Oldcivilizations's Blog

Antiguas civilizaciones y enigmas

La Tierra, ¿es hueca y alberga un reino subterráneo? 1/2


La mecánica cuántica introduce una serie de hechos contraintuitivos que no aparecían en los paradigmas físicos anteriores; y con ella se descubre que el mundo atómico no se comporta como esperaríamos. Los conceptos de incertidumbre, indeterminación o cuantización son introducidos por primera vez. “

He empezado con esta breve y simple definición de la mecánica cuántica, como previa reflexión general, antes de introducir una serie de teorías fantásticas y que chocan con las ideas científicas existentes. Estas teorías afirman que la Tierra es hueca y no una sólida esfera como se suele suponer, y que su interior hueco se comunica con la superficie a través de dos grandes aberturas polares. Este articulo está basado en la obra “La Tierra hueca“, de Raymond Bernard.

En este artículo presentaremos una serie de teorías que parecen probar que la Tierra no es una esfera sólida con un centro de metal fundido, como se suele suponer, sino que es hueca, con aberturas en los polos. Además, hay muchos mitos y leyendas que apuntan a que en su interior hueco podría existir una civilización avanzada, que posiblemente es la que, de alguna manera, ha ido influyendo en el devenir de nuestra civilización. Debido a su extensión, dividimos este artículo en dos partes. Aquí narramos la primera parte y en otro artículo explicaremos la segunda parte.

Las ideas sobre las características de la Tierra han variado a lo largo del tiempo. La esfericidad del planeta era conocida de muy antiguo. De hecho no solo conocida, sino incluso se había calculado la longitud de su circunferencia con una exactitud asombrosa, tal como hizo Eratóstenes, matemático, astrónomo y geógrafo griego, (276 a.C. a 194 a.C.) Si bien es cierto que en siglos posteriores surgieron voces que plantearon que la Tierra era plana (fundamentalmente para conciliar su forma con algunas afirmaciones bíblicas), el hecho real es que el concepto de esfera nunca dejó de ser la concepción más generalizada.

No es hasta el siglo XIX en que se inicia y extiende la creencia en dicha planicidad. Y el encargado de defender la idea es Samuel Birley Rowbotham (1816-1884), excéntrico inventor ingles que se apoya en la interpretación literal de la Biblia, llamando a su modelo cosmológico “Astronomía Zetética”. Según él, la Tierra es un disco plano en el que el Polo Norte esta en el centro del disco y la Antártida es un muro de hielo que rodea la parte exterior del círculo. Meteoros, cuerpos opacos, pero invisibles, y extrañas reflexiones de la luz, “explicarían” los días y las noches, los eclipses, los amaneceres y los atardeceres.

Las teorías de la Tierra hueca surgen en un periodo anterior. Una de las más antiguas leyendas es la de un enigmático reino, increíblemente rico, poderoso y con grandes conocimientos, que está oculto en el interior de la Tierra. Se dice que allí gobierna un monarca que es llamado el Rey del Mundo y el Señor de la Civilización y del Tiempo.

El célebre historiador romano Plinio refiere que los habitantes de una isla maravillosa, en el mítico país de Hiperbórea, lograron huir del cataclismo, que hundió aquel edén bajo un manto de hielo, a través de cavernas y túneles que llegaban hasta el Sur de la actual Alemania. Es decir, 1.200 millas náuticas de galerías subterráneas uniendo el círculo ártico con las tierras templadas. Esto equivale a 2.246 kilómetros. ¿Podríamos, entonces, imaginar que algunos de aquellos fugitivos se quedaran indefinidamente habitando aquel mundo subterráneo?

Dante Alighieri (1265-1321), en su famosa obra “La Divina Comedia”, introduce la idea de un mundo interior poblado. Aunque en este caso estamos hablando del infierno, donde las almas de los pecadores purgan sus faltas. Es por tanto un relato que tiene mucho en común con las tradiciones antiguas.

Será Athanasius Kircher (1601-1680) quien iniciará especulaciones sobre el interior de la Tierra,  basadas en sus observaciones. En efecto, la erupción del Etna le llevó a desarrollar un modelo del interior de la Tierra donde, según él, existiría ríos de lava que conectarían enormes cámaras de material incandescente, siendo los volcanes válvulas de seguridad por donde aliviar la presión. También incluía algún que otro bestiario, con demonios y reptiles, estos últimos en base al descubrimiento de fósiles.

Y el primer autor científico que propone la existencia de huecos lo suficientemente grandes para estar habitados es Edmond Halley (1656 – 1742), que propone la existencia de tres esferas huecas concéntricas (con un grosor de 800 Km.) y un núcleo. Y sugería que el origen de las auroras boreales es la luz que escapa del interior de la Tierra. Ya en el siglo XIX, John Cleves Symmes Jr. abogará por un modelo parecido, con cuatro esferas concéntricas, con grosores de 1300 Km, con aberturas en los polos de 2300 Km, pero sin núcleo central.

Durante todo el siglo XIX la idea de la Tierra hueca tendrá defensores y arraigara en algunas capas de la sociedad. Así Julio Verne, un gran iniciado, la desarrollará en su novela “Viaje al centro de la Tierra”. Y ya en el siglo XX, Edgar Rice Burroughs, en sus novelas “En el corazón de la Tierra” y “Pellucidar”, así como los relatos fantásticos de H.P. Lovecraft (“Las montañas de la locura”), retomarán la teoría de la Tierra hueca como base de sus relatos.

Fernando Ossendowski, en su libro “Bestias, Hombres, Dioses”, explica una profecía desconocida para la gran mayoría de la gente, pero no por eso menos inquietante. Fue anunciada, tal como dice el texto,  a finales del siglo XIX a los lamas de un monasterio budista en Asia. Y fue escrita por el autor del libro mencionado a comienzos del siglo XX, según consta en los registros editoriales. Al analizar esta profecía detalladamente podemos observar interesantes similitudes con acontecimientos sucedidos durante el siglo XX y escalofriantes predicciones que deberían suceder en el presente siglo. El texto es el siguiente: El hutuktu de Narabanchi me refirió lo siguiente cuando tuve ocasión de visitarle en su monasterio al empezar el año 1921: – “la vez que el rey del mundo apareció a los lamas de nuestro monasterio, favorecidos por Dios, hace treinta años, hizo una profecía relativa a los años venideros, que entre otras cosas, dice: ” …… Enseguida vendrán dieciocho años de guerra y cataclismos… Luego los pueblos de Agharti saldrán de sus cavernas subterráneas y aparecerán en la superficie de la tierra…””

Agartha, también conocida o denominada Agarthi, Agharta o Agarttha, es, según la tradición oriental, un reino constituido por numerosas galerías subterráneas que conectan con decenas de ciudades intraterrestres habitadas por seres de un altísimo nivel de conocimiento, que custodian y preservan la evolución planetaria. Diferentes culturas de todo el planeta, especialmente en Asia, han dejado importantes referencias acerca de este misterio. La situación geográfica de su capital, de nombre Shambala, se encontraría bajo el desierto de Gobi. Estas teorías son tan antiguas como la humanidad y en algunas leyendas se habla del reino subterráneo de Agartha, que se encuentra bajo los montes del Tibet.

Se ha dicho en muchas ocasiones que los tan discutidos ovnis no proceden del espacio, sino que tienen sus bases en el interior de la Tierra, que abandonan saliendo precisamente por las dos aberturas que existen en ambos Polos. “Ahí vive la raza superior, la misma que un día subirá a aniquilarnos“. Esta teoría, defendida hace dos siglos por el inglés Bulwer Lytton, sería aceptada por los filósofos del nazismo, quienes se mostrarían convencidos de la existencia de un sol interior. Este sol iluminaría a una tierra hueca cuyos habitantes serían de raza aria y odiarían a muerte a los que vivimos en la superficie del planeta.

El mito de este mundo secreto en las profundidades de la tierra nos conduce hasta a la religión Brahamánica. En el libro “El rey del Mundo” (1927), el esotérico francés René Guénon enumera gran cantidad de tradiciones antiguas que hablan de una tierra santa localizada en lugares legendarios,  como la Atlántida, el Reino del Preste Juan o el propio Castillo de Camelot entre otros.

Louis Jaccolliot, Alexandre Saint-Yves d”Alveydre y Ferdinand Ossendowski fueron los primeros en difundir la descripción de Agartha. La ocultista Helena Blavatsky mantiene la opinión y creencia de que el reino de Agartha fue fundada por semi-dioses provenientes del planeta Venus. Las doctrinas esotéricas mas fantasiosas retrasan su fundación hasta hace unos quince millones de años. La idea de mundos subterráneos se pudo haber inspirado en creencias religiosas antiguas como el Hades, el Sheol y el infierno.

La palabra Agharta es de origen budista. Se refiere al Mundo o Imperio Subterráneo, en cuya existencia creen los budistas. Ellos también creen que este Mundo Subterráneo tiene millones de habitantes y muchas ciudades, con Shamballah como su capital. Allí vive el Gobernante Supremo del Imperio, conocido en oriente como el Rey del Mundo. Se cree que el Dalai Lama del Tíbet es su representante en la superficie. Transmite sus mensajes utilizando algunos túneles secretos que conectan el mundo subterráneo con el Tíbet. También hay túneles semejantes en Brasil.

Brasil, en el oeste, y Tíbet, en el este, parecen ser las dos partes del mundo donde se accede con mayor facilidad a este Mundo Subterráneo. El famoso artista, filósofo y explorador ruso Nicholas Roerich, que viajó por Asia central, sostenía que Lhasa, la capital del Tíbet, estaba conectada mediante un túnel con la ciudad de Shamballah, capital del imperio subterráneo de Agharta. La entrada al túnel estaba vigilada por lamas, a los que el Dalai Lama había hecho jurar secreto sobre su ubicación. Se creía que había un túnel similar que conectaba la base de la pirámide de Gizeh con el Mundo Subterráneo, por el que se supone que se podía establecer contacto con los “dioses” del mundo subterráneo.

Las diferentes estatuas gigantes de los primeros dioses y reyes egipcios, así como las de Buda, hallados en todo Oriente, representan los “dioses” subterráneos que vinieron a la superficie para ayudar a la raza humana. Eran emisarios de Agharta, el paraíso subterráneo al que todos los budistas desean llegar. La tradición budista dice que la primera colonización de Agharta se produjo hace muchos miles de años, cuando un hombre santo condujo bajo tierra a una tribu que desapareció. Se supone que los gitanos provienen de Agharta, lo cual explicaría sus permanentes traslados. ¿Para encontrar el hogar perdido?

Esto nos recuerda a Noé, que se supone residía en la Atlántida y que se salvó del diluvio que sumergió a la mítica isla. Se cree que él llevó a su grupo a las altas planicies del Brasil, donde se establecieron en ciudades subterráneas, conectadas con la superficie por medio de túneles, para poder escapar de los residuos radioactivos producto de una supuesta guerra nuclear que se cree iniciaron los atlantes.

Se supone que esta civilización subterránea tiene muchos miles de años (se cree que la Atlántida se hundió hace +11.500 años) y se afirma que son capaces de manejar fuerzas que nosotros ignoramos, como demuestran sus naves volantes operando con una fuente de energía desconocida. Ossendowski sostiene que el Imperio de Agharta consiste en una red de ciudades subterráneas, conectadas entre sí por túneles, por los que pasan vehículos a tremendas velocidades, tanto debajo de la tierra como del océano.

Estos pueblos viven bajo el reinado de un gobierno mundial, encabezado por el Rey del Mundo. Representan a los descendientes del continente perdidos de Mu (Lemuria) y la Atlántida, además de los Hipeboreanos. Las versiones positivas afirman que en distintas épocas los “dioses” de Agharta vinieron a la superficie para enseñar a los seres humanos y salvarlos de las guerras, las catástrofes y la destrucción. De todos modos hay varios datos que parecen apuntar a algunas intervenciones menos pacíficas. En la épica hindú, el Ramayana, describe a Rama como un emisario de Agharta, que vino en un vehículo aéreo.

Una tradición china habla de maestros divinos que vinieron en vehículos aéreos. El fundador de la dinastía Inca, Manco Capac, vino de la misma manera. Uno de los maestros más importantes de Agharta en América parece que fue Quetzalcoatl, el gran maestro de los mayas y aztecas y de los indígenas de América en general, tanto del norte como del sur. Sabemos que era distinto a ellos porque lo definen como de tez y cabello claro, alto y con barba.

Los indígenas de Méjico, Yucatán y Guatemala lo reverenciaron como a un salvador. Los aztecas lo llamaron “Dios de la abundancia” y “Estrella de la mañana“. El nombre Quetzalcoatl significa “Serpiente emplumada“, simbolizando la serpiente que vuela. Se le dio este nombre porque llegó en un vehículo aéreo, aunque es probable que haya venido del Mundo Subterráneo. Luego de permanecer un tiempo con los indígenas, desapareció en forma misteriosa de igual manera como vino.

Se describe a Quetzalcoatl como “un hombre de buena apariencia y expresión seria, con una barba blanca y vestido con un ropaje largo“. También se lo llamó Huemac, por su gran bondad y moderación. Enseñó a los indígenas el camino de la virtud y trató de salvarlos del vicio al darles leyes y aconsejarles resistir a la lujuria y practicar la castidad. Les enseño el pacifismo y condenó todas las formas de violencia. Instituyó una dieta vegetariana, con maíz como el alimento básico, y les enseñó a hacer ayuno y a practicar higiene corporal.

Sabemos que este visitante vino como se fue, se supone que en una nave voladora, porque cuando Cortés invadió Méjico, el emperador Moctezuma creyó que se trataba del anunciado retorno de Quetzalcoatl. Lo creyó porque una bola de fuego giraba sobre la ciudad de Méjico y todas las personas gritaban y aullaban.  Y prendieron fuego al templo del dios de la Guerra, ya que creían que esta bola de fuego era la nave en la que viajaba Quetzalcoatl.

Osiris fue otro dios subterráneo. Según Donnelly, en su libro “Atlantis: el mundo antediluviano”, los “dioses” de los antiguos eran los gobernantes de la Atlántida y miembros de una raza de semidioses que gobernaba la humanidad. Antes de la destrucción de su continente, que ya habían previsto, viajaron en sus naves volantes al Mundo Subterráneo, a través de la abertura polar,  donde aún viven. “El imperio de Agharta“, escribió Ossendowski en su libro “Bestias, Hombres, Dioses”, “se extiende por túneles subterráneos a todas partes del mundo.”

En ese libro habla de la vasta red de túneles construida por una raza prehistórica de la más remota antigüedad, que pasa debajo de océanos y continentes, y por los que viajaban vehículos veloces. El imperio del que habla Ossendowski y que aprendió de los lamas del Lejano Oriente durante sus viajes en Mongolia, consiste en ciudades subterráneas bajo la corteza terrestre. Debemos diferenciar éstas de las que están situadas en el centro hueco de la tierra. Por lo tanto, existen dos mundos subterráneos, uno más superficial y otro en el centro de la tierra.

El escritor O.C. Huguenin, en su libro sobre OVNIS y el mundo subterráneo, cree que existen muchas ciudades subterráneas en diferentes profundidades, entre la corteza terrestre y el interior hueco. Con respecto a los habitantes de estas ciudades, escribe lo siguiente: “Esta otra humanidad tiene un alto grado de civilización, organización económica y social y progreso cultural y científico. En comparación, la de la superficie terrestre es una raza de bárbaros.

En su libro, Huguenin muestra también un diagrama del interior de la tierra, en el que se observan varías ciudades subterráneas en diferentes niveles de profundidad, conectadas entre sí por túneles. Las describe dentro de inmensas cavidades en la tierra. ¿De dónde obtuvo su información? Dice que la ciudad de Shamballah, la capital del imperio subterráneo, está en el centro de la tierra en vez de encontrarse cerca de la corteza sólida.

Sobre este mundo subterráneo escribió lo siguiente: “Todas las cavernas subterráneas de América están habitadas por gente antigua que desapareció del mundo. Estos pueblos y las regiones subterráneas donde viven están bajo la misma autoridad suprema del Rey del Mundo. Tanto el océano Atlántico como el Pacífico, una vez fueron el hogar de los vastos continentes que luego se sumergieron; y sus habitantes hallaron refugio en el Mundo Subterráneo. Las profundas cavernas están iluminadas por una luz resplandeciente que permite el crecimiento de cereales y otros vegetales y les brinda una larga vida, libre de enfermedades. En este mundo, existe una gran población y muchas tribus“.

En su libro “The Coming Race”, Bulwer Lytton describe una civilización mucho más avanzada que la nuestra, que existe dentro de grandes cavidades en el interior de la Tierra, conectada con la superficie mediante largos túneles. Estas inmensas cavidades están iluminadas por una misteriosa luz que no requiere de lámparas. Esta luz mantenía la vida vegetal y permitía a los habitantes subterráneos cultivar sus propios alimentos. Los habitantes que Lytton describe eran vegetarianos y disponían de aparatos que les permitían volar en vez de caminar. Estaban libres de enfermedades y tenían una organización social perfecta, en la que cada uno recibía lo que necesitaba, sin la explotación de unos por otros.

Como hemos visto, se afirma que la corteza terrestre está llena de redes de túneles que pasan debajo del océano de un continente a otro y que permiten desplazarse entre las ciudades subterráneas. Estos túneles abundan en América del Sur, en especial debajo de Brasil, que fue uno de los principales centros de la colonización de los habitantes de la Atlántida y que suponemos fueron quienes los construyeron. El más conocido de estos túneles es el “camino de los Incas“, que se extiende por varios cientos de kilómetros al sur de Lima, Perú, y pasa por debajo de Cuzco, Tiahuanaco y Tres Reos, encaminándose al desierto de Atacama, en el norte de Chile. Otro ramal se dirige a Arica, también en Chile.

Se dice que los Incas utilizaron estos túneles para escapar de los conquistadores españoles. Ejércitos enteros entraron en ellos, con llamas cargadas con oro y tesoros, cuando los primeros conquistadores llegaron. Esto explicaría su misteriosa desaparición, que dejó atrás solamente la raza de los quechuas. Se cree que cuando Atahualpa, el último de los reyes Inca, fue asesinado por Pizarro, el oro que era transportado en una hilera de 11.000 llamas cargadas halló refugio en estos túneles. Se cree que utilizaban un sistema artificial de iluminación y estas ciudades estaban construidas por la raza que construyó Tiahuanaco mucho antes de que el primer Inca apareciera en Perú.

Dado que nunca se volvió a ver a los Incas que entraron en estos túneles para escapar de los españoles, es probable que aún vivan en ciudades subterráneas. Estos túneles misteriosos, un enigma para los arqueólogos, existen en gran número debajo del Brasil, donde se abren a la superficie en diferentes lugares. El más famoso está en las montañas Roncador, al nordeste del Matto Grosso. Allí se dirigía el Coronel Fawcett cuando fue visto por última vez. Se afirma que la ciudad que buscaba no eran las ruinas de una ciudad muerta en la superficie, sino una ciudad subterránea con habitantes vivos.

Y se dice que él y su hijo, Jack, aún viven allí. Esto es lo que creen el profesor Souza y el escritor O.C. Huguenin. Fuentes fidedignas dicen que la entrada a los túneles en la zona de las montañas Roncador están vigilada por los feroces indígenas chavantes, que matan a cualquiera que se atreva a entrar sin ser invitado, ya que su misión es evitar que se pueda molestar a los habitantes subterráneos, a quienes ellos respetan y reverencian. Los indios murcego también guardan el secreto de las aberturas de los túneles secretos, que llevan a las ciudades subterráneas en la región de las montañas Roncador, en el Matto Grosso. Un ciudadano estadounidense que vivió muchos años en la zona afirmó que: “La entrada a las cavernas está vigilada por los indígenas murcego, una raza de tez morena, tamaño pequeño y extraordinaria fuerza física. Su sentido del olfato está más desarrollado que el de los mejores sabuesos. Aunque aprueben a una persona y le permitan entrar en las cavernas, me temo que esa persona estaría perdida para el mundo conocido, porque guardan el secreto con mucho cuidado y tal vez no le permitan salir”.

Tal vez esto le haya ocurrido al coronel Fawcett y a su hijo Jack, quienes se cree entraron en un túnel que llevaba a una ciudad subterránea en las montañas Roncador y nunca volvieron. Los indíos murcego viven en cavernas y salen por la noche a las junglas que les rodean, pero no tienen contacto con los habitantes subterráneos. Estos habitan una ciudad subterránea donde forman una gran comunidad.

Se cree que fueron los habitantes de la antigua Atlántida los que construyeron las ciudades subterráneas. Nadie sabe si aquellos que viven en las antiguas ciudades subterráneas de la Atlántida son los mismos habitantes u otros que se establecieron allí después que los constructores originales se fueron. El nombre de las montañas donde existen estas ciudades es Roncador, en el nordeste del Matto Grosso. Si alguien va en busca de una de esas ciudades, debe responsabilizarse de su propia vida, pues tal vez nunca regrese, como le ocurrió al Coronel Fawcett.

En la zona amazónica del Brasil se oye hablar mucho sobre estas cavernas y ciudades subterráneas. Parece que están cerca del Río Araguaya, que desemboca en el Amazonas, al nordeste de Guiaba y al pie de una cadena montañosa increíblemente larga llamada Roncador. Sin embargo es difícil llegar a aquella zona, ya que los indios murcego vigilan con gran celo la entrada a los túneles Una gran parte de los inmigrantes que ayudaron en la sublevación del General Isidro López, en 1928, desaparecieron en estas montañas y nunca se les vio de nuevo. Fue durante el mando del doctor Benavides, quien bombardeó Sao Paulo durante cuatro semanas. Luego declaró una tregua de tres días y permitió que los 4000 combatientes, que eran principalmente alemanes y húngaros, salieran de la ciudad. Alrededor de 3000 fueron a Acre, en el noroeste de Brasil, y aproximadamente 1000 desaparecieron en las cavernas situadas en el sur de la Isla Bananal, cerca de las Montañas Roncador.

Todas estas informaciones se asemejan mucho a lo descrito por Bulwer Lytton en su libro “The Corning Race”. Lytton era un rosacruz y es probable que basara su novela en información oculta relacionada con ciudades subterráneas existentes. Se hallaron ruinas de muchas ciudades de la primitiva Atlántida en el norte del Matto Grosso y el territorio de Amazonia, lo cual indica que los habitantes de la Atlántida colonizaron esta tierra alguna vez.

Hace algunos años, un maestro de escuela inglés, que oyó rumores de una ciudad perdida de la Atlántida en un elevado altiplano de la región, fue a buscarla. Lo hizo, pero las dificultades del viaje le costaron la vida. Antes de morir envió una paloma mensajera con una nota en que describía una ciudad magnífica en cuyas calles se alineaban grandes estatuas doradas. Si los habitantes de la Atlántida colonizaron Brasil alguna vez y construyeron ciudades en el Matto Grosso, ¿por qué construyeron ciudades subterráneas allí?

El arqueólogo Harold Wilkins, ofrece una atrevida teoría: que las ciudades subterráneas fueron construidas para escapar de la radioactividad provocada por una guerra nuclear que llevaron a cabo los habitantes de la Atlántida (ver los artículos: “¿Holocausto nuclear en la antigua Sumer?” y ¡¿Terribles armas en la antigüedad?”). Esta parece una explicación fantástica aunque razonable, ya que parece no haber una mejor razón para llevar a cabo una labor tan ardua como la de la excavación de la tierra y la construcción de ciudades subterráneas, cuando ya tenían ciudades magníficas en la superficie de la tierra.

La escritora Earlyne Chaney mantiene otra de las teorías en torno al reino de Agartha,  donde se habla de la llegada a nuestro planeta de seres muy avanzados a los que denomina Anunnaki. Su descendencia en la Tierra son los Annu (ver los artículos en este blog sobre Sumer). Estos seres fueron quienes trajeron el arca de la alianza, que fue usada como arma y como un medio para el control de la gravedad. Juntos, los Anunnaki y los Annu ayudaron a construir las grandes civilizaciones de la Atlántida y Lemuria. Tras ello, los Anunnaki marcharon dejando la Tierra en manos de los Annu que se habían emparejado con humanos.

Con el paso del tiempo, la Atlántida comenzó a ser tomada por los Hijos de Belial o Hermandad Oscura. En ese momento los Annu comenzaron a percatarse y darse cuenta de que la destrucción de la Atlántida estaba cerca y huyeron a otros países, especialmente a Egipto, donde con la ayuda de sus arcas de la alianza ayudaron a construir las pirámides, además de utilizar estos instrumentos para perforar profundamente y construir túneles y ciudades bajo la tierra. Los Annus estaban preparados y esperando el momento que llegó cuando el gran diluvio estaba a punto de acontecer. Entonces entraron en su ciudades subterráneas a través de la gran pirámide que, una vez dentro, sellaron para impedir que se descubrieran sus pasajes subterráneos y para mantener fuera las aguas de la inundación.

En 1906 William Reed introduce la teoría de la Tierra hueca en su obra el “Fantasma de los polos”. En esta obra propuso su teoría de que la Tierra es de hecho hueca, con grandes agujeros en sus polos. Reed resume su revolucionaria teoría de la siguiente manera: “La tierra es hueca y los polos, tanto tiempo buscados, son fantasmas . Hay aberturas en los extremos norte y sur. En el interior hay vastos continentes, océanos, montañas y ríos. Vida vegetal y animal son evidentes en este Nuevo Mundo y es probable que sea poblado por razas desconocidas para los habitantes de la superficie de la Tierra“.

Explicaba Reed que “la fuerza de gravedad es tan intensa en las aberturas polares que el agua de los ríos interiores se precipita a la superficie del planeta, donde se hiela y se transforma en icebergs“. Se quiebran a continuación éstos en fragmentos de tamaño gigantesco que producen las extrañas marejadas bien conocidas por los exploradores polares. Dentro de los bloques de hielo llegan a la superficie plantas y animales de todos los tamaños, como un mamut que encontraron en Siberia en 1799. Los científicos de aquella época declararon que el mamut se encontraba envuelto en hielo desde hacia miles de años. Reed afirmaba, por el contrario, que el enorme animal se aventuró imprudentemente hasta la abertura del mundo exterior y fue arrastrado por la corriente hasta las tierras siberianas.

En 1902 aparecería otro mamut en la región de Bereskova y, en fecha reciente, un ser aparentemente primitivo que flotaba envuelto en hielo, a la altura de las islas Aleutianas. Los científicos afirmaron que de haber sido congelados ambos en circunstancias normales, a temperaturas no demasiado bajas, el proceso de descomposición debió seguir adelante. Es decir, que la edad del mamut y del ser humano no era superior a uno o dos siglos. ¿Significa esto que, después de todo, pudiera ser cierta la teoría de Reed y que llegaron mamut y hombre primitivo del interior de la Tierra?

El norteamericano Marshall B. Gardner pasó veinte años investigando los informes de los exploradores árticos, con el suplemento de evidencias astronómicas, antes de publicar en 1913 su libro “A Journey to the Earth’s Interior or Have the Potes Reaüy Been Discovered?” (Un viaje al interior de la Tierra o ¿fueron de veras descubiertos los polos?). Había observado ciertos extraños fenómenos e ideó nuevas teorías para completar las anteriores. Había observado la nieve de color que cae ocasionalmente sobre las regiones árticas, y se preguntó si no sería causada por el polen de las plantas que crecen en ese desconocido interior del planeta. Parecía no tener conocimiento del libro y la teoría de Reed, por lo que ambos desarrollaron sus teorías en forma independiente.

La gran contribución de Gardner consiste en la teoría de un sol central, que es causa de la temperatura más elevada en la región del orificio polar y de la aurora boreal, fenómeno que Reed atribuyó a erupciones volcánicas. Un sol central como fuente de calor y luz hace posible la existencia de vida animal y plantas, además de vida humana en el interior de la tierra. Reed consideraba esto un hecho, pero no pudo encontrar una explicación para ello de acuerdo a su teoría. Esto se debe a que no incluía un sol central como fuente de luz y, sin ello, no podía haber vida.

Se fijó Gardner en el casquete polar de Marte y se preguntó también si no sería igualmente hueco. Decía que “el color blancuzco que caracteriza al polo marciano no se debe al hielo, sino a las nubes que se amontonan junto a la abertura“. Si el casquete polar se desvanece a veces, añadía Gardner, es porque se introducen las nubes por la abertura, al llegar el verano, como si se tratase de una marea gigantesca cuyo mecanismo no ha sido aún comprendido. Gardner también sostiene, y en su libro presenta evidencias astronómicas que lo prueban, que no sólo la Tierra, sino todos los planetas del sistema solar, tienen interiores huecos y soles centrales.

Dice que su formación original se debió a una nebulosa que giraba. Como resultado de la fuerza centrífuga de la rotación durante su formación, cuando aún estaban en estado de fusión,  los elementos que lo constituían fueron arrojados hacia afuera para formar una corteza sólida en la superficie externa de cada planeta, dejando hueco el interior. Además, debido a la fuerza de la rotación y el movimiento por el espacio, se produjo la formación de aberturas en las extremidades polares. ¿Por qué hay tan pocos ejemplares de los libros de Reed y Gardner en bibliotecas? ¿Por qué prueban que existe en el interior de la tierra una gran área no documentada en mapas, tal vez mayor que la superficie terrestre?

Por supuesto el gobierno que conociera esto tendría la ambición de ser el primero en descubrir este territorio y reclamarlo como propio. Por esta razón, haría grandes esfuerzos por mantenerlo en secreto, con el propósito de que ningún otro lo hiciera antes.

Una historia escandinava explica que, siendo todavía joven, Olaf Jansen viajó con su padre rumbo al norte y arribó a un país donde la temperatura era agradable y el sol brumoso, diferente al que conocían los viajeros. Recorrieron el lugar, poblado por exuberante vegetación, y fueron a encontrarse frente a un auténtico mamut. De regreso a casa, la embarcación chocó contra un iceberg y el señor Jansen cayó al agua. Su hijo sería rescatado por la tripulación de otro barco, que escuchó su asombrosa historia. En consecuencia, Olaf fue encerrado en un manicomio, donde permaneció veinte años. Tuvo tiempo de escribir un libro que tituló “El dios que humea“, refiriéndose al extraño sol que parecía desprender humo.

Unos científicos, cuyo nombre no ha sido revelado, afirmaron hace unos años, en defensa de estas teorías, que el polo magnético no es un punto, sino una línea circular perfecta, lo mismo en el Norte que en el Sur, y que cualquier punto de esta línea circular podría identificarse con el Polo. De ser esto cierto, se explicaría lo sucedido en 1909, cuando el Dr. Frederick Cook fue aclamado como conquistador del Polo Norte, hecho que tuvo lugar el 21 de abril de ese año. Días más tarde, el vicealmirante Robert E. Peary declararía que él estuvo en el Polo Norte el día 6 y que plantó una bandera norteamericana en aquel lugar.

Ninguno de los dos exploradores tenían testigos de su proeza. Los dos estaban seguros de haber alcanzado el Polo Norte. Cook debió ver la bandera dejada por Peary, de haberla clavado éste. Pero no apareció por ningún lado. ¿No sería que los dos exploradores alcanzaron uno de los puntos que forman ese círculo polar? ¿Acaso resulta imposible clavar una bandera en el Polo Norte o en el Sur, porque no existen esos puntos, ocupados por una abertura que conduce al interior del planeta?

Ver siguiente artículo: La Tierra, ¿es hueca y alberga un reino subterráneo? 2/2

agosto 10, 2010 - Posted by | Atlántida, Ciencia, Enigmas, Extraterrestres, Lemuria, Mayas, Mu, Otras ant. civil., Otros, Otros | , , , , , , , ,

13 comentarios »

  1. Aun sin contar con pruebas concretas sobre este tema, me inclino a pensar que asi como contamos con un universo infinito hacia el espacio exterior, un universo al parecer tambien infinito, microscopico, hacia el interior de todo lo existente. Es muy probable que la creacion haya sido infinita en su totalidad. En vista de nuestros pobrisimos conocimientos,nuestra pobrisima humanidad, con siglos de oscurantismo, masacres de nuestra propia especie,nuestra incapacidad de amar a nuestros semejantes, incapaces de aplicar los 10 mandamientos que el profeta, hijo de Dios, o como cada quien , de acuerdo a sus creencias, llame; Jesús de Nazaret nos dejo. Aceptaria que otros seres nos miren con recelo y hasta con ira. No creo que ,si son tan evolucionados nos odien, si desearía que de alguna manera nos ayudaran a combatir a aquellos poderosos que nos tienen sometidos a sus desmedidas ambiciones de poder y dinero, y que son en parte los responsables de las miserias que padecemos los comunes que dedicados al vivir cotidianamente formando nuestras familias con nuestro trabajo.Dije en parte, porque creo que los pueblos del mundo deberia revelarse y exigir la igualdad para todos. Y al permitir que nos sometan asi, somos tambien responsables de lo que nos pasa.-

    Comentario por charrua | febrero 9, 2011 | Responder

    • Gracias por este extenso comentario. En temas relacionados con las intenciones de otros seres, sean o no humanos y/o terrestres, siempre es muy arriesgado opinar, ya que es difícil extrapolar nuestras actitudes, emociones, sentimientos, creencias, etc… a seres de otras culturas y entornos. En un artículo de este blog titulado “La física moderna, ¿debe algunos de sus conceptos a civilizaciones remotas? ” hay algunas referencias relacionadas con la mística oriental, que creo ofrecen una vía de comprensión a lo que tal vez somos.

      Sobre lo que hace referencia a las injusticias de nuestra sociedad, me temo que ha sido una constante en nuestra historia, aunque haya que esforzarse por irlo cambiando. Pero no tengo tan claro que tengamos que esperarlo de un Mesias.

      Comentario por oldcivilizations | febrero 9, 2011 | Responder

  2. Thanks for every other informative website. The place else could I get that type of information written in such an ideal approach? I have a challenge that I’m simply now operating on, and I have been on the glance out for such information.

    Comentario por Johnette Reprogle | febrero 27, 2011 | Responder

  3. The Baggins family lived in the Shire, mostly in or near the town of Hobbiton. Evidently aristocratic landowners, they intermarried extensively with the two titled families of the Shire, the Tooks and the Brandybucks. It seems likely that the Bagginses were the major landowners and leading family of the area around Hobbiton. They were seen as respectable (indeed, as more respectable than the aristocratic Tooks) until Bilbo Baggins set out on the quest for Erebor with Gandalf the Grey and thirteen Dwarves: when he returned he was seen as odd or queer, but also extremely rich.

    Comentario por Free Movie Wallpapers | febrero 28, 2011 | Responder

  4. Cool info it is without doubt. Friend on mine has been searching for this update.

    Comentario por program tv | febrero 28, 2011 | Responder

  5. Just added this blog to my favorites. I enjoy reading your blogs and hope you keep them coming!

    Comentario por StarCraft 2 Guide | marzo 5, 2011 | Responder

  6. This makes a lot of sense but its

    Comentario por Free Cartoon Wallpapers | marzo 27, 2011 | Responder

  7. Cannot believe what happended in Japan. Its sooo terrible, my gosh!

    Comentario por Beach Wallpaper | marzo 31, 2011 | Responder

  8. I believed this was going to be some tedious old posting, but it really recompensed for my time. I will post a web link to this page on my web log. I am sure my site visitors will see that invaluable.

    Comentario por changing table | junio 30, 2011 | Responder

  9. En relación a HP Lovecraft pienso que no sólo está su novela Las montañas de la Locura en referencia a esto, tal vez en relación a la entrada a la misma (incluso su extraña relación con los tres cuentos del ciclo de Randolph Carter: La búsqueda onírica de la desconocida Kadath, La llave de plata y A través de las puertas de la llave de plata guarda relación con esto) sí, sin embargo el cuento que más relación tenga con la misma teoría es un cuento que, a mi parecer, pasó un tanto desapercibido: El Túmulo. Un saludo.

    Comentario por AC | agosto 21, 2011 | Responder

  10. ETIDORHPA en Español!! un libro único y clásico para esta temática de la Tierra Hueca.
    http://www.lulu.com/shop/john-uri-lloyd/etidorhpa/paperback/product-20621707.html

    Comentario por Lisandro FromArgentina | enero 20, 2013 | Responder

  11. te parece que en el siglo xix se creía que la tierra era plana…payaso…..anda a estudiar gil….

    Comentario por alex | agosto 28, 2016 | Responder

    • Creo que se puede comentar un artículo sin insultar. En el artículo pongo que “Las ideas sobre las características de la Tierra han variado a lo largo del tiempo. La esfericidad del planeta era conocida de muy antiguo. De hecho no solo conocida, sino incluso se había calculado la longitud de su circunferencia con una exactitud asombrosa, tal como hizo Eratóstenes, matemático, astrónomo y geógrafo griego”. Pero también digo que “No es hasta el siglo XIX en que se inicia y extiende la creencia en dicha planicidad. Y el encargado de defender la idea es Samuel Birley Rowbotham (1816-1884), excéntrico inventor ingles que se apoya en la interpretación literal de la Biblia, llamando a su modelo cosmológico “Astronomía Zetética”. Según él, la Tierra es un disco plano en el que el Polo Norte esta en el centro del disco y la Antártida es un muro de hielo que rodea la parte exterior del círculo. Meteoros, cuerpos opacos, pero invisibles, y extrañas reflexiones de la luz, “explicarían” los días y las noches, los eclipses, los amaneceres y los atardeceres”. Esto puede comprobarse consultando sobre la Tierra Plana en distintas fuentes. No estoy diciendo que la teoría de la Tierra Plana fuese la generalizada, sino que algunas voces proponían esta teoría, que es evidente que no es cierta.

      Comentario por oldcivilizations | agosto 29, 2016 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: