Oldcivilizations's Blog

Blog sobre antiguas civilizaciones y enigmas

Pompeya y el nacimiento de la arqueología como ciencia

En 1764, la pintora suizo-austriaca Angélica Kauffmann hizo en Roma un dibujo de su maestro Winckelmann. Éste aparece sentado ante un libro abierto y tiene la pluma en la mano. Sus ojos son muy grandes, de color oscuro, y su frente tiene una amplitud muy espiritual. Nariz grande y conjunto de formas casi borbónicas. La boca y la barbilla son de forma suave y redondeada. «En él, la Naturaleza había puesto todo aquello que define y conviene a un hombre», decía Goethe. En agosto de 1764 Winckelmann escribió desde Roma a su amigo Franke, y menciona la excepcional popularidad de la pintora. Estaba entonces Angélica pintando su retrato, de medio cuerpo, del que también hizo un aguafuerte. Refiriéndose a la pintora, dice Winckelmann que hablaba italiano, además de alemán, e igualmente se expresaba con facilidad en francés e inglés. Y como resultado de este último talento era una retratista popular entre los ingleses que visitaban Roma. «Puede considerársela bella», añade Winckelmann, «y cantando puede igualarse a nuestros mejores virtuosos».  Johann Joachim Winckelmann nació en 1717 y era hijo de un zapatero remendón de Stendal, Brandenburg (actual Alemania). Al final del Medievo y a comienzos de la Era Moderna, Brandeburgo fue uno de los siete electorados (Kurfürst) del Sacro Imperio Romano Germánico, y junto con Prusia formaron la base original del Segundo Reich o Imperio alemán del 18 de enero de 1871, el primer Estado nacional unificado alemán. Berlín, futura capital alemana, se encontraba dentro del territorio de Brandeburgo. Seguir leyendo

septiembre 24, 2012 Posted by | Historia, Historia oculta, Otras ant. civil., Otros | 2 comentarios