Oldcivilizations's Blog

Antiguas civilizaciones y enigmas

¿Estamos inmersos en una guerra climatológica y de control mental?

Puede que las siglas HAARP (High Frequency Advanced Auroral Research Project) no les suene a algunos de los lectores, pero corresponden a un misterioso proyecto de la Fuerza Aérea norteamericana. En unas instalaciones militares situadas en Gakona, Alaska, se está desarrollando un proyecto que consiste en 180 antenas que, funcionando conjuntamente, equivaldrán a una sola antena emitiendo a 1 Imagen 4GW (gigavatio) =1.000.000.000 W (vatios), es decir mil millones de ondas de radio de alta frecuencia que penetrarían en la atmósfera inferior e interactuarían con la corriente de los elecrojets aureales o corrientes de Birkeland. El vatio o watt es la unidad de potencia del Sistema Internacional de Unidades. Es el equivalente a 1 julio por segundo y es una de las unidades derivadas. Expresado en unidades utilizadas en electricidad, un vatio es la potencia eléctrica producida por una diferencia de potencial de 1 voltio y una corriente eléctrica de 1 amperio. Hay una electricidad flotando sobre la Tierra llamada electrojet aureal, en que al depositar energía en ella se cambia la corriente y genera ondas de baja frecuencia (LF) o de muy baja frecuencia (VLF). Se supone que la tecnología HAARP tendría la intención de acercar el electrojet aureal a la Tierra, con el objetivo de aprovecharlo como una gran estación generadora. Entonces la tecnología HAARP enviaría haces de radiofrecuencia hacia la ionosfera. A causa de ello, los elecrojets aureales afectarían al clima global. Algunas veces durante una tormenta eléctrica llegan a tocar la Tierra, afectando a las comunicaciones a través de cables telefónicos y eléctricos, así como con la interrupción de suministros eléctricos e incluso produciendo alteraciones en el estado del ser humano. La tecnología HAARP actuaría como un potente calentador ionosférico. En este sentido podría tratarse de una sofisticada arma geofísica y climática. Curiosamente, en 1899, el genial científico e inventor Nikola Tesla ya descubrió que la temperatura general del planeta estaba subiendo lentamente, lo que conocemos hoy en día como calentamiento global. Tesla pensó que ello estaba siendo producido por condiciones naturales, así como por alguna interferencia artificial y extraterrestre.

Sigue leyendo

agosto 21, 2016 Posted by | Ciencia, Historia oculta, Reflexiones | 1 comentario