Oldcivilizations's Blog

Blog sobre antiguas civilizaciones y enigmas

¿Existe una clara línea divisoria entre espíritu y materia?

Este es un tema suficientemente complejo como para tener en cuenta lo que dijo Isaac Newton: “Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano”. Según John Milton (1608 – 1674), poeta y ensayista inglés, conocido especialmente por su poema épico El paraíso perdido, “millones de seres espirituales recorren la tierra y no los vemos ni cuando estamos dormidos ni cuando despiertos“. Se sabe que Imagen 13hay una energía que anima toda la materia, desde la más sutil a la más densa. Sería el caos al que se referían los antiguos. En algunos relatos cosmogónicos griegos, el Caos es aquello que existe antes que el resto de los dioses y fuerzas elementales, es decir, el estado primigenio del cosmos infinito. En el siglo V a. C.  se lo identificó con el aire, adquiriendo solo tardíamente el sentido de «confusión elemental», en  la Metamorfosis de Ovidio. Asimismo esta energía sería el fuego sagrado de los parsis, miembros de una comunidad religiosa zoroástrica que habitan en el oeste de la India, especialmente en la ciudad de Bombay. Descienden de los persas que emigraron a la India a mediados del siglo VII para escapar a la persecución religiosa de los invasores musulmanes. También sería la energía representada por el fuego del dios griego Hermes, mensajero entre los dioses y los humanos. Como dador del fuego a los humanos, Hermes es un equivalente al titán Prometeo. Otras equivalencias de esta energía serían la  antorcha  de Apolo, el  phtha egipcio; la  zarza  ardiente  de Moisés; o la moderna electricidad. Bulwer Lytton, en su  libro The Coming Race or Vril: The Power of the Coming Race, publicada en 1871, le llama  vril  y supone que se valían de ella unas misteriosas poblaciones subterráneas.  Este libro presenta a unos hombres cuyo psiquismo está mucho más desarrollado que el nuestro. Han adquirido poderes sobre ellos mismos y sobre las cosas que los hacen semejantes a los dioses. Por lo pronto, siguen ocultos. Habitan en cavernas, en el centro de la Tierra. Pronto saldrán de ellas para reinar sobre nosotros. Según Bulwer Lytton, el vril es la enorme energía de la cual sólo utilizamos una ínfima parte en la vida ordinaria, el nervio de nuestra divinidad posible. El que llega a ser dueño de esta energía vril se convierte en dueño de sí mismo, de los demás y del mundo. Dice,  al  efecto,  que  estas  gentes de un mundo subterráneo creen  que el vril unifica y resume  la  energía de todos los agentes naturales e insinúa después, como Faraday ya presintió,  la unidad de las fuerzas: “Hace  mucho  tiempo  que  estoy convencido, y conmigo  muchos  otros  amantes de  la naturaleza, de que  las diversas modalidades de las fuerzas de la materia  tienen origen común, es decir,  que están relacionadas  con  tan  directa interdependencia  que pueden transmutarse una en otra con equivalente potencia de actuación”. Seguir leyendo

diciembre 24, 2015 Posted by | Historia oculta, Metafísica | 1 comentario