Oldcivilizations's Blog

Antiguas civilizaciones y enigmas

Los asombrosos conocimientos astronómicos de nuestros remotos antepasados

La Esfinge de Giza, de setenta y tres metros de largo por veinte de alto, es en realidad una roca natural a la que un día se le dio forma de león y que los elementos se encargaron después de desgastar. Se eleva frente a la segunda pirámide del conjunto y está orientada hacia el este con una gran precisión. Justo al inicio del equinoccio de primavera, el 20 de marzo, el Sol sale precisamente delante de los ojos de la Esfinge. Parece evidente que la Esfinge fue construida para marcar este momento especial del año. Los Imagen 9árabes la llamaban Abu-Hol, un nombre que se tradujo como «padre del terror».Pero los antiguos egipcios la conocieron como Horem-Akhet, «Horus en el horizonte». Horus (“el elevado“) era el dios celeste en la mitología egipcia. Se le consideraba como el iniciador de la civilización egipcia. Su nombre egipcio era Hor; mientras que Horus era su nombre helenizado. En la mitología griega, Horus estaría representado por Apolo Febo. La Esfinge y las pirámides no sólo resultan un enigma por sus bloques de hasta doscientas toneladas, sino también por la ausencia de inscripciones de la época de su construcción que ayuden a entender quién las levantó y por qué. Sin esas inscripciones y sin el cuerpo de un solo faraón descubierto en el interior de una pirámide, el misterio sigue vigente desde hace siglos. Otro misterio lo constituye la distribución de las tres grandes pirámides en la meseta de Giza y su posición con respecto al cinturón de Orión. La coincidencia de las posiciones relativas de ambos conjuntos terminó de consolidar la teoría de que se quisocrear una imagen especular de esas estrellas en el suelo. Robert Bauval es un ingeniero nacido en Alejandría, de familia belga y maltesa, que había saltado a la escena pública en 1994, gracias a un ensayo en el que trataba de explicar la peculiar disposición de las tres pirámides de Giza y responder a la pregunta de por qué la menor de ellas, la atribuida al faraón Micerinos, de la IV dinastía, se construyó desviada de la diagonal que unía las otras dos. En su libro El misterio de Orión, Bauval argumentaba que la clave para descifrar ese enigma residía en el firmamento. Según él, los antiguos constructores de pirámides levantaron el monumento de Micerinos desviado del eje imaginario sobre el que se asientan Keops y Kefrén porque así imitaban la disposición de las tres estrellas del llamado «cinturón de Orión». Sigue leyendo

julio 16, 2014 Posted by | Atlántida, Biblia, Ciencia, Egipto, Egipto, enigmas en general, Extraterrestres, Grecia, India, Mayas, Mayas, Mu | 3 comentarios