Oldcivilizations's Blog

Antiguas civilizaciones y enigmas

Los peligros de los nuevos alquimistas

Tenemos que prestar atención a las revelaciones transmitidas por las tradiciones. Por ejemplo, la doctrina de las cuatro Edades según expone el Libro de Daniel, confirmada por Hesíodo entre los griegos, e igualmente entre los hindúes. El sueño de Nabucodonosor es un sueño profético narrado en la Biblia, en el capítulo II del Libro de Daniel, al que se llama Doctrina de los cuatro imperios universales. Nabucodonosor II (630-562 a. C.) es probablemente el gobernante más conocido de la dinastía caldea de Babilonia. Reinó entre el 605 a. C. y el 562 a. C. Es famoso por la conquista de Judá y Jerusalén, y por su monumental actividad constructora en Babilonia, como los famosos Jardines colgantes de Babilonia. Es Imagen 12tradicionalmente llamado “Nabucodonosor el Grande“, pero la destrucción del Templo de Jerusalén y la conquista de Judá le causó una imagen malévola en las tradiciones judías y en la Biblia, al contrario de lo que sucede en el Irak contemporáneo, donde es glorificado como un líder histórico. En el siglo VI a. C. el imperio neobabilónico o caldeo se convertiría en el imperio más poderoso de la antigüedad, sustituyendo al poderío asirio. El rey Nabucodonosor II de Babilonia se constituyó como el soberano más poderoso de la antigüedad antes de la aparición del imperio aqueménida y del aplastante éxito de Alejandro Magno. Bajo el dominio de Nabucodonosor II ocurrió la primera diáspora de los judíos que significó un cambio radical en el culto judío al ser destruido y quemado el Templo de Salomón. Según los profetas hebreos de la época, esto había sido anunciado por Yahvé, ya que su pueblo, en desobediencia y pecado, se había apartado de él. El Rey Nabucodonosor soñó con una enorme imagen de un coloso,  cuyas partes corporales se componían de distintos metales.   Tras esto,  Nabucodonosor quedó muy perturbado.  Entonces el rey consultó a Daniel, al cual llamaban Beltsasar: “¿Podrás tú hacerme conocer el sueño que vi, y su interpretación?”   Daniel respondió al rey, diciendo: “El misterio que el rey demanda, ni sabios, ni astrólogos, ni magos ni adivinos lo pueden revelar al rey. Pero hay un Elohim en los cielos, el cual revela los misterios, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los postreros días. He aquí tu sueño, y las visiones que has tenido en tu cama. Estando tú, oh rey, en tu cama, te vinieron pensamientos por saber lo que había de ser en lo porvenir; y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser. Y a mí me ha sido revelado este misterio no porque en mi haya más sabiduría que en todos los vivientes, sino para que se de a conocer al rey la interpretación, para que entiendas los pensamientos de tu corazón”. La profecía describe el sueño de Nabucodonosor: “Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; sus piernas de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó“. Sigue leyendo

marzo 3, 2014 Posted by | Ciencia, Historia, Historia oculta, Metafísica | 6 comentarios