Oldcivilizations's Blog

Antiguas civilizaciones y enigmas

La física moderna, ¿nos lleva a un mundo mágico?

Los cuentos infantiles, los mitos y las leyendas están repletos de acciones mágicas. Pues bien, la física actual, especialmente la cuántica, entra de lleno en un mundo de magia, además de  ser evidentemente contra-intuitiva. Incluso Richard Feynman, un físico teórico estadounidense que ayudó a unificar la teoría cuántica y la electrodinámica, dijo: “Creo que puedo decir con seguridad que nadie entiende la mecánica cuántica“. Debo reconocer que cuando conocí de que se trataba el concepto de entrelazamiento cuántico quedé muy impresionado. Además podría estar relacionado con la hipotética posibilidad de efectuar una teleportación, que consistiría básicamente en desaparecer de un lugar y aparecer en otro sin pasar por ningún sitio entremedio. En efecto, las posibilidades de una hipotética teleportación funcionarían gracias al entrelazamiento cuántico. Dos partículas entrelazadas las podríamos asimilar al caso de dos gemelos que tuviesen una conexión especial. Se dice que aunque dos gemelos estén separados por miles de kilómetros, si uno se hace daño, su hermano gemelo siente el mismo dolor. Pues bien, algo así sucede con las partículas entrelazadas. Aunque las separes, cuando hacemos algo a una de ellas, la otra lo siente al instante. Por ello, a pesar de haberlas alejado a distancias siderales, siguen conectadas. Eso significa estar entrelazadas. Y gracias a estas partículas entrelazadas, tal vez algún día podremos teleportarnos. Podemos tener un tipo de cócteles de partículas en el lugar de origen que tengan una «conexión especial» con otro cóctel de partículas situado en el lugar al que queremos teleportarnos. En un momento dado, este último grupo de partículas se ha convertido en el objeto teleportado. Pero el objeto original habría quedado destruido al mezclarse con el primer cóctel de partículas. En el instante del Big Bang, el supuesto origen del universo, todas las partículas nacieron juntas y, por lo tanto, entrelazadas. Por ello todo lo que existe en el universo se habría formado a partir de aquellas partículas, de modo que estaríamos entrelazados cuánticamente con todo lo que nos rodea, tales como los árboles, los animales, las piedras, las otras personas e incluso las más lejanas estrellas. Ello implicaría que, de algún modo, cualquier cosa que hagamos a los demás seres o a nuestra Tierra nos afectaría mucho más de lo podamos imaginar. De ahí viene el sabio refrán chino de que «el aleteo de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo». Tal vez este entrelazamiento cuántico universal nos acercaría a la noción de un hipotético Dios. Creemos que el universo no es más que una inmensa máquina y que nosotros no somos más que una insignificante pieza por lo que, hagamos lo que hagamos, no podremos cambiar nada del mundo que nos rodea. No somos conscientes de que estamos, a nivel cuántico, todos entrelazados, por lo que destruyendo el mundo en el que vivimos nos hace más daño del que pensamos. Sigue leyendo

diciembre 26, 2018 Posted by | Ciencia, Reflexiones | 1 comentario