Oldcivilizations's Blog

Blog sobre antiguas civilizaciones y enigmas

Los enigmas del Nazismo 2/2


Antes se recomienda leer el artículo  Los enigmas del Nazismo 1/2>”

Las religiones orientales siempre han ejercido una atracción especial en muchos occidentales.  Pero para estudiar religiones tan antiguas como las de la India, Tíbet o Japón se necesita la ayuda de un maestro, ya que de lo contrario se puede llegar a ideas totalmente equivocadas. El gran escritor Rudyard Kipling escribió estas palabras: «Oriente es Oriente y Occidente es Occidente, y los dos no se encontrarán nunca». Ya René Guénon (Abd al-Wâhid Yahyâ al convertirse al islamismo), matemático, filósofo y metafísico francés,  afirmó que tenemos consciencia de toda la distancia que separa Oriente y Occidente, sobre todo el Occidente moderno. En su obra “Introducción general al estudio de las doctrinas hindúes”, se refiere particularmente a estas diferencias. Y afirmaba: “Así pues, si nos hemos levantado contra las falsas asimilaciones que han intentado algunos occidentales, es porque éstas no son uno de los menores obstáculos que se oponen a este acercamiento; cuando se parte de una concepción errónea, los resultados van frecuentemente en contra de la meta que uno se ha propuesto. Al negarse a ver las cosas tales como son y a reconocer algunas diferencias al presente irreductibles, uno se condena a no comprender nada de la mentalidad oriental, y así no se hace más que agravar y perpetuar los malentendidos, cuando sería menester dedicarse ante todo a disiparlos”.  Y uno de los grandes enigmas de la historia es la razón por la que una gran cantidad de jerarcas nazis abrazaron la filosofía y mística oriental.

 

Conceptos como yoga, meditación trascendental o el tercer ojo pueden resultar de difícil comprensión para las mentes occidentales. A este respecto queremos hacer referencia a que la palabra «Vril» proviene de la novela “La raza que nos suplantará o Zanoni”, escrita por el autor inglés Edward Bulwer-Lytton (1803-1873). En esta novela explica el encuentro con una raza superior, los Vril-Ya, que vive en un mundo subterráneo y que controla una fuerza secreta llamada Vril. Ejercen su poder sobre todas formas de materia, ya sea animada o inanimada,  pudiendo sanar, reanimar a los muertos y causar destrucción. Son originarios de la superficie de la Tierra, pero fueron separados del resto de la humanidad por una catástrofe natural y tuvieron que recluirse en un mundo subterráneo, donde se establecieron. Allí tuvieron una historia marcada por guerras y cambios sociales, hasta que finalmente descubrieron una nueva fuerza natural, la Fuerza-Vril, y formaron una sociedad igualitaria y eugenésica, filosofía social que defiende la mejora de los rasgos hereditarios humanos mediante varias formas de intervención,  que les hizo superiores al resto de razas. El narrador alerta al final de la novela del peligro de que los Vril-ya se puedan quedar sin espacio vital y puedan volver a la superficie para someter y destruir al resto de la humanidad.

En este punto tenemos que explicar que la Alemania nazi de Adolf Hitler fue famosa por los programas eugenésicos que intentaban mantener una raza alemana «pura» mediante una serie de medidas recogidas bajo la llamada «higiene racial». Entre otras actividades, los nazis realizaron experimentos en seres humanos vivos para comprobar sus teorías genéticas, yendo desde la simple medida de las características físicas a los horrendos experimentos efectuados por Josef Mengele y Otmar von Verschuer con gemelos en los campos de concentración. Durante los años 1930 y 1940, el régimen nazi esterilizó forzosamente a cientos de miles de personas a los que consideraba mental y físicamente no aptos. Los nazis incluso  mataron decenas de miles de oficiales inválidos mediante programas obligatorios de eutanasia. También implantaron varias políticas eugenésicas positivas, otorgando premios a las mujeres arias que tenían un gran número de hijos y promoviendo un servicio en el que mujeres solteras «racialmente puras» eran fecundadas por oficiales de las SS. Muchas de sus teorías sobre la eugenesia y la higiene racial estuvieron también presentes en su exterminio sistemático de millones de personas, incluyendo judíos, gitanos, testigos de Jehová y homosexuales. El alcance de los programas eugenésicos alemanes, junto con el fuerte uso de la retórica eugenésica y la llamada «ciencia racial» durante todo el régimen, crearon una indeleble asociación entre la eugenesia y el Tercer Reich en los años de posguerra

  

En realidad el Vril es una energía que los antiguos hindúes y tibetanos conocen con el nombre de Kundalini. La aplicación de esta fuerza energética se produce trabajando los chakras, que son pequeños centros energéticos distribuidos por ciertas zonas del cuerpo humano. La Kundalini se accionaría como una fuerza liberadora, una especie de serpiente que atravesaría estos chakras liberándolos de las impurezas a las que estamos sometidos los seres humanos y proporcionando al hombre una evolución completa, convirtiéndolo en un ser con poder y otorgándole una inmensa sabiduría. Pero esta energía también serviría para acceder a profundos conocimientos científicos, cuyo manejo erróneo habría provocado la abrupta desaparición de civilizaciones antiguas de las que apenas hay rastro, como es el caso de antiguos textos hindúes donde aluden a vimanas volantes y armas con terribles rayos destructores (¿armas nucleares?). No se sabe si el Vril tuvo algo que ver con estas enigmáticas máquinas voladoras, pero nunca han cesado las especulaciones al respecto.

La Logia Vril se inspiró en una novela del autor Bulwer Lytton, al que ya nos hemos referido: “La raza que nos suplantará o Zanoni”. Este autor también se había hecho famoso con su obra “Los últimos días de Pompeya”. Lytton habla de misteriosos seres que suplantarán y conducirán a los elegidos de la raza humana a una formidable mutación. Pero, es a través del liderazgo de Haushofer, político, militar, geógrafo e historiador alemán y uno de los principales ideólogos del Lebensraum (espacio vital),  que la Sociedad Vril alcanza su real dimensión. Integrada por una extraña mezcla de budistas, ex adeptos de la Golden Dawn, teósofos y miembros de la Logia Thule, desarrolla una amplia actividad donde se  práctica el yoga, la meditación y la lectura de libros hindúes, con el fin de despertar esa enorme energía atrapada en este mundo tridimensional. Por eso no sorprende que una comunidad tibetana, seguidora del budismo de gorros negros, se instalara en Berlín. Porque no hay duda de que los nazis del Tercer Reich eran vistos como los hijos esperados que devolverían el poder a las terribles Jerarquías de las Tinieblas. Tal era el horrible pensamiento que justificaba su existencia.

La Teoría del Espacio Vital fue la que inspiró a Hitler para planificar la conquista de gran parte de Europa. Las enseñanzas ocultistas de Haushofer, mezcladas con su distorsionada visión de “la Doctrina Secreta”, de Helena Blavatsky,  fue el argumento para la creación de los campos de concentración, donde pueblos enteros perdieron la vida. Los horrendos experimentos a que fueron sometidos los prisioneros judíos demuestra hasta que punto estos aprendices de brujos estaban comprometidos en la satisfacción de estas terribles Jerarquías de las Tinieblas. De Haushofer se decía que podía prever el porvenir, pero no se imaginó que su propio hijo intentaría matar a Hitler, su discípulo preferido, que salió ileso del complot contra su vida. Albrech Haushofer, su hijo,  fue sentenciado a la horca junto a otros conspiradores y en uno de sus bolsillos se encontraron unos clarificadores y terroríficos versos manuscritos: “El destino había hablado por mi padre / de él dependía una vez más / rechazar al demonio en su mazmorra. Mi padre rompió el sello. / No sintió el aliento del maligno / y dejó al demonio suelto por el mundo”. Luego, Karl Haushofer mató a su esposa Martha y se suicidó siguiendo un ritual japonés.

 

Haushofer también fue el promotor de la Esvástica como símbolo nazi. Pero, ¿sabemos cuál es la interpretación oculta de este símbolo? En “la Doctrina Secreta”, Helena Blavatsky revela algunos de sus secretos: “… Los cuatro brazos de la X, de la cruz hermética, indicando los cuatro puntos cardinales, eran bien comprendidos por las mentes místicas de los indos, brahmanes y budistas, siglos antes que se oyese hablar de ello en Europa, pues ese símbolo se encuentra en todo el mundo. Doblaron ellos los extremos de la cruz e hicieron de ella su Esvástica, ahora el Wan de los buddhistas mongoles. Implica ella que el “punto central” no está limitado a un individuo por muy perfecto que sea; que el principio (Dios) está en la Humanidad, y que la Humanidad, como todo lo demás, está en Él, como las gotas de agua en el Océano, estando los cuatro extremos dirigidos hacia los cuatro puntos cardinales, y por tanto perdiéndose en el infinito”. Helena Blavatsky ha dejado muchos testimonios sobre sus brillantes conversaciones acerca de los más profundos temas filosóficos, científicos y religiosos. No obstante, para la historia, queda principalmente el registro de su amplia obra literaria, de la que destacan siete libros: “Isis sin Velo“, “La Doctrina Secreta“, “La Voz del Silencio“, “La Llave de la Teosofía“, “Glosario Teosófico“, “En el País de Las Montañas Azules” y “Por Grutas y Selvas del Indostán“. En 1875, junto con Henry Steel Olcott, prestigioso coronel americano que había conocido un año antes, William Quan Judge y con un pequeño grupo, formó la Sociedad Teosófica, cuya sede fue inicialmente en Nueva York,  pero que poco después fue transferida a la India, donde aún se mantiene.

Pocos símbolos del mundo tienen un significado ocultista mayor que la Esvástica. Es el emblema de la actividad del Fohat, palabra tibetana que designa uno de los dos conceptos más importantes de la Cosmogénesis Esotérica. Tenemos su equivalente en el Eros de la Mitología Esotérica, en el Apam-Napta (“Hijo de las Aguas”) de los Vedas y del Ahura-Mazda, en el Daiviprakriti de las Escuelas Filosóficas Hindúes, así como en Khepera,  en el antiguo Egipto.  Se dice que: “Fohat es una cosa en el Universo aún no manifestado y otra cosa en el mundo fenomenal y cósmico”. Por otra parte, sus cuatro brazos, doblados en ángulos rectos, están íntimamente relacionados con las escalas Pitagórica y Hermética. El que está iniciado en los misterios del significado de la Esvástica puede encontrar en ella, con precisión matemática, la evolución del Cosmos y todo el período de Sandhya. A este respecto queremos aclarar que Yuga (en Sánscrito) representa una milésima parte de un Kalpa, una de las cuatro edades del Mundo, y cuya serie marcha en sucesión durante el ciclo manvantárico. Cada Yuga va precedido por un período llamado Sandhyâ, que representa el crepúsculo o período de transición, y va seguido por otro período de igual duración, llamado Sandhyânza. Cada uno es igual a una décima parte del Yuga. El grupo de cuatro Yugas es calculado por los años divinos o “años de los dioses”, siendo cada uno de tales años igual a 360 años de los hombres mortales.

 

La Esvástica también representa la relación entre lo Visible y lo Invisible y la primera procreación del hombre y de las especies. Hubo un tiempo en el que el símbolo oriental de la Esvástica fue adoptado universalmente. Para los budistas esotéricos y hasta para los exotéricos, chinos y mogoles, significa las “diez mil verdades”. Estas verdades, dicen, pertenecen  a los misterios del Universo Invisible y de la Cosgomonía y Teogonía Primordiales. Desde que el Fohat cruzó el Círculo como dos líneas (horizontal y vertical), se dice que las llamadas  Huestes de los Benditos nunca han dejado de enviar sus representantes a los distintos Planetas, por los cuales tienen que velar desde el principio. Esta es la razón por la que la Esvástica es colocada siempre, como la cruz ansata en Egipto,  sobre el pecho de los místicos difuntos. Se la encuentra en el corazón de las imágenes y estatuas de Buda, en el Tíbet y en Mongolia. Es también el sello que se coloca en el corazón de los iniciados vivos, y que algunos tienen grabado a fuego en la carne, ya que deben guardar estas verdades inviolables e intactas en el silencio y secreto eterno, hasta el día que son percibidas y leídas por sus sucesores escogidos.

Según Blavastky, el uso de la Esvástica se ha ido degradando hasta colocarse en el tocado de los horribles ídolos de los Bhons-los Dugpas o Brujos de las fronteras tibetanas. Sin embargo, nunca perderá sus propiedades misteriosas. También ha sido utilizada por los Iniciados y Videntes, así como por los sacerdotes de Troya,  pues Schliemann ha encontrado muchas muestras  de este símbolo entre las ruinas  de esta antigua ciudad. Asimismo se la encuentra entre los antiguos incas, asirios y caldeos, así como en las paredes de las construcciones ciclópeas del mundo antiguo, en las catacumbas del Nuevo Mundo y en Roma. En el estudio de Blavastky descubrimos la importancia de este símbolo, que fue el anagrama del Tercer Reich. Irónicamente critica el abuso de la Esvástica por parte de los brujos tibetanos, los Bhons o monjes con gorros negros, que estuvieron relacionados con Haushofer. Sin embargo, para disociar el símbolo de la Esvástica del Tercer Reich deberá pasar mucho tiempo.

 

Heinrich Himmler, Reichsführer (o Jefe Supremo), llegó a ser considerado como el segundo hombre más importante en el Tercer Reich. Sin embargo, ni su rostro ni su cuerpo enjuto se asemejaba a la idea de superhombres que se esperaba emergerían algún día como especie dominante, una vez se produjera el triunfo del Reich. Sin embargo, para Hitler, Himmler fue una pieza clave que encajó a la perfección en ese universo de locura y muerte. Las SS (Shutz Staffel), cuerpo de policía ideológica y de control social, fueron el más terrible de los instrumentos de represión del régimen nazi.  Fueron el resultado de la desintegración de la SA (Sección de Asalto), que en un comienzo funcionó como una fuerza paramilitar que combatía a los activistas rojos y que sirvió para la reestructuración del Partido Nazi, después del fracasado levantamiento de 1923, que le valió a Hitler ser condenado a un año de cárcel. “La idea vital que animaba a la SA fue derrotada el 30 de junio de 1934 por una idea puramente satánica, las de la SS”. Se había iniciado la Orden Negra.

Los escasos biógrafos de Himmler informan que en su juventud estudió la carrera de Ingeniero Agrónomo y que su padre lo empleó en una granja para que adquiriera experiencia en la materia. Más tarde se vinculó a Otto Strasser, miembro activo del partido que lo aceptó como secretario. Su personalidad encuadraba dentro de los tipos complacientes con la autoridad y poco amigos de las bromas “…sus subordinados dirían después que Himmler jamás les hablaba ni en términos encomiásticos ni en tono de reproche. Sus instrucciones eran, la mayor parte de las veces, muy imprecisas.  Tenía el gusto del secreto, haciendo de él una regla absoluta cuyas violaciones serían castigadas incluso con la muerte...” Sin embargo Himmler tenía un extraño talento, ya que poseía una gran memoria fotográfica, que convirtió a su cerebro en una inmensa base de datos. Este don, junto a su innata capacidad organizativa, le acercaron a Hitler, quién le encomendó la tarea de convertir a las nacientes SS en un cuerpo eficiente. Himmler no sólo aceptó el desafío, sino que con su obra casi eclipsó al mismo Hitler. Pero las SS no sólo fueron un cuerpo policial casi perfecto, sino que aspiraban a algo más. El hombre a quién Hitler exigió la eliminación de 6 millones de judíos, fue también un amante de la Historia Medieval, hasta el punto que se creía la reencarnación de Enrique I,  llamado el Pajarero, que fue duque de Sajonia y rey de la Francia Oriental. Primero de la dinastía otoniana de reyes y emperadores alemanes, es generalmente considerado como el fundador y primer rey del Estado alemán medieval, conocido hasta entonces como Francia Orientalis. Ávido cazador, obtuvo el sobrenombre «el Pajarero» porque se dice que estaba fijando sus redes de caza de aves cuando los mensajeros llegaron a informarle de que iba a ser rey.

 

Entró en el ocultismo a través de sus estudios sobre el Santo Grial y fue un militante de la Logia Thule. “… Creía en el magnetismo, el mesmerismo, la homeopatía, en las teorías más dudosas del eugenismo naturista, en los videntes, echadores de cartas, curanderos, hipnotizadores y hechiceros de los que estuvo rodeado toda su vida, hasta el punto de que muchas veces no se atrevía a tomar una decisión sin consultarles...”.  Estos antecedentes ya marcan el camino que trazó para las SS. “Un principio fundamental debe servir de regla absoluta a todo hombre S.S.. Debemos ser honrados, comprensivos, leales, buenos camaradas con los que son de nuestra sangre y con nadie más. Lo que le pase a un ruso, a un checo, no me interesa absolutamente nada…” Con estas palabras Himmler indicaba el lugar que debía tener la futura Orden en cuanto a lo racial. Y añadía:  “De cada cien hombres, no podemos escoger, por término medio, más que de diez a quince. Les exigimos un historial político y bien documentado de sus padres, hermanos y hermanas, su árbol genealógico a partir de 1750 y, naturalmente les hacemos pasar por una prueba física. También reclamo el dossier de las juventudes hitlerianas. Queremos formar una clase superior que dominará a Europa durante siglos..”.

Durante la Edad Media, la Orden de Caballería Teutónica alistó en sus filas a lo mejor de la nobleza germana, que consagran sus vidas y renuncian a los placeres para ir a luchar contra los infieles que no siguían el Cristianismo, en las llamadas Cruzadas. Influenciado por la lectura de estas historias, Himmler moldea a los futuros combatientes de la Orden Negra como monjes guerreros, pero que a diferencia de sus antepasados, su culto va dirigido hacia otro Dios. Solo la cúpula dirigente de la Orden Negra estaba al corriente de las verdaderas intenciones de la misma. Aquellos hombres, estrictamente seleccionados, eran admitidos en los rituales secretos, donde se los adiestraba para “creer, obedecer y combatir”. La preparación se efectuaba  en las escuelas llamadas Napolas. Luego accedían a los burgs, que eran lugares especiales donde completaban su formación. Según dijo Himmler en la Conferencia de Paz de 1934:  “El mundo presenciará la resurrección de la vieja Borgoña, que fue antaño el país de las ciencias y de las artes y que Francia ha relegado al rango apéndice conservado en alcohol. El Estado soberano de Borgoña, con su Ejército, sus leyes, su moneda y su correo, será el estado modelo SS. Comprenderá la Suiza romana, la Picardía, la Champaña, el Franco Condado, el Hainut y el Luxemburgo. La lengua oficial será el alemán, naturalmente. El partido nacionalsocialista no tendrá allí ninguna autoridad. Solo gobernarán las SS, y el mundo quedará a un tiempo estupefacto y maravillado ante este Estado, en que se aplicará el concepto SS del mundo..”

 

A todo esto, Occidente no parecía comprender lo que estaba sucediendo ante sus ojos.   La clave de esta política residía en la Anhenerbe, o “Sociedad de Investigación de la Herencia de los Antepasados”. La idea de esta enigmática sociedad con este extraño nombre era crear una nueva imagen para el nuevo Tercer Reich. Pretendía poner de moda el orgullo de sentirse alemán y ensalzaba todo lo ario. Su objetivo era: “… impulsar una sociedad que estudiara el origen del germanismo y diera sólidas bases científicas a la doctrina oficial del partido...”. Entre otros objetivos tenía el de investigar el alcance territorial y el espíritu de la raza germánica, rescatar y restituir las tradiciones alemanas y difundir la cultura tradicional alemana entre la población. Llegó a tener diversos departamentos dedicados a promocionar las danzas y canciones tradicionales,  el folklore, las leyendas, la geografía sagrada o las ciencias paranormales. Y el símbolo de la Anhenerbe era una runa.

Los alfabetos rúnicos son un grupo de alfabetos que comparten el uso de unas letras llamadas runas, que se emplearon para escribir en las lenguas germánicas en la Antigüedad y la Edad Media, antes y también durante la cristianización, principalmente en Escandinavia y las Islas Británicas, además de la Europa central y Oriental. Las variantes escandinavas del alfabeto se conocen también como futhark o fuþark, término que deriva de las primeras seis letras. La variante anglosajona se conoce como futhorc, debido a los cambios producidos en la pronunciación de estas seis letras en el inglés antiguo. Las inscripciones rúnicas más antiguas encontradas datan de alrededor del año 150 d.C., y a grandes rasgos, el alfabeto fue reemplazándose por el latino con la cristianización, alrededor del año 700 en la Europa central y al finalizar la época vikinga, alrededor de 1100, en Escandinavia. Sin embargo, el empleo de runas persistió en Escandinavia hasta entrado el siglo XX, especialmente en la Suecia rural, empleándose especialmente en la decoración con runas y en los calendarios rúnicos.

 

Uno de los departamentos de investigación más misteriosos era el que se dedicaba a las actividades esotéricas. Sus actividades se centraban en la búsqueda del Santo Grial, excavaciones en busca de vestigios atlantes, viajes al interior de la Tierra para comprobar la teoría de que es hueca,  envío de equipos de exploración al Tíbet, prácticas de yoga o estudios de antiguos cultos paganos. Pero por otro lado, una parte de los científicos  más brillantes emigraron por estar en abierta oposición al Régimen.  Uno de ellos era Albert Einstein, el padre de la relatividad, que emigró con sus secretos a EE.UU. Pero aquellos que se quedaron fueron absorvidos por un Tercer Reich que les brindaba la ocasión de poner en prácticas sus teorías. Los caminos de la Sociedad Anhenerbe hubieran seguido un rumbo distinto sino hubiesen estado tan obsesionados por la cuestión racial:  “… El 1 de enero de 1939 la Anhenerbe recibió una nueva reglamentación que ampliaba sus actividades a la investigación científica en general, y por este camino fue por donde se llegó a la explotación de los campos de prisioneros, que ofrecían espléndidas perspectivas para la experimentación..”.

Las peticiones para contar con material humano para sus horribles experiencias no tardaron en llegar, según puede leerse en una carta del capitán médico de la reserva del Ejército del Aire, Sigmund Rasche, fechada el 15 de mayo de 1941:  “… He observado con sentimiento que todavía no se ha realizado ninguna prueba con el material humano que tenemos a nuestra disposición. Hasta ahora nos ha detenido la consideración de que los ensayos son muy peligrosos, por lo que no se presenta para ellos ningún voluntario. Por eso es por lo que me permito hacerle con toda seriedad la siguiente pregunta: ¿no sería posible para usted poner a nuestra disposición dos o tres delincuentes profesionales?. Estos ensayos, en el curso de los cuales cabe la posibilidad de que mueran los hombres sometidos a la experiencia, se desarrollarán con mi colaboración personal. El factor humano es totalmente indispensable para las experiencias sobre los vuelos a grandes alturas, experiencias que resultarían inútiles haciéndolas a base de monos, como hasta ahora se había intentado, ya que las reacciones de éstos hasta ahora son completamente distintas...”

 

Y, aunque parezca increíble, Sigmund Rascher era un respetado científico que dictaba conferencias sobre las reacciones humanas y las molestias psicológicas y fisiológicas en el curso de los vuelos a grandes alturas. Rascher no tuvo que esperar mucho para ver concedido su deseo, ya que fue autorizado por el propio Himmler a disponer de los prisioneros del campo de concentración de Dachau (en Alemania). El historial que se ha podido recopilar de estos experimentos es realmente propio de una película de terror. Para las pruebas sobre los vuelos a gran altura se utilizaron prisioneros en cámaras sometidas a presiones variables, con el resultado de unos doscientos muertos; “…cierta clase de ensayos han producido tal presión en las cabezas de estos hombres, que se volvían locos y se arrancaban los cabellos en un esfuerzo desesperado por mitigar aquella cruel sensación…”. También se hicieron experimentos sobre los efectos del frío en el organismo humano: “… Para las experiencias sobre los efectos del frío seco, se exponía a los sujetos al terrible frío de invierno alemán, completamente desnudos, durante noches enteras. Su temperatura interna descendía a veinticinco grados. Se los recogía sin sentido y se procedía después a las experiencias de reanimación y recalentamiento…”

Pero Rascher no fue el único sádico que realizo experimentos con seres humanos. Otros médicos continuaron por esta demoníaca senda. En nombre de la Ciencia Nazi, miles de indefensos prisioneros fueron sometidos a toda clase de crueldades: inoculación de virus, como el Paludismo, ensayos de nuevas medicinas, experimentos hematológicos y dermatológicos, análisis de alcaloides y venenos desconocidos o ensayos de métodos de esterilización. En todos estos horrendos experimentos la raza era una prioridad, tal como puede verse en este racista pedido: “… Tenemos una colección casi completa de todas las razas y de todos los pueblos. Únicamente en lo que toca a la raza judía, los ejemplos de cráneos a nuestra disposición son tan escasos, que es casi imposible llegar con su examen a conclusiones definitivas. La guerra en el Este nos brinda ahora la oportunidad de llenar este importante vacío. En lo que se refiere a los comisarios judeo- bolcheviques, que presentan los rasgos repugnantes, pero característicos, de la humanidad degenerada, nos interesaría mucho la posesión de sus cráneos, con los que tendríamos la posibilidad de obtener un documento científico completo...”

De esta manera es como comenzaron a llegar cráneos de prisioneros judíos de origen ruso a las manos del despiadado Doctor Hirt. Los envíos, aparentemente inocuos,  se hacían a la Facultad de Estrasburgo, en la región de Alsacia, dónde Hirt ejercía las funciones de Director. Cuando la materia prima de prisioneros empezó a escasear, se recurrió al trágicamente famoso campo de Auschwitz (en Austria), que se transformó en una gran reserva de material humano. Y después de los cráneos, se empezaron a solicitar esqueletos enteros, resultado de asesinatos planificados, básicamente mediante la asfixia con cianuro, que impedía que los cuerpo sufrieran la descomposición orgánica. Cuando se llega a este nivel de maldad, como el alcanzado por el Nazismo,  no pueden aplicarse criterios de análisis normales, aunque algunos historiadores se empeñen en lo contrario

 

Friederich Hielscher, que presidía en Departamento de Esoterismo, fue un personaje enigmático que jugó un papel destacado dentro de la Anhenerbe. Sorprendentemente, prácticamente no se ha encontrado información sobre Hielscher.  Solo sabemos que fue miembro de la Logia Thule y que tenía un alto conocimiento de “la Doctrina Secreta”, de Helena Blavatsky,  que se decía superaba los conocimientos de Eckard y Haushofer. Corrían rumores sobre su pertenencia a un misterioso Culto Mundial, del que nada se sabe, aunque se tienen algunos indicios. Bajo su tutela se realizaron las famosas expediciones Nazis al Tíbet. Se personó como testigo (¡no como acusado!) en el proceso de Nüremberg, para defender a uno de los criminales nazis juzgados. Luego desapareció in dejar rastro. La profecía del Rey del Mundo decía:   “Los pueblos de Agartha saldrán de sus cavernas subterráneas y aparecerán en la superficie de la Tierra“. Y en 1938  es enviada  una expedición nazi al Tíbet, al mando de Ernst Shaeffer, que es acompañado por cinco sabios alemanes y veinte miembros de las SS. Hielscher, como jefe del Departamento de Esoterismo de la Anhererbe, fue el promotor de esta expedición. Su enigmática misión consistía en establecer lazos con los misteriosos habitantes de las cavernas, pertenecientes al pueblo de Agartha. Esta fue una de ls diversas expediciones a esa mítica región.¿Qué buscaban realmente los nazis en el Tíbet? ¿Existe un reino oculto en un mundo subterráneo, situado bajo Asia?

Cuesta creer que el ocultismo de los nazis obedeciese a los designios de unas Jerarquías Espirituales Desconocidas ubicadas en el interior de la Tierra. También es difícil de creer que  influyeran en el curso de la historia del mundo. Aunque los nazis dieron gran publicidad a la famosa expedición en busca de Agartha, no fueron ellos los únicos interesados. A lo largo de la historia, distintos aventureros, místicos y exploradores nos dejaron increíbles relatos sobre la posible existencia de este reino subterráneo. De toda la información que circula por el mundo sobre Agartha, hay algunas  que merecen  ser citadas. En 1885 el marqués Alejandro Saint-Yves d’Alveydre recibió la visita del príncipe afgano Hardij Schripf, acompañado de dos misteriosos personajes, enviados por un misterioso Gobierno Universal Oculto, que le revelaron la existencia de Agartha y su organización espiritual y política.  Este ocultista francés escribió un libro, “Misión de la India en Europa”, donde revelaba la naturaleza de Agartha, y del que se imprimieron doscientos ejemplares para ser publicados. Pero ante amenazas provenientes de la India, el autor decidió destruir cualquier rastro del manuscrito. Solo sobrevivió un ejemplar, que fue conservado por el hijo de Saint-Yves, que posteriormente  lo regaló al místico Papus.

 

Gerard Encausse, usualmente conocido por el nombre místico de Papus, fue un Francés nacido en España, médico, hipnotista y ocultista. El pseudónimo de Papus fue tomado del “Nuctameron” de Apolonio de Tiana y significa médico. Papus es principalmente recordado como autor de libros de magia, Cábala y Tarot, y como figura prominente en varias organizaciones ocultistas y grupos espiritualistas y literarios parisinos a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Nació en la Coruña, España el 13 de Julio de 1865, de madre española y padre frances, Louis Encausse, un químico. Su familia se mudo a París cuando tenía cuatro años. En su juventud, Encausse pasó gran parte de su tiempo en la Biblioteca Nacional estudiando Cábala, Tarot, Ciencias Mágicas, Alquimia y los escritos de Eliphas Levi. Se asoció a la Sociedad Teosófica Francesa, poco después de ser fundada Madame Blavatski en 1884-85, pero dimitió al poco tiempo pues no estaba de acuerdo en el énfasis que hacía ésta en el ocultismo oriental. También fue miembro de la Hermandad Hermética de Luxor.

¿Qué decía el manuscrito de Alejandro Saint-Yves d’Alveydre para ser condenado a la destrucción?: “…. Varios millones de dwijas (dos veces nacidos) y de yoguns (unidos en Dios) forman el círculo grande o, mejor dicho, el hemiciclo. Por encima de ellos, caminando hacia el Centro, se encuentran cinco mil punditis-pandavas, algunos de los cuales se ocupan de la enseñanza propiamente dicha, y los demás, de la Policía interior o de las Cien Puertas… Su número de cinco mil corresponde al de las raíces de la lengua védica. Después de los pundits, vienen distribuidos en grupos más o menos numerosos, las circunscripciones solares de los trescientos sesenta bagawandas o cardenales. El círculo más elevado y más cercano al misterioso Centro se compone de doce miembros que representan la iniciación suprema. Por encima de ellos no hay más que el triángulo formado por el Soberano Pontífice, el Brahmatma, soporte de las almas en el Espíritu de Dios, y sus dos asesores: el Mahatma, representando el Alma Universal, y el Mahanga, símbolo de toda la organización material del Cosmos…”. Alejandro Saint-Yves d’Alveydre afirmaba que Agharta, que en idioma sánscrito significa Comunidad Suprema, se encontraba ubicada bajo  el Desierto del Gobi, en pleno corazón del Asia.

 

Y añadía: “…. En la superficie de la Tierra y en sus entrañas, la existencia real de Agartha se sustrae a la vigilancia y al apremio de la violencia de la profanación. Sin hablar del continente americano, cuyos subsuelos ignotos le pertenecieron en tiempos de una muy lejana antigüedad, en Asia, sólo, cerca de mil millones de hombres conocen más o menos de sus existencia y su grandeza. ¿Por qué caminos, a través de qué pueblos hay que pasar para llegar hasta allí? A esta pregunta, que seguramente me harán los diplomáticos y los militares, no conviene responder de manera más explícita, hasta que el entendimiento sinárquico se aun hecho. No obstante, como me consta que ciertas potencias, en sus mutuas rivalidades a través de Asia, rozan sin saberlo el territorio sagrado, comprendiendo que, sus tropas deberían hollarla o bordear sus límites, divulgo estas informaciones por amistad hacia estos pueblos europeos y por Agartha, naturalmente”.  Lo más extraño es que los nazis se encargaron de quemar todas las ediciones que pudieron encontrar.

Otra información importante la proporciona Ferdinand Ossendowsky, explorador polaco que huyendo de la Rusia soviética se internó en Asia a mediados del siglo XX, viviendo experiencias increíbles que relató en “Bestias, Hombres y Dioses”, incluyendo una descripción de Agartha, basada en revelaciones que le hicieron los lamas del Tíbet. “ …. Hace más de seis mil años, un hombre santo desapareció con toda una tribu en el interior de la tierra y nunca ha reaparecido en la superficie de ella. Muchos hombres, sin embargo, han visitado después ese reino misterioso: Sakya Muni, Nadur Gheghen, Paspa, Baber y otros. Nadie sabe dónde se encuentra situado. Dicen unos que en el Afganistán, otros que en la India. Todos los miembros de esta religión están protegidos contra el mal, y el crimen no existe en el interior de sus fronteras. La ciencia se ha desarrollado en la tranquilidad y nadie vive amenazado de destrucción. El pueblo subterráneo ha llegado al colmo de la sabiduría. Ahora es, un gran reino que cuenta con millones de súbditos regidos por el Rey del Mundo. Éste conoce todas las fuerzas de la naturaleza, lee en todas las almas humanas y en el gran libro del destino. Invisible, reina sobre ochocientos millones de hombres, que están dispuestos a ejecutar sus órdenes…. Este reino se extiende a través de todos los accesos subterráneos del mundo entero. He oído a un sabio lama decir al Bogdo Jan que todas las cavernas subterráneas de América están habitadas por el pueblo antiguo que desapareció de la tierra. Aún se encuentran huellas suyas en la superficie del país. Estos pueblos y estos espacios subterráneos, dependen de jefes que reconocen la soberanía del Rey del Mundo”.

 

Y en su extraño relato sobre Agartha, Ossedonwsky añadía: “En ello no hay gran cosa sorprendente. Sabéis que en los dos Océanos mayores del Este y el Oeste había remotamente dos continentes. Las aguas se los tragaron y sus habitantes pasaron al reino subterráneo. Las cavernas profundas están iluminadas con un resplandor particular que permite el crecimiento de cereales y otros vegetales y da a las gentes una larga vida sin enfermedades. Allí existen numerosos pueblos e incontables tribus…. La capital de Agharti está rodeada de villas en las que habitan los grandes sacerdotes y los sabios. Recuerda a Lhassa, donde el palacio del Dalai Lama, el Potala, se halla en la cima de un monte cubierto de templos y monasterios. El trono del Rey del Mundo se alza entre dos millones de dioses encarnados. Estos son los santos panditas. El palacio mismo se halla circundado por la residencia de los Goros, quienes poseen todas las fuerzas visibles e invisibles de la tierra, del infierno y del cielo, y pueden disponer a su antojo de la vida y la muerte de los hombres. Si nuestra loca humanidad emprendiese la guerra contra ellos, serían capaces de hacer saltar la corteza de nuestro planeta, transformando la superficie de éste en desiertos. Pueden secar los mares, cambiar los continentes en océanos y convertir las montañas en arenales. A su mando, los árboles, las hierbas y las zarzas empiezan a retoñar; los hombres viejos y débiles se rejuvenecen y vigorizan y los muertos resucitan. En extraños carros, que nosotros no conocemos, recorren a toda velocidad los estrechos pasillos del interior de nuestro planeta … Estas son las historias que oí contar en las yurtas de los príncipes y en los monasterios lamaístas. El tono con que me las referían me impedía formular la menor objeción. Misterio…”.

Nikolai Roerich,  explorador, pacifista y genial pintor ruso, también se refirió a Agartha.  En el año 1923 llevó a cabo una travesía hacia las regiones desconocidas de Asia, donde obtuvo informes de maestros lamas acerca de Shambhala (¿Agharta?). Roerich describe una visión mística de Shambhala, llamada la resplandeciente: “… Lama, en Turfan y en Turkestán nos enseñaron cuevas con extensas galerías sin explorar. ¿Podemos llegar a los Ashrams de Shambhala a través de estas rutas? Nos dijeron que en algunas ocasiones, personas extrañas salían de estas cuevas y se dirigían a las ciudades. Deseaban pagar con monedas extrañas y antiguas que ya están fuera de uso. – «Es verdad, es verdad; los habitantes de Shambhala a veces emergen a este mundo. Se encuentran con los servidores terrenales de Shambhala. Por el bien de la humanidad, envían regalos preciosos, notables reliquias… Puedo contaros muchas historias de los maravillosos regalos que se recibieron a través del espacio. Hasta el mismísimo Rigden Gyeppo aparece en ocasiones en cuerpo humano. De repente, se muestra en sitios sagrados, en monasterios, y en un momento predestinado pronuncia sus profecías. De noche o por la mañana temprano, antes del alba, el Soberano del Mundo llega al Templo. Entra. Todas las luces se encienden solas al mismo tiempo. Algunos ya reconocen al Gran Forastero. Los lamas se reúnen con gran reverencia. Escuchan con la mayor atención las Profecías del futuro…

 

En un punto de la narración Roerich habla acerca de un objeto volante metálico y desconocido que pudo observar durante su estancia en Asia. ¿Podría tratarse de un OVNI en el año 1923?: “… Mañana de sol, sin nubes: el cielo azul resplandece. Por encima de nuestro campamento vuela un enorme buitre negro. Nuestros mongoles y nosotros lo observamos. De pronto uno de los lamas buriatos apunta al cielo azul: – ¿Qué es eso? ¿Un globo? ¿Un aeroplano? Advertimos algo brillante, que vuela muy arriba, de noroeste a sur. Sacamos de la carpa tres poderosos anteojos de campaña y los dirigimos hacia el gigantesco cuerpo esferoide y brillante, que se destaca contra el sol, claramente visible sobre el cielo azul y que avanza velozmente. Vemos enseguida que cambia de dirección al sur-sudeste y desaparece tras los picos nevados de la cadena de Humboldt. Todos los acampantes seguimos la aparición inusitada y los lamas susurran: – ¡Es el signo de Shambhala!“.  

Es interesante detenernos con cierto nivel de profundidad en la enseñanza del Kalachakra, que está íntimamente ligada con Shambhala y que aún es practicada por budistas de todo el mundo como un medio de elevación espiritual. Kalachakra es un término en sánscrito utilizado en el budismo tántrico, que se traduce como Rueda del Tiempo o Ciclo del Tiempo. El término Kalachakra se refiere tanto a la deidad tántrica (en tibetano yidam) del Budismo Vajrayana como a la filosofía y a las prácticas de meditación contenidas en el escrito Kalachakra Tantra. El Kalachakra Tantra es conocido como el Kalachakra Laghutantra, que se dice es una versión resumida del texto original, el Kalachakra Mulatantra, que desapareció. Algunos maestros budistas aseguran que Kalachakra es la forma más avanzada que existe de práctica vajrayana, y ciertamente es uno de los sistemas complejos dentro del budismo tántrico. La tradición Kalachakra gira en torno al concepto de tiempo (kāla) y ciclos (chakra): desde los ciclos de los planetas hasta los ciclos de la respiración. Enseña a trabajar con la energía sutil del cuerpo para poder llegar a la iluminación.

 

La entidad Kalachakara representa a Buda y a la omnisciencia. Kalachakra es tiempo y, como todo está bajo la influencia del tiempo, Kalachakra lo conoce todo. Por otro lado, su consorte Kalachakri o Kalichakra está consciente de todo aquello que es infinito. Están unidos en la postura Yab-yum, la temporalidad y la atemporalidad en conjunción. De manera similar, la rueda no posee ni principio ni fin.[ El Kalachakra Tantra se divide en cinco capítulos, los dos primeros de los cuales se consideran kalachakra base. El primer capítulo habla del kalachakra externo, o mundo físico,  y en particular el sistema de cálculos del calendario Kalachakra, el nacimiento y muerte de los universos, nuestro sistema solar y el funcionamiento de los elementos. El segundo capitulo habla del Kalachakra interno, y se refiere a los procesos de gestación y nacimiento humanos, la clasificación de las funciones del cuerpo, la experiencia humana y el vajra-kaya; la expresión de la existencia física en términos de canales, vientos, gotas y demás. La experiencia humana se clasifica en cuatro estados mentales: despierto, soñando, dormido y un cuarto estado que es disponible mediante la energía del orgasmo sexual. Explica entonces el potencial (gotas) que le da origen a estos estados, así como los procesos de su funcionamiento.

Los últimos tres capítulos describen al “Kalachakra alternativo” y hablan del camino y sus frutos. El tercer capitulo trata de la preparación para las prácticas meditativas: las iniciaciones de Kalachakra. El cuarto capitulo habla de las prácticas como tal, tanto de las meditaciones del mandala y sus deidades, como las prácticas de las etapas de generación y consumación de los Seis Yogas. El quinto y último capitulo describe el estado de iluminación que resulta de la práctica. Así como en todas las prácticas vajrayana, las iniciaciones Kalachakra enseñan al discípulo a practicar el Kalchakra Tantra para poder obtener la Budeidad. Existen dos conjuntos principales de iniciaciones. El primero de estos conjuntos se enfoca en la preparación para las meditaciones de la etapa de generación. El segundo conjunto se enfoca en las prácticas de la etapa de consumación, también conocidas como los Seis Yogas de Kalachakra. Aquellos que no quieren trabajar las prácticas solo reciben las siete iniciaciones menores. La frase “así como es afuera también lo es dentro del cuerpo” aparece a menudo en el Kalachakra tantra para hacer énfasis en las similitudes y correspondencias que existen entre los seres humanos y el cosmos, que es la base de la astrología Kalachakra. En el Tibet, el sistema astrológico Kalachakra es uno de los bloques principales de la creación de los calendarios astrológicos tibetanos. La astrología Kalachakra es similar al sistema occidental, ya que utiliza cálculos complicados, pero sorprendentemente precisos, para determinar, entre otras cosas, la localización exacta de los planetas.

 

Según el Kalachakra Tantra, el rey Suchandra (en tibetano Dawa Sangpo) del Reino de Shambhala pidió enseñanza a Buda para poder practicar el Dharma, sin tener que renunciar a sus responsabilidades y placeres mundanos. Dharma es una palabra sánscrita que significa ‘religión’, ‘ley natural’, ‘orden social’, ‘conducta adecuada’ o ‘virtud’, y que se utiliza en casi todas las doctrinas y religiones de origen védico (las religiones dármicas), como el hinduismo (llamado por los hindúes sanátan dharma, la ‘eterna religión’), el budismo, el yainismo y el sijismo. En respuesta a su petición, Buda enseñó el primer tantra raíz Kalachakra en Dhanyakataka (Palden Drepung en tibetano, cerca del actual Amaravati), una pequeña ciudad en Andhra Pradesh, en el sureste de India, supuestamente por medio de bilocación (aparecer en dos lugares a la vez), ya que al mismo tiempo estaba entregando el discurso de los sutras Prajnaparamita en la montaña del Pico del Buitre en Bihar. Además del rey Suchandra, noventa y seis emisarios y reyes menores de Shambhala también recibieron las enseñanzas. Kalachakra fue recibido entonces en Shambhala y allí permaneció en exclusividad por cientos de años. Los futuros reyes Manjushrikirti y Pundarika condensaron y simplificaron las enseñanzas bajo el nombre de Sri Kalachakra o Laghutantra, y su comentario principal, Vimalaprabha, que sigue siendo, hoy en día, el corazón de la literatura Kalachakra.

Rigdan Tagpa o Manjushrí Kírti nació alrededor del 159 a.C. y fue regente de Shambhala con más de trescientos mil segidores de la Yavana. o religión occidental, que adoraban al Sol. Se dice que Manjushri expulsó a todos los herejes de esta tierra pero que, después de escuchar sus peticiones, les permitió regresar y, para su beneficio y beneficio de todos los seres, expuso la doctrina Kalachakra. En el 59 a.C. le entregó el trono a su hijo, Pundarika, y al poco tiempo falleció, y entró así al Sambhoga-káya de la Budeidad. Actualmente existen dos tradiciones de Kalachakra, el linaje Ra (tibetano Rva-lugs) y el linaje Dro (tibetano Bro-lugs). Aunque existen muchas tradiciones de los textos Kalachakra del sánscrito al tibetano, las traducciones Ra y Dro se consideran las más fiables. Cada tradición ofrece una historia diferente acerca de cómo las enseñanzas Kalachakra lograron regresar a la India desde Shambhala. En ambas tradiciones, el Kalachakra y sus comentarios,  conocidos como Bodhisattvas Corpus, regresaron a la India en el año 966 d.C. gracias a un pandit hindú. En la tradición Ra, este personaje se conoce como Chilupa, mientras que en la tradición Dro se le conoce como Kalachakrapada El Mayor. Algunos expertos, como Helmut Hoffman, han sugerido que se trata de la misma persona con diferente seudónimo.

 

Chilupa/Kalachakrapada viajó a Shambhala para recibir la enseñanza de Kalachakra y logró recibir la iniciación por parte del rey Durjaya, el cual se le manifestó como Manjushri. Al regresar a la India, Chilupa/Kalachakrapada logró derrotar en debate a Nadapada (en tibetano Naropa), el abad de la Universidad de Nalanda, uno de los centros más grandes de pensamiento budista de la época. Chilupa/Kalachakrapada inició entonces a Nadapada, que pasó a ser conocido como Kalachakrapada El Menor,  en la tradición Kalachakra. Los demás linajes indotibetanos surgieron a partir de estos dos. Más tarde, la tradición Kalachakra así como todo el budismo Vajrayana desaparecieron de la India debido a las invasiones musulmanas, logrando sobrevivir exclusivamente en Nepal. El linaje Dro se estableció en el Tíbet a través de un discípulo Kashimiri de Nadapada, conocido como Pandita Somanatha, el cual llegó al Tíbet en 1027 d.C. junto a su traductor Droton Sherab Drak Lotsawa, del cual recibe su nombre. El linaje Ra llegó al Tíbet por medio de otro discípulo Kashimiri de Nadapada, llamado Samantashri,  junto a su traductor Ra Choerab Lotsawa.

Hoy en día, la tradición Kalachakra la practican las cuatro escuelas de budismo tibetano, aunque es mucho más predominante en el linaje Gelug. Es la práctica tántrica oficial de la escuela Jonang, y actualmente lucha para ser reconocida como la quinta tradición del budismo tibetano. El Kalachakra Tantra ha sido fuente de controversia en occidente debido a que el texto contiene pasajes que pueden ser interpretados como una demonización del Islam. Esto se centra en una profecía de guerra santa entre Budistas y “bárbaros“. Un pasaje en especifico del Kalachakra dice, “El Chakravartin aparecerá al final de los tiempos en la ciudad que los dioses crearon en el Monte Kailasa. Castigara entonces a los bárbaros dentro de la batalla con su cuaternaria armada sobre toda la superficie de la tierra.”. La profecía de la guerra de Shambhala representa al triunfo de la raza humana sobre el militarismo religioso y el nihilismo/materialismo. El Kalachakra Tantra ofrece una visión de elevación del espíritu humano más allá de estas fuerzas. Expresa una intención de unir a la humanidad en una sola raza “vajra” teniendo en cuenta que cada ser humano posee la misma esencia o “naturaleza budica“, más allá de cualquier noción conceptual de “si mismo” que se base en lo cultural, étnico o emocional. Es decir, esta más allá de toda influencia histórica y religiosa.

 

Aunque el Kalachakra profetiza una guerra religiosa, tal cosa estaría en conflicto con los juramentos de las enseñanzas budistas Mahayana y Theravada que prohíben la violencia. Según Alexander Berzin, el Kalachakra no fomenta la violencia en contra de las personas sino más bien en contra de la agresión mental y emocional interna que resulta en la intolerancia, el odio, la guerra y la violencia. El comentarista Gelug Kaydrubjey interpreta a la “guerra santa” como el combate interno que los practicantes sostienen contra las tendencias demoniacas de su interior. Esta seria una solución a la violencia ya que el Kalachakra dice que las condiciones del exterior dependen de las condiciones del interior, específicamente de la “Conciencia” de los seres. Vista de esta manera, se supone que la guerra ocurre dentro de la mente y emociones del practicante. Es la transformación de la mentalidad arcaica de la violencia en el nombre de la religión y la ideología en sabiduría y contemplación espiritual.

Sin embargo, la iconografía tantrica incluye armas filosas, escudos y cadáveres. Todos estos elementos parecen estar en conflicto con los preceptos de no-violencia, pero realmente representan a la transmutación de la agresión en un método para sobrepasar al ego y a la ilusión.  ¿Serían estos elementos de supuesta violencia los que atrajeron a los nazis?  Tanto Kalachakra como su protector dharmico, Vajravega, sostienen una espada y un escudo en sus segundas manos derecha e izquierda. Son una expresión del triunfo de Buda sobre el ataque de Mara y su protección sobre todos los seres sintientes. El investigador Robert Beer agrega: “Muchos de estos elementos de guerra tienen origen en la arena de batalla y en los campos fúnebres. Como imágenes primordiales de la destrucción, sacrificio, asesinato y necromancia estas armas fueron arrebatadas de las manos de la maldad y se han transformado en objetos que aniquilan a la raiz de la maldad como tal, la identidad conceptual que genera a los cinco venenos de la ignorancia, el deseo, la ira, el orgullo y la envidia. En las manos de los siddhas, las dakinis, las deidades iracundad y los dharmapalas, estos implementos son armas de transformación y de compasión con las que se destruyen a los cientos de ilusiones del ego humano inflado”.

Esta profecía también puede referirse a las incursiones islámicas que destruyeron de manera deliberada a la religión Budista en estas regiones del continente La profecía incluye descripciones detalladas de los futuros invasores así como métodos no-violentos para asegurarse de que la enseñanza budista pueda sobrevivir a este evento. Otra porción de las enseñanzas Kalachakra describe a las mujeres de manera bastante negativa. En su discurso sobre el Kalachakra en Illinois en 1999, el Dalai Lama hizo una pausa durante su lectura para disculparse por la manera tan critica en la que el texto habla acerca de las mujeres e hizo hincapié en que esta parte estaba dirigida a los monjes que deben evitar a las mujeres. Otro aspecto controvertido en Occidente se refiere a la dimensión sexual de las enseñanzas y la iconografía de la pareja en unión. El estado extático de la unión sexual es una parte elemental de la práctica Kalachakra.  Pero siempre se hace advertencia acerca de como los factores humanos básicos pueden contaminar a esta practica que es pura en su esencia

 

Volviendo a la narración de Nikolai Roerich: “… Los Grandes Azaras que han tenido acceso a las Enseñanzas de la India, conocen el origen de la Kalachakra. Saben muchas cosas que, cuando se revelen para ayudar a la humanidad, regenerarán la vida por completo. Inadvertidamente, muchas de las Enseñanzas de la Kalachakra se usan, tanto en Oriente como en Occidente, y aun teniendo en cuenta esta utilización inconsciente, los resultados son muchas veces maravillosos. Por lo tanto, es comprensible cuán incomparablemente grandes serían las posibilidades manifestadas por un logro consciente y cuán sabiamente podría usarse la gran energía eterna, esta materia sublime e imponderable que se encuentra dispersa por todas partes y que está a nuestro alcance en todo momento… Esta Enseñanza de la Kalachakra, esta utilización de la energía primaria, ha sido llamada Enseñanza del Fuego. El pueblo hindú sabe que el Gran Agni, aunque sea una Enseñanza antigua, será la nueva Enseñanza para el Nuevo Mundo. Debemos pensar en el futuro; y sabemos que en la Enseñanza de el Kalachakra yace todo el material que puede aplicarse para el mayor de los usos. Ahora hay muchos maestros, tan diferentes como hostiles unos con otros. Y sin embargo, muchos de ellos hablan de una única cosa y esta cosa está expresada en la Kalachakra.

 

 

Y continúa: “Uno de vuestros sacerdotes una vez me preguntó: «¿Acaso la cábala y Shambhala no son parte de esa única enseñanza?» Preguntó: «¿Acaso el gran Moisés no es un iniciado de la misma Enseñanza y un seguidor de sus leyes?».… Podemos afirmar sólo una cosa: cada Enseñanza de la Verdad, cada Enseñanza del Alto principio de la Vida, proviene de una única Fuente. Muchos antiguos Stupas budistas han sido convertidos en templos Linga y muchas mezquitas tienen paredes y los cimientos de antiguos viharas budistas. ¿Pero qué daño se puede hallar en ello, si esas construcciones han sido dedicadas al único principio Elevado de la Vida? Muchas imágenes budistas sobre las rocas encuentran sus orígenes en Enseñanzas muy anteriores al Santo. Sin embargo, también simbolizan la misma esencia elevada…” Hasta aquí hemos visto los relatos de Alejandro Saint-Yves d’Alveydre, Ferdinand Ossendowsky y Nikolai Roerich. Cada uno de ellos ha brindado imágenes idealistas acerca de este Gobierno Oculto.

En resumen, parece que Agharta (o Shambhala) está ubicada bajo el corazón de Asia, en el Tíbet, y, para ser más precisos,  bajo el Desierto del Gobi. La forma de gobierno es de un Consejo con un líder santo al mando, llamado el Rey de Mundo. Pero, ¿cuál es su origen? Hay algunos indicios de que podría tratarse de supervivientes de alguna remota civilización que la historia no ha registrado. Adelantados en lo tecnológico y espiritual, su misión sería ayudar a los seres  humanos menos evolucionados,  interviniendo en caso de ser necesario. Agartha sin embargo no fue la única razón de la expedición nazi. Alemania experimentaba una extraña conversión budista muy importante, en especial en el ámbito del partido nazi. Un pensamiento que también alentó este viaje fue el recuperar la vieja tradición espiritual emparentada con el paganismo y la práctica del ocultismo templario, que se decía aún pervivía en aquellas regiones del Asia Septentrional. Quizás esta afirmación explicaría la razón por la que los nazis recibieron un increíble documento del Consejo de Regencia que gobernaba Tíbet, ya que aún no se había elegido el nuevo Dalai Lama viviente,  aceptando a Hitler como Jefe de todos los arios, y también las razones por las que en algunas castas altas de la India, el Tercer Reich fue saludado y se inclinaron las cabezas ante la presencia de la Esvástica.

 

Es realmente sorprendente e increíble que unas culturas tan avanzadas en lo espiritual, como las de la India o Tibet, se dejaran seducir por el nazismo, cuando ya era evidente que la orientación nazi estaba orientada a la realización del mal. ¿O acaso nuestro concepto del mal no es el mismo? Como resultado de este viaje, en Berlín se instaló una comunidad de monjes tibetanos, que hasta llegó a combatir por los gloriosos arios. El Tantra Kalachakra fue adoptado para la práctica de la iniciación guerrera, a satisfacción de Haushofer, que fue un gran defensor de su aplicación. Pero también debemos señalar que un misterioso lama de guantes verdes, que se decía proveniente de las cavernas subterráneas del Agartha, fue visto cerca de Hitler. ¿Cómo puede un reino aparentemente tan espiritual contactar con el mal absoluto y demoníaco representado por el Tercer Reich? ¿Podría ser que estuviésemos equivocados y Agartha no fuese un reino de luz? Algunos expertos sostienen que Agartha es en realidad un reino de tinieblas, y que el famoso Rey del Mundo sería en realidad Lucifer.

Como contrapunto, Shambalha es vista como una ciudad de iluminación y contemplación dimensional, opuesta a esta ciudad del mal. La famosa lucha entre el bien y del mal. También hay quienes dicen que es al revés, que la ciudad del mal es Shambalha. En estos temas estamos en una zona de penumbras. Tal vez el contacto se  centró en la secta tibetana de los Gorros Negros, -que practicaban la hechicería y magia negra, y de la cual Haushofer era un adepto. Tenemos otro pasaje del relato de Nicholas Roerich que creemos clarifica la situación: “ …Lama, es tan difícil para nosotros los occidentales venerar vuestra religión; muchas cosas son tan confusas, muchas cosas están tan corruptas. Por ejemplo, ¿cómo podría comprender un forastero, al ver dos monasterios completamente iguales por fuera, que en uno se predique el budismo, mientras que, el otro sea el enemigo acérrimo del budismo? Todavía más, si entramos en estos monasterios, vemos superficialmente casi las mismas imágenes. Así, para un forastero, distinguir si una Esvástica está puesta en dirección invertida o no, es tan difícil como comprender por qué las personas que son completamente ignorantes y a quienes les da por beber tienen el mismo título de lama que tú, que sabes muchas cosas y tienes tanta cultura. «Tienes razón. Muchos lamas usan la vestidura lamaísta, pero su vida interior es mucho peor que la de un laico…

¿Existe realmente el mal? Con el nazismo parece claro que sí. Y sin embargo, aún persiste el mito de que Hitler, Himmler y otros siniestros actores de esta historia llevaron a cabo hechos monstruosos sólo porque estaban inmersos en una guerra. Cuando Louis Pauwels y Jacques Bergier escribieron su obra maestra  “El Retorno de los Brujos”, se alzaron voces críticas diciendo que el nazismo no podía ser reducido a un grupo de ocultistas. Pero para  emprender un estudio serio sobre el nazismo, se debe contemplar su lado ocultista y esotérico. En este artículo se han utilizado las palabras Reino de Tinieblas y Jerarquías del Mal, que creemos retratan bastante bien lo que fue el Tercer Reich. El sufrimiento de millones de seres humanos que padecieron las atrocidades de estos aprendices de brujos representa una fuerte prueba.  También hemos visto la triste participación en este aquelarre de algunas religiones y sectas que aún sobreviven en nuestros días. Sin embargo todavía se mantiene un gran interrogante: ¿Ha desaparecido este Reino de las Tinieblas? Tal vez.  En el momento en que la Esvástica, ese símbolo sagrado perteneciente a la Humanidad, fue empleado como símbolo del mal de una potencia que tenía que durar mil años, creemos que el nazismo empezó a cavar su tumba. ¿O tal vez no?

abril 9, 2011 - Posted by | Historia oculta, India, India

2 comentarios »

  1. Que buen artículo solo que al final tiende a ser un poco subjetivo

    Comentario por Mike | noviembre 16, 2012 | Responder

  2. Muy interesante!!! gracías por compartirlo. Saludos

    Comentario por Rafa | agosto 13, 2013 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: