Oldcivilizations's Blog

Antiguas civilizaciones y enigmas

Las aguas del Diluvio se esparcieron sobre la Tierra y toda criatura fue destruida

En numerosas tradiciones en todo el mundo encontramos referencias a un gigantesco diluvio o inundación. Y ahí surge la pregunta de qué pudo causar dicho cataclismo. Hay varios interrogantes que se nos plantean: ¿Hubo un cataclismo en toda la Tierra? ¿En qué fecha podemos datarlo? ¿Por qué los supervivientes de la catástrofe tuvieron que ascender hasta las montañas más altas para salvarse? ¿Se trató de un mega-tsunami? En este caso, ¿qué lo causó? ¿Por qué la agricultura post diluviana se inició en zonas montañosas? ¿Por qué encontramos fósiles marinos en altas montañas, como en los Andes o en Nepal? ¿Por qué Noé o los otros personajes equivalentes fueron avisados por un supuesto dios para que se embarcasen en una nave a fin de salvarse? ¿Por qué se tuvo la previsión de ordenar salvar también un ejemplar de cada animal o planta? Como se supone que todos no cabían en una nave, ¿tal vez estamos hablando de muestras genéticas de cada especie? ¿Qué entendemos por dioses? ¿Tal vez extraterrestres o seres de otra dimensión? ¿Quiénes sabían que se produciría la catástrofe? ¿Fue provocada? ¿Por qué estos supuestos dioses tenían tantos deseos en eliminar a los seres humanos? ¿Por qué casi no tenemos información de las posibles civilizaciones antediluvianas? ¿Quiere esto decir que el cataclismo destruyó prácticamente la vida humana en la Tierra? Evidentemente no podemos responder a todas estas preguntas, pero intentaremos dar algunas posibles respuestas. En el Libro de Enoc tal vez tengamos una pista para algunas de las preguntas, ya que podemos leer lo siguiente: “Tú conoces todas las cosas, Tú sabes todo lo que pasa, y sin embargo no nos dices nada. Por tantos crímenes, ¿qué debemos hacer a los malvados? Entonces el Altísimo, el grande y el santo hizo oír su voz. Y envió a Arsayalalyur al hijo de Lamech, (Noé), diciendo: Háblale en mi nombre, mas ocúltate a sus ojos. Después revélale el gran cataclismo que debe hacer perecer a todos los hombres, pues las aguas del diluvio se esparcirán sobre la faz de la tierra, y toda criatura será destruida. Pero enséñale los medios de escapar; dile cómo su raza se perpetuará sobre toda la tierra“. Aquí se nos indica que el cataclismo fue previsto y, tal vez, provocado, quizás moviendo un asteroide de su trayectoria. Arsayalalyur posiblemente sea más conocido como arcángel Uriel. En el Libro de Adán y Eva, Uriel es identificado como el querubín que permanece junto a las puertas del Edén con una espada ardiente para evitar el acceso de los humanos al árbol de la vida (Génesis). En el texto apócrifo La vida de Adán y Eva se relatan historias, en tiempos de Adán, en que aparece la figura del fuego y de los carros volantes. Aunque la versión que ha llegado a nosotros data del 730 d. C., se basa en documentos de una gran antigüedad. En este texto se dice: “Eva miró a los cielos y vio un carro de luces que se aproximaba, tirado por cuatro águilas brillantes, cuya belleza magnífica no puede expresar nadie nacido de mujer”. Sigue leyendo

enero 14, 2019 Posted by | Antiguas Civilizaciones, Civilizaciones Perdidas, Dioses de la Antiguedad, enigmas en general | 13 comentarios