Oldcivilizations's Blog

Antiguas civilizaciones y enigmas

¿Qué sabemos de los Dinosaurios, los antiguos dueños de la Tierra?

Aun tenemos en nuestras cabezas estructuras cerebrales muy parecidas a las del caballo y el cocodrilo“, dice el neurofisiólogo Paul MacLean, del National Institute of Mental Health (NIMH). No sé si habréis oído  hablar del complejo “R” o cerebro reptiliano. De acuerdo a la teoría de MacLean, el cerebro humano resulta de la superposición e integración de las funciones de tres cerebros distintos, con diferentes características estructurales,  neurofisiológicas y de comportamiento. A lo largo de su evolución, el cerebro Imagen 20humano adquirió tres componentes que fueron surgiendo y superponiéndose. El primero es el cerebro primitivo (arquipálio), constituido por la estructuras del tronco cerebral: Bulbo, cerebelo, ponte y mesencéfalo, con el más antiguo núcleo en la base, el globo pálido y bulbos olfatorios. Se dice que corresponde al cerebro reptiliano, también llamado complejo-R por el neurofisiologo Paul MacLean. El segundo es el cerebro intermedio (paleopálio), formado por las estructuras del sistema límbico. Se dice que corresponde al cerebro de los mamíferos inferiores. El tercero, en la capa superior, es el cerebro superior o racional (neopálio), que comprende la mayor parte de los dos hemisferios cerebrales (formado por el neocórtex) y algunos grupos neuronales subcorticales. Este último solo es compartido por los mamíferos superiores, incluyendo a los primates y el hombre.  También son muy comunes los mitos sobre la “Serpientes de la sabiduría” que iluminaban a la humanidad. En el libro de Génesis, Dios castiga a la serpiente por haberle dado a Eva la fruta prohibida declarando; “sobre tu vientre andarás y polvo comerás todos los días de tu vida” (Génesis 3).  De esta manera la Biblia daba a entender que la serpiente, antiguamente, tenia brazos y piernas, y que, al ser maldecida, le fue quitado este privilegio. También en las viejas catedrales  europeas se ven adornos de gárgolas, que son de tipo reptiloide. Asimismo, también hay muchas referencias al cruce entre “dioses” de origen reptiliano, como los anunnaki, y humanos, así como a manipulaciones genéticas con humanos, lo que aún fortalecería más la idea del posible origen de esta parte reptiliana del cerebro. Los paleontólogos, desde principios del siglo XIX, han tratado de resolver el enigma de los dinosaurios, el conjunto de especies que han dominado nuestro planeta durante un período de 165 millones de años. Revolucionando las antiguas teorías sobre estos animales, descubrimientos recientes han probado que no todos ellos eran lentos, de sangre fría, sino que algunas especies eran de sangre caliente y de movimientos rápidos, y que su desaparición no se debió a su incapacidad de adaptación, sino a grandes cataclismos que asolaron la Tierra. También se ha confirmado que diversos tipos de dinosaurio eran bípedos, como los primates y las aves. Tal vez algunas especies reptiles alcanzaron, hace más de 65 millones de años, un gran desarrollo tecnológico, que les permitiese huir de la Tierra ante un inminente cataclismo. ¿Serán descendientes de estos reptiles terrestres los “dioses” anunnaki que intervinieron en nuestra evolución? Conozcamos más sobre estos posibles ancestros: los dinosaurios.  Sigue leyendo

junio 27, 2014 Posted by | Ciencia, enigmas en general | 1 comentario