Oldcivilizations's Blog

Antiguas civilizaciones y enigmas

Las misteriosas y sorprendentes construcciones egipcias

Enormes estatuas y fabulosos templos se alzan en medio del más enorme y desolador de los desiertos. Así es Egipto, una cultura cuyo halo de misterio se sumerge en lo más profundo de los tiempos, provocando la maravilla y el asombro del hombre moderno. Hasta ahora, la egiptología nos ha querido hacer creer que un pueblo de incultos pastores cambió de la noche a la mañana el curso de la Historia y creó, de repente, una de las civilizaciones más grandes de cuantas hayan existido.  En la meseta de Giza, entre las pirámides y Imagen 15la Esfinge, hay algo que no está acorde con la estética egipcia y que parece fuera de lugar. Se trata de tres templos que se encuentran frente a la Esfinge de piedra y la segunda pirámide, atribuida al faraón Kefrén, que fue el cuarto faraón de la dinastía IV de Egipto. Reinó desde  2547 a 2521 a. C. En la Lista Real de Abidos lo titulan Jafra y en la Lista Real de Saqqara, Jaufra. El Canon Real de Turín da 20 años de reinado. Manetón lo denomina Sufis II y le asigna 66 años de gobierno. Según Heródoto mandó erigír la segunda pirámide de la meseta de Giza, datada cerca de 2520 a. C, de la que quedan el núcleo pétreo y restos del revestimiento original, en piedra caliza, cerca del vértice, y una hilada, de granito, en la zona inferior. Dispone de cámara Real con sarcófago de granito rosado, donde el eminente egiptólogo Giovanni Battista Belzoni encontró, en 1818, unos huesos de vaca. También se le adjudica la Gran Esfinge, el templo funerario, el Templo del Valle, una pirámide subsidiaria, cinco fosos de barcos y la calzada procesional. Ordenó construir la tumba de Jamerernebty I en Giza, próxima a la pirámide. Una espléndida estatua de Kefrén sedente protegido por el dios Horus, de diorita, fue encontrada en Giza por Auguste Mariette, en 1860. A diferencia de todas las construcciones de su entorno, las grandes pirámides incluidas, esos tres templos sagrados fueron edificados utilizando grandes bloques de caliza de unas 200 toneladas de peso cada uno, algunos de los cuales se elevaron hasta 12 metros de altura mediante procedimientos que desconocemos. Además se advierte fácilmente que esas tremendas masas pétreas están engarzadas entre sí como si fueran las piezas de un enorme puzle. Tuvo que ser un geólogo de la Universidad de Boston, Robert Schoch, quien no sólo se fijó en las tremendas proporciones de esos bloques, sino también en el inusitado grado de erosión que reflejaban. Una erosión conformada por estrías verticales y horizontales que, desde el punto de vista técnico de Schoch, sólo podrían explicarse por la acción ininterrumpida del agua hace más de siete mil años, mientras que los egiptólogos sólo estaban dispuestos a dar a esas estructuras una antigüedad de cuatro mil quinientos años. Sigue leyendo

agosto 10, 2014 Posted by | Egipto, Egipto, enigmas en general | 2 comentarios