocio de El Elión, que es equivalente al Emmanuel cristiano. Por lo tanto el sacerdocio papal y el de Melquisedec son lo mismo. La referencia a Melquisedec nos indica la gran relación que existe entre los distintos centros espirituales, que no son más que reflejos del centro único supremo y de la verdadera tradición esencial. Desde el origen de los tiempos ha habido un código universal, solamente conocido por los iniciados, que da la clave secreta para acceder al conocimiento oculto y que ha sido guardado por las organizaciones religiosas del Tibet, China, la India y Japón. En el occidente ha sido transmitido simbólicamente, tal como hicieron los druidas. Todavía pueden observarse en las catedrales cristianas algunos símbolos como el cordero, el dragón, el ojo en un triángulo o la paloma sobre el altar, que son testigos de un simbolismo pagano de una mayor antigüedad que el simbolismo cristiano.

 

Tenemos el tema de la Tradición y Antitradición, que sería la eterna lucha entre la Luz y la Oscuridad. Según René Guenon, existe una guerra secreta entre la Tradición y la Antitradición desde el principio de los tiempos, lo que en el fondo no es más que otra faceta del clásico enfrentamiento entre el Bien y el Mal. Este sería el verdadero motor de los acontecimientos, que acabaría dotando de sentido a cualquier época o personaje de la historia, si fuésemos capaces de ir más allá de las explicaciones convencionales y sacar a la luz el tenue rastro que da sentido a los diferentes sucesos en apariencia sin conexión. El simbolismo es básico para el seguimiento de las sociedades secretas del Poder Oculto. La simbología es el estudio de los símbolos o el conjunto de éstos. Un símbolo es la representación perceptible de una idea, con rasgos asociados por una convención socialmente aceptada. Hay símbolos científicos, religiosos, etc… Una alegoría es una representación en la que las cosas tienen un significado simbólico. Por ejemplo, el libro VII de La República de Platón – mito de la caverna. Este mito trata, básicamente, de la descripción de una situación ficticia que ayudaba a entender el modo en el que Platón concebía la relación entre lo físico y el mundo de las ideas, y cómo nos movemos a través de ellos. Platón empieza hablando de unos hombres que permanecen encadenados en las profundidades de una caverna desde su nacimiento, sin haber podido salir nunca de ella y, de hecho, sin la capacidad de poder mirar hacia atrás para entender cuál es el origen de ese encadenamiento. Así pues, permanecen siempre mirando a una de las paredes de la caverna, con las cadenas aferrándolos desde atrás. Detrás de ellos, a una cierta distancia y colocada por encima de sus cabezas hay una hoguera que ilumina un poco la zona, y entre ella y los encadenados hay un muro, que Platón equipara a las artimañas que realizan los embaucadores para que no se noten sus trucos.

 

Entre el muro y la hoguera hay otros hombres que llevan con ellos objetos que sobresalen por encima del muro, de manera que su sombra es proyectada sobre la pared que están contemplando los hombres encadenados. De este modo, ven la silueta de árboles, animales, montañas, personas que vienen y van, etc. Platón sostiene que esos hombres encadenados que describe se parecen a nosotros, los seres humanos, ya que ni ellos ni nosotros vemos más que esas sombras, que simulan una realidad engañosa. Esta ficción proyectada por la luz de la hoguera los distrae de su realidad, que es la caverna en la que permanecen encadenados. Sin embargo, si uno de los hombres se liberase de las cadenas y pudiese mirar hacia atrás, la realidad le confundiría y le molestaría: la luz del fuego haría que apartase la mirada, y las figuras borrosas que pudiese ver le parecerían menos reales que las sombras que ha visto toda la vida. Del mismo modo, si alguien obligase a esta persona a caminar en dirección a la hoguera y más allá de ella hasta salir de la caverna, la luz del sol aún le molestaría más, y querría volver a la zona oscura. Para poder captar la realidad en todos sus detalles tendría que acostumbrarse a ello, dedicar tiempo y esfuerzo a ver las cosas tal y como son sin ceder a la confusión y la molestia. Sin embargo, si en algún momento regresase a la caverna y se reuniese de nuevo con los hombres encadenados, permanecería ciego por la falta de luz solar. Del mismo modo, todo lo que pudiese decir sobre el mundo real sería recibido con burlas y menosprecio.

 

Por otro lado, tenemos que un ritual es una serie de acciones realizadas principalmente por su valor simbólico. Un mito es un relato explicativo, simbólico y dinámico que se refiere a unos acontecimientos prodigiosos, protagonizados por seres sobrenaturales o extraordinarios, tales como dioses, semidioses, héroes, monstruos o personajes fantásticos. Y ahí entramos en un tema polémico, el posible origen común de las distintas religiones y mitos. El Programa del Poder Oculto utiliza las religiones como un medio de control. Todas las principales religiones del mundo, Hinduismo, el Cristianismo, Judaísmo, e Islam, salieron de la misma región del Medio y Próximo Oriente, en la misma en que aparecieron la raza aria y los anunnaki sumerios tras el cataclismo del 10.500 a.C. Y las distintas religiones nos permiten trazar un rastro que nos conduce hasta los “dioses” de la antigua Sumer y, tal vez, hasta épocas aún más remotas. Vemos que existen grandes similitudes entre los dioses sumerios, egipcios, griegos, israelitas e hindúes. Asimismo, tenemos diversas mitologías que nos hablan de dioses, como la sumeria o la egipcia, y que tienen una fuerte conexión con los dioses de la antigüedad, así como con los ángeles y demonio bíblicos y, a su vez, muy probablemente, con seres extraterrestres.

 

Al dios griego Zeus se le representaba como a alguien muy estricto con la Humanidad, que llegó a tramar la aniquilación del género humano. Es lo mismo que se atribuye al dios sumerio Enlil. A Poseidón, el dios del mar, se le tenía por un amigo de la Humanidad, al igual que el dios sumerio Enki. También tenemos a Prometeo, el Titán amigo de los mortales, honrado principalmente por robar el fuego de los dioses en el tallo de una cañaheja, para darlo a los hombres para su uso. Por esta razón fue posteriormente castigado por Zeus. Todos los rituales se remontaban a miles de años antes, en Babilonia. Y las historias de Nimrod, la reina Semíramis, y Tammuz, inspiraron la versión de Jesús. tenemos a múltiples salvadores que murieron para redimir nuestros pecados antes de Jesús. Se trata de Krishna y Buda Sakia, en India; Osiris y Horus, en Egipto; Odín, en Escandinavia; Zoroastro, en Persia; Baal y Taut, en Fenicia; Indra, en India y Tibet; Tammuz, en Siria y Babilonia; Adad, en Asiria; Alcides, en Tebas; Bedru, en Japón; Bremrillahm, entre los Druidas; Thor, hijo de Odín, por parte de los Galos; Quetzalcoatl, en el antiguo México; Adonis, en Grecia; Mitra, en Persia e India;  Dionisio o Baco, en Grecia. Todos los nombres antes indicados también recibían el nombre de “hijos de Dios”. Horus era el hijo de Dios en Egipto, y se derivó del Tammuz babilónico. Las conexiones son realmente sorprendentes, ya que Horus y Jesús eran a su vez “la Luz del Mundo”. Jesús Y Horus son identificados con una cruz, Jesús y Horus fueron bautizados a los 30 años. Jesús era el hijo de una virgen, María, mientras que Horus lo era de otra virgen, Isis. El nacimiento de Jesús y Horus  fueron señalados por una estrella, Jesús tenía 12 discípulos y Horus tenía 12 seguidores. Jesús fue tentado en una montaña por Satanás y Horus fue tentado en una montaña por Seth, que podemos identificar con Satanás.

 

De todos ellos se decía que eran hijos de Dios y que murieron para redimir nuestros pecados, nacieron  de una madre virgen y su aniversario era el 25 de diciembre. Las historias de Nemrod, la reina Semíramis, y Tammuz, inspiraron la versión de Jesús. De Mitra se dijo que era el hijo (Sol) de dios que murió para salvar a la humanidad y darles la vida eterna. Un símbolo clásico de Mitra era un león con una serpiente enrollada alrededor de su cuerpo, mientras él sostenía las llaves del cielo. Éste también es un simbolismo de Nemrod y el origen de la historia de San Pedro, uno de los 12 discípulos de Jesús, que sostiene las llaves del cielo. Pedro era el nombre del sumo sacerdote en la escuela de misterios de Babilonia. Después de que un iniciado del culto mitraico había terminado el ritual, los miembros tenían una comida de pan y vino en los que creían que estaban comiendo la carne de Mitra y bebiendo su sangre.  Se decía que Mitra, como una lista larga de dioses pre-cristianos, había sido visitado por hombres sabios en su nacimiento, que le trajeron obsequios de oro, incienso y mirra, como con los Reyes Magos. Lo mismo fue dicho por Platón de su maestro Sócrates, en la antigua Grecia. El origen del cristianismo sería una religión pagana del Sol. La jerarquía de la iglesia lo sabe, pero no quieren que la gente cristiana lo sepa. Mitra fue crucificado, pero se levantó de entre los muertos en la fecha del 25 de marzo, la Pascua cristiana. Mitra era un dios conocido en la antigüedad, principalmente en Persia e India. Mitra era el dios de la luz solar, de origen persa, que pasó a formar parte del imperio romano. Mitra también era un dios védico de la India. Mitra es uno de los Aditya, los hijos de la diosa Aditi. El título de Aditya indica su clasificación de dioses solares y/o del cielo.

 

Las iniciaciones Mitraicas tenían lugar en cuevas adornadas con los signos de Capricornio y Cáncer, símbolos de los solsticios de invierno y verano. Mitra fue a menudo representado como un león alado, un símbolo del Sol todavía usado por algunas sociedades secretas actuales. Los iniciados en los ritos de Mitra eran llamados leones y eran marcados en sus frentes con la cruz egipcia. Los iniciados en primer grado tenían una corona de oro puesta sobre sus cabezas, representando su esencia espiritual. Y esta corona de siete rayos, simbolizando los rayos del Sol, puede ser encontrada en la Estatua de la Libertad, en Nueva York. Todos estos rituales se remontaban a varios miles de años y referenciaban a  Nimrod, la Reina Semíramis, y Tammuz, en la antigua Babilonia y Sumer. De Mitra se dijo que era el hijo Sol de dios que murió para salvar a la humanidad y darle la vida eterna. Un símbolo clásico de Mitra era un león con una serpiente enrollada alrededor de su cuerpo, mientras sostenía las llaves del cielo. Esto representa a  Nimrod y es el origen de la historia de San Pedro sosteniendo las llaves del cielo. La leyenda de Mitra decía que fue crucificado y resucitó el 25 de marzo. El lugar donde está ubicado el Vaticano, en Roma, era un lugar sagrado para los seguidores de Mitra.Todo parece indicar que el dios del Sol, Mitra (o Nimrod), tuvo cierta influencia en la simbología de la Iglesia Católica. De Jesús se dice que era el “juez de los muertos“. Esto también se decía de Nimrod, Krishna, Buda, Ormuz, Osiris y otros. Jesús era “el alfa y la omega, el primero y el último”. Lo mismo se decía de Krishna, Buda, Baco, Zeus y otros. Jesús llevó a cabo milagros, como curar enfermos o resucitar a muertos. También se dice de Krishna, Buda, Zoroastro, Horus, Osiris, Marduk, Baco, Hermes y otros. Se dice que Jesús nació de “sangre real”, la estirpe de David. Y también Buda, Rama, Horus, Hércules, Baco, Perseo y otros. Se dice que Jesús nació de una virgen. Y también se afirma de  Krishna, Buda, Lao-tze, Confucio, Horus, Ra, Zoroastro, Prometeo, Perseo, Apolo, Mercurio, Baldur, Quetzalcoatl y muchos otros.

Jesús resucitó. Y lo mismo se dice de Krishna, Vishnu, Buda, Quetzalcoatl y otros. La  enigmática estrella en el nacimiento de Jesús es otra historia repetida y se remonta al relato babilónico de Nimrod quien, en un sueño, vio una estrella brillante salir sobre el horizonte. Los adivinos le dijeron que esto predecía el nacimiento de un niño que se haría un gran príncipe. Muchas de las representaciones de María y Jesús son similares a la manera en que los egipcios retrataron a Isis y su hijo Horus, y , en Babilonia, a la Reina Semíramis y su hijo Tammuz. Jesús  era un símbolo del dios del Sol o la Luz del Mundo. Y esta misma frase fue utilizada por los ario – fenicios para simbolizar el “único dios verdadero” muchos miles de años antes del nacimiento de Abraham. También simbolizaban a su único dios verdadero, el Sol, con la “única cruz verdadera“. Los cristianos representan a Jesús con un halo alrededor de su cabeza y así es cómo los fenicios retrataban los rayos del Sol alrededor de la cabeza de su dios del Sol, Bel o Baal. Las vírgenes madres asociadas con todos estos dioses del Sol eran nombres diferentes para la Reina Semíramis, o la Ninkharsag sumeria, también conocida como Isis, que es el símbolo egipcio de la fuerza creativa femenina sin la que nada, ni siquiera el Sol, podría existir. Con el tiempo, los nombres que una vez habían simbolizado a los “dioses” sumerios anunnaki, supuestamente extraterrestres, fueron utilizados para describir conceptos y principios esotéricos. Horus se convirtió en Jesús e Isis se convirtió en María, la madre de Jesús, que representaba el Sol. María es representada repetidamente sosteniendo al niño Jesús, pero esto es simplemente una repetición de todas las representaciones egipcias de Isis abrazando al niño Horus. Los títulos dados a Isis de “Estrella del Mar” y “Reina del Cielo” también fueron aplicados a María; y ambos se originan en la Reina Semíramis, que fue llamada la Reina de Cielo en Babilonia.

 

Tal como ya hemos dicho, el Cristianismo y el Judaísmo deben muchos conceptos a la antigua Babilonia. En todo el mundo, como Sumer, Babilonia, Asiria, Egipto, Gran Bretaña, Grecia, Europa, México, América Central o Australia,  pueden rastrearse los mismos mitos y rituales orientados al Sol. Ésta era la religión universal miles de años antes del Cristianismo. La adoración del Sol y el fuego era usual en las religiones de la India, donde sus fiestas marcaban el ciclo del Sol durante el año. La corona de espinas es el símbolo de los rayos del Sol, al igual que la corona con rayos de la Estatua de la Libertad. La cruz es también un simbolismo del Sol. Leonardo da Vinci, Gran Maestro del Priorato de Sión (Sol), utilizó este mismo simbolismo en su famosa  pintura de la Última Cena. De manera simbólica divide a los 12 discípulos en cuatro grupos de tres, con Jesús, el “Sol”, en medio de ellos. Leonardo da Vinci dibujó a uno de los discípulos como una mujer, a fin de simbolizar a Isis, Barati o Semíramis. De Jesús se dice que nació en 25 de diciembre, una fecha que los Cristianos tomaron de las religiones del Sol. También se dice que murió en una cruz durante la Pascua. Esto es una repetición de la misma historia antigua. Los egipcios representaron a Osiris estirado sobre una cruz en un claro simbolismo astrológico. De acuerdo con los antiguos, el Sol necesitó tres días para resucitar de su “muerte” el 21 / 22 de diciembre. Y precisamente se citan 3 días entre la muerte de Jesús y su resurrección de entre los muertos, el mismo tiempo que necesitó Tammuz, en Babilonia,  para resucitar. El hijo / Sol había muerto y por tanto había oscuridad. Y esta oscuridad duró 3 horas. La misma historia de la oscuridad durante la muerte fue explicada por los hindúes con respecto a Krishna, por los budistas en relación a Buda, por los griegos en referencia a Hércules, por los aztecas con respecto a Quetzalcoatl, y por otros muchos.

 

Jesús “descendió al infierno“, justo como Krishna, Zoroastro, Osiris, Horus, Adonis, Tammuz, Baco o Hércules. Jesús resucitó de entre los muertos como Krishna, Buda, Zoroastro, Adonis, Tammuz, Osiris, Mitra o Hércules. Jesús fue crucificado en la Pascua porque coincidía con el equinoccio de primavera,  cuando el Sol entra en el signo de Aries, el cordero. Y el cordero en el Apocalipsis representa el mismo símbolo. Alrededor del 2.200 a.C. el grupo conocido como el Sacerdocio de Melchizedek empezó a utilizar mandiles, que son prendas para los oficios religiosos hechos con lana de cordero, un símbolo continuado hasta la actualidad por los francmasones. Es en Pascua, durante el equinoccio de primavera, que Jesús (el Sol) triunfa sobre la oscuridad. El mundo es restaurado por el poder del Sol y por esta razón el equinoccio de primavera era uno de los eventos más sagrados de los egipcios. La reina Isis fue representada a menudo con cabezas de carneros para simbolizar que la época de Aries, la primavera, era un período de creación abundante en la naturaleza. Junto con el simbolismo del Sol, la historia de Jesús y sus predecesores también incluyen el simbolismo de la iniciación en las escuelas de misterios. La cruz como un símbolo religioso puede ser encontrado en muchas culturas: en América, China, India, Japón, Egipto, Sumer o Europa. La Rueda de la Vida budista está formada por dos cruces superpuestas y las aves con sus alas abiertas son utilizadas para simbolizar la cruz en múltiples insignias o escudos de armas. Una de las formas más antiguas de la cruz es la cruz Tau, que se parece a la letra T. Ésta era la cruz en la que los romanos colgaban a los condenados a muerte. Fue el símbolo del dios druida Cernunnos, y todavía es utilizada hoy por los francmasones en su símbolo de la escuadra. A Cernunnos, el Astado, se le representaba sentado en la posición del loto, con cuernos sobre la cabeza, cabello largo rizado, barba y portador de una lanza y un escudo. Sus símbolos eran el ciervo, el carnero, el toro y la serpiente cornuda.

 

En el simbolismo de las escuelas de misterios una cruz de oro significa iluminación; una cruz de plata significa purificación; una cruz de metales básicos significa humillación; y una cruz de madera significa aspiración. Algunas de las ceremonias de misterios paganas obligaban a que el aspirante estuviese  colgado en una cruz o acostado en un altar en forma de cruz.  Simbolizaba la muerte del cuerpo en el mundo físico y la apertura al mundo espiritual. Tanto la Cruz Ansata egipcia como la cruz Tau pueden verse en múltiples estatuas y construcciones antiguas en toda América Central. Están asociadas con el agua y los babilonios emplearon la cruz como un símbolo de los dioses del agua,  que decían les habían traído su civilización. También representa a los dioses serpiente Nagas, en la India. Las religiones de India, originarias de los arios del Cáucaso,  tenían la tradición de un salvador crucificado, siglos antes del Cristianismo. Krishna aparece en algunas representaciones clavado a una cruz de la misma manera que Jesús. Quetzalcoatl se dice que salió del mar llevando una cruz y también se le ha representado clavado en una cruz. El clavar clavos o la sangre también son elementos simbólicos de las escuelas de misterios. La crucifixión de Jesús posiblemente era un evento simbólico con un significado oculto. La resurrección es también parte del simbolismo del Sol en las religiones antiguas. En Persia, mucho antes del Cristianismo, tenían un ritual en el que un joven, aparentemente muerto, era retornado a la vida. Fue llamado el Salvador y de sus sufrimientos se decía que habían asegurado la salvación de la humanidad.  El mismo relato fue contado en Egipto sobre Horus y en India sobre Krishna mil años antes del Cristianismo.

 

La tumba de Jesús es simbólica de la oscuridad en la que el Sol descendió antes de que su renacimiento y casi todas las iniciaciones en escuelas de misterios se realizan en algún tipo de cueva o cámara subterránea. La historia de la lanza de Longinus, que perforó el costado de Jesús antes de ser bajado de la cruz, es un claro simbolismo de las escuelas de misterios. El símbolo del pez es otro tema  recurrente en los Evangelios, pero en realidad es un símbolo de Nimrod / Tammuz, de Babilonia. Una razón para relacionar a Jesús con un pez podría ser el signo de Piscis, ya que cuando Jesús nació, se supone que la Tierra estaba entrando en la casa astrológica de Piscis. Actualmente estamos finalizando la era de Piscis, que ha durado 2160 años. Nemrod aparece en versiones tempranas de la historia de los francmasones, ya que se dice que fue uno de los fundadores de la fraternidad. Según la Enciclopedia de la Francmasonería, una leyenda en la Antigua Constitución se refiere a Nemrod como uno de los fundadores de la Masonería. El Cristianismo no reemplazó las religiones paganas, sino que se apoyo en ellas. Los persas, que heredaron sus creencias de Sumeria, Egipto y Babilonia, también tenían bautismo, confirmación, paraíso e infierno, ángeles de luz y oscuridad, y ángel caído. Los Therapeutae y los Esenios, que heredaron los conocimientos secretos de Egipto y el mundo antiguo, también usaron el símbolo del “messeh“, el cocodrilo “Draco” de Egipto, la grasa del cual ungía a los faraones bajo la autoridad de la Corte Real del Dragón. Las propiedades de los “hongos sagrados” o “Plantas Sagradas” eran  importantes para la vida en la Hermandad secreta de los Esenios.  El uso del hongo sagrado y otras drogas, así como los conocimientos secretos de sus propiedades, pueden ser rastreados hasta la antigua Sumer. Los Esenios eran seguidores de Pitágoras, el filósofo y matemático esotérico griego, que era un alto iniciado de escuelas de misterios, tanto griegas como egipcias.

 

Los Esenio – Therapeutae practicaban rituales muy similares al bautismo cristiano y marcaban las frentes de los iniciados con una cruz. Esta era el símbolo indicado en el Libro de Ezequiel (Antiguo Testamento) para los iluminados y también era empleado para las iniciaciones en los misterios de Mitra y otras representaciones del dios del Sol. Relacionada con los Esenios y con el Antiguo y Nuevo Testamento, encontramos la sociedad secreta llamado los nazarenos. Muchos personajes del Antiguo Testamento, como Moisés,  Sansón, Jesús, su hermano Santiago, Juan el Bautista y San Pablo, se decía eran miembros de esta sociedad secreta. Los Esenios usaban el color blanco, pero los Nazarenos usaban el negro, el mismo color que los sacerdotes de Isis en Egipto. Y el negro es uno de los principales colores del Poder Oculto. Los primeros cristianos fueron llamados Nazarenos antes de que fueran llamados cristianos. Los nazarenos usaban el negro y también lo hace la mayoría de los clérigos cristianos. En Qumrán se llevaba a cabo un baño ritual para lavar sus “pecados“, que se convirtió en el bautismo cristiano. Celebraban una comida con pan y vino que se convirtió en la misa Cristiana. Los francmasones actuales se remontan a los Esenios y otros grupos similares. El simbolismo de la viña puede ser rastreado hasta Babilonia y Egipto. En las escuelas de misterios de Grecia, sus dioses del Sol: Dioniso y Baco, eran los dioses de la viña. Y debemos tener en cuenta que las uvas dependen del Sol para crecer.

 

Dioniso aparece en la mitología griega como uno de los dioses olímpicos. Se declaraba hijo de Zeus, era considerado el dios de la vegetación y de la primavera, y era famoso por sus poderes sobrenaturales. También tuvo gran influencia en la antigua Tebas. Pero lo que deseo reforzar, a partir de este caso, es el origen común de todas las religiones y de las tradiciones que las sostienen. Es increíble la similitud entre lo que se relata sobre la vida de Dioniso y lo que la Biblia nos cuenta sobre Jesús. El origen de Dioniso proviene de una divinidad frigia de la naturaleza, llamada Sabacio. Era adorado en forma de Árbol de la Vida y representaba la encarnación del dios cretense Zagreo, conocido como el Buen Toro. Baco, dios del vino en la mitología romana, es identificado con Dioniso. hijo de Zeus, o Júpiter para los romanos, y se le suele identificar como dios de los frutos de los árboles,  aparececiéndo representado a menudo con un cuerno lleno de vino y rodeado de racimos de uvas.Los relatos sobre la vida de Dioniso y Jesús son muy numerosos. Ambos nacieron en una cueva. Dioniso fue el fruto de las relaciones entre Zeus, un dios, y Semelé, una mortal, por lo que fue llamado Hijo de Dios. Su padre adoptivo fue el rey de Tebas. No hace falta que te explique la curiosa similitud con el origen de Jesús. Dioniso se manifestaba a la orilla de los lagos Naxos y Lernea, mientras que Jesús lo hacía en el Jordán. Dioniso fue bautizado, mientras Zeus decía: “he aquí a quien os doy como rey”, en tanto que Jesús recibe el bautismo en el Jordan, mientras que desde las alturas se escuchó una voz que decía: “Éste es mi hijo amado, en quien me agradé”. El mismo nombre de Tebas tiene un significado esotérico. Su nombre proviene del hebreo Thebah, que significa el Arca del Diluvio.  Homero explica que un tirano llamado Licurgo, una réplica de Herodes, deseaba matar a Dioniso.  Para salvarle fue confiado a unas ninfas, de las que escapó cuando aún era muy joven, tal como hizo Jesús con respecto a sus padres.

 

Al igual que Jesús, Dioniso era maestro en magia. Era capaz de hacer brotar agua de una roca, hacer brillar en sol cuando era de noche, transformar varas en serpientes, o cruzar andando por encima de las aguas del mar Rojo. Dioniso fue llevado preso ante el rey de Tebas, al igual que Jesús ante Herodes y Pilatos, y dijo: “Zeus, mi padre, está aquí y me liberará cuando quiera”, mientras que Jesús proclamó su liberación por las legiones celestiales, por voluntad de su Padre. Mientras el palacio de Tebas se derrumbó, el templo de Jerusalén fue destruido. Después de ser ajusticiado, y al igual que Jesús, Dioniso resucitó y fue al Olimpo, para vivir entre los Inmortales. Su madre, Semelé, al igual que la Virgen Maria, también ascendió a los cielos. Parece como si se tratara del mismo personaje relatado por distintos autores. Si pasamos revista a las principales fiestas dionisíacas, podemos ver que el cristianismo las ha adoptado plenamente. En efecto, en la época de Navidad, se conmemoraba el nacimiento del dios Dioniso con cantos y alegría popular. En la época de Pascua, que coincide con el plenilunio de primavera, se celebraba un desfile de mascaras y disfraces, precediendo al sacrificio de un toro. También se escanciaba el vino de la última vendimia y se representaba un rito simbólico celebrando el poder que el dios había otorgado para convertir el agua en vino en los banquetes. Como vemos, es muy similar a la historia de Jesús en las bodas de Caná. Asimismo, al igual que Jesús, Dioniso también descendió durante tres días a los infiernos. Precisamente debido a las grandes similitudes con el cristianismo, y para evitar que se tratase de este embarazoso tema, algunos de sus fundadores intentaron enmascararlo, identificando el culto a Dioniso con algo demoníaco. Sin embargo, en catacumbas y sarcófagos de la primitiva Iglesia todavía pueden verse múltiples efigies y emblemas propios del culto a Dioniso.

 

También hay una extraña relación con Santiago de Compostela . En el culto a Dioniso, los hombres y las mujeres se disfrazaban de Bacantes, Sátiros y Ménades, y se reunían en los bosques, invocando al dios con el nombre de Iacos, el estremecedor. Este es el origen del nombre de Sancti-Yago, el Hijo del Trueno. En realidad parece que Dioniso y Jesús son el mismo personaje, y que la historia original es común. Asimismo tienen un origen divino común. Uno es hijo de Zeus y el otro de Yaweh. Pero ambos dioses son la misma entidad, equivalente al Enlil sumerio. Sin embargo, las distintas versiones que nos han llegado recogen las particularidades culturales de cada autor. Si analizamos las tradiciones y mitologías de las distintas religiones, podemos observar muchos puntos en común. La boda en Caná en realidad era una ceremonia simbólica del Sol y la Tierra. En esta  boda simbólica Jesús convierte el agua en vino, ya que son el Sol y el agua de la Tierra las que ayudan al crecimiento de las uvas para poder hacer el vino. De Baco, el hijo de Zeus y la virgen Semele, también se dijo que convirtió el agua en vino. Las historias de Jesús son un conjunto de alegorías relacionadas con el Sol, la astronomía, la astrología, los conocimientos secretos, los rituales y los nombres utilizados por las escuelas de misterios. Las profecías decían que el “Mesías” (“messeh“, el cocodrilo de Egipto) sería llamado Emmanuel. El lavado de manos, como el de Poncio Pilatos, para demostrar inocencia, era una costumbre de la comunidad de los Esenios. ¿Podemos considerar que Jesús solo fue un personaje simbólico? Es difícil de afirmarlo concluyentemente, pero todo parece indicar que fue una historia basada en personajes más antiguos. Y lo que parece bastante evidente es que muchas religiones y sociedades secretas heredaron su simbología del Poder Oculto.

 

Lilith es una figura legendaria del folclore judío, de origen mesopotámico. Se le considera la primera esposa de Adán, anterior a Eva. Según la leyenda, abandonó el Edén por propia iniciativa y se instaló junto al mar Rojo, uniéndose allí con el demonio Samael, que llegó a ser su amante, así como con otros demonios. Más tarde, se convirtió en un demonio que rapta a los niños en sus cunas por la noche y se une a los hombres como un súcubo, engendrando hijos, los lilim, con el semen que los varones derraman involuntariamente cuando están durmiendo. Se le representa con el aspecto de una mujer muy hermosa, a veces alada.  El origen de la leyenda que presenta a Lilith como primera mujer se encuentra en una interpretación rabínica de Génesis. Antes de explicar que Yahveh dio a Adán una esposa llamada Eva, formada a partir de su costilla, el texto dice: «Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y mujer los creó». Es un mismo hecho explicado dos veces, y la interpretación es que Dios creó en primer lugar una mujer a imagen suya, formada al mismo tiempo que Adán. Y sólo más tarde creó de la costilla de Adán a Eva. La primera mujer a la que se alude sería Lilith, la cual abandonó a Adán y el jardín del Edén. Si observamos la historia del Antiguo Testamento sobre Sansón (San – Sol), vemos que era increíblemente fuerte y tenía pelo largo, pero perdió su poder cuando su pelo fue cortado. Los problemas empezaron cuando entró en la Casa de Dalila, equivalente a la casa astrológica de Virgo, la virgen, a través de la que el Sol pasa cuando se acerca el otoño. Convocando a su último estallido del poder, Sansón, el Sol, empuja los dos pilares, que son el simbolismo clásico del Poder Oculto, que se remonta por lo menos al antiguo Egipto y todavía son utilizados por los francmasones.

Sansón representa una historia simbólica del ciclo anual del Sol. Pero tal personaje no existió. En hebreo, Sansón quiere decir el Dios del Sol. Para el cristiano ortodoxo, Jesús es el único hijo engendrado de Dios, que murió para que nuestros pecados pudieran ser perdonados. Pero encontramos las mismas afirmaciones para numerosos “dioses” en el mundo antiguo, mucho antes de que ni siquiera se oyera hablar de Jesús. De hecho, sabemos que su nombre no era Jesús, porque este nombre era una traducción griega de un nombre hebreo.   El término hijo de Dios parece originarse en los reyes góticos arios de Cilicia que tomaron el título de “Hijo del dios Sol“, una tradición adoptada por los faraones de Egipto. Fue en Babilonia, esa antigua ciudad, capital del sacerdocio y la jerarquía aria – anunnaki, que los sacerdotes hebreos, los Levitas, empezaron a crear una historia que oscureció la verdad de lo qué ocurrió realmente. Crearon una Hermandad que se encargó de la destrucción de los antiguos conocimientos y de bibliotecas en todo el mundo. Durante y después de su estancia en Babilonia, con su profusión de conocimientos heredados de Sumeria, los Levitas mezclaron la verdad, a menudo verdad simbólica, con invenciones. Y de esta mezcolanza surgió el Antiguo Testamento. No fueron los llamados israelitas los que escribieron estos textos. Los israelitas se habían dispersado mucho tiempo antes de la época en que los Levitas reescribieron la historia. El Génesis, Éxodo, Levítico y Números, que hacen juntos la Torá judía, fueron todos escritos por los Levitas o bajo su supervisión, durante o después de su estancia en Babilonia.

 

Los Levitas compilaron la ley que el pueblo judío sigue hasta el día de hoy. Las Tablillas Sumerias prueban más allá de toda duda que el Génesis era una versión condensada de los registros sumerios. La historia sumeria del Edén se convirtió en el Jardín del Edén bíblico de los Levitas. Si analizamos la historia de Moisés siendo encontrado en los juncos por una princesa egipcia, encontramos el mismo relato contado por los sumerios – babilonios sobre el rey Sargon el Anciano. Parece ser que la historia de Moisés es imaginaria, como los sería la cautividad egipcia y el éxodo, por lo menos en la forma descrita, así como también la creación de las 12 tribus por los 12 hijos de Jacob. Estos textos fueron escritos por los Levitas, iniciados en las escuelas de misterios de Babilonia. Sus historias son simbólicas y codificadas para que los iniciados comprendan y las masas las tomen literalmente. De acuerdo con los Levitas, Moisés recibió sus leyes y mandamientos de Dios en la cima de una montaña. Una y otra vez vemos el símbolo de las montañas. Una razón para esto es que la cima de una montaña está más cerca de su símbolo de Dios, el Sol.

 

Es curioso, pero bastantes civilizaciones de este mundo remontan su ascendencia a seres identificados como dragones o serpientes voladoras. En la mayoría de los casos son los que llevaron  la civilización a la humanidad. Y los describen frecuentemente como los dioses que los crearon. El hombre antiguo se refiere a estos seres como dioses, que podían moverse libremente por los cielos en sus “carros de fuego” o “barcos celestiales“. Durante muchos millones de años los saurios fueron los amos del planeta e incluso se considera que las aves actuales son de origen saurio. La película que ha llegado más cerca de la verdad es la serie de televisión estadounidense de la década de 1980 llamada V, Invasión Extraterrestre. Habla de una raza extraterrestre reptil que se apodera del mundo pareciendo humanos. A lo largo de su evolución, el cerebro humano adquirió tres componentes que fueron surgiendo y superponiéndose: El  cerebro primitivo (arquipálio), cerebro reptiliano; el cerebro intermedio (paleopálio), cerebro de los mamíferos inferiores; y el cerebro superior o racional (neopálio), mamíferos superiores, incluyendo a los primates y el hombre. El complejo reptiliano, en los seres humanos, incluye: las rutinas, los hábitos, la territorialidad, el espacio vital, las adicciones, los rituales, los ritmos, las imitaciones, las inhibiciones y la seguridad. Es el responsable de las conductas automáticas, tales como las que se refieren a la preservación de la especie y a los cambios fisiológicos necesarios para la sobrevivencia. De la combinación de estas antiguas fuentes seculares y religiosas es posible ensamblar la historia de nuestra ascendencia, que parecen indicar  que descendemos de dioses serpiente o de extraterrestres que colonizaron la Tierra hace muchos miles de años. En las tablillas sumerias se explica que se creó al hombre primitivo combinando las características genéticas de la raza anunnaki con las del hombre primitivo. Se supone que el primer Adán era mitad humano y mitad reptil. Y sin embargo, inicialmente no podía reproducirse por sí mismo.

 

El homo Saurus fue modificado y se le aplicaron rasgos más mamíferos. Ésta fue la “caída bíblica del hombre” donde Adán alcanzó el conocimiento o la capacidad para reproducirse sexualmente. El hombre perdió la mayor parte de su aspecto y naturaleza reptil, consistente en piel brillante, luminosa y escamosa, y adquirió características mamíferas: una piel suave y flexible, pelo en el cuerpo, la necesidad de sudar, y la capacidad de reproducirse. Los “dioses” anunnaki se aparearon con las hijas del hombre, produciendo los semidioses y héroes de la antigüedad. Ellos fueron conocidos en el Antiguo Testamento como los Nefilim. La agitación en la tierra fue terminada precipitadamente por el inicio de una gran catástrofe mundial,  conocida como el Diluvio o la Gran Inundación. En este tiempo, los dioses se retiraron de la Tierra, dejando atrás a su descendencia semidivina para perecer con la humanidad en la gran inundación. Cuando  se  empezaron a retirar las aguas descendieron una vez más para establecer nuevas ciudades en las llanuras de Mesopotamia. Apareándose nuevamente con humanos produjeron una raza de seres semi divinos para gobernar su imperio en la tierra. En resumen, crearon una raza de dioses guerreros. Los descendientes de los Nefilim, conocidos por el nombre de Rephaim, sometieron a la humanidad por miles de años. Según El Haggadah, libro rabínico basado en la narrativa de los pasajes bíblicos: “Los descendientes de la alianza entre los ángeles y las mujeres cananitas fueron los Gigantes, conocidos por su fuerza y su maldad. Ellos tienen muchos nombres; algunas veces conocidos como Rephaim“.

 

En el Antiguo Testamento también se hace referencia a la necesidad de privacidad de los “dioses”. Durante el Éxodo la deidad vivía en una tienda y nunca fue vista por nadie. Y tampoco comía en público. Instrucciones específicas le fueron dadas a Moisés de cómo preparar el alimento, que era dejado en una parrilla cerca de las habitaciones de la deidad para su comida en privado. Todo parece indicar que incluso estos semi dioses tenían un aspecto algo extraño y probablemente tenían aún ciertas características reptilianas. El legendario Gilgamesh, por ejemplo, tuvo algo extraño en su aspecto que le hizo permanecer alejado del hombre normal. Los patriarcas bíblicos también tenían algo inusual en su aspecto como se demuestra  el comportamiento irracional de Noé cuando fue visto desnudo por sus hijos. Existe un texto antiguo titulado Apócrifo del Génesis, que fue encontrado entre los documentos del Qumran o Papiros del Mar Muerto, donde se contiene, en forma magistral, la manipulación genética efectuada por supuestos “dioses” extraterrestres en la persona de Noé. El texto dice: “Después de un tiempo, su hijo Matusalén tomó una mujer para su hijo Lamec. Ella concibió y engendró un hijo, cuya carne era blanca como la nieve y rosada como una rosa; sus cabellos limpios como la nieve; sus ojos tan bellos que cuando los abría brillaban más que el Sol. Apenas depositado por la partera en su lecho, abrió su boca y levantó su voz al Señor de la Justicia (Adonai). Su padre Lamec, tuvo temor de este hijo tan singular y fue a buscar a Matusalén, su propio padre, y le dijo: ‘He puesto en el Mundo un niño diferente a todos los demás. No es como los hombres, se asemeja más a los hijos del cielo. Su naturaleza es diversa de la nuestra”.

 

Según la antigua tradición babilónica, descrita por el sacerdote Beroso,  el origen del hombre puede ser atribuida a Oannes, criatura medio anfibia y medio humana que salió del Golfo Pérsico para enseñar las artes y la civilización al hombre. Beroso los llamó  “annedoti“, que en griego se traduce como “los repulsivos“. El aspecto reptiliano de los dioses bíblicos era un secreto bien guardado y solo ocasionalmente es perceptible en el Antiguo Testamento, como por ejemplo, en la adoración del “seraphim” o la “serpiente de bronce” durante el Éxodo. El más viejo de libros chinos, el misterioso Yih King, afirma que el primer humano fue formado por la antigua diosa Nu Kua, que parece es el nombre chino de la diosa serpiente sumeria Ninkhursag. Los primeros emperadores chinos afirmaban ser descendientes de esta diosa dragón. El Ramayana y el Mahabharata, las epopeyas de la antigua India, se refieren al contacto sexual del primer hombre con los dioses serpiente que eran también sus antepasados. La mitología centro americana y africana relatan cómo seres parecidos a serpientes voladoras y dragones descendieron de los cielos para enseñarles las bases de la civilización. La dualidad de la serpiente como fuente del bien y del mal puede verse en la religión egipcia. En los reinos más antiguos la serpiente es benevolente y está asociada a los dioses y la inmortalidad. Más tarde en Egipto se dejaron de ver a los “dioses serpiente” como benévolos y se los empezó a ver como siniestros. En las paredes de las tumbas de las primeras dinastías la serpiente es representada como una criatura amistosa que el rey lleva en su espalda hacia el cielo estelar. El rey es llevado por el dios serpiente a la tierra de la inmortalidad, la tierra de los dioses. Y en este tiempo la serpiente fue adoptada como símbolo de realeza o divinidad. Mohenjo-Daro y Harappa, en el valle del Indo, fueron el centro de la cultura Dravidiana y fueron habitadas por los Nagas, la raza de los hombres serpiente.

 

El Libro de Dzyan, probablemente el más antiguo de los escritos sánscritos conocidos, habla de una raza serpiente que descendió de los cielos y enseñó a la humanidad. Estas fuentes se refieren a los antiguos habitantes llamados Nagas o Sarpa, que eran seres semi-divinos con rostro humano y cola de dragón. Estos Sarpa serían los Serafines del Antiguo Testamento. Pero todo indica que los Dravidianos antediluvianos fueron exterminados por el diluvio. En el Mahabharata, unos grupos de “seres celestiales” llegan en carros aéreos para atender el banquete de la boda de los reyes arios: “Los dioses vinieron en carruajes sostenidos por nubes. Vinieron a ver la bella escena: Suparnas con alas, Nagas escamosos. Los brillantes carruajes celestiales navegaron sobre un cielo despejado“. Muchos de los antiguos dioses hindúes se aparearon con los humanos y, como en Sumeria, produjeron híbridos mamífero-reptil, que fueron los reyes semi-divinos que resonaron a lo largo de la historia Sumeria e India. Según las investigaciones lingüísticas y mitológicas, el dios hindú Shiva sería el equivalente del dios sumerio Enki. Rama persiguió al ejército de Ravana a través de la India con la ayuda de una fuerza de monos bajo el mando del rey mono Hanuman. Ceilán, la isla del reino de Ravana, fue la fortaleza de los Nagas. Ravana es descrito en términos como: “él se alimenta de seres humanos” y “bebe la sangre de sus enemigos“. Fa-Hsien, comerciante y peregrino chino, dio a conocer que la isla fue ocupada originalmente por los Nagas, o deidades serpiente, con quienes comerciantes de varios países practicaban el comercio. Pero los Nagas nunca se mostraban a los forasteros.

 

Los fenicios y arios veneraron la serpiente y los reptiles que cambian de forma, llamados Nagas, que eran los dioses serpiente de los hindúes. Los Vedas, inspirados por los arios, dicen cómo los seres serpiente-humanos, los Nagas, podían causar daños terribles y una muerte inmediata. También se decía que los Nagas aparecieron en el nacimiento de un hombre que fue conocido como Buda. Asimismo, la serpiente tiene participación en la leyenda de Krishna. Según el Mahabharata, los Pandavas y los Kauravas emprenden  una guerra que culmina en la destrucción de ambas ramas de la familia en la gran batalla de Kuruksetra. Enojados por el uso blasfemo de uno de su propia clase (una serpiente muerta), los dioses serpiente entran en escena. Taksaka, el rey de los seres serpiente, envía serpientes que causan la  muerte de Pariksit, rey de los los Kauravas. Según la historia china, los dragones estaban presentes en la creación y compartieron el mundo con la humanidad. Como la serpiente occidental, el dragón fue ligado al desarrollo del hombre; y era el dragón el que le enseñó las artes esenciales. El Rey Vih, el más antiguo de los libros chinos, cuyos orígenes están cubiertos de misterio, describe los días cuando el hombre y el dragón vivieron juntos apaciblemente e incluso tuvieron relaciones sexuales. Y de cómo el dragón vino a representar al emperador y al trono de China, así como que el dragón principal tenía su morada en el cielo. Hay paralelos en mitos como el de la lucha del dios del trueno con serpientes o dragones. Es el caso del dios nórdico Thor combatiendo con la serpiente del Midgard. Para los griegos existen casos análogos como la lucha de Apolo contra Pitón, o Heracles contra la Hidra de Lerna. En la mitología hitita tenemos el dios Teshub y la serpiente dragón Illuyanka, y en la mitología hindú la lucha del dios Indra con el dragón Vritra según lo relata el Rig Vedá. El mito de la lucha con la serpiente es una característica evidente en todas estas culturas, como un símbolo de lucha en la región celestial.

 

El antiguo libro maya Chilam Balam relata que los primeros habitantes de Yucatán eran los Chanes o  “Gente serpiente“, quiénes vinieron a través del mar desde el Este conducidos por Itzamna, un dios serpiente. Quetzalcóatl es el dios serpiente emplumado que trajo la civilización a México y enseñó la ciencia de la astronomía y las matemáticas al hombre. Se identifica a Quetzalcóatl con el príncipe sumerio Nannar, el Thoth egipcio y el Hermes griego. Según los Dogon, en Mali, dios envió los primeros seres primitivos, que eran gemelos llamados Nummo, y que eran mitad humano y mitad serpiente o pez. En la tribu de Nyoro, las leyendas dicen que su dios envió la primera pareja de humanos desde el cielo. El hombre tenía una cola, se parecía a un camaleón y fue el padre de la humanidad. Otras tribus africanas también se refieren a sus antepasados como parecidos a lagartos. En el Libro de los Números, referente a la Serpiente de bronce, tenemos que el Señor les envió serpientes. Ellas mordieron a la gente y muchos de los israelitas murieron. En Isaías, el “Seraph” es referido como la “serpiente que vuela“. La “serpiente ardiente que vuela” sobre un pedestal y adorada por sus capacidades curativas, representa de un modo simbólico a Enki, el dios sumerio que fue asociado a menudo con el símbolo de la serpiente. El Rezo de José, es parte de los Papiros Mágicos, de origen griego. Dice: “Tú que te sientas sobre la Sagrada Montaña del Sinaí, tú que te sientas sobre el mar, tú que te sientas sobre los dioses serpiente, el dios que se sienta sobre el dios del sol“. El dios del mar puede ser Poseidón o Enki. La invocación parece ser dirigida a Enlil (Zeus), el dios predominante del panteón cananita, que más adelante fue conocido como El en el Antiguo Testamento.

 

En la mitología cananea, El era el nombre de la deidad principal y significaba «padre de todos los dioses». En todo el Levante mediterráneo era denominado IL o El, al dios supremo, padre de la raza humana y de todas las criaturas, incluso para el pueblo de Israel pero con interpretaciones distintas a los cananeos. Los sumerios tenían un dios equivalente al de la mitología cananea, llamado Anu. Este dios todopoderoso llamado El, se denomina en hebreo Elohim, una forma de plural mayestático o superlativo, como ocurre, por ejemplo, en Génesis 1:1, en donde se emplea dicho término. En las tablas de Ugarit, ese dios primigenio figura también como el esposo de la diosa Asera, o Ishtar entre los babilonios, que en la Biblia recibe el nombre de Astoret. La forma griega es Astarté, que es la madre de todos los dioses, la reina del cielo. El ha sido el padre de muchos dioses ―setenta en total― los más importantes fueron Baal Raman (Hadad), Yam, Mot y Dagan, los cuales tienen atributos similares a los dioses Zeus, Poseidón, Hades o Tánatos, entre otros. Antiguos mitógrafos griegos identificaron a El con Cronos, el rey de los Titanes. Por lo general, El se representa como un toro, con o sin alas. También lo llamaban Eloáh, Eláh, que en árabe se convirtió en Allah. En el Apocalipsis leemos que “hubo una gran batalla en el cielo“. Es una guerra entre Dios y las huestes de Lucifer. El Apocalipsis nos dice: “Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón. Luchaban el dragón y sus ángeles”. En el Génesis también tenemos la serpiente bíblica, que representaba a Satanás, que tentó a Eva. En la tradición de la Iglesia católica y otras iglesias cristianas se señala que Satanás es sinónimo de Lucifer. En las construcciones del genial arquitecto modernista Antoni Gaudí abundan signos y símbolos que son patrimonio de determinadas Sociedades Secretas. Asimismo, la imagen del dragón es una constante en la obra de Gaudí.

Otro tema relacionado con la historia de la Humanidad es el de los ángeles caídos y la figura del macho cabrío. Los Ben Elohim o “ángeles caídos” también eran conocidos como los Vigilantes, los Grigori y los Irin. En la mitología judía los Grigori eran originalmente una orden superior de ángeles que moraban en el más alto cielo con Dios y que, en su aspecto, parecían seres humanos. En el Libro de Enoc se dice que el líder de los ángeles caídos se llamaba Azazel, a menudo identificado con Lucifer (“el Portador de la Luz“). Los llamados Observadores, entre los que figuran Azazel y Shemyaza, dieron conocimientos avanzados a los seres humanos, de acuerdo con el Libro de Enoc. Azazel es el nombre de una entidad espiritual y su origen es hebreo, significando “la cabra de emisario“, o “chivo expiatorio“, tal como se indica en el Levítico. Se origina de dos palabras de raíz: aze, significando la cabra, y azel, significando la salida. Otro posible origen del nombre es que sea un derivado de las palabras hebreas -az, que significa áspero, escarpado, y -el-, poderoso o luminoso, que es un sufijo que se aplica a casi todos los ángeles caídos. Parece que podría ser una alusión a la montaña desde donde se despeñaban las cabras para su sacrificio. La descripción del ritual del demonio-cabra Azazel pueda haber sido un rito de equinoccio de otoño, de origen sirio, hitita o cananeo, adoptado luego por los hebreos. Originalmente una cabra habría sido seleccionada por medio de un ritual de adivinación y luego ofrecida a un dios o demonio del desierto, que tenía que ser aplacado mediante el derramamiento de sangre. Se creía popularmente que Azazel tenía un séquito de demonios en forma de machos cabríos peludos, conocidos como los se’irim, los cuales, como los Vigilantes, deseaban a las mujeres humanas.

 

La Iglesia ha imaginado al diablo o Satán bajo la forma de un ser peludo, medio humano medio macho cabrío, con un gran falo erguido y que tenía relaciones sexuales con sus adoradoras en el sabbath de las brujas. El concepto de macho cabrío nació en la comunidad rural griega de Arcadia como símbolo de la fertilidad. Con el tiempo, derivó en el dios Pan, que en la cultura cristiana se asoció a Satanás, sobre todo cuando se le invocaba mediante ritos satánicos y aquelarres. Pan era el semidiós de los pastores y rebaños en la mitología griega y era especialmente venerado en Arcadia. Pan representaba a toda la naturaleza salvaje. De esta forma, se le atribuía la generación del miedo enloquecedor. De ahí la palabra pánico. Cuando nació, Pan presentaba sus miembros inferiores en forma de macho cabrío y el resto del cuerpo con apariencia de hombre. En la cabeza tenía dos cuernos y su cara era arrugada, con una barbilla prominente, con todo el cuerpo cubierto por una espesa capa de pelo. Se dice que, apenas nacido, escapó a las montañas, donde Hermes tuvo que buscarlo para llevarlo al Olimpo envuelto en una piel de liebre. Pan era también el dios de la fertilidad y de la sexualidad masculina. Dotado de una gran potencia y apetito sexual, se dedicaba a perseguir por los bosques, en busca de sus favores, a ninfas y muchachas. En muchos aspectos, el dios Pan tiene cierta similitud con Dioniso. Los ritos de fertilidad originales fueron asumidos, a partir del siglo V, por las Bacantes, que duraron hasta bien entrada la Edad Media. Desde entonces, y hasta nuestros días, la imagen tradicional de Pan se asocia con la imagen del diablo, en forma de macho cabrío, y los aquelarres. En la mitología romana a Pan se le identifica como un Fauno, divinidad de la mitología romana encargada de velar por la fecundidad de la naturaleza y que se representaba con patas y cuernos de macho cabrío.

 

En la mitología clásica, Dioniso (“hijo de dios“), al que antes nos hemos referido, es el dios de la vendimia y el vino, inspirador de la locura ritual y el éxtasis, y un personaje importante de la mitología griega, como hijo del dios principal Zeus. Diversas tradiciones (sumeria, griega, hindú, egipcia, …) hablan de combates entre dioses, tanto de la Tierra como de los cielos. Pero, ¿quiénes son los Vigilantes o ángeles caídos? En el Génesis 6 leemos: “Cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la Tierra, y les nacieron hijas, los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran bellas; y tomaron esposas de entre todas las que eligieron“. En el Apocalipsis leemos que “hubo una gran batalla en el cielo“. Era una guerra entre Dios y las huestes de Lucifer. El Apocalipsis también nos dice: “Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón. Luchaban el dragón y sus ángeles”. El dragón representa a Satanás y todos los ángeles caídos que se supone que él engañó. Mientras que en el cielo, Lucifer reunió a estas hordas angélicas a rebelarse contra Dios. Lucifer quiso usurpar la autoridad de Dios y asumir el control de su trono. Pero Satanás no pelea esta guerra desde el cielo, ni el infierno. No, Satanás cayó en el vacío sin forma, fuera del cual Dios creó la Tierra. Y una vez que Dios creó al hombre para habitar la tierra, Satanás instaló su poder allí. Las Escrituras aclaran esto: “Ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Cuando el dragón vio que había sido arrojado a la tierra. “¡Ay de los moradores de la tierra y del mar!, porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira”.

 

Simbólicamente, Lucifer o Lumiel es conocido como el Señor de la Luz, y considerado el primogénito de la creación. Según esta visión, Lucifer representaría la energía cósmica del universo, y habría sido identificado con el fuego, la luz y la libertad. La fundadora de la Sociedad Teosófica, Helena Blavatsky, en su obra La Doctrina Secreta, describió al Portador de la Luz (Lucifer) como “el espíritu de la iluminación intelectual y la libertad de pensamiento, sin cuya influencia la Humanidad sería no mejor que los animales“. El escritor y periodista francés Léo Taxil, en su obra Misterios de la Francmasonería, acusó a los masones de satanismo y de adoración a Baphomet, una supuesta versión templaria de Satanás. En la Biblia, Lucifer, o Satán, a menudo es representado con una forma reptiliana, parecido a un dragón o una serpiente. En las mitologías occidentales el dragón es comúnmente señalado como un símbolo de los poderes de la oscuridad, el caos y el mal. Por contra, en la mitología de Oriente el dragón es indicador de un buen presagio, que representa la fertilidad y la buena fortuna.

 

Y aquí entramos a hablar de un personaje muy importante en determinados círculos: Baphonet. Comencemos con la extraña ceremonia de apertura del túnel de San Gotardo, en Suiza, el 1 de junio de 2016. Fue un perturbador, oscuro, y extraño ritual satánico e illuminati. Había un personaje disfrazado de macho cabrío, tipo Baphonet, que es muerto y luego resucita, siendo adorado por la población. Luego los trabajadores zombi son seguidos por gente en ropa interior, para dar la bienvenida al mismo Satanás. También aparece el símbolo illuminati del ojo que todo lo ve, en el que finalmente aparece la imagen del supuesto Baphonet.  La élite mundial tiene que ver con el poder y el simbolismo. Luego, al finalizar el ritual, las autoridades más poderosas de Europa se pusieron de pie y ovacionaron esta ceremonia dedicada al verdadero gobernante de la élite. Baphomet era una deidad adorada en la antigua Babilonia. Su nombre apareció públicamente por primera vez cuando los templarios fueron enjuiciados como herejes. Se cree que esta deidad poseía una cabeza barbada dotada con pequeños cuernos. Baphomet era el supuesto encargado en el purgatorio de los siete infiernos y de los diferentes demonios de los siete pecados capitales. A partir de 1854, con la aparición de Dogma y ritual de la alta magia, obra del célebre ocultista francés Eliphas Lévi, la figura de Baphomet fue vinculada con el macho cabrío de los aquelarres, como así también Satanás u otros demonios menores. Baphomet es una enigmática figura con cabeza de cabra que se encuentra en varias instancias en la historia del ocultismo. Desde los caballeros templarios en la Edad Media y los masones del siglo XIX, hasta las corrientes modernas del ocultismo, Baphomet nunca ha dejado de crear polémica. Lo que es claro es que, a lo largo de la historia del ocultismo occidental, el nombre del misterioso Baphomet se invoca a menudo. A pesar de que la popularización de su nombre se produjo en el siglo XX, las menciones de Baphomet se puede encontrar en documentos que datan desde tan temprano como el siglo XI.

 

Hoy en día, el símbolo de Baphomet está asociado con todo lo relacionado con el ocultismo, la magia ritual, la brujería, el satanismo y esoterismo. Arkon Daraul, conocido como Idries Shah, experto en la tradición sufí, en magia y en brujería, argumentó que Baphomet viene de la palabra árabe Abu Fihama, que significa “El Padre del Entendimiento”. Baphomet tiene similitudes con dioses en todo el mundo, como Egipto, el Norte de Europa y la India. De hecho, las mitologías de un gran número de antiguas civilizaciones incluyen deidades con algún tipo de cuernos. Personajes como Cernunnos, dios celta, Pan, dios griego, Hathor, dios egipcio, el diablo cristiano y Baphomet, tienen un origen común y algunas de sus características son muy similares. El antiguo dios celta Cernunnos es tradicionalmente representado con cuernos en la cabeza y sentado en “posición de loto”, similar a la representación que hace de Baphomet el mago y escritor ocultista francés Eliphas Lévi, nombre que corresponde a Alphonse Louis Constant. Aunque la historia de Cernunnos es un misterio, por lo general se dice que es el dios de la fertilidad y la naturaleza. El dios con cuernos tiene las características de sátiro como en el caso de Baphomet, además de los atributos fálicos. Pan era una deidad importante en Grecia. El dios de la naturaleza a menudo fue representado con cuernos en la cabeza y las piernas de una cabra. No muy diferente de Cernunnos, Pan era un dios fálico. En el cristianismo, el diablo tiene características similares a los dioses paganos que se han descrito anteriormente, ya que son la principal inspiración para estas representaciones. Los atributos encarnados por estos dioses se convirtieron en la representación de lo que se considera el mal por parte de la Iglesia. La representación de la carta del diablo del Tarot de Marsella, con sus alas, cuernos, pechos y mano firme es, sin duda, una influencia importante en la descripción que Eliphas Levi hace de Baphomet.

 

En 1821 el gran pintor Goya pinto El aquelarre. La pintura representa un aquelarre de brujas reunidas alrededor de Satanás, representado como una figura de macho cabrío. Encontramos una figura de Baphomet en la catedral de Notre-Dame-de-Paris, que fue originalmente construida por los Caballeros Templarios. Baphomet es un personaje andrógino, con las características de ambos sexos, tales como los pechos femeninos y un tipo de falo erecto. El concepto andrógino es de gran importancia en la filosofía oculta, ya que es el representante del más alto nivel de iniciación en la búsqueda de convertirse en “uno con Dios”. El falo de Baphomet es en realidad el Caduceo de Hermes, una barra con dos serpientes entrelazadas. Este antiguo símbolo ha representado durante siglos el hermetismo. El Caduceo esotéricamente representa la activación de los chakras, desde la base de la espina dorsal a la glándula pineal, implicando el uso de energía serpentina o Luz Astral. El símbolo de Hermes, la tabla de la esmeralda, es el poder mágico universal, el espiritual, el poder de fuego y la luz astral. Ahí está el fuego secreto, de vida y filosófica, de la que todos los filósofos herméticos hablan con reserva y misterio. Se trata de la semilla universal, el secreto que mantienen, y que representaban sólo bajo la figura del Caduceo de Hermes. Baphomet, por lo tanto, sería la Gran Obra alquímica simbólica, donde las fuerzas independientes y de oposición se unen en perfecto equilibrio para generar luz astral. Este proceso alquímico está representado en la imagen de Eliphas Levi por los términos Solve et Coagula en los brazos de Baphomet. Las manos de Baphomet forman el “signo de hermetismo”, que es una representación del axioma hermético “como es arriba es abajo”. Esta sentencia resume la totalidad de las enseñanzas y los objetivos del hermetismo: en el microcosmos (el hombre) así como en el macrocosmos (el universo).

 

Se dice que la práctica de la magia, ya sea blanca o negra, depende de la capacidad de los expertos para el control de la fuerza vital universal, a la que Eliphas Levi llama el gran agente mágico o la luz astral. Por la manipulación de fluidos se produce esta esencia de los fenómenos de trascendentalismo. La famosa cabra hermafrodita de Mendes fue una criatura compuesta para simbolizar esta luz astral.  La Cabra de Mendes era el dios carnero Amón, el sagrado espíritu viviente de Ra. Amón Ra es equivalente al Vajra de la tradición hindú, equivalente a la vía de la Mano Izquierda. Esotéricamente hablando, también simbolizaba al dios griego Pan. Durante el reinado de los Tolomeos,  la ciudad egipcia de Mendes se hizo célebre por su dios-cabra, quien supuestamente se apareaba con las mujeres durante los festivales religiosos, una tradición muy similar a la de Pan. Era una de las representaciones de Baphomet, ídolo que se relaciona con los caballeros templarios, en una versión que es un ser con cabeza de cabra y cuerpo humano, con rasgos andróginos, tanto masculinos como femeninos. Baphomet fue una figura que los templarios probablemente obtuvieron de los árabes. La característica más reconocible de Baphomet es, por supuesto, su cabeza de cabra. Esta monstruosa cabeza representa el animal que hay en el hombre y su naturaleza pecaminosa, sus tendencias egoístas y sus más bajos instintos. Opuesto a la naturaleza espiritual del hombre, simbolizada por la “luz divina” en su cabeza, este lado animal es visto como una parte necesaria de la naturaleza dual del hombre, donde lo animal y lo espiritual se unen en armonía. También se puede argumentar que la grotesca apariencia general de Baphomet podría servir para evitar y repeler a los profanos no iniciados en el significado esotérico del símbolo. Pero los adoradores de Baphomet no consideran que sea una representación del diablo, sino que, por el contrario, para ellos se trata del dios Pan, el dios de nuestras escuelas de la filosofía moderna, el dios de la Alejandría teúrgica y de nuestra propia mística neo-platónica. Se trataría del dios de las escuelas gnósticas primitivas.

 

Cualquiera que sea el caso, la conexión más probable entre la francmasonería y Baphomet sea a través del simbolismo, donde el ídolo se convierte en una alegoría de profundos conceptos esotéricos. Albert Pike (1809 – 1891), Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de grado 33 francmasón y Gran Maestre illuminati, argumentaba que, en la masonería, Baphomet no era un objeto de culto, sino un símbolo, el verdadero significado de algo que sólo se revela a los iniciados de alto nivel. Aleister Crowley (1875 – 1947), influyente ocultista, místico, alquimista y mago inglés, nos dice sobre la etimología del nombre Baphomet: “Yo había tomado el nombre Baphomet como mi lema en la O.T.O (Ordo Templi Orientis)“.  Se mostraba de esta forma porque los templarios le habían dado el nombre de Baphomet a su ídolo. Baphomet era el Padre Mitra, la piedra cúbica que es la esquina del templo. Baphomet es una figura importante en la Thelema, la filosofía religiosa que Crowley estableció a principios del siglo XX, y que es una filosofía de vida basada en las máximas «haz tu voluntad: será toda la ley», y «amor es la ley, amor bajo voluntad». En una de sus obras, Crowley describe Baphomet como un andrógino divino. Se considera que Baphomet es la unión del Caos y de Babalon, la energía masculina y femenina, el falo y el útero. En algunos relatos cosmogónicos griegos, el Caos es aquello que existe antes que el resto de los dioses y fuerzas elementales, es decir, el estado primigenio del cosmos.

 

Para la mitología del Thelema, Babalon es la diosa Mujer Escarlata que cabalga la Bestia 666. Babalon es la representación del arquetipo femenino de la diosa-madre, es la hija de las estrellas y de la Noche, hija de la diosa egipcia Nut, “La Grande que alumbró a los dioses“, que es la diosa personificación del cielo, creadora del universo y los astros. Se la solía representar como una mujer desnuda, con el cuerpo arqueado a modo de bóveda celeste, revestida de estrellas. Algunas veces como una vaca (Mehet-Urt) o sobre su marido Geb (la Tierra) y su padre Shu (el aire), intentando separarlos. Nut diariamente daba luz al Sol que viajando sobre su cuerpo llegaba hasta su boca, desapareciendo en el interior, en el Duat, renaciendo al día siguiente. Protectora de los muertos, que acudían a ella para obtener alimento y protección, daba a los difuntos la facultad de renacer. En los sarcófagos se la representaba protegiendo al difunto con las alas extendidas, o en el interior, como mujer con los brazos alzados, ayudándolo a renacer en el Más Allá, o como representación del cielo.

La Iglesia de Satán, de Anton LaVey (1930 – 1997), escritor y músico estadounidense, de ascendencia judía, icono del Satanismo y la cultura popular, sigue siendo una influyente sociedad secreta oculta. Fundada en 1966, la organización adoptó el “Sello de Baphomet” como su insignia oficial. La Iglesia de Satán es la primera organización en la historia que abiertamente está dedicada a la profesión de lo que sus adeptos dicen es la verdadera naturaleza del hombre, que es una bestia carnal que vive en un cosmos, el cual está influenciado por las fuerzas oscuras a las cuales llaman Satán. Este grupo afirma que a través del transcurso del tiempo, el hombre ha llamado a esta fuerza por diferentes nombres, y ha sido rechazada por aquellos que su propia naturaleza les incita a separarse de la fuente de la existencia. El Sello de Baphomet, el símbolo oficial de la Iglesia de Satán, ofrece la Cabra de Mendes dentro de un pentagrama invertido.          El Sello de Baphomet fue probablemente inspirado en gran medida por la ilustración de La Clave de la Magia Negra, de Stanislas de Guaita, ocultista y poeta francés del siglo XIX. De acuerdo con Anton LaVey, los templarios adoraban Baphomet como símbolo de Satanás. Baphomet está presente de manera destacada durante los rituales en la Iglesia de Satán y como símbolo se coloca por encima del altar. En la Biblia Satánica, Anton LaVey describe el símbolo de Baphomet: “El símbolo de Baphomet fue utilizado por los caballeros templarios para representar a Satanás“.  Debido a la influencia de Aleister Crowley y Anton LaVey en la cultura popular, las referencias a Baphomet puede encontrarse en bandas de heavy metal, en que las referencias son bastante claras e inequívocas.

 

Baphomet sería una creación simbólica alquímica sobre la realización a través de la unión de fuerzas opuestas. Algunos ocultistas creen que, a través del dominio de la fuerza de la vida, uno es capaz de producir la iluminación mágica y espiritual. La representación de Baphomet, por parte de Eliphas Levi, incluye varios símbolos alusivos a la elevación del kundalini, una energía invisible e inmedible representada simbólica y alegóricamente por una serpiente, que duerme enroscada en el primero de los chakras de los siete círculos energéticos, que está ubicado en la zona del perineo. Se dice que al despertar esta serpiente, el yogui controla la vida y la muerte. En última instancia conduce a la activación de la glándula pineal, también conocido como el “tercer ojo”. Por lo tanto, desde el punto de vista esotérico, Baphomet representa este proceso oculto. Baphomet se convirtió, dependiendo del punto de vista, en una representación de todo lo que es bueno o todo lo que está mal en el ocultismo. Es, de hecho, el último “chivo expiatorio”, el rostro de la brujería, la magia negra y el satanismo. El hecho de que el símbolo sea monstruoso y grotesco probablemente ha ayudado a impulsar el símbolo a su nivel de infamia. Baphomet se usa actualmente como un símbolo del ocultismo y del ritualismo. En los medios de comunicación, propiedad de grandes corporaciones, que tienen vínculos con las sociedades secretas, la figura de Baphomet aparece en los lugares más extraños.

 

Baphomet es utilizado como un símbolo del poder de la élite oculta sobre las masas ignorantes. Pero Baphomet, ¿es un símbolo de Satanás o de la iluminación espiritual? En la mitología egipcia, el dios Toth, el Hermes Trismegisto griego, dios de la sabiduría, era un poder mediador entre el bien y el mal, asegurándose de que ninguno de ellos tenía una victoria decisiva sobre el otro. Baphomet representaría la realización de esta tarea cósmica a una escala más pequeña, dentro de cada uno. Una vez que se logra un perfecto equilibrio en un nivel personal, lo oculto se puede iniciar apuntando hacia el cielo o hacia la tierra, al mismo tiempo que se pronuncia este axioma hermético repetido a lo largo de milenios: “Como es arriba, es abajo”. Que los caballeros templarios, en medio de una guerra religiosa, adoraran a una extraña cabeza que hablaba, llamada el “Padre del Templo de la Paz de Todos los Hombres“, parece extraño. La idea de que la leyenda de Baphomet fue inspirada en el Islam parece muy lógica. Es sabido que los Templarios interactuaron con los Sufis y otros musulmanes no ortodoxos mientras estuvieron en el Medio y Próximo Oriente, así como también en España y quizás incluso en Jerusalén, en donde se suponía estaban luchando contra el infiel durante las Cruzadas. Esto les habría dado amplias oportunidades de recoger la leyenda del Baphomet, si no el objeto real. En su libro The Sufis, Idries Shah afirma que Baphomet era en realidad la cabeza de un místico reverenciada por unas sectas Sufi, llamado Hallaj. Este místico había sido ejecutado por testimoniar sobre sus experiencias espirituales. Después de ser decapitado, la Reina Madre del Califa hizo embalsamar la cabeza, que llegó después a manos de ciertos Maestros Sufies, quienes la reverenciaron por sus poderes mágicos. Shah afirma que Hallaj no fue sólo la fuente de la leyenda del Baphomet, sino también el modelo para la figura masónica de Hiram Abiff, arquitecto del Templo de Salomón quien, en la leyenda masónica, fue asesinado por sus subalternos con tres golpes ceremoniales en su cabeza por no haber revelado las palabras secretas, los saludos y los toques del Maestro Masón.

 

Esto concuerda con la teoría de que los templarios eran sobrevivientes de una secta gnóstica del Medio Oriente, adoradora del falo, y que creía en la salvación por medio de la gnosis, o conocimiento. Otra teoría dice que el nombre es realmente Bafo-Mitra, que significa “Padre Mitra“.  Mitra, tal como ya hemos indicado, era un dios Sol, adorado en Roma en la época en que nació el cristianismo. Era considerado rival de Jesucristo, y la fecha de su nacimiento era el 25 de diciembre. Mitra era representado como un hombre con cabeza de toro o como un matador de toros, parecido a la versión del ídolo que lo representaba como un hombre con cabeza de cabra. El erudito masónico Manly P. Hall, identifica claramente a Baphomet con la satánica Cabra de Mendes, probablemente la representación más conocida de Lucifer en el ocultismo, que afirma que probablemente la obtuvieron de los árabes. En 1308, la Inquisición acusó a la orden templaria de adorar una cabeza que tenía el poder de hacer fértil la tierra, Estas características de la cabeza concuerdan con la antigua adoración druídica de la cabeza cercenada, la cabeza de Bran el Bendito, un dios del poema galés Mabinogion. Baphomet es otro nombre para el dios de los brujos, que es también el dios de los templarios. Este dios es conocido asimismo como el “dios con Cuernos“, porque a menudo lo presentan con la apariencia de un venado, cabra o toro. Este dios es adorado hoy en todas las reuniones de brujos alrededor del mundo, y posiblemente sea uno de los ídolos más antiguos en la historia. Las pinturas en las cuevas de Ariége, Francia, muestran al hechicero o brujo con un disfraz con cuernos. Inclusive a Nimrod, dios y monarca de Mesopotamia, se le muestra a menudo usando un adorno con cuernos en la cabeza.

 

Y ahora atacamos el tema del satanismo y los sacrificios, que son parte importante de los rituales satánicos del Poder Oculto. Cuando estudiamos a diferentes pueblos a través de las generaciones, encontramos los mismos temas de sacrificios humanos. El Antiguo Testamento abunda en historias de sacrificio animal y humano. El mismo simbolismo puede ser visto en diversos textos antiguos en relación al horroroso sacrificio de niños. A través de los linajes del Poder Oculto, los antiguos rituales han sido mantenidos hasta la actualidad. Guerras, genocidios, y holocaustos son parte del ritual de sacrificio a los “dioses”. Los Thugs, una de las sociedades secretas antiguas en la red del Poder Oculto, que estaban ubicados en la India, asesinaban a sus víctimas de acuerdo con rituales dedicados a la diosa Kali, la shakti (o ‘energía’) del dios masculino Shiva, que era representada llevando una guirnalda de calaveras. En general, los hinduistas la consideran la Madre universal. Kali representa el aspecto destructor de la divinidad, siendo destructora de la maldad y de los demonios. Otra forma común del dios de los brujos Baphomet, en las Islas Británicas, es el “Hombre Verde“. Éste generalmente tiene una cabeza verde con sarmientos que salen de su boca y nunca tiene cuerpo. Las semejanzas son muy notables para que sean sólo coincidencias. Es importante recordar que el sacerdocio original de la Bretaña pagana fueron los druidas, y que casi mil años antes que aparecieran los templarios, ellos realizaban los llamados “colegios de bardos“, un tipo de seminario satánico, por toda Francia, Inglaterra y el Mediterráneo. Los rituales de magia negra y satanismo son la versión moderna de los rituales y los sacrificios humanos en la antigua Babilonia, cuando el Poder Oculto se infiltró en sociedades de los pueblos sumerios, fenicios, hititas, egipcios, cananitas y acadio, entre muchos otros alrededor del mundo.

Ha sido una ejecución continua, a través de la Historia, de los mismos rituales para las mismas deidades. El término satanismo sirve para describir un sistema de sacrificio y tortura ritual, que aún es efectuado actualmente, como pudo verse en la inauguración del túnel de San Gotardo, antes comentado. El satanismo es sólo otro nombre para la adoración de una fuerza muy destructora y negativa que ha recibido distintos nombres a lo largo de los siglos, tales como Nimrod, Baal, Moloc, Seth, Baphonet, el diablo, o Lucifer. Las redes satánicas, bajo los nombres de sus diversas deidades, fueron creadas por el Poder Oculto para servir a sus necesidades. Los antiguos relatos de los Observadores y sus vástagos, los Nefilim, incluyen referencias a sus actividades de bebida de sangre. El Poder Oculto sabe que la sangre contiene la energía de la fuerza vital. Beber sangre menstrual ha sido siempre una característica de los seres que están detrás del Poder Oculto, ya que aparentemente necesitan sangre para vivir en nuestra dimensión. Era conocido como el Fuego de Estrella, la esencia lunar femenina. El ciclo menstrual femenino es gobernado por los ciclos de la Luna y la sangre contiene esa energía. Sus ingredientes se supone que aseguran una vida larga. En India fue llamado soma y en Grecia era llamado ambrosía. De ello se dijo que era el néctar de los dioses bebedores de sangre. El cáliz o la copa del “Santo Grial” es también un símbolo del útero y de la libación de sangre menstrual, así como también es un símbolo del linaje de los dioses. La sangre menstrual fue suministrada a la élite de la línea real del Poder Oculto por sacerdotisas vírgenes y éste es el origen del término “Mujer Escarlata” o, para los griegos la “Mujer Sagrada“. La sangre menstrual es una razón de porque el color rojo es tan importante para los satanistas y es otra razón para el uso constante del color oro por parte de los linajes reales del Poder Oculto.

 

El oro es llamado el metal de los dioses, pero para los dioses anunnaki de las Tablillas Sumerias la sangre menstrual era el “oro de los dioses“. Los anunnaki sumerios y sus descendientes, muchos de ellos producto de cruces con seres humanos, bebían sangre porque contenía la fuerza vital de la persona y porque la necesitaban para existir en nuestra dimensión. El escritor y promotor de teorías de la conspiración, David Icke, sugiere que es desde otra dimensión, en concreto la cuarta dimensión inferior, desde la que el control y manipulación de los anunnaki estaría organizada. Sin comprender la naturaleza pluridimensional del universo, es imposible entender la manipulación de la Tierra por una fuerza no humana. La Creación consta de un número infinito de frecuencias o dimensiones de vida que comparten el mismo espacio, del mismo modo que las frecuencias de radio y televisión lo hacen. Nosotros estamos sintonizados al mundo tridimensional y, por lo tanto, esto es lo que percibimos como nuestra realidad. Aunque pueda parecer inverosímil, David Icke también explica que los anunnaki cambian su forma, entre humana y reptiloide, cuando beben sangre humana o comen carne humana, como en la antigua serie de televisión V – Invasión Extraterrestre. Icke afirma que sin beber sangre humana los anunnaki no podrían mantener la forma humana en nuestra dimensión. El satanismo está basado en la manipulación de la energía y la conciencia. Estos rituales crean un campo de energía y una frecuencia vibracional que conecta la conciencia de los participantes con los anunnaki y otras conciencias de la cuarta dimensión inferior. Éste es el campo dimensional, también conocido como el bajo astral, que resuena a la frecuencia de las emociones vibracionales más primarias, como el miedo, la culpa, el odio, etc. La negatividad se mueve principalmente en lo que se llama él “bajo astral”, que es la zona más densa del plano astral. Esta banda de frecuencia, es la que tiene que ver con las emociones y los pensamientos negativos. Es la zona donde mucha gente se desliza cuando sueña.

 

Dentro del astral hay diferentes niveles, relacionados con el inconsciente colectivo. En las viejas enseñanzas esotéricas, se animaba a las personas a realizar “viajes astrales”. Pero se recomienda especialmente evitar la búsqueda del bajo astral de la energía, pues resulta sumamente peligroso. Cuando un ritual enfoca estas emociones negativas, como el satanismo lo hace, se produce una conexión poderosa con la cuarta dimensión inferior. Estos rituales invariablemente tienen lugar en puntos de vórtice, puntos de alta energía en la Tierra. Hay un conjunto de líneas de fuerza magnética que rodean a todo el planeta Tierra. Coinciden con antiguos centros de las civilizaciones más antiguas, como las pirámides de Egipto o las Mayas y Aztecas. Los senderos del Dragón,  los caminos de la Serpiente o las líneas Ley son los distintos nombres con las que son conocidas, desde tiempos prehistóricos, unas misteriosas alineaciones de energía, que se localizan en vórtices magnéticos en la mayoría de los lugares sagrados del mundo, como los círculos de piedras o monumentos megalíticos, iglesias, cementerios. Habrían sido construidas con algún propósito desconocido por pueblos prehistóricos y modificadas por el tránsito acuífero de los subsuelos o de las grietas de terrenos que entran en fricción. Las formas de pensamiento negativo mantienen baja la frecuencia vibracional y afectan el pensamiento y la emoción humanos. Si fuésemos a un lugar donde tuviesen lugar rituales satánicos se sentiría la malignidad en la atmósfera. Cuando el campo energético de la Tierra más cerca está vibracionalmente de la cuarta dimensión inferior, más poder tienen los seres de esta dimensión sobre este mundo y sus habitantes.

 

Aquí quiero hacer mención a una intrigante película, Eyes Wide Shut, dirigida por Stanley Kubrick en 1999, y protagonizada por Tom Cruise y Nicole Kidman. Fue la obra póstuma, de Kubrick, ya que el director murió pocos días antes de poder acabar el montaje definitivo. Está basada en la novela Relato soñado, de Arthur Schnitzler, y su guión fue escrito por el mismo Kubrick y Frederic Raphael. En rigor, la traducción del título es “Ojos cerrados de par en par”, haciendo referencia a nuestra ceguera en ver la realidad que se esconde detrás de lo que nosotros consideramos la realidad. La película está llena de simbolismos, pero fundamentalmente es una velada denuncia a lo que sucede a espaldas de la humanidad, como los rituales satánicos masónico-Illuminati, realizados en ricas mansiones de la alta sociedad, donde se sacrifican incluso niños. Esta película fue la que rebasó el vaso con las denuncias que Kubrick venía haciendo y parece que la Élite consideró que lo mejor era eliminarlo de una manera discreta. Esto lo sabía el director y se lo adelantó a Nicole Kidman, según ella reveló al National Inquirer en 2002. El film fue censurado y muchas escenas retocadas, especialmente las de la orgía en la mansión. Incluso hubo dos versiones, una para Estados Unidos y otra para Europa.

 

El satanismo, desde el punto de vista del Poder Oculto, tiene la misión de controlar el campo magnético de la Tierra. Ello implica adorar y conectarse con los seres de otra dimensión, beber la fuerza vital de sus víctimas sacrificadas, y proveer energía para seres que parecen alimentarse de la emoción humana, especialmente del miedo. Estos sacrificios son para estos “dioses” y han estado ocurriendo durante miles de años. El sacrificio masivo de personas por parte de los aztecas en América Central, formaba parte de este ritual. Los rituales satánicos son más estables durante los eclipses y en estas épocas es cuando algunos pueblos nativos mantuvieron sus ceremonias más importantes, a fin de contactar con entidades de otras dimensiones. Los chamanes tribales lo sabían. Se cree que rituales satánicos y sacrificios humanos, especialmente de niños, son llevados a cabo a gran escala e involucran a algunos personajes importantes y poderosos de nuestro planeta.  Estos rituales y sacrificios humanos han sido siempre importantes en la “religión” del Poder Oculto desde tiempos antiguos. Y el Poder Oculto lleva a sus iniciados y mensajeros satánicos hasta los máximos puestos del poder político, económico, de negocios, militar, médico y de medios de comunicación, así como en posiciones influyentes en el mundo del espectáculo. Por lo tanto la proporción de satanistas en la cumbre de las instituciones es muy alta. El tema del sacrificio humano y animal puede ser fácilmente seguido desde el mundo antiguo a la actualidad. Pero gran parte de estos sacrificios fueron diseñados para apaciguar a “los dioses“, protegiendo las vidas de muchos más.

La cantante norteamericana Joan Báez canta una canción (Play Me Backwards), cuya letra retrata bastante bien en que consisten los rituales satánicos: “No tienes que reproducirme al revés, Para captar el significado de mi verso, No tienes que morir e ir al infierno, Para sentir la maldición del diablo. Bien pensaba que mi vida era una fotografía, Sobre la tarjeta de Navidad de la familia. Niños todos vestidos de botones y arcos, Y alineados en el jardín. ¿Eran los días de oro de la infancia, Tan líricos y cálidos?. O la imagen empezó a desvanecerse, En el día que nací. Que la noche comience, hay un estallido de piel, Y el torrente repentino de escarlata, Hay un niño pequeño montando en una cabeza de cabra, Y una niña pequeña que hace de la ramera. Hay un sacrificio en una iglesia vacía, De la dulce pequeña bebé Rosa, Y un hombre en una máscara de México, Está sacándome mis ropas. Los he visto encender las velas, Los he escuchado tocar el tambor, Y he gritado Mami, Mami, estoy frío como hielo, Y no tuve ningún lugar para correr. Así que estoy pagando por protección, Fumando fuera la verdad, Cazando recuerdos, Clavando la prueba. Me pararé ante tu altar, Y diré todo lo que sé, He venido a reclamar mi infancia, En la capilla de la bebé Rosa“.

 

En la llamada cuna de la civilización, el Norte de África y el Próximo Oriente, donde había dioses anunnaki, se efectuaban sacrificios humanos, particularmente de niños. Rituales similares eran habituales en China, Roma, África, Asia, Grecia, Sudamérica y México, donde los aztecas sacrificaban seres humanos a los “dioses“. Los antiguos escandinavos enterraban a niños vivos en un esfuerzo por parar pestes y apaciguar al gran dios del norte, Odín. Los dioses de las escuelas de misterios estaban invariablemente vinculadas al sacrificio humano. Y fueron estas mismas escuelas las que han traído, vía el Poder Oculto y las redes de satanismo, los rituales hasta la actualidad. Los incas de Perú sacrificaban a niños y el sacrificio humano fue practicado desde la más remota antigüedad en Europa. Un ritual druida consistía en enterrar a un niño bajo los cimientos de un nuevo edificio, o salpicar con la sangre del niño aquel lugar. El mismo ritual se puede encontrar en muchas partes del mundo. Los relatos romanos del historiador Tácito revelan cómo los druidas consideraban un deber cubrir sus altares con la sangre de sus cautivos. También afirmaba que consultaban a los dioses utilizando entrañas humanas. Las mismas historias pueden ser encontradas en Irlanda y Escocia. El mito irlandés dice que Irlanda fue primero poblada por un grupo de dioses llamados Formoré, que exigían a dos tercios de los niños nacidos todos los años. En la mitología de Irlanda eran los dioses de la Muerte, lo Oculto y de la Noche y tenían diversas formas: algunos con un ojo, un pie y una mano; otros tenían cabezas de animales, generalmente de cabra, aunque otros no, como Elatha, que era rubio y hermoso. Los fenicios y sus parientes, los cartagineses, sacrificaban seres humanos a una gran escala. Cuando Cartago estaba pasando apuros en la guerra contra Roma, 200 familias nobles sacrificaron a sus hijos a Baal, el dios del Sol fenicio.

 

Otro tema es el sacrificio del primer hijo varón. En algunas tribus originarias en Australia, la madre mataba al niño primogénito para asegurarse que podría tener más. El sacrificio del primogénito entre animales y humanos era muy común y es mencionado en el Antiguo Testamento. Excavaciones efectuadas en 1927 por Sir Leonard Woolley en el Cementerio Real  de Ur revelaron pruebas del sacrificio humano en tumbas de aproximadamente el 2800 a.C. Los Escitas, que llevaron muchos de los linajes y rituales arios hasta Europa, hicieron lo mismo. Evidencias del sacrificios humanos, especialmente de niños, puede ser encontrada entre todas las principales ubicaciones y pueblos, incluyendo el palacio de Cnosos, en Creta. El culto de la calavera, como parte del ritual, se ha repetido una y otra vez con los templarios, y con la sociedad secreta Skulls & Bones, en los Estados Unidos. Evidencias de rituales de sacrificios humanos también se han encontrado en la religión sintoísta en Japón y en la antigua China. Los textos del antiguo Egipto revelan muchas clases de sacrificios y torturas, que después se extendieron a otros lugares. Los egipcios habrían sacrificado a hombres pelirrojos sobre la tumba de Osiris, porque el rojo era el color relacionado con Seth, la versión egipcia de Satanás. Algunos rituales están detallados en el Libro Egipcio de los Muertos e incluyen el guardar corazones en un recipiente, como hacían los Aztecas. Los corazones eran puestos en balanzas para ser pesados para su juicio por la diosa Maat, símbolo de la Verdad, la Justicia y la Armonía cósmica. También era representada como hija de Ra en la mitología egipcia. Este es el significado real de la mujer con la corona del Sol que sostiene las Balanzas de la Justicia que podemos ver en los edificios de Tribunales de Justicia.

 

Los adoradores de Baal / Nimrod en Canaán, Babilonia y Fenicia, participaban en sacrificios humanos, canibalismo, y matanza de niños en nombre de Moloc. Baal o Moloc se identificaron con el dios romano Saturno o el Titán griego Cronos. De acuerdo con la leyenda griega, Cronos se comía a sus hijos tan rápido como nacían porque temía que lo derrocaran. Cronos eran el más poderoso de los Titanes, el nombre griego para los gigantes que resultaron del cruzamiento entre los dioses anunnaki y las “hijas de los hombres“. El mito griego se refirió simbólicamente a ellos como hijos de la unión entre el cielo (tal vez extraterrestres o de otra dimensión) y la Tierra (seres humanos). Cronos era el padre de Zeus, que sobrevivió porque su madre lo escondió de su marido. Zeus emprendió después una guerra victoriosa contra su padre y otros Titanes, y luego gobernó como el rey de los dioses sobre una dinastía en que se practicaba el sacrificio de niños. El satanismo se basa en la manipulación y el robo de la energía y la conciencia de otra persona. En las épocas antiguas lo llamaban “arrebatar el alma” o posesión. Aquellos que realmente comprenden el trasfondo de los rituales saben que lo que realmente importa es el efecto de los rituales, no tanto los rituales mismos. Son los medios para un fin, como el de robar o manipular la energía. El sexo es tan común en el ritual satánico porque en el momento del orgasmo se produce una energía que los satanistas y los seres dimensionales pueden capturar y absorber. La actividad sexual inspirada por amor resuena a una vibración mucho más alta. Pero el sexo durante un ritual o sacrificio satánico produce una energía en una frecuencia muy baja y, por tanto, la energía resuena a la frecuencia del bajo astral.

 

Las energías astrológicas generadas por el movimiento de los planetas y los ciclos del Sol y la Luna son también empleadas para aumentar el poder de los rituales. Así que hay días satánicos especiales para sus ceremonias más importantes. En estos días son sacrificadas personas, principalmente niños. Algunas de las fechas principales son el 21 o 22 de marzo, equinoccio de primavera, el 1 de mayo, noche de Walpurgis, el 21 o 22 de junio, solsticio de verano, etc. Pero estas fechas y fiestas no son satánicas en sí mismo. Son momentos en el ciclo planetario anual, cuando energías muy poderosas se están manifestando en la Tierra. Los rituales y las ceremonias, tanto de una naturaleza positiva como negativa, deben ser realizados en estas fechas. El ciclo produce la energía y los satanistas sólo aprovechan esa energía para sus propios propósitos. Otras fechas para el ritual satánico incluyen cada Luna llena, porque la energía reflejada del Sol está en su más poderoso nivel. Es remarcable la trascendencia para los satanistas del 1 de mayo, el día en que los Illuminati bávaros se constituyeron en 1776. También es el día de la celebración de la fiesta del trabajo. La Clavícula de Salomón es un libro de magia oculta que, según la leyenda, fue escrito por el rey Salomón. Estas obras antiguas suministran los fundamentos para los rituales. El núcleo interior de los caballeros templarios estaba involucrado en rituales de magia negra. Por ello los templarios fueron culpados de lo que hoy llamamos satanismo y de rechazar el cristianismo. Se dijo que veneraban a un demonio poderoso llamado Baphomet, un símbolo de magia negra, también conocido como la Cabra de Menes.

 

La razón de que Bélgica sea un centro del satanismo y tantas instituciones del Poder Oculto es que se creó Bélgica justo por esta razón en 1831 e impusieron una línea real de la élite, la Casa de Sajonia/Coburgo/ Gotha, el mismo linaje que la familia real británica. El trono de la Bélgica independiente fue entregado al príncipe alemán Leopoldo de Sajonia-Coburgo-Gotha, tío de la reina Victoria de Gran Bretaña, que se convirtió en Leopoldo I de Bélgica el 21 de julio de 1831. A través de su rama en Prusia, la Casa de Sajonia/Coburgo/ Gotha fueron partidarios de Adam Weishaupt, el fundador de los Illuminati bávaros. Se habla de misas negras en las que niños eran asesinados ante miembros ilustres de la sociedad belga. Un periódico belga informó que un ex miembro de la comisión de la Unión Europea estaba entre un grupo de jueces, políticos, abogados, y policías, que asistían a las orgías en un castillo belga. El grupo satánico detrás de los homicidios belgas se dice que se interconectaba con grupos similares en Holanda, Alemania, y América. En realidad sería parte de una red global que operaría en diversos países. El satanismo es dirigido como una corporación transnacional. Los rituales de magia negra se practican en todo el mundo. Uno de los centros globales del satanismo es un misterioso castillo en Bélgica. En su libro Linajes de los Illuminati, Fritz Springmeier menciona un castillo secreto ubicado cerca del pueblo de Muno, en Bélgica. Este castillo, según él, es un centro de las ciencias ocultas y en su interior hay una catedral con una cúpula con 1.000 luces. Este castillo también es conocido con el misterioso nombre de castillo de la Madre de la Oscuridad. El castillo está cerca a la frontera francesa y aproximadamente a 20 kilómetros de Luxemburgo. Está protegido de la vista por bosques espesos y los guardianes alejan a los curiosos. En esta catedral satánica está el trono de la suma sacerdotisa de la jerarquía superior, un puesto conocido como la Reina Madre. Todos los días, aparentemente, es sacrificado un niño en el sótano. Allí son realizadas ceremonias en honor a la diosa satánica conocida como Lilith, un demonio según la Cábala hebrea. Bélgica es también el hogar de la Unión Europea y de la OTAN.

 

En Escocia, un centro satánico importante está en el área del Lago Ness, cerca de Inverness. Aleister Crowley, el satanista más famoso del siglo XX, tenía una casa junto al Lago Ness y fue a esta área a la que fue para llevar a cabo algunos de sus rituales de magia negra más poderosos. Una formación rocosa cerca del lago llamada la Roca de las Maldiciones ha sido utilizada por magos negros durante cientos de años y Crowley particularmente estaba extrayendo la energía que emanaba de una montaña cercana conocida como Mealfuorvonie. El satanismo parece que fue una creación de los nefilim, los “ángeles caídos“. El poeta árabe Firdusi completó el Libro de los Reyes en el 1010 d.C. Escribe sobre un rey llamado Sam que se casó con una mujer hermosa que dio a luz a un bebé de apariencia espantosa. La descripción de las características del bebé es exactamente la misma que la los niños nacidos del cruce entre los dioses nefilim / anunnaki y mujeres humanas. Aquel niño era muy grande, de piel blanca, y cabello blanco como la nieve. Su nombre era Zal, un niño híbrido humano – nefilim. Y Zal era el hijo de Sam. Los asesinatos del Presidente Kennedy y la sospechosa muerte de la Princesa Diana también formaban parte de rituales satánicos, como veremos más adelante. Las redes satánicas controlan el sistema y por tanto aseguran que haya una alta proporción de satanistas en puestos del poder. Cuanto más alto se sube en la pirámide, más satanistas hay.

 

Ahora trataremos sobre las Sociedades Secretas, que son las que constituyen la estructura en que se apoya el Poder Oculto. Francis Bacon (1561-1626), Gran Maestre de los Rosacruces en Inglaterra, intervino directamente en la creación de la Masonería europea, y fue el “padre” de la ciencia moderna y la Royal Society, la sociedad científica más antigua del Reino Unido y una de las más antiguas de Europa. Aunque se suele considerar el año 1660 como el de su fundación, años antes ya existía un grupo de científicos que se reunía con cierta periodicidad. Varios científicos famosos estuvieron involucrados en su fundación o han participado en su historia. Entre otros, tenemos a: Charles Darwin, Robert Boyle, Robert Hooke, Gottfried Leibniz, Benjamin Franklin,  Michael Faraday, Sir Christopher Wren, Sir Isaac Newton, Stephen Hawking, Adam Smith, Sigmund Freud, Albert Einstein, Alan Turing, o Elon Musk. Los iniciados de la redes de sociedades secretas siempre han utilizado un lenguaje secreto o clave de comunicación, mediante la utilización de determinadas frases, palabras, gestos o símbolos. Tienen una verdadera obsesión por sus rituales y símbolos, que a su vez son un medio por el que pueden ser identificados. Uno de sus  símbolos más empleados son las antorchas encendidas, que son un símbolo del conocimiento y del Sol. Cuando un iniciado llega a cierto nivel en la pirámide se dice que es un “iluminado“.

 

Shiva es el dios de la creación y de la destrucción, que con su danza mantiene el ritmo sin fin del universo. Resulta muy curiosos que el CERN haya escogido precisamente como símbolo al dios hindú Shiva. La cruz, signo solar repleto de simbolismos y utilizado por todas las culturas de la Antigüedad, desde la cruz ansada egipcia hasta la Tau, o cruz en forma de T griega, pasando por la esvástica indoaria o la misma cruz en la que se supone fue clavado Jesús. En 1616, la Fama Fraternitatis, de Christian Rosenkreutz (nombre simbólico), acusa a los poderes establecidos poco menos que de prostituir la alquimia, convirtiéndola en materialista. El jesuita Adam Weishaupt elaboró, en compañía de Von Knigge, el llamado Rito de los Iluminados de Baviera, que constaba de trece grados de iniciación agrupados en una jerarquía de tres series sucesivas, a semejanza de los Jesuitas. El nombre de Adam Weishaupt se podía interpretar como «el primer hombre que lidera a aquellos que poseen la verdadera sabiduría». Los fundadores de los Illuminati utilizaban nombres simbólicos: Weishaupt era Espartacus, Goethe era Abaris, mientras que von Herder era Damasus. Se sabe que Weishaupt fue financiado por  Meyer Amschel Rothschild. Weishaup se había entrevistado con el enigmático conde de Cagliostro en la isla de Malta. El joven Weishaupt, fascinado por su personalidad y sus conocimientos, le pidió que le iniciara en los llamados Misterios de los Sabios de Memfis. «Cada hombre es su rey, cada hombre es soberano de sí mismo», decía el juramento del grado 13, el último de los Illuminati.

 

Napoleón había ingresado en la logia Hermes de Rito Egipcio. Siempre se rodeó de masones bajo influencia Illuminati. Pepe Botella, su hermano y rey en España, fue Gran Maestre masón. Paul Revere, uno de los héroes de la Revolución norteamericana, era uno de los masones de la logia Saint Andrews. «Novus Ordo Seclorum», del reverso del dólar, está relacionado con un concepto astrológico propio de la simbología iluminista: la nueva era de Acuario, que debe suceder a la era de Piscis, o era cristiana, abocada a desaparecer en el siglo XXI, tal vez en el 2026. En las sociedades de corte masónico, en sus rituales y simbolismos existe una clara influencia de la tradición cabalística judaica. Todos los miembros importantes de la Segunda Internacional, como Rosa Luxemburg, militaban en un grupo revolucionario conocido como Spartakus. Exactamente el mismo sobrenombre simbólico asumido por Adam Weishaupt, el fundador de los Iluminados de Baviera. La OTO (Orden del Templo del Oriente) había surgido a partir de los llamados Ritos de Memfis Misraím, y tenía diversos contactos con la Sociedad Rosacruz de Inglaterra. Según la historia oficial de la OTO, su orden poseía «la llave que abre todos los secretos tanto masónicos como herméticos; esto es, la enseñanza de la magia sexual, que hace comprensibles todos los secretos de la naturaleza, todo el simbolismo de la francmasonería y de todos los sistemas religiosos». En 1910, el célebre Aleister Crowley, uno de los principales brujos del siglo XX y «padre del satanismo contemporáneo» ingresó en OTO con el nombre de Frater Bafomet.  También fue iniciado en la Golden Dawn Order, uno de los referentes del ocultismo británico. Crowley fundó en Italia la Orden de Thelema, una sociedad de tintes satanistas. Crowley era conocido como la Bestia, 666.

Crowley ha sido una referencia constante en ambientes de la contracultura anglosajona contemporánea, como el ámbito musical, donde los Beatles, Rolling Stones, y otros, han reivindicado su figura y/o su mensaje a través de sus canciones. En Liber333 – El libro de las mentiras, Crowley hace referencia a una sentencia secreta de OTO: “bebed del Sacramento y pasáoslo los unos a los otros“. Este sacramento no era otra cosa que el semen vertido por el mago en la vagina de la sacerdotisa durante determinado ritual mágico, que después era recogido de los genitales femeninos y consumido por los asistentes. La OTO sigue viva, pero dividida en dos. Una americana y otra la española fundada por Gabriel López de Rojas, Frater Prometeo, filósofo y escritor nacido en Barcelona, que, entre otros títulos masónicos, ostenta el grado 33 del rito escocés antiguo y aceptado de la logia Albert Pike para «miembros de la orden Illuminati». Salomón Mayer Rothschild, judío y residente en Viena, tomó a su servicio a una joven doncella llamada María Anna Schiledgruber, con quién tuvo relaciones sexuales. Maria Anna se quedó embarazada del que fue padre de Hitler. Curiosamente más tarde  los Rothschild financiaron al partido nazi. Adolf Hitler fue una marioneta en manos de los Illuminati. Fue apoyado en su escalada hacia el poder, y aconsejado para actuar como lo hizo y desencadenar el segundo conflicto, tal como fue planteado en la correspondencia entre los illuminati Pike y Mazzini.

 

Giuseppe Mazzini y Albert Pike mantuvieron una extraña correspondencia, especialmente entre 1870 y 1871. Giuseppe Mazzini (1805 -1 872) era un francmasón de grado 33, carbonario, Gran Maestre Illuminati en 1834, fundador de la Mafia y promotor de la Reunificación Italiana. Albert Pike (1809 -1891) uno de los padres fundadores del Antiguo Rito Escocés de la Masonería; cabalista; era brillante intelectualmente y se graduó en Harvard; ejerció como General de Brigada del Ejército Confederado; fue masón de grado 33, uno de los líderes del Ku Klux Klan y Gran Maestre Illuminati. Albert Pike fue considerado como el líder masón más grande de su tiempo. Es muy interesantela frase de Albert Pike sobre la Masonería: “La verdad transcendental es demasiado importante para que sea conocida por todo el mundo. Los masones de grados inferiores simplemente tendrán el derecho a saber aquello que nosotros queramos comunicarles, y los grandes secretos estarán reservados para los grandes iniciados”. Albert Pike aseguraba a Mazzini y a sus otros compañeros, que tenía un “Espíritu Guía” que le iluminaba con sabiduría divina para conseguir un Gobierno Mundial. De hecho, según se decía en aquellos ambientes oscuros, Pike se comunicaba directamente con Satanás. El 15 de agosto de 1871, más de 40 años antes de la primera guerra mundial, Albert Pike escribió una carta confidencial a Giuseppe Mazzini, revelando cuál iba a ser la Agenda de los grandes eventos mundiales para la humanidad. Lo primero que describía era una 1ª Guerra Mundial: “Debe propiciarse para permitir a los Illuminati derrocar el poder de los Zares de Rusia y hacer de ese país una fortaleza del Ateísmo Comunista. Las divergencias causadas por los agentes de los Illuminati entre los Imperios Británico y Alemán se usarán para fomentar esta guerra. Al final de la guerra, el Comunismo se erigirá y usará para destruir a otros gobiernos y para debilitar a las religiones”.

 

Sobre una 2ª Guerra Mundial decía: “Debe fomentarse aprovechando las diferencias entre los Fascistas y los Sionistas políticos. Esta guerra debe realizarse para que el Nazismo sea destruido y el Sionismo político salga lo suficientemente fuerte como para crear un Estado soberano de Israel, en Palestina. Al mismo tiempo, durante la 2ª Guerra Mundial, el Comunismo Internacional debe hacerse suficientemente fuerte para contrarrestar a la Cristiandad, que entonces será constreñida y controlada hasta el tiempo que la necesitemos para el cataclismo social final”. Y sobre una hipotética  3ª Guerra Mundial dice: “Se fomentará aprovechando las diferencias causadas por los agentes de los Illiminati entre los Sionistas políticos y los líderes del Mundo Islámico. La guerra debe conducirse de un modo que el Islam y el Sionismo político se destruyan mutuamente. Mientras tanto, las otras naciones, una vez más, divididas sobre este asunto, se verán obligadas a luchar hasta el punto de la completa extenuación física, moral, espiritual y económica. Desataremos a los Nihilistas y a los ateístas, y provocaremos un cataclismo social formidable que en todo su horror mostrará claramente a las naciones el efecto del ateísmo absoluto, origen de la crueldad y de los disturbios más sangrientos. Entonces, en todas partes, los ciudadanos, obligados a defenderse contra la minoría mundial de revolucionarios, exterminarán a esos destructores de la civilización, y la multitud, desilusionada con la Cristiandad, cuyos espíritus deístas estarán desde ese momento sin brújula ni dirección, ansiosos por un ideal, pero sin saber dónde dirigir su adoración, recibirán la verdadera luz a través de la manifestación universal de la doctrina pura de Lucifer, sacada finalmente a la vista pública. Esta manifestación resultará a partir del movimiento reaccionario general que seguirá a la destrucción de la Cristiandad y el ateísmo, ambos conquistados y exterminados al mismo tiempo”.

 

Parece evidente que la persecución contra los judíos estaba prediseñada a fin de utilizarla posteriormente para la creación del Estado de Israel. Después, los Illuminati dejaron caer a Hitler como hicieron con Napoleón. Los Illuminati advertían a todos los futuros colaboradores de sus planes sobre el destino que les aguardaba si algún día se les ocurría traicionarlos. Richard Wagner fue el adalid musical del nacionalismo alemán. Hitler admiraba a Wagner. Después de asistir a la ópera wagneriana Rienzi, Hitler habló de una extraña «misión que los seres humanos normales no comprenderían», a la que tendría que dedicar su vida porque así se lo habían encargado «los Poderes Superiores» que se le habían manifestado a través de la música de Wagner. La Sociedad Thule fue creada por el barón Rudolf von Sebottendorf y considerada una filial de la Orden de los Germanos. Von Sebottendorf aseguraba haber entrado en contacto con iniciados drusos que recibían sus enseñanzas directamente del Rey del Mundo, quien dirigía los destinos de la humanidad desde la ciudad oculta de Shambala. La Sociedad Thule, a la que pertenecían los jerarcas nazis, mantuvo vínculos con la Golden Dawn y con la OTO, Dietrich Eckart, que introdujo a Hitler en la Sociedad Thule, dijo: «Le hemos dado [a Hitler] los medios para comunicarse con “ellos”». Ese enigmático «ellos» podía referirse a los Superiores Desconocidos de la tradición secreta y/o a los Illuminati. Vinculada con la Thule, aparece también la Sociedad del Vril o Logia Luminosa. El Vril era una forma de llamar a la energía universal, el equivalente del Chi de los chinos, la Mente para los hermetistas, la Materia Oscura de la ciencia moderna. Y el Sol estaba considerado como su principal fuente de energía para los seres humanos.

 

Himmler escogió un grupo, la Orden Negra, de 12 hombres entre sus mejores oficiales de las SS, en torno a una mesa redonda de roble macizo, como Arturo y los caballeros de la Mesa Redonda. Y parece que lo mismo se hace en los círculos interiores de la CIA. Las urnas con las cenizas de los que muriesen debían colocarse en uno de los doce zócalos de piedra, uno por cada caballero. En relación al Sol Negro, las teorías geológicas y astronómicas de los científicos nazis aseguraban que la Tierra, como el resto de los cuerpos cósmicos, es en realidad un planeta hueco, a cuyo interior se podría acceder en las condiciones adecuadas. En lugar de un núcleo central, se creía que existía un sol interior, o «negro», en contraposición con el Sol exterior. Pedro Arrupe, que fue superior general de la Compañía de Jesús, los Jesuitas, dijo en 1966: «Esta sociedad [los Illuminati] carente de Dios, actúa de un modo extremadamente eficiente…. Sigue una estrategia perfectamente planeada. Tiene influencia casi completa en las organizaciones internacionales, círculos financieros y en el terreno de las comunicaciones de masas, prensa, cine, radio y televisión». Varios autores creen que hace tiempo que los representantes de los Iluminados de Baviera consiguieron su viejo anhelo de infiltrarse en la Santa Sede. Trece días antes de la muerte (supuestamente asesinato) de Juan Pablo I, la revista italiana Op publicó una lista que incluía nada menos que 121 nombres de prelados vaticanos afiliados, según la investigación periodística, a la masonería. Licio Gelli fue gran maestre de la logia masónica P2 o Propaganda Due. Había sido fundada en 1966 a instancias del gran maestre del Oriente de Italia, Giordano Gamberini, y sus planes de fondo eran similares a los de los Illuminati. Silvio Berlusconi, que fue jefe del gobierno italiano, perteneció a Propaganda Due.

 

En 1952 se firmó una alianza cuando «por primera vez en la historia se unieron las Familias Negras, la parte de la nobleza europea habitual practicante del espiritismo y de otras actividades místico religiosas “políticamente incorrectas”, los Illuminati, el Vaticano y los masones, todos trabajan ahora juntos para traer el nuevo orden mundial». Durante el Congreso Eucarístico de Filadelfia de 1976, justo en el 200 aniversario de la fundación de los Iluminados de Baviera, un gran triángulo con un ojo en su interior presidió las reuniones de los fieles. Una reproducción de esta imagen apareció en una serie de sellos emitida por el Vaticano en 1978. El primer Papa que parece «se rindió» a los Illuminati fue Pablo VI. El 4 de octubre de 1965 pronunció un discurso en las Naciones Unidas. Después se fue al salón de Meditación de la ONU, donde, en secreto, realizó «un ritual ocultista de iniciación» cuya validez quedó rubricada por la posterior construcción en Washington del llamado Templo del Entendimiento, provisto también de un triángulo con el ojo correspondiente, y en el que se representa a las seis creencias más extendidas del mundo: hinduismo, budismo, confucianismo, judaísmo, cristianismo e islamismo. Pablo VI fue el primer Pontífice que empezó a utilizar un «símbolo siniestro, utilizado por los satanistas en el siglo VI. […] Éste era una cruz torcida o partida, en la que se exhibe una figura repulsiva y distorsionada de Cristo, de la cual los practicantes de la magia negra […] habían hecho uso». En el último tomo de las memorias de Karol Wojtyla, titulado ¡Levantaos, vamos!, una inquietante fotografía nos muestra al Papa detrás de esa «cruz torcida» mientras mira a la cámara con un solo ojo. En1976  circulaba una lista de altos jerarcas eclesiásticos que habían sido iniciados en varias sociedades secretas, casi todas ellas logias masónicas. El 14 de agosto de 2004, Juan Pablo II visitó Lourdes. Dijo: «La Iglesia católica desea ofrecer a la sociedad su específica contribución en la edificación de un mundo en el que los grandes ideales de libertad, igualdad y fraternidad puedan constituir la base de la vida en la búsqueda y en la promoción incansable del bien común». Por primera vez en la historia del Vaticano, un Papa se atrevía a reclamar como propios los ideales masónicos, los ideales de los Illuminati..

 

Prácticamente todos los que han logrado ocupar la Casa Blanca, tras ganar unas elecciones en un año cuya cifra termina en cero y un decenio par, han muerto en el ejercicio del cargo. Aparte de ser una advertencia por apartarse de los objetivos, algunos autores piensan que se trata de un tipo de rito de los Illuminati, en forma de sacrificio humano. Si estiramos los ángulos del Pentágono veremos cómo aparece una estrella de cinco puntas, disimulada en su forma geométrica actual. Una punta hacia abajo, dos arriba y dos a los lados, es el símbolo del Diablo representado por un macho cabrío.  El Apocalipsis de San Juan describe al enviado de Lucifer como el portador del 666, y tenemos varios ejemplos de utilización de este símbolo: el rascacielos Tishman, en la Quinta avenida de Nueva York hasta 1992, tenía un 666 gigante; hay 666 rombos en la pirámide del Louvre; el presidente norteamericano Jimmy Carter ordenó que todos los vehículos de las fuerzas de seguridad de la Casa Blanca utilizaran como prefijo de sus matrículas el 666; el número de operador telefónico para llamar desde Israel al extranjero es el 666; las nuevas tarjetas de crédito de Estados Unidos contienen el 666; el 666 es el número de código del Banco Mundial; el logotipo de Windows incluye tres filas de seis cuadrados negros. Por otro lado, tenemos que el logo inicial de Windows 2007 tiene una cabeza de res esquematizada como una gran V roja con cuernos, sobre un fondo dorado, de cuyo interior parecen irradiar unos rayos luminosos. Dando la vuelta al logo aparece la pirámide illuminati. El software de seguridad Windows, de nombre Paladión, representa la estatua griega de Palas Atenea, diosa del conocimiento y la sabiduría de la Antigüedad, cuyo símbolo era un búho, como el del Bohemians Club. Vemos la pirámide illuminati en el logotipo de uno de los mayores colosos de la industria del ocio y el entretenimiento, la empresa AOL Time Warner.

 

La Biblia está escrita en el código esotérico de las escuelas de misterios. La literatura árabe también fue compilada por y para iniciados de los misterios y también encontramos los mismos códigos. Un tema común en todas las tradiciones de las escuelas de misterios es el número 12, que se refleja en 12 discípulos, caballeros o seguidores rodeando una deidad. Tenemos los 12 mes del año, las casas del zodíaco a través de las que se desplaza simbólicamente el Sol, simbolizado como el número 13. Estos son los sagrados “12 y uno” como algunas personas lo describen. Tenemos los 12 dioses del Olimpo, los 12 dioses sumerios, las 12 tribus de Israel, los 12 príncipes de Ismael, los 12 discípulos o seguidores de Jesús, Buda, Osiris y Quetzalcoatl, el Rey Arturo y los 12 caballeros de la Mesa Redonda, etc… También tenemos Isis o Semíramis, con una corona de 12 estrellas en el Apocalipsis. La Unión Europea tiene un círculo de 12 estrellas como su símbolo. El número de estados en América en la época de la independencia, 13, tampoco fue coincidencia. Trece, el sagrado doce y uno, es un antiguo número místico. Sobre los dos lados del Gran Sello pueden verse 13 estrellas sobre la cabeza del águila. Curiosamente el lema “E Pluribus Unum” tiene 13 letras, al igual que “Annuit Coeptis”. También vemos que el águila sujeta 13 hojas con 13 bayas en su garra derecha y 13 flechas en la izquierda. El numero 3 representa el principio universal de la alquimia, así como las triadas de dioses; también tenemos los 3 Reyes Magos, entre muchos ejemplos . El número 4 representaría los 4 secretos de la esfinge, y lo podemos ver en los 4 Jinetes de la Apocalipsis, los 4 signos cardinales, o los 4 Evangelistas, entre muchos ejemplos.

 

Hay 72 piedras en la pirámide del Gran Sello, organizada en 13 hileras. 72 es otro número místico relacionado con la Precesión de Equinoccios, debido al bamboleo de la Tierra, como una peonza, cuando la alineación del Norte de la Tierra con el zodiaco cósmico se mueve 1º. La comprensión de esta Precesión de Equinoccios dio lugar a muchos mitos y leyendas en la historia de la Humanidad. De ahí vienen la Edad del Toro, referida a Tauro; la Edad del Carnero, referida a Aries; la Edad del Pez, referida a Piscis, y así sucesivamente. En referencia a este número 72, muchas civilizaciones en la Tierra eran conscientes de este ciclo natural de la Tierra y lo incorporaron en sus cosmologías y conceptos del Tiempo de distintas maneras. Todos consideraron el Ciclo Precesional como involucrando nada menos que el proceso cósmico de la evolución de la vida. Estamos hablando de números y geometría sagrados. Las proporciones de las estatuas egipcias, ya sea grandes o pequeñas, eran múltiplos o submúltiplos de 12 o 6. El 33 es considerado un número que apunta a la expansión de la conciencia y, en última instancia, a la iluminación. Según la Biblia, 33 es la edad que tenia Cristo al morir. 33 es la cantidad de vértebras humanas. 33 es el grado mayor de la masonería. Las 3 partes de la Divina Comedia de Dante (Infierno, Purgatorio y Paraíso) están compuestas de 33 cantos cada una. El rey David reinó en Jerusalén por 33 años.

 

Los números 7 y 40 son también números de código en la Biblia, así como en los misterios. En la Biblia tenemos 7 espíritus de Dios, las 7 iglesias de Asia, 7 candelabros dorados, 7 estrellas, 7 lámparas del fuego, 7 sellos, 7 trompetas, 7 ángeles, 7 truenos y el dragón rojo en el Apocalipsis, con 7 cabezas y 7 coronas.  La historia de Jericó tiene a Josué marchando con su ejército alrededor de la ciudad durante 7 días, acompañado por 7 sacerdotes que llevan 7 trompetas. En el 7º día rodearon Jericó 7 veces y las paredes se desplomaron. En la historia de Noé, 7 pares de cada animal entran en el arca y 7 pares de cada tipo de pájaro. Hay 7 días entre la predicción del diluvio y el propio Diluvio, y 7 días entre el envío de las palomas. Luego está el número 40. Adán entra en el paraíso cuando tiene 40 años; Eva sigue 40 años después; durante el Diluvio llueve durante 40 días y 40 noches; Set es llevado por ángeles cuando tiene 40 años y no es visto durante 40 días; Moisés tiene 40 cuando va a Madián y se queda durante 40 años; José tiene 40 años cuando Jacob llega a Egipto; Jesús entra en el desierto durante 40 días. Los números representan poderosas frecuencias vibracionales. Cada frecuencia resuena a cierto número, color y sonido.

Tal como ya hemos dicho antes, un conjunto de linajes entrecruzados pueden ser rastreados hasta el antiguo Medio y Próximo Oriente. Surgieron desde allí para convertirse en las realezas, la aristocracia y el sacerdocio de Europa, antes de extender su poder alrededor del mundo. Se sabe que 33 Presidentes de los Estados Unidos han estado genéticamente relacionados con dos reyes: el Rey Alfredo el Grande de Inglaterra y Carlomagno, el monarca de Francia del siglo IX. El Programa del Poder Oculto se ha estado desplegando durante miles de años hasta su punto actual, tal vez cerca de la terminación, porque la humanidad está entregando su mente y su responsabilidad. Unos pocos parece que están manipulando ahora el planeta entero debido a la globalización de la empresa, la banca, las comunicaciones, ….. El Poder Oculto tiene una estrategia: Problema – Reacción – Solución. Se trata de crear un problema, animar a la reacción “Algo debe hacerse“, y luego ofrecer la solución. Ello se resume en el lema francmasón “Ordo Ab Chao” – orden a partir del caos. La conspiración consiste en manipular personas y eventos para asegurar que el Programa sea introducido. Estas conspiraciones toman tres formas principales: 1) conspirar para eliminar personas y organizaciones que son una amenaza para el Programa; 2) conspirar para poner a personas elegidas en puestos de poder que ayudarán a cumplir el Programa; 3) conspirar para causar los eventos que harán a la gente exigir que el Programa sea introducido a través de Problema – Reacción – Solución. Todos estos eventos, aparentemente aislados, y las manipulaciones son distintos aspectos de la misma conspiración para introducir el mismo Programa.

 

Un aspecto crucial ha sido crear una red de escuelas de misterios y sociedades secretas para introducir su Programa encubiertamente mientras, al mismo tiempo, crean instituciones como las religiones para encarcelar mental y emocionalmente a las masas y ponerlas en guerra entre sí. Las estructuras de las instituciones actuales, como gobierno, banca, empresas, ejército y medios de comunicación, fueron creadas por el Poder Oculto desde el comienzo. Su Programa es, en verdad, un Programa de muchos milenios. Es el desarrollo de un plan, paso a paso, para el control centralizado del planeta. Algunos de estos linajes pueden nombrarse: La Casa británica de Windsor es uno de ellos, como los Rothschild, la realeza y aristocracia europeas, los Rockefeller, y el llamado Establishment del Este de los Estados Unidos que produce a los presidentes, líderes comerciales, banqueros y administradores estadounidenses. Pero en la cima de la pirámide hay el ojo que todo lo ve. El conciliábulo que controla la raza humana opera desde las sombras, fuera del dominio público. Probablemente tendríamos que remontarnos cientos de miles de años para encontrar el punto de partida de esta historia de manipulación humana y de las líneas de linajes que organizan el Programa. Sólo tenemos que considerar las estructuras asombrosas que abundaban en el mundo antiguo para ver que una raza avanzada existió antiguamente. En Baalbek, al noreste de Beirut en el Líbano, tres bloques grandes de piedra, pesando 800 y 1000 toneladas cada una, fueron movidos al menos 536 metros y colocados a gran altura hace miles de años. Nazca, Baalbek, la gran pirámide en Giza y otras creaciones asombrosas fueron construidas con gran precisión y escala por una raza avanzada que, en tiempos antiguos, vivía entre una población más primitiva.

 

Esta raza es descrita como “los dioses” en los textos del Antiguo Testamento y otras obras y tradiciones orales de la antigüedad. Cuando la palabra “Dios” se usa en el Antiguo Testamento se refiere a dioses, en plural: Elohim y Adonai. Hay leyendas interminables por todo el mundo de un tiempo al que llaman la Era Dorada, que fue destruida por un cataclismo y se produjo la “caída del Hombre“. El poeta griego antiguo, Hesíodo, explica esta Edad de Oro. En efecto, el término Edad de Oro proviene de la mitología griega y fue recogido por primera vez por el poeta griego Hesíodo. Se refiere a la etapa inicial de las edades del hombre en la que vivió en un estado ideal o utopía, cuando la humanidad era pura e inmortal. En las obras literarias, la edad de oro usualmente acaba con un acontecimiento devastador, que trae consigo la caída del hombre. Los relatos más exhaustivos de una raza avanzada están contenidos en decenas de miles de tablillas de arcilla (Tablillas Sumerias) encontradas en 1850 por Sir Austen Henry Layard, cuando excavó el sitio de Nínive, la antigua capital de Asiria. Los textos dicen que la civilización sumeria, de la que muchos rasgos de la sociedad moderna derivan, fue un “obsequio de los dioses“. No dioses míticos, sino físicos que vivían entre ellos. El texto antiguo conocido como el Libro de Enoc también llama a los dioses “Los Observadores“, como hicieron los egipcios. El nombre egipcio para sus dioses, los Neteru, se traduce literalmente como Observadores y ellos dijeron que sus dioses vinieron en botes celestiales. Según Zecharia Sitchin, las Tablillas describen cómo los anunnaki sumerios vinieron desde un planeta llamado Nibiru, que él cree que tiene una órbita elíptica de 3.600 años que lo lleva entre Júpiter y Marte y luego afuera al espacio lejano más allá de Plutón. Las Tablillas retratan el sistema solar con los planetas en sus posiciones, órbitas y tamaños relativos correctos, y su exactitud sólo ha sido confirmada en los pasados 150 años.

 

Lo más impresionante de las Tablillas Sumerias es la manera en que describen la creación del Homo Sapiens. Hubo una repentina y misteriosa mejora de los humanos hace alrededor de 200.000 años. Repentinamente el Homo Erectus se convirtió en el Homo Sapiens, el Adán bíblico. Hace aproximadamente 35.000 años vino otra mejora repentina y el surgimiento del Homo Sapiens Sapiens, la forma física actual. Las Tablillas Sumerias nombran a las dos personas involucradas en la creación de nueva raza humana. Eran el “dios” Enki, el Señor de la Tierra, y la “diosa” Ninkharsag, la Dama de la Vida. Ninkharsag es simbolizada por una herramienta usada para cortar el cordón umbilical. Tiene forma de una herradura y fue usada en tiempos antiguos. También se volvió la Diosa Madre de diversas religiones bajo nombres como Reina Semíramis, Isis, Barati, Diana, María y muchos otros. Enlil era el jefe de los anunnaki y Enki era su medio hermano. Después se harían grandes rivales por el control final del planeta. Enki, el primogénito de Anu, estaba subordinado a Enlil debido a la obsesión de los anunnaki con la pureza genética. Según las Tablillas, Enki y Ninkharsag tuvieron muchos fracasos cuando buscaban las hibridaciones genéticas correctas. La historia de Frankenstein, el hombre creado en un laboratorio, podría ser simbólica de estos eventos. Fue escrita por Mary Shelley, la esposa del famoso poeta. Él y ella eran altos iniciados de la red de sociedades secretas. El Génesis y el Éxodo fueron escritos por la clase sacerdotal hebrea, los Levitas, después de que fueron llevados a Babilonia alrededor del 586 a.C. Babilonia estaba en las antiguas tierras de Sumeria y, por tanto, los babilonios y los levitas conocían las historias y relatos sumerios. Los sumerios hablaron del Edén y el Génesis hablan del Jardín del Edén, que era un centro para los dioses, los anunnaki.

 

Las Tablillas Sumerias hablan del rey Sargon siendo encontrado como un bebé flotando en una canasta sobre el río y criado por una familia real. El Éxodo habla de Moisés siendo encontrado como un bebé que flotaba en una canasta sobre el río por una princesa real y cómo fue criado por la familia real egipcia. El Génesis dice que “Dios” (los dioses) creó al primer hombre, Adán, a partir de arcilla y luego usó una costilla de Adán para crear a Eva, la primera mujer. Zecharia Sitchin señala que la palabra hebrea tit  para referirse a la arcillase deriva del término sumerio TI.IT, que significa “lo que es con vida” (las células). Según las Tablillas, el óvulo humano para la creación del Adán vino de una mujer en África, y los hallazgos de fósiles e investigación antropológica moderna indican que el Homo Sapiens efectivamente salió de África, de una única mujer, hace entre 150.000 y 300.000 años. Las Tablillas describen cómo Enki dio a los humanos la habilidad de procrear y esto resultó en una explosión en la población humana que amenazó a los anunnaki, que nunca fueron numerosos. Las facciones de Enlil y Enki lucharon por el control. Los Vedas confirmaron que había muchos relatos de “dioses” que iban a la guerra entre sí por la supremacía. Los relatos sumerios describen cómo los hijos de los “dioses” anunnaki estaban involucrados en estas guerras. Éstos eran los descendientes de Enki y Enlil. Una batalla en la que parecían haber estado involucrados fue la destrucción bíblica de Sodoma y Gomorra.

 

En todo el mundo encontramos antiguas historias de una Gran Inundación (Diluvio) y las Tablillas Sumerias no son diferentes. Una gran catástrofe fue infligida sobre la Tierra aproximadamente el 10.500 a.C. La Atlántida fue descrita por Platón (427 – 347 a. C.), el filósofo griego y alto iniciado de la red de sociedades secretas – escuelas de misterios. Una teoría que me parece bastante creíble es la que habla de un cuerpo planetario inmenso, tal vez el que ahora conocemos como Júpiter, aunque podría ser otro planeta desconocido, que se precipitó en nuestro sistema solar. Este cuerpo chocó con un planeta que giraba entre los actuales Júpiter y Marte. Los restos de este planeta se convirtieron en el cinturón de asteroides y parte de este cuerpo se separó para convertirse en lo que ahora llamamos Venus. Cuando Venus, entonces un trozo inmenso de materia, fue proyectado en el espacio, destruyó la atmósfera, el agua de la superficie y la vida de Marte antes de que fuera atrapado por el campo gravitacional de la Tierra. Venus hizo algunas órbitas de la Tierra antes de que su velocidad lo llevara a su posición actual en el sistema solar. Es curioso que los registros mesopotámicos y centroamericanos más antiguos no incluyen a Venus en sus recuentos planetarios. El hielo habría sido proyectado de la superficie de Venus hacia la Tierra. También, cuando entró en el llamado cinturón de Van Allen, que absorbe gran parte de la radiación peligrosa del Sol, el hielo habría sido ionizado – magnetizado – y por lo tanto atraído hacia los polos magnéticos de la Tierra. Miles de millones de toneladas de hielo, enfriado a – 273 grados centígrados, se habrían posado en las regiones polares, congelando como un rayo todo en poco más de un instante. Esto explicaría el misterio de los mamuts encontrados congelados instantáneamente en Siberia. Regiones templadas fueron congeladas en un momento.

 

Las presiones creadas por las órbitas de Venus alrededor de la Tierra habrían producido un maremoto de 3.050 metros de altura en los océanos y esto otra vez concuerda con las pruebas que la agricultura empezó a altitudes a partir de 3050 metros, así como las líneas de fósiles marinos en altas alturas en los Andes e Himalayas . Platón dijo que la agricultura comenzó en elevaciones altas después de que una inundación gigantesca cubrió todas las tierras bajas. El botánico Nikolai Ivanovitch Vavilov estudió más de 50.000 plantas salvajes coleccionadas alrededor del mundo y descubrió que se originaron en sólo ocho áreas diferentes – todas ellas terreno de montaña. El maremoto habría causado presiones sobre la superficie terrestre de 310 kg/cm2, creando nuevas cordilleras, y fosilizando todo en unas horas. Cuando las aguas de la inundación bajaron después del cataclismo de Venus los sobrevivientes bajaron de las montañas y subieron desde dentro de la Tierra. Esto fue cuando Sumeria, Egipto y la civilización en el valle del Indo súbitamente aparecieron. Babilonia fue una de las primeras ciudades de la era post- inundación. Fue aquí que se formaron las escuelas de misterios y sociedades secretas que iban a abarcar el mundo en los miles de años en que siguieron.

 

El fundador de Babilonia, de acuerdo con textos antiguos y la leyenda, fue Nimrod que reinaba con su esposa, la Reina Semíramis. Nimrod fue descrito como un “tirano muy poderoso” y uno de los “gigantes“. Es descrito como hijo de Cush, nieto de Cam, bisnieto de Noé; y como “el primero que llegó a ser poderoso en la tierra” y un “poderoso cazador en oposición a Yahwé“. Nimrod se dice que fue el fundador del primer reino formado después del Diluvio universal y, por ende, el primer rey que existió en nuestra Historia. Nimrod y Semíramis eran de los linajes que también se hicieron conocidos como Titanes. Esta raza de “gigantes” o “Titanes” se decía que habían sido descendientes de Noé, el bebé descrito en el Libro de Enoc como ser un híbrido Observador – humano con piel sumamente blanca. Nimrod fue simbolizado como un pez y la Reina Semíramis como un pez y una paloma. Semíramis es probable que sea simbólica de Ninkharsag. Nimrod era el dios-pez Dagon que fue retratado como mitad hombre, mitad pez. Semíramis fue retratada como una paloma que sostenía una rama de olivo. Un pez y una paloma son dos símbolos todavía ampliamente usados en los rituales religiosos. La paloma está sobre muchos de los cetros de monarcas británicos, organización de del Poder Oculto en que las palomas simbolizan a la Reina Semíramis. La paloma para ellos no sería un símbolo de paz, sino de muerte y destrucción. La flor de lis, común a las realezas, es un símbolo de la trinidad babilónica del rey Nimrod, la reina Semíramis y de su hijo Tammuz. Semíramis fue llamada la Reina del Cielo, la Madre de los Dioses, y a veces conocida como la Gran Madre Tierra (Ninkharsag). También era venerada bajo el nombre de Astarte “la mujer que hizo torres” y esto podría referirse a la Torre de Babel (Babilonia) que se dice que Nimrod había construido.

 

Los linajes de la realeza europea vinieron de linajes de Babilonia y la corona evolucionó a partir del casco con cuernos usado por Nimrod. Los cuernos simbolizaban la autoridad del monarca y después se volvieron una diadema de metal con tres cuernos, simbolizando el poder real con autoridad divina. La jerarquía “real” Draco, los blancos albinos alados, se dice que tienen cuernos y éste es el origen verdadero de los tocados con cuernos de la realeza antigua. La representación clásica del diablo también tiene cuernos como Draco. A Nimrod le fue dado el título de Baal (el Señor) y Semíramis era Baalti (la Señora). Tammuz, hijo de Semíramis, se dijo que había sido crucificado con un cordero a sus pies y puesto en una cueva. Cuando la roca fue apartada de la entrada de la cueva tres días después, su cuerpo había desaparecido. Nimrod – Semíramis – Tammuz se convirtieron en Osiris – Isis – Horus de los egipcios, con su equivalente en India, Asia, China y otras partes. Mucho después sería José, María y Jesús. Los mitos y el simbolismo babilónicos suministraron los fundamentos para todas las religiones más importantes, especialmente el Cristianismo. La Iglesia Católica Romana fue una creación del Poder Oculto y el Papa todavía usa una mitra formada como una cabeza de pez para simbolizar a Nimrod. Éste es también el significado del Anillo del Pescador papal. El Trono de San Pedro en el Vaticano está decorado por doce láminas retratando las doce labores de Hércules. Hércules era otro nombre para Nimrod antes de volverse una deidad de los griegos. En 1825, El Papa León XII autorizó la producción de una medalla de jubileo y retrataba a una mujer que era evidente simbolismo de la Reina Semíramis. Tenía un crucifijo en su mano izquierda, una taza en su derecha y sobre su cabeza había una corona de siete rayos como la de la Estatua de la Libertad, otra representación de Semíramis que fue dada a Nueva York por francmasones franceses.

 

Nimrod era también Eannus, el dios con dos caras, que fue después conocido por los romanos como Jano. Eannus tenía las llaves de las puertas del cielo y era el único intermediario entre Dios y la humanidad. El águila masónica con dos cabezas que miran a la izquierda y a la derecha, el este y oeste, es simbólica de Nimrod en el papel de Eannus, y el águila es simbólica de los Draco alados. El título Católico Romano de cardenal viene de la palabra “cardo” que significa bisagra y se relaciona con el papel de Nimrod como guardián de la puerta del cielo. El Sumo Sacerdote Babilónico, que instruía a los iniciados del círculo interno, era conocido como Pedro, significando el “Gran Intérprete“. El día de fiesta del San Pedro cristiano era celebrado tradicionalmente en el día en que el Sol entraba en la casa astrológica de Acuario, el mismo día que Eannus y Jano fueron honrados. El sacrificio humano, tal como hemos descrito antes,  era fundamental para la religión de Babilonia y dondequiera que el Poder Oculto y sus linajes se han desplazado, el sacrificio humano ha ido siempre con ellos porque requieren estos rituales. A los sacerdotes babilónicos les era exigido comer algunas de sus ofertas de sacrificio y por tanto la palabra para sacerdote, Cahna – Bal, se volvió el término para comer carne humana, caníbal. Moloc, el nombre de un dios reptil alado, era otro nombre para Nimrod – Tammuz. Puede verse el simbolismo de Tammuz – Moloc  en los rituales de quemar a niños vivos en honor de esta deidad que, sorprendentemente, todavía continúan hoy.

El ritual de Beltane, después realizado en Gran Bretaña por los druidas en el Primero de Mayo, involucraba la quema de niños en la barriga de una inmensa efigie de mimbre de un hombre. Esto fue heredado de los babilonios cuando el Poder Oculto se expandió a través de Europa. La Fiesta de Tammuz era en 23 de Junio (actual verbena de San Juan) y celebraba su ascensión del inframundo. Cuando fue resucitado, Tammuz fue conocido como Oannes, el dios pez, y Oannes es una versión del nombre Juan. Por esta razón, Juan ha sido usado como un símbolo para Tammuz – Nimrod en personajes simbólicos como Juan el Bautista. Otra deidad extensamente usada en el satanismo para el sacrificio de niños es Cronos, el rey de los Titanes en la leyenda griega. Era conocido como el constructor de torres y es otra versión de Nimrod, el constructor de la Torre de Babel bíblica. Siguiendo estos linajes a través de la Historia, vemos que usan los mismos rituales y sacrificios a las mismas deidades, justo hasta la actualidad. El Libro de Enoc habla de los Observadores reproduciéndose con mujeres humanas y el comportamiento de los vástagos que produjeron: “Y se pusieron embarazadas, y llevaron grandes gigantes, quienes consumieron todas las adquisiciones de los hombres. Y cuando los hombres no podían mantenerlos más, los gigantes se volvieron contra ellos y devoraron la humanidad. Y empezaron a pecar contra aves y bestias, y reptiles, y peces, y a devorar la carne unos a otros y beber sangre. La Tierra formuló la acusación contra los sin ley“. Ese pasaje describe los linajes que se juntaron en el Poder Oculto y que se ha expandido desde entonces a través del planeta.

 

Es de un proceso de “posesión” de entidades vibracionales del bajo astral (¿cuarta dimensión inferior?) que tenemos los relatos antiguos y modernos de demonios, diablos y espíritus malignos apoderándose de la mente y cuerpo humanos. La jerarquía del Poder Oculto hoy está involucrada en el ritual satánico, sacrificio de niños, la bebida de sangre y otras abominaciones. Tres de los elementos de principio de la religión babilónica eran el fuego, las serpientes y el Sol. Entendieron la naturaleza verdadera del Sol como una conciencia pluridimensional que se extiende a través del sistema solar sobre niveles de frecuencia invisibles. Incluso en esta dimensión física, las emisiones de energía magnética del Sol nos están afectando constantemente. Todo es energía. La vida es la interacción de campos vibracionales y magnéticos. Los antiguos usaban constantemente el Sol y el simbolismo astrológico en sus historias y algunos de los nombres para sus dioses serían usados para simbolizar el Sol y los planetas. El Poder Oculto y sus linajes se expandieron a través del Medio y el Próximo Oriente, especialmente a Egipto, y al final en Europa y el Continente Americano. La Corte Real del Dragón fue fundada por los sacerdotes de Menes en alrededor de 2.200 a.C. y  todavía existe hoy como la Corte Imperial y Real de la Soberanía del Dragón, en Devon, Inglaterra, en Columba House. Recordemos que Columba = paloma = Reina Semíramis. De acuerdo con Gardner, que fue canciller de la Corte del Dragón, Drácula significa “Hijo de Dracul” y fue inspirado por El Príncipe Vlad III de Transilvania – Valaquia, un canciller de la Corte del Dragón en el siglo XV. El padre del príncipe fue llamado Dracul = Draco.

 

En el Poder Oculto tenían un nivel de conocimientos mucho más alto que la mayoría de las personas y ya había un plan a largo plazo en que trabajar, el Gran Trabajo de las Eras como se hizo conocido por los francmasones. Los sacerdotes e iniciados secuestrarían los puestos del poder religioso y político y se asegurarían de que cualquier conocimiento avanzado no fuese del dominio público y se llevara hacia sus escuelas de misterios y sociedades secretas. La raza blanca aria había surgido de los Montes Cáucasos y las montañas de Irán y Kurdistán después de la inundación, para luego instalarse en Egipto, Israel / Palestina y lo que ahora llamamos Jordania, Siria, Irak, Irán y Turquía. Significativamente fue de esta misma región que las religiones principales de todo el mundo surgieron. A medida que la raza aria se expandió en nuevos territorios fue conocida bajo varios nombres, los más importante de los cuales eran los hititas y fenicios. Hubo una raza blanca aria de la región de los Montes Cáucasos que se trasladó al valle del Indo, en India, alrededor del 1550 a.C. y creó lo que hoy se conoce como la religión hindú. Fue esta misma raza indoaria la que introdujo el antiguo lenguaje sánscrito en la India y las historias y los mitos contenidos en los libros sagrados hindúes, los Vedas. El primer rey ario histórico de India (registrado en la epopeya Mahabarata) fue el último rey histórico de los hititas en Asia Menor. Los indoarios hindúes veneraron al Sol como el dios padre Indra, y los hitita fenicios llamaban a su dios padre Bel por el nombre de Indara. Bajo muchos nombres este mismo pueblo indoario también se estableció en Sumeria, Babilonia, Egipto y Asia Menor, ahora Turquía, y otros países del Próximo Oriente, llevando consigo las mismas historias, mitos, y religión. Todas las religiones vienen del mismo origen, esta raza indoaria.

 

La raza blanca se expandió en dirección norte hacia Europa, a través de varios pueblos: los cimerios, los escitas, los cimbrios, los galos, los celtas, los sármatas, los germanos, los sajones, los normandos, los godos, los escandinavos, los sakkas, los hititas, los fenicios,…. Los sakkas alcanzaron las fronteras de China para el 175 a.C. Aproximadamente en este tiempo los registros chinos hablan de un pueblo llamado los Sai-wang (“Príncipes de Sakka”) que fueron forzados a huir de la India. Los sakka se retiraron al sur hacia India a través de los pasos de montaña de Afganistán, y monedas fechadas alrededor de 100 a.C. confirman que un reino Sakka fue creado en los valles superiores del Indo, entre Cachemira y Afganistán. La religión del Budismo surgió de tierras habitadas por los sakka (arios escitas). En el 500 a.C. una tribu llamada los sakyas vivió en el área donde se supone que Buda había nacido alrededor de 63 años antes. Gautama (Buda) fue llamado Sakya el maestro y el león de la tribu de Sakya. Los Escita / Sakka y los Cimerios / Cimbrios eran de hecho todos el mismo pueblo. Y ello es confirmado por las inscripciones anotadas en la roca de Behistun en las montañas Zargos (Irán) sobre una vieja ruta de caravana desde Babilonia. Las inscripciones fueron ordenadas por Darío el Grande alrededor de 515 a.C. y fueron escritas en tres lenguas, babilónico, elamita y persa. Para sakka los persas / babilonios usan el término Cimiri. Estos pueblos arios blancos bajo nombres diferentes, con su misma religión y héroes religiosos bajo nombres diferentes, se expandieron desde sus orígenes en el Cáucaso,  Medio y Próximo Oriente, y fueron hacia Europa, India y China. Entre ellos estaban los linajes que al final ganaron la supremacía para controlar el curso de los eventos, como los reyes, reinas, sacerdotes y jefes militares, bajo el título colectivo que utilizo de Poder Oculto.

 

El Cassi era un título usado por los fenicios alrededor de 3.000 a.C. que luego fue adoptado por los babilonios que gobernaban el imperio mesopotámico. Kassi también aparece como un nombre de fenicios en Egipto y Cassi fue la base para los reyes dirigentes, conocidos como Catti, en la Gran Bretaña pre- romana, uno de los cuales acuñó monedas “Cas” presentando el Sol como un caballo blanco y otros símbolos solares. Los fenicios no eran de una raza semita como previamente se creía, sino una raza indoaria blanca. Los fenicios del mundo antiguo viajaron por mar desde sus bases en Asia Menor, Siria y Egipto para instalarse en las islas del Mediterráneo como Creta y Chipre y también Grecia e Italia. Fueron los fenicios los que trajeron los conocimientos que después surgieron como las civilizaciones Minoica, en Creta, la Grecia clásica y la Italia romana. El referente de la francmasonería es el mítico Hiram Abif, el supuesto constructor del templo del Rey Salomón. Se supone que Abif fue un fenicio. Asimismo, el abuelo del famoso faraón egipcio Akenatón, el padre de Tutankamón, era un sumo sacerdote fenicio. El ave fénix, el ave mítica de Egipto, era de hecho el ave del Sol de los fenicios, el emblema del dios del Sol, Bil o Bel, y como ha sido simbolizado después, un pavo real o un águila. Los fenicios desembarcaron en Gran Bretaña alrededor de 3.000 a.C., en busca de estaño. Inconfundibles vestigios fenicios han sido encontrados en Brasil, tanto como posibles restos fenicios en el Gran Cañón, en Norteamérica. Los fenicios desembarcaron en el continente Americano miles de años antes del viaje de Cristóbal Colón.

 

Los invasores que siguieron a Colón estaban asombrados de descubrir que los pueblos nativos del continente americano tenían las mismas historias y mitos religiosos que ellos.La llegada de los fenicios indoarios en Gran Bretaña también corresponde con la construcción de los grandes círculos de piedra y observatorios astronómicos, así como centros de energía geomagnética, como Stonehenge y Avebury. Como curiosidad podemos decir que los 19,5 grados de latitud es un punto de intercambio de energía entre esferas que giran y la élite de los antiguos sabía esto. Y esta latitud coincide con los volcanes en Hawai, los volcanes Schild en Venus, el masivo volcán Monte Olimpo en Marte, la mancha oscura sobre Neptuno, la mancha roja sobre Júpiter y el área principal de actividad de manchas solares, al norte y sur, sobre el Sol. Las manchas solares son emisiones de energía electromagnética increíblemente poderosa del Sol, y los volcanes son emisiones de energía de los planetas. Los sumerios sabían, por ejemplo, del ciclo de lo que se llama precesión. Sabían que le tomaba 2.160 años a la Tierra moverse a través de cada “casa” zodiacal y 25.920 años para terminar el ciclo, el periodo que también toma el sistema solar para completar su viaje alrededor de su centro galáctico, que acaba de cruzarse. Los templos antiguos por todo el mundo reflejan estos ciclos de precesión en su geometría y matemática. La élite de los fenicio – arios tenía conocimientos enormes de la cuadrícula de energía de la Tierra y su potencial para afectar la conciencia humana. Después de todo, vivimos dentro del campo magnético del planeta. Cuando cambia, cambiamos. Los círculos de piedra y estructuras “misteriosas” fueron construidos por los fenicio arios. Es lo mismo con los misteriosos caballos blancos grabados en las laderas de tiza de Gran Bretaña. La religión fenicia estaba enfocada en el Sol y el caballo blanco era un símbolo para el Sol.

 

Harri o Heria, es el título para los godos dirigentes, como pasa con los vascos. Justo como Hari Krishna, que significa Krishna Ario, muy apropiado dado que la religión hindú fue creada por los arios. El león ha sido siempre un símbolo antiguo muy importante porque era un símbolo ario para el Sol y a menudo fue puesto en las entradas a templos y lugares sagrados. De aquí la esfinge con cuerpo de león que también se relaciona al signo astrológico de Leo, otra vez considerado en astrología el signo gobernado por el Sol. La famosa leyenda de San Jorge y el Dragón viene de San Jorge de Cappadocia, el centro fenicio en Asia Menor. Las batallas entre San Jorge y el dragón bien podrían haber sido simbólicas de los conflictos entre “dioses”, que parecen remontarse muy atrás en el tiempo. La cruz roja era la cruz de fuego, un símbolo fenicio – ario para el Sol, como era la esvástica, después utilizada (invertida) por los nazis. Una esvástica puede ser vista sobre una piedra dedicada al dios Sol fenicio Bel, que fue encontrada en Escocia y también fue usada para decorar las batas de sus sumas sacerdotisas. El nombre esvástica venía de la palabra sánscrita svasti, que significa bienestar, y fue considerado un símbolo positivo hasta que los nazis la giraron y la convirtieron en un símbolo de destrucción. El símbolo británico clásico de la diosa Britannia viene de la diosa fenicia Barati, que era la figura de la reina / diosa de los fenicios cuando Barat era el dios / rey. Éstos son posiblemente los nombres para las deidades babilónicas Nimrod y Semíramis. Los Vedas hindúes dicen que “El Rey Barat dio su nombre a la raza dinástica de la que era el fundador; y así es de él que la fama de ese pueblo dinástico se difundió ampliamente“.

 

Los egipcios, también, tenían una diosa llamada Birth, la diosa de las aguas, y era otro reflejo de Barati porque los ario – fenicios eran la fuerza detrás de Egipto. Las antiguas listas de reyes de la epopeya hindú nombran algunas de las mismas personas nombradas en las listas de reyes mesopotámicas y los civilizadores pre-dinásticos del Egipto temprano, que también resultan ser de la raza aria. Estamos viendo a la misma élite que ha sostenido cada vez más las riendas del poder desde el mundo antiguo al día actual. Las lenguas inglesa, escocesa, irlandesa, gaélica, galesas, góticas y anglosajona y su escritura, y la familia entera de lenguas arias, derivan de la lengua fenicia aria, vía el hitita y el sumerio. El dios del Sol de los fenicios era Bel o Bil y se hizo conocido por los canaanitas y babilonios como Baal – Nimrod después. Los misterios druídicos eran enseñados en la oscuridad de cuevas, bosques y arboledas con el árbol de roble simbolizando a su Deidad Suprema. El roble era un símbolo y todo lo que crecía sobre él, como el muérdago, se hizo sagrado. Como con los grados azules de la masonería moderna, los iniciados druidas eran divididos en tres grupos. Las enseñanzas dadas a cada nivel en las arboledas del bosque de los tiempos antiguos y los templos masónicos de hoy son virtualmente las mismas. Eliphas Levi dijo: “Los druidas eran sacerdotes y médicos, curando por magnetismo. Sus remedios universales eran muérdago y huevos de serpiente, porque estas sustancias atraen la luz astral en una manera especial. La solemnidad con la que el muérdago era cortado atrajo sobre esta planta la confianza popular y lo hizo poderosamente magnético“.

 

La religión druídica fue infiltrada y empezó a manifestar los rituales y comportamiento clásicos del Poder Oculto, incluyendo sacrificios humanos. El Poder Oculto hoy todavía usa rituales druídicos en sus propias ceremonias de magia negra. Las Islas Británicas son un lugar realmente sagrado para el Poder Oculto porque es el centro de la cuadrícula de energía de la Tierra. No es sin razón que hay una mayor concentración de círculos de piedra, piedras erguidas, túmulos y sitios antiguos, en áreas de Gran Bretaña que en casi cualquier otro lugar del mundo entero. Londres es también un sitio muy importante en la cuadrícula magnética de la tierra y se hizo la capital no sólo de Gran Bretaña sino también del Poder Oculto. Para ellos, es su “Nueva Troya” o “Nueva Babilonia“. La ciudad de Troya en Asia Menor era otro centro ario. Fue la antigua capital de los hititas. Muchos de los linajes parecen haber sido basados en Troya y se mantiene como un lugar sagrado para aquellos en los niveles superiores de la red de sociedades secretas que son conscientes de sus verdaderos orígenes. Después de la destrucción de Troya alrededor de 1.200 a.C., la leyenda nos dice que Eneas, nacido de un linaje real, huyó con los restos de su pueblo y se instaló en Italia. Allí se casó con la hija de Latinus, el rey de los Latinos, y a través de esta línea surgió después el Imperio Romano. Los restos descubiertos por el arqueólogo alemán, Heinrich Schliemann, en la Troya antigua, contenían muchas de las marcas encontradas sobre piedras megalíticas británicas. También estaban decoradas con la esvástica, el símbolo fenicio – ario del Sol. Otra vez, eran el mismo pueblo. Comprender el simbolismo antiguo del Sol es comprender las religiones principales. En el mundo antiguo usaron un símbolo particular para el viaje del Sol. Los antiguos tomaron el círculo del zodíaco e insertaron una cruz para marcar las cuatro estaciones. En el centro de la cruz, pusieron el Sol. Muchas de las deidades precristianas se decía que nacieron el 25 de diciembre debido a este simbolismo. Los antiguos dijeron que el Sol había “nacido” el 25 de diciembre. La Navidad Cristiana es simplemente una fiesta pagana con un nuevo nombre, como de hecho son todas las fiestas Cristianas. La Pascua es otra. Alrededor del 25 de marzo, la antigua fecha fija para la Pascua, el Sol entra en el signo del zodíaco de Aries.

 

Las calzadas interiores del Congreso americano  y las dos calles principales alrededor, dibujan la figura de un búho sentado en una pirámide. El búho es un símbolo del terrorífico Moloch, a quien han sido sacrificados niños durante miles de años. Moloch, Moloch Baal o Baal era un dios de los fenicios, cartagineses y cananitas. Era considerado el símbolo del fuego purificante, que a su vez simboliza el espíritu. Se le identifica también con Cronos y Saturno. Algunos personajes influyentes se reúnen periódicamente en el Bohemian Grove, en California, y toman parte en ceremonias bajo un búho de piedra de más de 12 metros. El Bohemian Grove fue fundado en 1872. Es una organización secreta y oculta, donde se reencuentran altos dirigentes de la economía, de las finanzas y de la política. Participan en ceremonias paganas de inspiración druídica, particularmente con una hoguera nocturna delante de una inmensa estatua de un búho, que es una representación de Moloch, divinidad babilónica, y de Lilith, una divinidad mesopotámica.

El búho es también el logotipo del Club. Como resultado de una catástrofe ocurrida en el origen de los tiempos, el espíritu de Moloch se había transformado a sí mismo en oscuridad al convertirse en materia. De acuerdo con las creencias fenicias y la herejía gnóstica, el hombre era la encarnación de esa misma tragedia, y para redimirse de ese pecado era necesario ofrecer sacrificios a Moloch. Generalmente Moloch es representado como una figura humana con cabeza de carnero o becerro, sentado en un trono y con una corona de realeza, como un báculo. Los sacrificios preferidos por Moloch eran los niños, especialmente los bebés, por ser los seres más impregnados de materia, característica que los adultos perdían con el tiempo al desarrollar su espíritu. En los templos en los que se rendía culto a Moloch se encontraba una enorme estatua de bronce del dios. Dicha estatua era hueca y la figura de Moloch tenía la boca abierta y los brazos extendidos, con las manos juntas y las palmas hacia arriba, dispuesto a recibir el holocausto. Durante el sacrificio, los sacerdotes del templo hacían sonar tambores, trompetas y tímbalos, de manera que no oían los llantos de los niños. El símbolo del búho puede encontrarse en el billete de un dólar si se observa con una lupa muy potente.

 

El símbolo más importante de los Observadores es el dios griego Prometeo, que se dijo que salió de los Montes Cáucasos. En la mitología griega, Prometeo es un Titán amigo de los mortales, que robó el fuego de los dioses y lo dio a los humanos, siendo castigado. Prometeo también se identifica con el dios sumerio Enki. En el Rockefeller Center en Nueva York hay una estatua de oro de Prometeo, que está sosteniendo el fuego. La Estatua de la Libertad es otro símbolo del Poder Oculto con la antorcha encendida. La Estatua de la Libertad fue regalada a New York por francmasones franceses. Las estatuas de la libertad son las representaciones de la Reina Semíramis o Isis, con los rayos del Sol alrededor de su cabeza, simbolizando el Sol. En realidad no están sosteniendo la antorcha de la libertad, sino la antorcha de los iluminados. En la tumba del presidente Kennedy, en el cementerio de Arlington, encontramos una antorcha encendida, que representa la llama eterna. Francmasones levantaron un obelisco, con una representación de la antorcha, en Dealey Plaza, Dallas, a poca distancia del lugar donde Kennedy fue asesinado. En el Túnel Pont de L’Alma en París, donde murió Diana, Princesa de Gales, podemos ver un símbolo de la llama eterna sostenida por dos representaciones de estatuas de la libertad. Es significativa esta presencia de antorchas junto a tumbas de personajes famosos. La antorcha encendida en los Juegos Olímpicos tiene el mismo significado.

 

Los mismos símbolos utilizados por la red de sociedades secretas del Poder Oculto los podemos ver en banderas nacionales, escudos de armas, publicidad y logotipos de corporaciones. El simbolismo antiguo del Sol es crucial para comprender las principales religiones. Todavía es un símbolo fundamental usado por el Poder Oculto. Era simbolizado mediante las representaciones fenicias de la diosa Barati y estaba sobre el escudo de Britannia, que deriva de la diosa fenicia Barati. Otro símbolo importante para el Poder Oculto es la pirámide truncada. El plano de la plaza Dealey, donde Kennedy fue asesinado, tiene forma de una pirámide truncada, mientras que Dealey en realidad significa “Línea de la Diosa” (Dea=diosa y ley=líneas Ley). La pirámide truncada y el “Ojo que todo lo ve”, como en el Gran Hermano de Orwell, están representados en el reverso del Gran Sello de los Estados Unidos y en el billete de un dólar. El “Ojo que todo lo ve” en realidad representa el ojo de Horus y también se relaciona con el llamado “tercer ojo“, o el vórtice del chakra en el centro de la frente, a través del que utilizamos nuestra vista psíquica. Según la mitología egipcia, Osiris fue asesinado por Seth, y Seth fue muerto por Horus, que perdió un ojo, de donde viene la referencia al ojo de Horus. El presidente Franklin Delano Roosevelt, francmasón de grado 33, hizo imprimir este símbolo en el billete de un dólar en 1933. Era un símbolo de las sociedades secretas en Europa mucho antes de que existiesen los Estados Unidos y que se remonta al mundo antiguo.

 

El águila se desarrolló a partir del símbolo del ave fénix, el ave del Sol sagrada de los antiguos egipcios y  fenicios. Manly P. Hall, historiador de la masonería y grado 33 de la masonería de Rito Escocés Antiguo y Aceptado, dice que el sello original incluía al ave fénix y un diseño para el Gran Sello presentado por William Barton en 1782, incluía a un ave fénix sobre un nido en llamas. También el símbolo del Rito Escocés de la masonería es el águila doble con una cabeza mirando en ambas direcciones, como representación del símbolo de Nimrod. Este mismo símbolo aparece en dos retratos de George Washington. El águila es un símbolo muy usado por el Poder Oculto y puede ser encontrado en los escudos de armas de muchos países, incluyendo a países musulmanes como Egipto, Libia e Irak. Era un símbolo importante para los nazis, pero también aparece en púlpitos y atriles utilizados por las religiones cristianas. Sellos parecidos al Gran Sello de los Estados Unidos pueden encontrarse, incluso retrocediendo en el tiempo hasta los 4.000 a.C., en Egipto, Babilonia, Asiria e India. El primer sello real inglés fue el de Eduardo el Confesor, que reinó entre los años 1042 y 1066. Se convirtió en un modelo para todos los futuros sellos británicos y estadounidenses. Las frases latinas, situadas encima y debajo de la pirámide truncada en el Gran Sello y en  los billetes de un dólar, anuncian la llegada de un Nuevo Orden Mundial. La fecha escrita en números romanos en la parte inferior de la pirámide, 1776, se relaciona con la Declaración de la Independencia y con el primero de mayo de este mismo año en que se fundó la orden de los Illuminati bávaros, por Adam Weishaupt. También se fundó la Casa Rothschild. Adam Weishaupt, que fue jesuita,  empleó su orden de los Iluminati para infiltrarse en la masonería. Y el fundador de los Jesuitas, Ignacio de Loyola, formó una sociedad secreta dentro de esta orden católica, a cuyos iniciados se les llamaba “Iluminados“. Weishaupt creó 13 grados de iniciación en los Illuminati, igual que el número de niveles en la pirámide del Gran Sello.

 

Según expertos en simbología, el plano de las calles de Washington, DC, como todas las ciudades importantes del Poder Oculto, están llenas de simbolismo esotérico. Las calles alrededor del edificio del Congreso están diseñadas para señalar los lugares donde el Sol sale y se pone en el solsticio de invierno y verano. También puede observarse un hexagrama o Estrella de David. Tenemos el símbolo de los dos pilares (como las columnas de Hércules) que, desde tiempos inmemoriales, marcan el paso hacia lo desconocido y el otro mundo. Ejemplo: torres gemelas de Nueva York y Barcelona. Obeliscos y cúpulas figuran profusamente en los monumentos y edificios significativos para el Poder Oculto. El obelisco es un antiguo símbolo fálico que representa la energía masculina y la energía solar, mientras que la cúpula representa la energía femenina y la energía de la Luna. A menudo se encuentran juntos o cerca uno del otro. Este es el simbolismo del Salón Oval (que representa el útero, femenino) en la Casa Blanca, que mira hacia el monumento a Washington, el gran obelisco de piedra, con clara simbología fálica o masculina. Estos símbolos atraen y generan poderosas energías. El obelisco también simboliza el pene del dios del Sol egipcio, Osiris. De acuerdo con la leyenda, después de que Osiris fuese cortado en pedazos por su rival, Seth, la reina Isis logró hallar todos los pedazos, excepto su pene. Un obelisco proveniente de Alejandría, en Egipto, se eleva en el Central Park de Nueva York. Y otro obelisco similar fue erigido en el siglo XIX, durante el reinado de la Reina Victoria, sobre las antiguas tierras templarias, junto al río Támesis, no lejos de las Cámaras del Parlamento. Se conoce como la Aguja de Cleopatra y estuvo originalmente ubicada en Heliópolis, la ciudad egipcia del Sol, desde el 1500 a.C., antes de que fuera trasladado a Alejandría.  A su lado se han colocado sendas esfinges.

 

Otro obelisco egipcio, que fue construido en Luxor hace unos 3.200 años, está colocado en la Plaza de la Concordia, en París. También tenemos la torre Eiffel, que en realidad es otro obelisco gigantesco camuflado. El domo, palabra griega que significa Lugar de los Dioses, representa a una cúpula construida mediante arcos. Atrae y controla la energía, tal como lo hacen las pirámides. Podemos observar que muchas de las grandes catedrales son construidas alrededor de una cúpula enorme porque sus constructores y diseñadores conocían el poder de la geometría para enfocar la energía en un lugar concreto. La gran cúpula dorada sobre el santuario Islámico en el Monte del Templo, en Jerusalén; la cúpula de San Pedro en el Vaticano, en Roma, y la iglesia de Santa María, en Florencia, son ejemplos. Si analizamos las principales ciudades del Poder Oculto podemos observar que tienen, por lo menos, un edificio importante con cúpula. En la Ciudad de Londres podemos ver la catedral de Saint Paul, diseñada por el iniciado Sir Christopher Wren,  después de que el Gran Incendio de Londres hubiese destruido la antigua ciudad. Como un reflejo de la catedral de Saint Paul, nos encontramos con el Panteón, en Paris. Y el edificio del Congreso en Washington es otra versión de la cúpula de la catedral de Saint Paul. En la plaza Leicester, en Londres,  hay un tragaluz en forma de cúpula con círculos concéntricos a la que curiosamente se le llama Notre Dame. Fue construida en 1865 sobre un lugar muy relacionado con los antiguos caballeros Templarios y reconstruido a fines de la década de 1950. El edificio incluye una piedra procedente de la Catedral de Chartres y un mural con la escena de la crucifixión, pintado por el artista francés Jean Cocteau, Gran Maestre del Priorato de Sión, lleno de simbolismo oculto y geometría sagrada. Su mural incluye un Sol negro, un símbolo clásico del Poder Oculto, proyectando sus rayos hacia el cielo, y un hombre con un ojo dibujado en forma de pez, que bien podría representar al Nimrod babilónico.

 

En Roma tenemos la cúpula en el Vaticano, situado en un antiguo lugar de adoración a Mitra (Sol). Y en frente de la cúpula encontramos  el obelisco en la plaza San Pedro. En Londres se construyó recientemente la  Cúpula del Milenio cerca de la línea del meridiano de Greenwich, junto al observatorio de Greenwich. Es en este punto en que todos los relojes y husos horarios son sincronizados. La medición usada en la cuadrícula de tiempo Greenwich es tiempo solar. Al otro lado del río Támesis, enfrente de la Cúpula del Milenio, está el mayor edificio/obelisco en Europa, el edificio Muelle Canario. Recientemente en Barcelona se ha construido otro edificio/obelisco: la Torre Agbar. En las ciudades más significativas del Poder Oculto se encuentra un rascacielos en forma de obelisco, debido al efecto que tiene sobre el campo de energía y el aprovechamiento de la energía solar. El Big Ben, el famoso reloj de las Cámaras del Parlamento, en Westminster (Londres), también representa un obelisco. Las estrellas de cinco puntas invertidas en las calles de Washington apuntan al Congreso y a la Casa Blanca. Los planos de las principales ciudades han sido diseñados en base a las leyes de la geometría sagrada, de la misma manera en que antiguamente fueron diseñadas las grandes catedrales, los templos y los círculos de piedra, como Stonehenge. De la misma manera que en Londres, después del gran incendio de 1666 fue diseñada la nueva ciudad de Washington de acuerdo con estas leyes. Los distintos símbolos, formas y ángulos generan diversas energías que pueden hacer vibrar el campo de energía del lugar, tanto en sentido positivo como negativo. Pierre Charles L’Enfant, un francmasón francés, fue el encargado de reconstruir la nueva Washington y su trabajo se basó en planos preparados por Thomas Jefferson y George Washington, padres fundadores de los Estados Unidos. Jefferson tenía grandes conocimientos esotéricos y, cuando murió, se encontró entre sus pertenencias  un sistema de claves muy similar al de los antiguos manuscritos secretos Rosacruces. Según algunos investigadores, Jefferson fue un Gran Maestre de los Rosacruces y se sabe que era un experto en astronomía y astrología, al igual que Benjamin Franklin.

 

L’Enfant había peleado en la Guerra de Independencia y él, como Washington, era un miembro de la Sociedad de Cincinnati, que era una sociedad secreta para oficiales estadounidenses y franceses durante la Guerra de Independencia. George Washington fue su presidente hasta su muerte. En 1909 los restos mortales de L’Enfant fueron exhumados y llevados al Capitol Hill. Entonces fue enterrado en el Cementerio Nacional de Arlington. Curiosamente el cementerio de Arlington se construyó en los terrenos donde la orden estadounidense de los Caballeros Templarios celebraba sus ceremonias. Se marcó el límite de diez millas cuadradas de Washington y en el centro fue construido el edificio del Congreso, Capitol Hill, llamado así en honor del lugar sagrado de las sociedades secretas romanas, llamado Colina Capitolina. Primitivamente la Colina Capitolina era llamado monte de Saturno, que era la principal divinidad de Roma. En una de las cimas se erigía, en lo que se cree fue anteriormente un templo etrusco dedicado a Veiovis, un templo dedicado a la Tríada Capitolina compuesta por Júpiter-Saturno-Minerva, tras la influencia etrusca, dado que antes estaba dedicado a Júpiter-Marte-Quirino. La edificación fue destruida y posteriormente reconstruida en varias ocasiones, siendo la primera bajo el reinado de Lucio Tarquino Prisco y la última obra de Tito y Domiciano. Del templo etrusco de Veiovis, una especie de Júpiter infernal, se conservaban la estatua y algunos restos. Se afirma que Capitol Hill es realmente un templo del Poder Oculto y bajo su cúpula hay una estancia con una cripta. Debajo del piso de la cripta, señalado por una estrella de cinco puntas, hay una misteriosa tumba vacía.  Se dice, que una vez muertos, los cuerpos de algunos presidentes y personajes importantes como Kennedy, Lincoln, L’Enfant, … fueron colocados sobre un catafalco encontrado en la tumba. Un catafalco es la estructura sobre la que el cuerpo del difunto es llevado durante un cortejo fúnebre. El mismo formato de una tumba bajo una cúpula se encuentra en la tumba de San Pedro, bajo la Basílica del Vaticano.

 

El edificio del Congreso es un templo para una sociedad secreta que se originó en el mundo antiguo.  En el plano de las calles de Washington, centrado en Capitol Hill y la Casa Blanca, hay símbolos astrológicos, que se relacionan con ciertas constelaciones, hexagramas, estrellas de cinco puntas, escuadras, compás masónico, calaveras, etc… Las calles de Washington se relacionan con los puntos donde el Sol sale durante los solsticios de invierno y verano, justo como los antiguos túmulos, templos y círculos de piedra. Algunas calles se cruzan en ángulos de 33 grados y otras marcan la precesión de los equinoccios. Pueden ser identificadas estrellas de cinco puntas en el plano de calles de Roma, en la ciudad vieja de Jerusalén, en la región alrededor de Rennes-le-Chateau, en la zona de las pirámides en Giza, en Londres y otras ciudades y lugares. Tenemos el edificio del Pentágono, que fue alineado a la constelación de Tauro. Es un pentágono que está en el centro de una estrella de cinco puntas. Si nos movemos a través del centro de la estrella de cinco puntas de la Casa Blanca se  llega a un edificio con el aspecto de un templo egipcio, en que pueden verse  dos representaciones de esfinges y una imagen enorme del Sol naciente. Este extraño edificio es, nada menos, que la Oficina Central Suprema del grado 33º del Rito Escocés de la Masonería. Y todo parece indicar que muchos jefes de gobierno son masones de grado 33. En el jardín, detrás de este edificio, hay un busto de George Washington como el primer francmasón Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. Este edificio contiene  la mayor colección de reliquias francmasónicas del mundo. En el museo Smithsoniano hay una extraordinaria estatua de mármol de George Washington, en que fue representado sentado en una silla, desnudo hasta la cintura, con una hoja colocada en sus partes púdicas. En realidad hicieron la estatua a la imagen de Asmodeo, que se dice era el guardián del Tesoro de Salomón y una representación del cual  fue encontrada en Rennes-le-Chateau, Francia. Asmodeo es nombrado como el demonio principal en el Talmud hebreo.

 

El diseño de calles de Washington ha sido ampliado con el paso de los años, pero ha sido hecho de acuerdo con un plan que parece haber sido determinado desde el principio. Lo mismo ha ocurrido con algunas estructuras en el mundo antiguo, como la zona de Giza. Los monumentos de Jefferson y Lincoln fueron añadidos al plano de calles de Washington a inicios del siglo XX. El edificio de Jefferson está basado en un diseño del Panteón en Roma, con su gran cúpula. El edificio representa el Sol y el agua es la Luna que refleja el Sol. El monumento de Washington, completado en 1885, es el mayor obelisco de piedra del mundo. La piedra angular había sido puesta por la Gran Logia de Francmasones del Distrito de Columbia. Las ubicaciones de las ciudades y centros del Poder Oculto se relacionan con lugares donde la energía solar y cósmica es más poderosa. El antiguo símbolo del círculo y la cruz todavía es usado hoy en el lenguaje simbólico secreto. Representa el progreso del Sol a través de los 12 meses y de los 12 signos del zodíaco. Esto ha motivado la cruz celta, que sorprendentemente es el logotipo de la OTAN y el emblema de la CIA. En el centro financiero de la Ciudad de Londres, frente a la catedral de Saint Paul, hay representado un círculo del zodíaco con un Sol negro en el centro. El Sol negro es de simbolismo inverso e  indica el uso negativo de la energía solar y del Sol galáctico. Los Nazis también se refirieron al Sol negro. El caballo blanco, tal como puede verse en algunos lugares de Inglaterra, era un símbolo del Sol fenicio. El símbolo del círculo y la cruz fue usado por los fenicios y puede ser visto en las representaciones de su diosa Barati. El Arco del Triunfo, en Paris, también es un símbolo del Poder Oculto. Se relaciona con la piedra que mantiene el arco unido, en referencia al Arco Real de Jerusalén. El Arco de Triunfo de París está en el centro de un círculo del que salen 12 calles. Sobre el círculo alrededor del Arco de Triunfo hay 12 puntos que dibujan una estrella de 12 puntas. Otra vez el Sol en el centro del círculo dividido en 12 segmentos. La calle principal que pasa por este dibujo son los famosos Champs Elysees.

Si estamos debajo del Arco de Triunfo, junto  a la “llama eterna” del soldado desconocido, pueden verse los Champs Elysees hasta el obelisco egipcio de la Place de Concorde. En la misma línea se encuentra otro arco, similar al Arco de Triunfo, pero mucho más pequeño que, a su vez, está en línea con la gran pirámide de vidrio negro construida delante del Museo del Louvre. La razón de la pirámide tenía relación con la energía ligada al diseño geométrico de la ciudad. Una pirámide negra similar, con una esfinge enorme y un obelisco,  ha sido construida en Las Vegas, ciudad también relacionada con el Poder Oculto. La representación del león figura a menudo en la heráldica porque es un símbolo antiguo del Sol, como probablemente se representa en la Esfinge. El pez simboliza el signo de Piscis y también al legendario  Rey de Babilonia, Nimrod, que era representado como un pez. La paloma simboliza a su pareja, la Reina Semíramis. Mientras la paloma representa la paz para la mayoría de la gente, se dice que simboliza la muerte y la destrucción para el Poder Oculto. Los romanos solían venerar a una deidad a quien llamaron Venus Columba. Venus y la paloma son asociados a la Reina Semíramis, en Babilonia. Columba es también la diosa griega Afrodita, que tiene numerosas equivalentes: Inanna en la mitología sumeria, Astarté en la fenicia, Turan en la etrusca y Venus en la romana. Tiene paralelismos con diosas indoeuropeas de la aurora, tales como Ushás o Aurora. Aunque Heródoto estaba al tanto de los orígenes fenicios de Afrodita, hay intentos lingüísticos por derivar el nombre «Afrodita» del semítico Astoreth, mediante transmisión hitita. Astarte es la forma helenizada de la diosa del Medio Oriente Astoreth, una forma de Ishtar, adorada desde la Edad del Bronce hasta la antigüedad clásica, que simboliza muerte y destrucción, los aspectos negativos de la energía femenina. El nombre está particularmente asociado con su adoración en el antiguo Levante entre los cananeos y los fenicios . Ella también fue celebrada en Egipto después de la importación de los cultos levantinos allí. El nombre de Astarté a veces también se aplica a sus cultos en culturas mesopotámicas como Asiria y Babilonia. Figuras de Astarté han sido encontradas en varios sitios arqueológicos en Israel, mostrando a la diosa con dos cuernos.

 

El más obvio de las referencias a Columba es Alejandría, justo sobre la frontera del Distrito de Columbia, en Virginia (la virgen =  Isis o Semíramis). En algunos logotipos de organizaciones con el nombre de Columbia podemos ver a una dama sosteniendo la antorcha encendida. Tres símbolos principales del Poder Oculto son la antorcha encendida, la rosa roja y la paloma. Las palomas pueden ser vistas junto a  cruces maltesas en los cetros que utiliza la Reina de Inglaterra en sus ceremonias. Cetros y varas eran símbolos del poder en el antiguo Egipto. La cruz maltesa o extendida fue encontrada en cuevas en las anteriores tierras fenicias de Capadocia, ahora Turquía, que se remontaban a muchos miles de años y se hizo la cruz de los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén (Caballeros de Malta), de los Caballeros Templarios y, curiosamente, también de los nazis. En efecto, los nazis utilizaban toda una parafernalia de símbolos: la Cruz de Malta, la esvástica invertida, la calavera y huesos y el águila. Los símbolos de los tres partidos políticos principales en el Reino Unido son la antorcha encendida (Conservadores), la rosa roja (Laboristas) y la paloma (Liberal-demócratas). Las hojas de laurel y las 33 secciones en el círculo que figuran en el símbolo de Naciones Unidas son una herencia de  los francmasones. El logotipo es azul, un color masónico. El símbolo de la Unión Europea es también azul. En el uniforme de fuerzas policiales británicas y estadounidenses se encuentran los cuadrados negros y blancos de los francmasones y los Templarios, así como también en el suelo de las grandes catedrales y de la iglesia en Rennes-le-Chateau. Cuando los presidentes estadounidenses ponen su mano sobre su pecho mientras escuchan el himno nacional también están llevando a cabo parte del ritual masónico. Otra señal del Poder Oculto es extender su brazo con los dos dedos exteriores señalando hacia arriba y los dos dedos del medio sostenidos abajo por el pulgar. Éste es el símbolo de los cuernos de Nimrod o Baphomet, que  es también el símbolo de los Observadores, como Azazel, la “cabra“.

 

Un cuadrado encima de otro significa el control de todo lo que es correcto y todo lo que es equivocado, todo lo que es justo y todo lo que es injusto, todo lo que es positivo y todo lo que es negativo. El cuadrado doble, u estrella de ocho puntas, asociada con la diosa Astarte, puede ser visto en el vestíbulo del Parlamento británico y una lista larga de fuerzas policiales mundiales rodean su insignia con el mismo símbolo. La cruz doble de la Casa de Lorena es el origen de la frase hacerle “double cross“, indicando traición o manipulación. Este mismo símbolo puede ser encontrado en algunas grandes corporaciones. También fue usada, con alguna modificación, dentro del Satanismo creado por Antón LaVey. También resultan curiosos los nombres muy simbólicos dados a naves espaciales, a aviones militares y embarcaciones navales, como Hermes, Nimrod, Atlantis, y el Columbia. La flor de lis es otro antiguo símbolo que es extensamente utilizado por la realeza y puede verse en las cercas alrededor de muchos edificios de la aristocracia. También puede verse en una de las puertas de la Casa Blanca. Fue usada por los Merovingios en Francia y simboliza al dios babilónico Nimrod, y a Lilith. La flor de lis simboliza el árbol de la vida, la perfección, la luz, la resurrección y la gracia del dios que ilumina. Thot – Hermes es el dios mago que aparece junto a Isis cuando esta quiere devolverle la vida a Osiris. Él vino a enseñar la grandiosa doctrina secreta de la luz interna a los sacerdotes de los templos. La rosa roja es otra firma del Poder Oculto. La historia de la rosa es tan secreta, que únicamente muy escasos iniciados pueden comprender su profundo significado. La rosa es el símbolo del secreto guardado, ya que es una de las escasas flores que se encierran en su propio núcleo y cuando abre su corola, está en la hora de su muerte.

 

Las sociedades secretas más importantes de la historia como los Templarios y la Francmasonería, tienen a la rosa por emblema. La más secreta de todas, la fraternidad de los Rosacruces, conocida por ser aquella cuyos jefes nunca se encuentran unos a otros, tiene su nombre enlazado al simbolismo hermético. Desde la más remota antigüedad la rosa fue honrada por dioses y héroes, siendo representada en el escudo de Aquiles, el casco de Héctor y el casco de Eneas, así como por algunos caballeros de la Edad Media. Era costumbre que para imponer la ley del silencio a sus invitados en las reuniones clandestinas, colocaran sobre la mesa un ramo de rosas. El honor exigía que toda la conversación iniciada junto a este ramo fuese mantenida bajo riguroso secreto. Para que se hablase con mayor libertad durante la comida, se cubría el ramo con un velo y antes de abandonar la mesa, se descubría y la ley del silencio volvía a ser una obligación sagrada. Pero el símbolo más evidente  son los haces, de los que viene la palabra fascismo. Era un símbolo usado extensamente en el Imperio Romano y consta de varillas atadas juntas alrededor de un hacha. El simbolismo es de personas y países unidos juntos bajo una dictadura centralizada común, representada por el hacha. El simbolismo del Sol y del rito sexual son usados constantemente en publicidad por las corporaciones relacionadas con  el Poder Oculto. Estas palabras y símbolos se comunican con el subconsciente humano y afectan a las personas sin que ellos sean conscientes de eso. Pero el simbolismo no tiene que ser necesariamente negativo. Es sólo una forma de comunicación y también ha sido utilizado para mantener vivos los conocimientos por quiénes tienen una intención positiva para la humanidad. El Conocimiento es neutral; es el uso de él lo que es positivo o negativo.

 

Las cartas del Tarot fueron usadas para pasar conocimientos prohibidos. De aquí la razón de porqué la iglesia Católica ha condenado las cartas del Tarot. En los siglos que siguieron a la eliminación de los Cátaros, en Francia, el tarot fue utilizado por artistas viajeros y gitanos. Algunos investigadores dicen que las cartas del Tarot fueron introducidas a Europa por los cruzados que regresaban de Oriente y que las habían adquirido a sectas místicas en el Medio Oriente. Pero lo que se olvida a menudo es el papel jugado por los gitanos y por qué han sido perseguidos tan a menudo, sobre todo por Adolf Hitler. Existe la leyenda de que sacerdotes de Alejandría salvaron lo que pudieron cuando la gran biblioteca esotérica en Alejandría fue quemada, y se hicieron nómadas, con su propia lengua,  y simbolizaron sus conocimientos en el Tarot. Cuando los gitanos son mencionados en registros ingleses en la época de Enrique VIII, son descritos como “personas estrafalarias, que se llaman a sí mismos egipcios“. El término Tarot se cree que se deriva de dos palabras egipcias: Tar, que significa camino, y Ro, que significa real. Indicaría el camino real a la sabiduría si el conocimiento es usado apropiadamente y no malévolamente. El juego del ajedrez  también es muy simbólico. Fue jugado en China e India mucho antes de que llegase a Europa. Una forma del ajedrez, más parecido a las damas, fue jugada por los faraones en Egipto. El tablero de ajedrez consta de 64 cuadrados negros y blancos, simbolizando el piso de la Casa de los Misterios. Los “equipos” del ajedrez negros y blancos simbolizan la lucha eterna entre lo negativo y lo positivo. Los 64 cuadrados en un tablero de ajedrez se relacionan con el sistema esotérico chino conocido como el I Ching, que consta de 64 hexagramas. Un hexagrama es una figura compuesta por seis líneas horizontales apiladas, en la cual cada línea es o bien un Yang (una línea ininterrumpida), o Yin (una línea interrumpida por un espacio en su zona central). Las líneas del hexagrama tradicionalmente son contadas de abajo hacia arriba, por lo que la línea inferior es considerada la línea 1 mientras que la línea en la parte superior es la línea 6. Los hexagramas se forman combinando uno de los ocho trigramas en diferentes combinaciones.

 

Los cantautores conocidos como trovadores durante los siglos doce y trece cantaban las alabanzas a su “dama“. Escondieron a su “dama” detrás de la María bíblica para que no los condenaran a muerte, pero el significado verdadero de su “dama” era Isis, como pasa con la Vírgenes Negras, uno de cuyos ejemplos es la Virgen de Montserrat, cerca de Barcelona. Después vendrían las leyendas del Rey Arturo y su búsqueda del Santo Grial, historias que claramente se harían eco de los mitos de Mitra, Horus, etc., en su simbolismo del Sol, Isis y la Mesa Redonda astrológica.  l simbolismo es básico para hacer un seguimiento de las sociedades secretas basadas en el Poder Oculto. El nombre romano para la diosa Barati era Fortuna, por su leyenda como la diosa de la fortuna. Los antiguos tomaron el círculo del zodíaco e insertaron una cruz para marcar las cuatro estaciones. En el centro de la cruz pusieron el Sol. Muchas de las deidades pre-cristianas se decía que nacieron el 25 de diciembre debido a este simbolismo. En el 21/22 de diciembre tenemos el solsticio de invierno cuando en el hemisferio norte el Sol está en el punto más bajo de su ciclo anual. El Sol había “muerto” simbólicamente, según decían los antiguos. El 25 de diciembre el Sol había empezado evidentemente su viaje simbólico de regreso al verano y al máximo apogeo de su poder. Los antiguos, por lo tanto, dijeron que el Sol había “nacido” el 25 de diciembre. La Navidad cristiana es simplemente una copia de una fiesta pagana con un nuevo nombre, como de hecho pasa con todas las fiestas cristianas.

 

Alrededor del 25 de marzo, la antigua fecha fija para la Pascua, el Sol entra en el signo del zodíaco de Aries, que representa el carnero o el cordero. En este momento los antiguos solían sacrificar corderos porque creían que esto apaciguaría a los dioses, especialmente al dios del Sol, asegurando cosechas abundantes. Creían que la sangre del cordero significaría que sus pecados serían perdonados. En la antigua Babilonia, Tammuz, el hijo de la reina Semíramis, se decía que fue crucificado con un cordero en sus pies y puesto en una cueva. Cuando una roca fue apartada de la entrada de la cueva tres días después, su cuerpo había desaparecido. Muy parecido a la resurrección de Jesús. Los antiguos también simbolizaban el Sol como un bebé en diciembre, un joven en la Pascua, un hombre robusto y fuerte en verano, un hombre envejecido que perdía su poder en el otoño, y un anciano antes del solsticio de invierno. La representación moderna del Viejo Padre Tiempo (el Año Viejo) es una versión de lo antes indicado. También simbolizaban el Sol como teniendo un largo pelo dorado, los rayos del Sol, que se hacían más cortos a medida que perdía su poder en los meses del otoño. El monte Sión significa montaña del Sol. El Sol naciente sobre las montañas orientales todavía es un símbolo muy importante del Poder Oculto hoy en día. La historia de los israelitas y los judíos es en gran parte un velo detrás del que la verdad ha sido escondida. Durante miles de años el pueblo considerado judío ha sido aterrorizado y manipulado por su propia jerarquía para promover un programa que los judíos en general no imaginan. No hay mayor ejemplo de manipulación la manera en que los Rothschild financiaron y respaldaron a los nazis y permitieron que el pueblo judío sufriera las consecuencias. La historia del Éxodo por parte de los Levitas es una cortina de humo para esconder el hecho de que los conocimientos hebreos fueron robados de las escuelas de misterios egipcias, después de que fueron infiltradas por el Poder Oculto. Los egipcios consideraron la revelación de Jehová un robo cometido contra sus ciencias sagradas.

Manly P. Hall, historiador e iniciado masónico, dijo que la magia negra determinó la religión estatal en Egipto y que las actividades intelectuales y espirituales de las personas fueron paralizadas por la obediencia completa al dogma formulado por el clero. El Judaísmo, el Cristianismo y el Islam basan sus creencias en estas mismas historias escritas por los Levitas después de su estancia en Babilonia. Es un acontecimiento histórico que iba a definir y controlar el mundo desde entonces hasta ahora. Los conocimientos que los Levitas robaron de Egipto y expandieron como consecuencia de su estancia en Babilonia, se hicieron conocidos como la Cábala, que venía de la raíz hebrea QBL, significando boca a oreja. Esto es el método usado para comunicar la información más secreta a iniciados. La Cábala es la base esotérica de lo que es llamado Judaísmo, que sería una fachada para el Poder Oculto, como lo sería el Vaticano. La Cábala es el conocimiento secreto escondido en forma de códigos dentro del Antiguo Testamento y otros textos. Sin embargo, el Judaísmo sería una interpretación literal. Ésta es una técnica que podemos ver en todas las religiones. Como curiosidad tenemos que decir que el plan urbanístico de Barcelona, de Ildefons Cerdà i Sunyer, esconde una simbología oculta: la cábala. Este descubrimiento ha sido fruto de las investigaciones efectuadas por Andreu Marfull (ver La geometría cabalística del pla de Barcelona). Hay realmente un código en la Biblia, un código esotérico para iniciados. Se idearon personajes para encajar en su simbolismo. Los símbolos también representan frecuencias y afectan el subconsciente, sin que la persona se dé cuenta de qué está ocurriendo. Esto es otra razón de porqué ciertos símbolos son vistos en sociedades secretas, banderas nacionales, logotipos de compañías, publicidad, etc…

 

Algunos dicen que Moisés era un nombre de cobertura para el faraón egipcio Arkenaton. Pero Moisés no tiene ninguna base histórica. Nada fue conocido sobre la historia de Moisés o las plagas infligidas a los egipcios, hasta que los Levitas de Babilonia escribieron el Éxodo siglos después de cuando se suponía que había ocurrido. Según esto, no hubo muerte del primogénito de Egipto y, por tanto, la Fiesta de la Pascua de los judíos no tendría ninguna base histórica. En realidad habría sido creada como resultado de una historia inventada por los Levitas. Sus referencias a la sangre del cordero en las puertas de las casas sería un código para el antiguo simbolismo del cordero. No hay ningún libro oficial en hebreo que haga ninguna mención del Pentateuco, o las leyes de Moisés, antes de que los Levitas fueran a Babilonia. En cuanto a los israelitas cautivos en Egipto, incluso el Deuteronomio los describe como “extranjeros“, no como esclavos, en este período. Cada persona iniciada que consiguió el rango más alto en las escuelas de misterios egipcias fue llamada Musa, Mose, o Moisés. Manetón, el historiador egipcio del siglo III a.C., citado por el historiador judío Josefo, dice que un sacerdote en Heliópolis, Lugar del Sol, después tomó el nombre de Mosheh o Moisés. La palabra Moisés significa “el que ha sido sacado de las aguas“. El Sacerdote Principal en los templos egipcios derivó en el nombre de Jehová. La lengua hebrea es realmente la lengua sagrada de las escuelas de misterios egipcias. La lengua general de Egipto fue llamada CBT, de donde deriva el nombre de copto. La lengua sagrada de las escuelas de misterios tomó su nombre de ABR, que en estas épocas significaban una transición de alguna clase. Exactamente el punto de las enseñanzas originales de la escuela de misterios, una transición a la mayor iluminación. ABR se convirtió en Ambres, el nombre de la doctrina sagrada reservada para iniciados, y también fue escrito como Ambric, Hebric y Hebreo. El alfabeto hebreo tiene 22 letras, pero el original, antes de la época de Moisés, sólo contenía diez, y su significado verdadero era conocido sólo por los sacerdotes.

 

Los Hebreos no eran israelitas o judíos, sino que eran iniciados de las escuelas de misterios egipcias. Por ello ha sido imposible identificar realmente una raza hebrea o judía. Cohen, el nombre judío para sacerdote, viene de Cahen, la pronunciación egipcia para un sacerdote y un príncipe. Incluso la circuncisión, esa tradición singularmente judía, vino de las escuelas de misterios egipcias y era realizada por desde, como mínimo, el 4.000 a.C. Uno no podía ser iniciado a menos que fuera circuncidado. La religión hebrea no existía en Egipto y no había ley hebrea porque no había ninguna raza hebrea. La única adoración era la adoración egipcia. La religión, lengua y raza hebreas sólo surgieron cuando algunos iniciados en los misterios egipcios, después conocidos como Levitas, sacaron los conocimientos de Egipto e inventaron una historia para cubrir lo qué estaban haciendo, para quién estaban trabajando y desde dónde vinieron. Los términos “Hebreo” y “Judaísmo” serían otra manera de decir egipcio. Ésta es una de las razones de porque por parte del Poder Oculto hay un uso constante de símbolos que se relacionan con Egipto, incluyendo la pirámide con la cúspide cortada. Esto es simbólico de la Gran Pirámide en Giza y de las escuelas de misterios egipcias, junto con significados mucho más profundos. En la entrada al templo de la escuela de misterios en Egipto había dos obeliscos enormes. Éstos son a menudo representados como dos pilares por los francmasones, así como en edificios diseñados y financiados por iniciados. De aquí viene lo de los dos pilares que Sansón empujó. A cada iniciado en las escuelas de misterios le fue dado un nombre secreto y esto también continúa en la actualidad. Una conexión de los hebreos con Egipto podría ser la invasión de los Hicsos o Reyes Pastores. El historiador egipcio Manetón informó que una raza extraña y bárbara invadió y tomó el control de Egipto. Cuando al final fueron expulsados, dijo Manetón, viajaron por Siria y construyeron una ciudad llamada Jerusalén. Los Hicsos bien podrían ser un grupo de descripción similar llamado los Habiru que salió de las anteriores regiones de Sumeria, como hizo, de acuerdo con el Antiguo Testamento, el llamado Abraham.

 

Todos estos rituales se remontaban a miles de años antes, en Babilonia. Capricornio, por la cabra, también simbolizado por el unicornio, es el signo del iniciado y representa el poder político, mientras que Leo (el Sol) representa el poder de la realeza. De aquí que el león sea el rey de la selva y sea el símbolo principal en la bandera de la familia real británica. El planeta Saturno gobierna Capricornio mientras el Sol gobierna a Leo. Los satanistas y los magos negros se basan mucho en el Sol y Saturno en sus rituales. La vibración de Saturno parece que tiene un mayor impacto en la Tierra de lo que es reconocido. En astrología Saturno es el planeta de la ley y autoridad. Capricornio, signo de la autoridad, también es, de acuerdo con astrólogos, el signo del zodíaco de Inglaterra, un centro del control mundial. El nombre, Baphomet, se cree que deriva de palabras griegas significando bautismo de sabiduría o conocimiento. La contraseña secreta de la masonería es Tubal Caín, un descendiente del Caín bíblico, que se supone era un descendiente de los anunnaki. La hermana de Tubal Caín, Naamá, se dice que fue quién trajo el sacrificio humano y el canibalismo al mundo. Gordon Wenham señala que la razón por la que es mencionada de manera especial en la Biblia permanece en la oscuridad, mientras que R. R. Wilson sugiere que el narrador deseaba simplemente ofrecer una genealogía equilibrada señalando que las dos esposas de Lamec tuvieron dos hijos. De hecho, es la única mujer en la prehistoria bíblica que aparece como hija de alguna persona. Por lo general sólo se mencionan hijos. El antiguo midrash judío Génesis Rabba, considera a esta Naamá, hija de Lamec y hermana de Tubal Caín, como la esposa de Noé. En los comentarios a la Tanaj, de Shlomo ben Itzjak, un prominente rabino de finales del siglo XI y principios del siglo XII, aparece como la mujer de Noé, cuyo nombre es por lo demás desconocido en la Biblia. Tubal Caín es conocido como el padre de la brujería y hechicería y por lo tanto, su nombre es una contraseña masónica.

 

El linaje de los Médicis, de la Nobleza Negra en Venecia, que financió a Cristóbal Colón, incluía a Catherine de Médicis, reina de Francia, que encargó un sacrificio humano en una Misa Negra en el siglo XVI. Un niño joven fue sacrificado y la sangre usada para salvar a su hijo moribundo. Philip. Catherine de Médicis llevaba un talismán en su cuello con el nombre del demonio Asmodeo. Benjamin Franklin, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, era un miembro del satánico Club Hellfire. El Club del Fuego Infernal (Hellfire) fue una sociedad elitista hedonista de la Inglaterra del siglo XVIII, fundada por Phillip, Duque de Wharton, y continuada por sir Francis Dashwood, destacado político que fue miembro del Parlamento Británico, tesorero real, canciller y barón. El club operó entre 1749 y 1766, y aglutinó a gran cantidad de destacadas figuras tanto de Gran Bretaña como de Estados Unidos, incluyendo al renombrado masón, Benjamín Franklin, padre fundador de los Estados Unidos. Se les acusaba de la realización de rituales satánicos y orgías. Adolf Hitler y los nazis eran satanistas, así como también sus supuestos adversarios, como Winston Churchill y Franklin Delano Roosevelt. El satanismo es inherente a la jerarquía dirigente del Poder Oculto, bajo el dominio de su jerarquía. Como todas las otras partes de la red, está estrictamente compartimentado. Los niveles más altos de la red satánica se conectan con los niveles más altos del Poder Oculto. Pero a los grados más bajos no les es permitido saber la naturaleza verdadera de las organizaciones en las que están involucrados. Uno de los centros globales del satanismo es un castillo en Bélgica. En su libro Linajes de los Illuminati, Fritz Springmeier menciona un castillo secreto ubicado cerca del pueblo de Muno, en Bélgica. Este castillo, según él, es un centro de las ciencias ocultas y en su interior hay una catedral con una cúpula con 1.000 luces. Este castillo también es conocido con el misterioso nombre de castillo de la Madre de la Oscuridad.

 

El castillo está cerca a la frontera francesa y aproximadamente a 20 kilómetros de Luxemburgo. Está protegido de la vista por bosques espesos y los guardianes alejan a los curiosos. En esta catedral satánica está el trono de la suma sacerdotisa de la jerarquía superior, un puesto conocido como la Reina Madre. Todos los días, aparentemente, es sacrificado un niño en el sótano. Allí son realizadas ceremonias en honor a la diosa satánica conocida como Lilith, un demonio según la Cábala hebrea. En la antigua Sumeria el linaje anunnaki fue simbolizado como un lirio (en inglés, lily). Es a estas tierras en Bélgica y Francia del norte donde los linajes anunnaki vinieron, para apoderarse posteriormente de Escocia. Bélgica es también el hogar de la Unión Europea y de la OTAN. También se dice que hay un poderoso centro donde están siendo compiladas bases de datos sobre todas las personas del mundo. Es aparentemente conocido como “La Bestia” y hay cierto número de ellos alrededor del mundo. Como curiosidad tenemos que decir que los mormones, vinculados a la francmasonería y al iluminismo, tienen un gigantesco árbol genealógico archivado en grandes ordenadores en Salt Lake City.

 

Como soy de Barcelona, quiero dedicar unos últimos párrafos a Antoni Gaudí i Cornet (1852-1926), que ha pasado a la historia como un arquitecto singular, capaz de aunar atrevidas concepciones artísticas con un marcado esoterismo. Gaudí fue un arquitecto que supo transformar sus edificaciones en bellas estructuras repletas de simbolismo, entre la evocación de un mundo fantástico y su uso de un lenguaje codificado, impenetrable para la mayoría de la gente. Gaudí estudió en la Escuela de Arquitectura de Barcelona hasta el año 1878. Empezó entonces a trabajar en múltiples proyectos en los que los edificios se transformaban en algo vivo, mientras que la forma parecía desmaterializarse y en que todo parecía cambiar continuamente como en un proceso alquímico. Según Gaudí, «La inteligencia del hombre sólo puede expresarse en el plano y en dos dimensiones: resuelve ecuaciones con una incógnita, de primer grado. La inteligencia angélica es en tres dimensiones, y se despliega directamente por el espacio». El mundo de Gaudí se mueve entre el pasado y el futuro y sus construcciones son una fusión entre el gótico y el modernismo. Sus obras contienen un hermetismo impenetrable cuyo descifrado no es  fácil de conseguir. Pero el esoterismo de Gaudí tiende a lo sagrado y los edificios gaudínianos se elevan mediante una combinación de símbolos y alegorías que se mezclan sin solución de continuidad, pero con una fuerza que atrae y sorprende. El esoterismo de Gaudí también se manifiesta por la ausencia de escritos. Todos sus conocimientos fueron transmitidos oralmente a algunos colaboradores. De este modo, detrás de sus obras dotadas de vida, como la Casa Batlló, en Barcelona, hay una especie de zona intermedia entre la mitología y el mundo de los seres humanos. En sus obras puede verse un retorno de los arquitectos medievales que, en la construcción de las catedrales, insertaron símbolos y alusiones a mundos más allá de la dimensión humana.

Esto resulta muy evidente en la construcción inacabada de la Sagrada Familia (Barcelona), que no puede limitarse a definirla como una iglesia. Este impresionante templo es una síntesis de todo el lenguaje hermético del genial arquitecto catalán. En efecto, podemos ver  torres que transforman la piedra en representaciones vegetales, divinidades y figuras míticas que salen de la materia. Pero a pesar de esta evidente transformación y movimiento en las construcciones de Gaudí, no conseguimos descubrir su real significado ni el mensaje que nos quiso transmitir. El universal maestro catalán ha conseguido la inmortalidad, ya que ha dejado tras de sí una arquitectura que se transforma en una especie de bosque en el que es fácil entrar, pero en la que entramos en un entorno laberíntico en el que se pierde fácilmente el camino a seguir. El sentido oculto de lo sagrado explicado por símbolos solo permite captar la clave esotérica a unos pocos elegidos. En el acta matrimonial de sus padres, procedentes de un linaje de caldereros, aparecen inconfundibles signos masónicos, tales como el triángulo con un ojo vigilante y criaturas mitológicas. Pero ello no debería extrañar demasiado, ya que durante la primera mitad del siglo XIX, en Reus, su ciudad natal, y sus alrededores se localizaron numerosas sociedades secretas, tales como los Carbonarios y Francmasones. Algunas versiones aseguran que desde temprana edad se relacionó con artesanos y escultores afines a la construcción, aprendiendo su lenguaje gremial, heredado de la masonería.

 

Se le relaciona con Elías Rogent, un conocido librepensador, que le introdujo en los secretos de las edificaciones medievales. Y el estudio de los escritos del esotérico francés Eugenio Viollet-Le-Duc influyó en su atracción por el arte gótico. Una vez conseguido el título, se asoció con su colega de carrera Camilo Oliveras, que era anarquista, y planificaron la sede de la Cooperativa Agraria de Mataró (Barcelona) cuyos planos dibuja a la extraña escala de 1/666, que incluía el “número de la Bestía” del Apocalipsis y que era una escala inusual en la historia del arte. El estudioso de origen chino Hou Tech-Chien, en su tesis doctoral sobre la espiritualidad del arquitecto, ofrece una insólita explicación: “Gaudí experimentó la iluminación tan común del budismo Zen. Fue un filósofo que expresó sus ideas a través de la arquitectura como metáfora…Tuvo su veta filosófica, pero nunca estudió filosofía, sino que se guió por la intuición. Sucede lo mismo en el Taoísmo». Para llevar a cabo su impresionante obra resultó fundamental el mecenazgo del aristócrata Eusebio Güell Bacigalupi, miembro de  grupos librepensadores. De su asociación surgieron construcciones francamente insólitas, sobresaliendo el enigmático Parc Güell, o el palacio que este noble ordenó levantar en las Ramblas barcelonesas, sobre terrenos considerados «malditos». Tomando como base la geometría esotérica, este parque y la finca Güell junto al monumento de Buenaventura Aribau, forman un triángulo equilátero. Y este monumento, repleto de simbología masónica, forma parte de un entorno ideado por los hermanos Fontseré, con los que Gaudí colaboró con diseños secundarios, aunque innovadores, empezando por una cisterna subterránea.

 

Asimismo, el palacio Güell está unido al templo de la Sagrada Familia por una línea recta que cruza el Hospital de San Pablo, edificio modernista. Y la Sagrada Familia, además, enlaza con una segunda línea recta que discurre por el Parc Güell, pasando por el templo del Tibidabo, en referencia a la tentación bíblica de Jesús por parte de Satanás, para acabar en el arzobispado de Astorga, en León, todas ellas obras diseñadas por Gaudí. Todavía hoy se discute a qué obedecieron estas enigmáticas alineaciones. Sea como fuere, existen puntos de discusión, tales como su verdadera relación con la masonería. Cualquier información que hubiese permitido solucionar esta incógnita se perdió en el extraño incendio de sus archivos, depositados en el templo de la Sagrada Familia, ocurrido en junio de 1936. Y pocos días antes, un misterioso segundo incendio destruyó sus pertenencias almacenadas en el Parc Güell. Un desenlace semejante se produjo con respecto a sus obras, ya que pocas llegaron a completarse en vida del arquitecto. El Parc Güell es probablemente una de sus principales muestras ocultistas, con gran carga simbólica. Esta propuesta de urbanización residencial se inició en 1902, pero fracasó a causa de su lejanía respecto al centro urbano barcelonés de la época. Joan Bassegoda Nonell, director de la cátedra Gaudí, afirmaba que la representación del monstruo Pitón, con aspecto de salamandra, junto a otros elementos simbólicos, esconde un horno alquimista. Además de los 33 peldaños (símbolo de los grados masónicos) para alcanzar el primer promontorio, y las 21 columnas que lo sostienen (coincidentes con los 21 Arcanos Mayores del Tarot), las onduladas líneas de los bancos laterales sugieren la estructura del ADN cuando se superponen, tal como lo interpretó el arquitecto Ricardo Bofill en una conferencia pronunciada en Barcelona a finales de 1968. Similar destino sufrió la Cripta Güell, mausoleo cuya construcción quedó interrumpida en 1917 tras la muerte del mecenas.

 

La fachada de la Pasión del Templo de la Sagrada Familia en Barcelona, diseñada por el escultor Josep María Subirachs, muestra un cuadrado mágico de orden 4. Un cuadrado mágico es la disposición de una serie de números enteros en una matriz de forma tal que la suma de los números por columnas, filas y diagonales principales sea la misma, la constante mágica. Usualmente los números empleados para rellenar las casillas son consecutivos, de 1 a n², siendo n el número de columnas y filas del cuadrado mágico. Oficialmente la constante mágica del cuadrado es 33, la edad de Jesucristo en la Pasión. Pero también se ha atribuido la elección de este número como una simbología masónica, ya que 33 son los grados tradicionales de la masonería. Estructuralmente, es muy similar al cuadrado mágico de grabado de Alberto Durero “Melancolía”, pero dos de los números del cuadrado (el 12 y el 16) están disminuidos en dos unidades (10 y 14) con lo que aparecen repeticiones. Esto permite rebajar la constante mágica en 1. Alberto Durero, pintor alemán nacido en Nuremberg, realizó en 1514 el grabado Melancolía, que se puede ver en el Germanisches National Museum de Nuremberg o en la Bibliothèque Nationale de France, en Paris. En este grabado, Durero pintó en lugar destacado un cuadrado mágico de orden 4. Fue realizado en plancha de cobre y constituye uno de los mejores grabados de Durero, que están llenos de detalles enigmáticos. Tal como ya hemos indicado anteriormente, Gaudí fue el máximo representante del Modernismo catalán  y uno de los principales pioneros de las vanguardias artísticas del siglo XX. Las construcciones Gaudínianas abundan en signos y símbolos que son patrimonio de determinadas Sociedades Secretas. Todos los biógrafos de Gaudí coinciden en señalar que durante su juventud, el arquitecto sintió interés por las ideas sociales avanzadas de Fourier y Ruskin, además de mantener relaciones con los movimientos sociales más avanzados de la época. Su amistad con socialistas utópicos y anarquistas relacionados con medios masónicos, que se evidencia en sus primeros trabajos, da pie a pensar que fue quizá en estos medios en donde Gaudí contactó con una Logia masónica.

 

En la obra de Gaudí se hallan innumerables ejemplos de simbología esotérica relacionada con la masonería, la alquimia y el hermetismo. Por ejemplo, el horno de fusión o atanor es el instrumento más característico de un laboratorio alquímico. En el Parc Güell, sobre la escalinata de la entrada, nos encontramos con una estructura en forma de trípode que en su interior contiene una piedra sin desbastar, en bruto, perpetuamente mojada por un pequeño surtidor. Este elemento representa la estructura básica de un horno de fusión alquimista y es una copia del modelo que aparece en un medallón del pórtico principal de la catedral de Notre-Dame de París. Básicamente, el atanor consta de una envoltura exterior compuesta de ladrillos refractarios o cemento. Su interior está lleno de cenizas que envuelven el “huevo filosófico“, la esfera de vidrio en cuyo interior se halla la materia prima o piedra sin desbastar. Un fuego situado en la parte interior es el encargado de calentar el huevo, pero no directamente, ya que es difuminado por las cenizas. La alquimia, además de una técnica espiritual o forma de mística, se basaba también en el trabajo sobre minerales y operaciones físicas concretas y se caracterizaba por la equivalencia o paralelismo entre las operaciones del laboratorio y las experiencias del alquimista en su propio cuerpo. De esta manera, el atanor representaba la reproducción del cuerpo, el azufre era el alma, el mercurio era el espíritu, el sol el corazón y el fuego la sangre. Las etimologías de la palabra atanor son dos: por un lado derivaría del árabe “attannûr” u horno;  y por otro procedería de la palabra griega “thanatos” o muerte, la cual, precedida de la partícula “a”, expresaría el significado “no muerte“, es decir, vida eterna. Otro ejemplo lo constituye “los tres grados de perfección de la materia”. Aquí hacemos referencia a la piedra en bruto que se encuentra en el interior del atanor. La piedra sin desbastar representa el primer grado de perfección de la materia, el segundo grado viene representado por la piedra desbastada en forma de cubo, y en tercer lugar un cubo acabado en punta, es decir, con una pirámide superpuesta.

 

En la simbología masónica estas tres formas representan también las tres posiciones que se pueden ir asumiendo dentro de la Logia: aprendiz, compañero y maestro; tal como eran los grados tradicionales de las hermandades obreras medievales. Gaudí plasmó en la torre Bellesguard, también conocida como Casa Figueras, todo este simbolismo. La estructura del edificio, situado al pie de la sierra de Collserola y construido con piedra y ladrillo, está formada por un cubo coronado por una pirámide truncada. La orden de los francmasones dice que “cada hombre debe tallar su piedra“. Y es que esa piedra será tanto la piedra angular del templo como la piedra angular de la personalidad del masón. El trabajo ulterior de perfeccionamiento consistirá en superponer una pirámide al cubo. Un tercer ejemplo lo constituye la cruz en seis direcciones. Este elemento  se halla en la mayoría de proyectos y construcciones gaudínianas, es una representación de un principio arraigado a sus creencias. Gaudí utilizó dos técnicas para realizar las cruces en seis direcciones: La primera la podemos encontrar en el colegio de Santa Teresa de Barcelona y es un desarrollo evidente de la piedra cúbica; se trata de la proyección espacial de la piedra cúbica. En el “Turó de les Mines” del Parc Güell figuran tres cruces que no son más que dos taus a las que se han superpuesto sendos cubos coronados por sus correspondientes pirámides. La Tau «T» es la última letra del alfabeto hebreo y decimonona letra del alfabeto griego, que corresponde a la que en el nuestro se llama «te». Pero es también una señal o signo, todo un símbolo. Estas taus indican las direcciones norte-sur y este-oeste y entrelazadas, nos indican los cuatro puntos cardinales.

 

La tercera cruz, por su parte, es una flecha que indica una dirección ascendente. Inicial de la palabra tierra, la tau es un símbolo de origen remoto que aparece en monumentos megalíticos de las islas Baleares en forma de taules, un pedestal sosteniendo una superficie pétrea. Dentro de la francmasonería, la tau tiene un simbolismo preciso. Por una parte, representaría a Matusael, el hijo de Caín, que crearía este símbolo para reconocer a sus descendientes y, por otro, sería el signo de reconocimiento que realizaría el oficiante con la mano derecha en la ceremonia de acceso al grado de Maestro. Observemos que los compiladores bíblicos hacen partir de Adán y Eva dos linajes: el primero tendría inicio en Caín, y continuaría con Henoc (o Enoc), Irad, Mahujael, Matusael y Lamec, que a su vez tendría como hijos a Jabel, Jubal y Tubal, tres patriarcas civilizadores. El segundo linaje es el de Set, y estaría compuesto por los siguientes patriarcas: Set, Enós, Cainán, Mahalaleel, Jared, Henoc, Matusalén, Lamec y Noé, que tuvo a Sem, Cam y Jafet. Otro importante ejemplo lo constituye la letra  X, que tiene una gran importancia en el simbolismo masónico. Este símbolo se encuentra en las bóvedas de la cripta de la Colonia Güell, donde está repetido hasta trece veces, y también en el pórtico del Nacimiento de la Sagrada Familia, en la cruz que corona el Árbol de la Vida, que muestra una descomunal X. Este símbolo se realiza sobre la base de un hexágono regular y éste forma el perímetro interior de dos triángulos equiláteros entrelazados, los cuales formarían la estrella de David, que sería la notación alquímica de los cuatro elementos básicos. El hexágono es una forma muy repetida en la obra de Gaudí, del cual incluso se puede extraer un cubo volumétrico si dividimos el hexágono en tres rombos. Cabe recordar que la X, además, es la notación alquímica del Crisol, un instrumento necesario para la obra hermética. Asimismo, la X también está relacionada por tradición con el apóstol Andrés, crucificado en una cruz con esta forma.

No podemos dejar de banda el ejemplo del pelícano. Este animal, en otro tiempo símbolo de Cristo, lo podemos encontrar en el Museo de la Sagrada Familia y estaba destinado al Pórtico del Nacimiento. Una de las versiones más conocidas sobre la figura del pelícano es la que habla de que sentía un amor tan fuerte por sus hijos que, en el caso de pasar hambre, se abría el vientre con su propio pico para alimentarlos. Otra versión dice que, irritado porque sus crías le golpeaban con las alas, las mataba y luego, arrepentido, se suicidaba clavándose el pico en el vientre. En una última versión del tema se descarta el suicidio y que se clave el pico en el vientre y se habla de que sus lágrimas resucitan a sus crías muertas. El grado 18 de la orden de los francmasones, denominado “grado Rosacruz“, tiene como símbolo al pelícano en actitud de abrirse el vientre y rodeado de sus hijos; sobre su cabeza hay una cruz con una rosa roja y la leyenda I.N.R.I. El pelícano representa la chispa divina latente que anida en el hombre, su sangre es vehículo de vida y resurrección y su color es blanco, simbolizando la superación de la primera fase de la obra alquímica. La tercera fase supone pasar a través de la experiencia del rojo, que queda plasmada en la explosión de una gran rosa roja en el centro del pecho.

 

Pero tal vez uno de los ejemplos más significativos lo representa la salamandra, la serpiente y las llamas. Cabe hacer una interpretación hermética de la simbología de este elemento, que es la única integradora de todo el conjunto: una cabeza de serpiente situada en el centro de un gran disco, envuelta en llamas y éstas de agua. Los hermetistas eran conocidos como “filósofos por el fuego” y su obra se basaba en ordenar el caos; como al principio de los tiempos la ruina y el mal se extendieron por el mundo por obra de la serpiente, para ordenar ese caos es necesario quemarla. Así, el círculo simboliza el caos, la oriflama es la llama que contiene el azufre y la serpiente es el espíritu mercurial. También debemos señalar el lagarto como un importante símbolo. Es el animal que baja desde el atanor hasta el disco descrito anteriormente y que se ha interpretado como una salamandra, una iguana e incluso un cocodrilo, pero su característica más importante es su dorso sinuoso. Se trata de una imagen estática que sugiere una sensación de movimiento muy acusada, una nueva representación del mercurio originario, una reiteración de las funciones del atanor, es decir, obrar la separación, decantar las partes fijas del mineral de las volátiles. Las escalinatas del Parc Güell se nos presentan así como un paradigma hermético que contiene los principios de la obra y no en vano son muchos los textos alquímicos que insisten que toda la obra se realiza a través del mercurio.

 

También es destacable el simbolismo del árbol seco y el árbol de la vida. El amor de Gaudí por la naturaleza estuvo siempre presente en toda su obra. Sus construcciones están llenas de elementos ornamentales que hacen referencia al reino vegetal. El simbolismo alquímico está repleto de imágenes relacionadas con la agricultura y el reino vegetal. El Árbol Seco representa el símbolo de los metales reducidos de sus minerales y fundidos; la temperatura del horno les ha hecho perder vida y, por lo tanto, deben ser vivificados. En el Árbol Seco siempre existe una chispa de vida, aquella que puede hacer posible su resurrección; de hecho, siempre pueden verse en él algunas hojas que indican la posibilidad de que reverdezca de nuevo. La imagen del Árbol Seco fue colocada por Gaudí en sus obras capitales, representando una naturaleza vegetal petrificada que mantiene, sin embargo, un foco de vida. Muchas de estas imágenes se hallan en el Parc Güell. El Árbol de la Vida, como bien indica su nombre, es el árbol inmortal, el símbolo de la vida eterna. La representación iconográfica más reiterativa de esta clase de árbol es el ciprés. El arquitecto catalán lo sitúa en el centro del pórtico del Nacimiento de la Sagrada Familia, rodeado de palomas blancas, que a su vez, simbolizan las almas renovadas que ascienden hacia el cielo y, en última instancia, a la reina Semíramis.

 

Pero uno de los ejemplos más sublimes de la simbología gaudiniana la constituye el dragón ígneo y el laberinto. La imagen del dragón es una constante en la obra de Gaudí. Ciertamente, es una imagen que asociamos de forma inmediata a la leyenda de Sant Jordi, patrón de Catalunya e Inglaterra, pero, a diferencia de otros arquitectos modernistas, Gaudí lo representa siempre de forma solitaria. El dragón situado en la verja de los pabellones Güell está inspirado en “La Atlántida” del poeta Jacint Verdaguer; ya que se trata de un dragón encadenado que custodia el acceso al jardín de las Hespérides. El dragón está ligado al simbolismo de la serpiente, no es otra cosa que una serpiente con alas que arroja llamas por la boca o la nariz. Los rosacruces introdujeron imágenes de caballeros que clavaban sus lanzas en dragones furiosos. Al analizar las características míticas de este animal, su ardor ígneo aparece como la representación de nuestros instintos más incontrolables. Vencer esta fuerza, dominar nuestro espíritu, supone la posibilidad de penetrar en los dominios del Ser. Los hay alados, de grandes fauces y lengua temible, con escamas acerbas, mirada feroz y patas de garras imponentes. Otros presentan expresión menos amenazadora, carecen de patas y alas, y su cuerpo evoca la sinuosidad de la serpiente o el nerviosismo de la lagartija. Aparecen en lugares insospechados, bajo aleros, cornisas y balcones, en dinteles de puertas, camuflados en lámparas, picaportes, y comportándose como seres rampantes, trepadores, orgullosos, siempre prestos a esgrimir sus uñas ganchudas. Así son los dragones que habitan en Barcelona, ya se trate de representaciones en piedra, forja, madera, azulejo, mosaico o trencadís. El Eixample de Barcelona es la zona de la ciudad con mayor densidad de dragones, posiblemente porque ahí se construyeron muchos edificios modernistas y al modernismo parece que le gustaban los dragones.

 

Algunos ejemplares figuran junto a Sant Jordi, el héroe caballeresco patrón de Catalunya, pero otros están solos, y los más se presentan emparejados o en grupo, y difieren sobremanera en tamaños, formas y actitudes. Según el arquitecto Juan Bassegoda Nonell, que fue titular de la Cátedra Gaudí durante más de treinta años,  “La figura del dragón, un ser inexistente, seducía mucho en el modernismo, por tratarse de un personaje exótico, y porque el modernismo es una mezcla de lo neogótico y lo exótico”. Hay en la ciudad representaciones de dragones desde el medievo y se encuentran muestras en la catedral y en algunas iglesias antiguas. Pero la singularidad que Barcelona aporta al universo cultural e iconográfico del dragón se debe sobre todo a la obra de Gaudí, que plasmó aquí dos dragones muy especiales: el del trencadís del Parc Güell, y el de hierro forjado de la finca Güell, cargados ambos de gran simbolismo. Así, el dragón de la puerta de la finca Güell es Ladón, fiero guardián de la entrada del jardín de las Hespérides, que fue muerto por Hércules, según se relata en La Atlàntida de Jacint Verdaguer. Parece ser que estaba dedicada al marqués de Comillas, suegro de Güell. Ese dragón imponente, de más de cinco metros de envergadura, con fauces y dientes recortados, alas de murciélago y cola en espiral, sorprende a los turistas por su ferocidad. En el otro extremo tenemos al dragón de colorines del Park Güell, que es Pitón, la serpiente del templo del oráculo de Delfos que, según la mitología griega, cayó muerta a manos de Apolo, quien la enterró en el sótano del templo y acabó convirtiéndose en protectora de las aguas subterráneas. Según el profesor Bassegoda, “el templo de Delfos era dórico, y por eso Eusebio Güell quiso que las columnas del parque que encargó a Gaudí fueran de tipo dórico”.

 

Es realmente sorprendente que en una ciudad occidental como Barcelona puedan observarse  tantos dragones de todos los tamaños, representados como cocodrilos, serpientes, lagartos, salamandras, reptiles, dragones y saurios en general. Si excluimos el lomo de dragón del tejado de la casa Batlló, el más grande resulta ser el del parque de la España Industrial, de 32 metros de longitud y 150 toneladas de peso, mientras que el más pequeño es una pareja engarzada en los tiradores de las puertas del Pati dels Tarongers, en el Palau de la Generalitat. También son reseñables las cuatro dragonas de la pastelería Foix de Sarrià, ya que son de las poquísimas féminas de dragón representadas en la ciudad; el famoso dragón chino de la casa de los Paraigües de la Rambla, un edificio pre-modernista de Josep Vilaseca; los cocodrilos sumergidos en las aguas de la fuente de la plaza España; o las grandes lagartijas gaudínianas del templo de la Sagrada Familia. Algunos dragones de Barcelona aparecen junto a Sant Jordi, mientras otros ejemplares son orientales y denotan el gusto por los elementos exóticos de la burguesía catalana en los tiempos del modernismo. En aquella época la decoración era fundamental, así que los dragones se representaban en muebles, puertas, joyas y cortinas. Los dragones orientales, seres sin alas pero voladores, se consideran seres benévolos, cargados de sabiduría, mientras que los dragones occidentales suelen ser considerados maléficos. Pero no todo lo referente a los dragones puede considerarse simplemente como un elemento decorativo.

 

Algunos de sus biógrafos argumentan que Gaudí fue masón y que algunas de sus obras como el templo de la Sagrada Familia y el Park Güell contienen múltiples símbolos de la masonería. El escritor Josep Maria Carandell analiza en su libro El Parque Güell, utopía de Gaudí, una gran cantidad de detalles de claro origen masónico y afirma que pertenecía a una organización secreta ”probablemente relacionada con la masonería inglesa”. Pero el primero en explicar la pertenencia de Gaudí a la masonería fue el escritor anarquista Joan Llarch, en el libro Gaudí, una biografía mágica. Llarch asegura que Gaudí, en sus excursiones por la montaña, habría ingerido el hongo alucinógeno Amanita Muscaria, que tiempo después colocaría como adorno en una de las casitas situadas a la entrada del Parc Güell. Al parecer, este hongo provoca estados alterados de conciencia y el tránsito hacia otra realidad. ¿Sería en ese estado en el que Gaudí habría imaginado las formas características de su arquitectura? Eduardo Cruz, uno de sus biógrafos, asegura que perteneció a la Orden de los Rosacruz y otros insinúan que tuvo tendencias panteístas y ateas. Los detractores de estas teorías aseguran que un cristiano como Gaudí no podía ser de ningún modo masón. De todos modos en la historia de la masonería puede comprobarse la pertenencia a la misma de insignes cristianos. Aquí tenemos que señalar dos etapas diferentes en la vida de Gaudí. Por una parte tenemos a un Gaudí que en su juventud vivió en un ambiente de sociedades secretas e iniciáticas, cuya compañía parece que nunca terminó de abandonar por completo, tal y como lo demuestra la amistad con el pintor uruguayo y notorio francmasón neopitagórico Joaquim Torres García. Y por otra, tenemos a un Gaudí que en su madurez, con el paso de los años, fue acentuando su misticismo, al margen de cualquier obediencia, rito o disciplina.

 

Fuentes:

abril 13, 2019 - Posted by | Atlántida, Biblia, Egipto, Egipto, Extraterrestres, Grecia, Historia, Historia oculta, India, Lemuria, Mu, Reflexiones, Sumer, Sumer

2 comentarios »

  1. De nuevo, se pone de manifiesto una gran erudición y más razones para descifrar los misterios que nos ha dejado la historia, desde la más antigua a la más reciente. Sin embargo, al leer este artículo no puedo evitar pensar que algo ocurrió entre los siglos XVII y XVIII, ya que en estas fechas nacen los Rosacruz, la Francmasonería y los Illuminati, así como la banca privada judía asociada a todos ellos, y el Imperio británico. Algo ocurrió, que tiene que ver con Egipto y Babilonia, y con el Apocalipsis.

    Comentario por AMP | abril 13, 2019 | Responder

    • Gracias. De hecho todavía hay mucho que investigar al respecto.

      Comentario por oldcivilizations | abril 13, 2019 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: