Oldcivilizations's Blog

Blog sobre antiguas civilizaciones y enigmas

El ADN humano, ¿es como un super-Internet biológico?


En efecto, parece que el ADN humano es como un super-Internet biológico. Las últimas investigaciones científicas rusas explican fenómenos como la clarividencia, la intuición, los actos espontáneos y remotos de sanación, la curación misImagen 7ma, técnicas de afirmación, las auras de luz alrededor de las personas, como en los maestros espirituales, tal como pude verse en múltiples pinturas, o la influencia de la mente en patrones climáticos. En un informe de la tercera conferencia anual de la International Society for the Study of Subtle Energies and Energy Medicine [Sociedad Internacional para el Estudio de las Energías Sutiles y para la Medicina Energética], los científicos han demostrado que la fuerza invisible de la emoción cambia realmente la molécula física del ADN. Gregg Braden, diseñador de sistemas aeroespaciales y geólogo jefe de Phillips Petroleum, conocido por estudiar la interrelación entre el mundo de la ciencia y el mundo espiritual, nos dice que un estudio basado en rigurosas pruebas con personas capaces de controlar sus emociones, así como con un grupo de control sin ninguna formación especial, indicaba que «las personas entrenadas para generar sentimientos de amor profundo eran capaces de provocar un cambio intencional en la conformación del ADN». Asimismo, Gregg Braden afirma que  “Cualidades emocionales específicas, producidas a voluntad, determinaron en qué grado y hasta qué extremo estaban enrolladas las dos cadenas de la molécula de la vida. Hemos visto que genéticamente nuestro ADN cambia con las frecuencias que producen nuestros sentimientos, y cómo es que las frecuencias energéticas más altas, que son las del Amor, impactan el ambiente de una forma material produciendo cambios no sólo en nuestro ADN, sino en el ambiente que nos rodea“.

Imagen 1

La sustancia del ADN vivo (en el tejido viviente, no en el in vitro) siempre reaccionará a los rayos láser modulados con el idioma e incluso con ondas de radio, si se usan las frecuencias apropiadas. Esto explica científicamente las razones por las  que la hipnosis y la auto-aceptación pueden tener fuertes efectos en los humanos y sus cuerpos. Es completamente normal y natural para nuestro ADN reaccionar al lenguaje. Mientras los investigadores occidentales recortan genes individuales de los hilos de ADN y los insertan en otra parte, los rusos trabajaron con mucho entusiasmo en dispositivos que pueden influir en el metabolismo celular a través de frecuencias de radio y luz convenientemente moduladas y reparar así los defectos genéticos. El grupo de investigación del biofísico y biólogo molecular ruso Pjotr Gariaev ha tenido éxito demostrando que, con este método, los cromosomas dañados, por ejemplo, con rayos X, pueden repararse. Ellos hasta han capturado patrones de información de un ADN en particular y lo han transmitido a otro, reprogramando así células hacia otro genoma. De esta manera, por ejemplo, han transformado exitosamente embriones de ranas en embriones de salamandra, simplemente transmitiendo los patrones de información del ADN. Así, la información completa fue transmitida sin ningún efecto secundario, como cuando se recorta o se reintroducen genes sueltos del ADN. Esto representa una increíble y sensacional revolución de transformar el mundo. Todo ello simplemente aplicando vibración y lenguaje en lugar del procedimiento de recorte. Este experimento apunta al inmenso poder de las ondas genéticas, que tienen una mayor influencia en la formación de organismos que los procesos bioquímicos de secuencias alcalinas.

Imagen 28

Existen multitud de proteínas, como por ejemplo las histonas y los factores de transcripción, que se unen al ADN dotándolo de una estructura tridimensional determinada y regulando su expresión. Los factores de transcripción reconocen secuencias reguladoras del ADN y especifican la pauta de transcripción de los genes. El material genético completo de una dotación cromosómica se denomina genoma y, con pequeñas variaciones, es característico de cada especie. Las teorías sobre el origen de la vida implican el conocimiento de los atributos de las células vivas. Según el historiador de la biología Harmke Kamminga, “en el corazón del problema del origen de la vida hay una cuestión fundamental: ¿De qué, exactamente, estamos intentado explicar el origen?”. O, como afirma el pionero de la química evolutiva, Alexander Oparin, “el problema de la naturaleza de la vida y el problema de su origen se han vuelto inseparables”. Y los biólogos moleculares se refieren al ADN, al ARN y a las proteínas como los auténticos portadores de esta “información”. Como ha dicho Bernd Olaf Kuppers, profesor de filosofía de la naturaleza: “claramente, el problema del origen de la vida equivale básicamente al problema del origen de la información biológica”.  La única opinión conocida de Darwin sobre el origen de la vida se encuentra en una carta dirigida a Joseph Hooker, botánico británico. En ella, dibuja las líneas maestras de la química evolutiva, a saber, que la vida podría haber surgido primero a partir de una serie de reacciones químicas. Tal y como él escribió, “si pudiéramos creer en algún tipo de pequeño charco caliente, con toda clase de amonios, sales fosfóricas, luz, calor y electricidad, etc, presentes, de modo que un compuesto proteico se formara químicamente listo para someterse a cambios aún más complejos…”. El resto de la frase es ilegible, si bien deja bastante claro que Darwin concibió los principios de la química evolutiva naturalista.  Después de que Darwin publicara su obra maestra “El Origen de las Especies”, muchos científicos comenzaron a pensar en los problemas que Darwin todavía no había resuelto. Aunque la teoría de Darwin pretendía explicar cómo se había hecho más compleja la vida a partir de “una o unas pocas formas simples”, no explicaba ni tampoco intentaba explicar cómo se había originado la vida. Sin embargo, a finales del siglo XIX, algunos biólogos evolutivos como Ernst Haeckel y Thomas Huxley suponían que encontrar una explicación para el origen de la vida sería bastante fácil.

Imagen 35

En gran parte porque Haeckel y Huxley creían que la vida era, en esencia, una sustancia química simple llamada “protoplasma” que podía ser fácilmente elaborada mediante la combinación y recombinación de reactivos simples como el dióxido de carbono, el oxígeno y el nitrógeno.  Durante los siguientes años, los biólogos y los bioquímicos revisaron su concepción de la naturaleza de la vida. Durante el siglo XIX los biólogos, como Haeckel, vieron la célula como un glóbulo de plasma homogéneo e indiferenciado. Sin embargo, ya en el siglo XX,  la mayoría de los biólogos veían las células como un sistema metabólico complejo. Las teorías del origen de la vida reflejaron esta creciente visión de la complejidad celular. Mientras que las teorías decimonónicas concebían la vida como algo surgido casi instantáneamente a través de uno o dos pasos de un proceso de “autogenia” química, las teorías de comienzos del siglo XX concebían un proceso de varios billones de años de transformación desde los reactivos simples hasta los sistemas metabólicos complejos. Tal como hemos dicho al inicio, el ADN humano es como un super-Internet biológico. La última investigación científica rusa explica fenómenos como clarividencia, intuición, actos espontáneos y remotos de sanación, la curación misma, técnicas de afirmación, las auras de luz alrededor de las personas (como en los maestros espirituales, tal como pude verse en múltiples pinturas), la influencia de la mente en patrones climáticos y mucho más. Hay evidencia, además, para un nuevo tipo completo de medicina en que el ADN puede ser influenciado y puede ser reprogramado con palabras y frecuencias, sin recortes invasivos, reemplazando genes individuales. Solamente el 10% de nuestro ADN se usa para construir proteínas. Es este subconjunto de ADN que es interesante para los investigadores occidentales y está siendo examinado y categorizado. El otro 90% es considerado “ADN basura“. Sin embargo, los investigadores rusos convencieron que la naturaleza no es tonta, y lingüistas y genetistas se unieron en una aventura para explorar ese 90% deADN basura. Sus resultados, y conclusiones son absolutamente revolucionarios. Según ellos, nuestro ADN no sólo es responsable de la construcción de nuestro cuerpo, en base a un modelo, sino que también sirve como almacenamiento de datos y comunicación.

Imagen 31

Los lingüistas rusos encontraron que el código genético, sobre todo en el aparentemente inútil 90%, sigue las mismas reglas que todos nuestros idiomas humanos. Con este fin, ellos compararon las reglas de sintaxis (la manera en que se reúnen las palabras para formar frases y oraciones), de semántica (el estudio del significado en formas de lenguaje) y las reglas básicas de gramática.  Encontraron que los alcalinos de nuestro ADN siguen una gramática regular y poseen reglas como nuestros idiomas. Así que los idiomas humanos no aparecieron por coincidencia, sino que son un reflejo de nuestro ADN inherente. Pjotr Gariajev y sus colegas también exploraron la conducta vibratoria del ADN. Dado que las invocaciones a la selección natural prebiótica presuponen pero no explican el origen de la información específica necesaria para un sistema autorreplicativo medianamente complejo, el diseño inteligente es la mejor explicación del origen de los más de 500 bits de información específica requerida para producir el primer sistema vivo mínimamente complejo. Así, suponiendo un punto de partida no biológico, la aparición de 500 bits o más de información específica indican diseño de manera fiable. La generalización de que la inteligencia es la única causa de información o complejidad especificada, por lo menos, a partir de una fuente no biológica, ha obtenido el apoyo de la investigación sobre el origen de la vida. Durante los últimos cuarenta años, todo modelo naturalista propuesto ha fracasado a la hora de explicar el origen de la información genética específica requerida para construir una célula viviente. Así, mente o inteligencia, o lo que los filósofos llaman “agente causal”, es ahora la única causa conocida capaz de generar grandes cantidades de información a partir de un estado abiótico. Como resultado, la presencia de secuencia específicas ricas en información incluso en los más simples sistemas vivientes implicaría un diseño inteligente.

Imagen 19

Por evolución biológica entendemos el conjunto de transformaciones a través del tiempo que han originado la diversidad de formas de vida que existen sobre la Tierra a partir de un supuesto antepasado común. La palabra evolución fue utilizada por vez primera en el siglo XVIII por el suizo Charles Bonnet. Pero el concepto de que la vida en la Tierra evolucionó a partir de un ancestro común ya había sido formulada por diversos filósofos griegos, y la hipótesis de que las especies se transforman continuamente fue postulada por numerosos científicos de los siglos XVIII y XIX, a los que Charles Darwin citó en su libro “El origen de las especies”. Dos naturalistas, Charles Darwin y Alfred Russel Wallace propusieron en 1858, en forma independiente, que la selección natural es el mecanismo básico responsable del origen de nuevas variantes fenotípicas, en que se incluyen rasgos tanto físicos como conductuales, así como de nuevas especies. Actualmente, la teoría de la evolución combina las propuestas de Darwin y Wallace con las leyes de la herencia de Mendel y con otros avances de la genética.  Actualmente los investigadores del origen de la vida consideran que el problema del origen de la información biológica (básicamente el ADN, el ARN y las proteínas)es el problema central al que se enfrentan. Sin embargo, el término “información” puede referirse a varios conceptos distintos. El objetivo es evaluar distintas explicaciones sobre el origen de la información biológica, especialmente la adecuación de las explicaciones de la química naturalista evolutiva en relación al origen de la información biológica específica, tanto si se basan en el “azar” o en la “necesidad”, o en ambos. Y el actual estado de conocimiento apunta al diseño inteligente como mejor explicación y más adecuada con respecto al origen de la información biológica específica. Las categorías de “azar” y “necesidad” son útiles para comprender la historia reciente de la investigación del origen de la vida. Hasta mediados del siglo XX, los investigadores se apoyaron principalmente en teorías que se centraban en el papel creativo de los eventos aleatorios, el “azar”,  vinculados con ciertas formas de selección natural. Y posteriormente los teóricos se han centrado en las leyes o propiedades deterministas de la autoorganización o de la “necesidad” físico-química.

Imagen 10

Pero, ¿qué es lo que conocemos del ADN? El ácido desoxirribonucleico, frecuentemente abreviado como ADN, es un ácido nucleico que contiene instrucciones genéticas usadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos conocidos y algunos virus, y es responsable de su transmisión hereditaria. El papel principal de la molécula de ADN es el almacenamiento a largo plazo de información. Muchas veces, el ADN es comparado con un plano o una receta, o un código, ya que contiene las instrucciones necesarias para construir otros componentes de las células, como las proteínas y las moléculas de ARN. Los segmentos de ADN que llevan esta información genética son llamados genes, pero las otras secuencias de ADN tienen propósitos estructurales o toman parte en la regulación del uso de esta información genética.  Desde el punto de vista químico, el ADN es un polímero de nucleótidos, es decir, un polinucleótido. Un polímero es un compuesto formado por muchas unidades simples conectadas entre sí, como si fuera un largo tren formado por vagones. En el ADN, cada vagón es un nucleótido, y cada nucleótido, a su vez, está formado por un azúcar (la desoxirribosa), una base nitrogenada (que puede ser adenina→A, timina→T, citosina→C o guanina→G) y un grupo fosfato que actúa como enganche de cada vagón con el siguiente. Lo que distingue a un vagón (nucleótido) de otro es, entonces, la base nitrogenada. Y por ello la secuencia del ADN se especifica nombrando sólo la secuencia de sus bases. La disposición secuencial de estas cuatro bases a lo largo de la cadena (el ordenamiento de los cuatro tipos de vagones a lo largo de todo el tren) es la que codifica la información genética. Por ejemplo, una secuencia de ADN puede ser ATGCTAGATCGC. En los organismos vivos, el ADN se presenta como una doble cadena de nucleótidos, en la que las dos hebras están unidas entre sí por unas conexiones denominadas puentes de hidrógeno. Para que la información que contiene el ADN pueda ser utilizada por la maquinaria celular, debe copiarse en primer lugar en unos trenes de nucleótidos, más cortos y con unas unidades diferentes, llamados ARN. Las moléculas de ARN se copian exactamente del ADN mediante un proceso denominado transcripción. Una vez procesadas en el núcleo celular, las moléculas de ARN pueden salir al citoplasma para su utilización posterior.

 Imagen 7

La información contenida en el ARN se interpreta usando el código genético, que especifica la secuencia de los aminoácidos de las proteínas, según una correspondencia de un triplete de nucleótidos (codón) para cada aminoácido. Esto es, la información genética (esencialmente: qué proteínas se van a producir en cada momento del ciclo de vida de una célula) se halla codificada en las secuencias de nucleótidos del ADN y debe traducirse para poder funcionar. Tal traducción se realiza usando el código genético a modo de diccionario. El diccionario “secuencia de nucleótido-secuencia de aminoácidos” permite el ensamblado de largas cadenas de aminoácidos (las proteínas) en el citoplasma de la célula. Por ejemplo, en el caso de la secuencia de ADN indicada antes (ATGCTAGATCGC…), el ARN polimerasa utilizaría como molde la cadena complementaria de dicha secuencia de ADN (que sería TAC-GAT-CTA-GCG-…) para transcribir una molécula de ARN que se leería AUG-CUA-GAU-CGC-. El ARN resultante, utilizando el código genético, se traduciría como la secuencia de aminoácidos metionina-leucina-ácido aspártico-arginina-.. Las secuencias de ADN que constituyen la unidad fundamental, física y funcional, de la herencia se denominan genes. Cada gen contiene una parte que se transcribe a ARN y otra que se encarga de definir cuándo y dónde deben expresarse. La información contenida en los genes (genética) se emplea para generar ARN y proteínas, que son los componentes básicos de las células, los “ladrillos” que se utilizan para la construcción de los orgánulos celulares, entre otras funciones. Dentro de las células, el ADN está organizado en estructuras llamadas cromosomas que, durante el ciclo celular, se duplican antes de que la célula se divida. Los organismos eucariotas (por ejemplo, animales, plantas, y hongos) almacenan la mayor parte de su ADN dentro del núcleo celular y una mínima parte en elementos celulares llamados mitocondrias, y en los plastos y los centros organizadores de microtúbulos o centríolos, en caso de tenerlos. Los organismos procariotas (bacterias y arqueas) lo almacenan en el citoplasma de la célula, y, por último, los virus ADN lo hacen en el interior de la cápsida de naturaleza proteica.

Imagen 8

Los maestros esotéricos y espirituales han sabido durante mucho tiempo que nuestro cuerpo es programable a través del idioma, las palabras y el pensamiento. Esto ha sido ahora científicamente comprobado y explicado. Claro que la frecuencia tiene que ser la adecuada. Y esto es por qué no todos tienen éxito por igual o no pueden hacerlo siempre con la misma fuerza. La persona individual debe trabajar en los procesos internos y madurez para poder establecer una comunicación consciente con el ADN. Los investigadores rusos trabajan en un método que no depende de estos factores, pero que dará resultado, con tal de que se use la frecuencia correcta. Pero mientras más altamente desarrollada sea la conciencia de un individuo, habrá menos necesidad de cualquier tipo de dispositivo. Uno puede lograr estos resultados por uno mismo y la ciencia finalmente parará de burlarse de estas ideas, confirmando los resultados. Y no termina aquí. Los científicos rusos también averiguaron que nuestro ADN puede causar patrones perturbadores en el vacío, produciendo de este modoagujeros de gusano magnetizados. Los agujeros de gusano son equivalentes microscópicos a los llamados puentes de Einstein-Rosen, en la vecindad de agujeros negros, que son remanentes de estrellas gigantes rojas. Éstas son conexiones de túneles entre áreas completamente diferentes en el universo, a través de los cuales puede trasmitirse información fuera del espacio y tiempo. El ADN atrae estos pedazos de información y los pasa a nuestra conciencia. Este proceso de hipercommunicación es muy eficaz en un estado de relajación. Estrés, preocupaciones o un intelecto hiperactivo previenen una hipercommunicación exitosa o bien la información se distorsiona y se vuelve inútil.

Imagen 5

En física, un agujero de gusano, también conocido como un puente de Einstein-Rosen y en las traducciones españolas «agujero de lombriz», es una hipotética característica topológica de un espacio-tiempo, descrita por las ecuaciones de la relatividad general, la cual es esencialmente un «atajo» a través del espacio y el tiempo. Un agujero de gusano tiene por lo menos dos extremos, conectados a una única «garganta», pudiendo la materia ‘desplazarse‘ de un extremo a otro pasando a través de ésta. Hasta la fecha no se ha encontrado ninguna evidencia que el espacio-tiempo conocido contenga estructuras de este tipo, por lo que en la actualidad son sólo una posibilidad teórica. El primer científico en advertir de la existencia de agujeros de gusanos fue Ludwig Flamm en 1916. En este sentido la hipótesis del agujero de gusano es una actualización de la decimonónica teoría de una cuarta dimensión espacial que suponía -por ejemplo- dado un cuerpo toroidal en el que se podían encontrar las tres dimensiones espaciales comúnmente perceptibles, una cuarta dimensión espacial que abreviara las distancias, y así los tiempos de viaje. Esta noción inicial fue plasmada más científicamente en 1921 por el matemático Hermann Weyl en conexión con sus análisis de la masa en términos de la energía de un campo electromagnético a partir de la teoría relativista de Albert Einstein en 1916. En la actualidad la teoría de cuerdas admite la existencia de más de 3 dimensiones espaciales, pero las otras dimensiones espaciales estarían contractadas o compactadas a escalas subatómicas (según la teoría de Kaluza-Klein) por lo que parece muy difícil o casi imposible aprovechar tales dimensiones espaciales «extras» para viajes en el espacio y en el tiempo.

Imagen 14

El término «agujero de gusano» fue introducido por el físico teórico estadounidense John Wheeler en 1957 y proviene de la siguiente analogía, usada para explicar el fenómeno: imagine que el universo es la cáscara de una manzana, y un gusano viaja sobre su superficie. La distancia desde un lado de la manzana hasta el otro es igual a la mitad de la circunferencia de la manzana si el gusano permanece sobre la superficie de ésta. Pero si en vez de esto, cavara un agujero directamente a través de la manzana la distancia que tendría que recorrer sería considerablemente menor, recordando la afirmación que dice «la distancia más cercana entre dos puntos es una línea recta que los une a ambos». Los agujeros de gusano de Lorentz, conocidos como agujeros de gusano de Schwarzschild, o puentes de Einstein-Rosen, son nexos que unen áreas de espacio que puede ser modeladas como soluciones de vacío en las ecuaciones de campo de Einstein, por unión de un modelo de un agujero negro y un modelo de un agujero blanco. Esta solución fue hallada por Albert Einstein y su colega Nathan Rosen, que publicó primero el resultado en 1935. Sin embargo, en 1962, John A. Wheeler y Robert W. Fuller publicaron un artículo demostrando que este tipo de agujero de gusano es inestable, y se desintegraría instantáneamente tan pronto como se formase. Antes de que los problemas de estabilidad de los agujeros de gusano de Schwarzschild se hiciesen evidentes, se propuso que los quásares podían ser agujeros blancos, formando así las zonas terminales de los agujeros de gusano de este tipo, sin embargo investigaciones más recientes descartan a los quásares como equiparables a los agujeros blancos.

Imagen 13

Mientras los agujeros de gusano de Schwarzschild no sean atravesados, su existencia inspiró a Kip Thorne a imaginar agujeros de gusano atravesados creados por la sujeción de la «garganta» de un agujero de gusano de Schwarzschild abierto con materia exótica (materia que tiene masa/energía negativa). Imagen de un agujero de gusano practicable (que se puede atravesar) que conectaría el área frente al instituto de física de la Universidad de Tubinga con las dunas cerca de Boulogne sur Mer en el norte de Francia. La imagen ha sido recrada mediante un software de trazado de rayos en 4D en una métrica de Morris-Thorne, aunque los efectos gravitatorios sobre la longitud de onda no se han simulado. Los agujeros de gusano del intra-universo conectan una posición de un universo con otra posición del mismo universo en un tiempo diferente. Un agujero de gusano debería poder conectar posiciones distantes en el universo por plegamientos espaciotemporales, permitiendo viajar entre ellas en menor tiempo del que tomaría hacer el viaje a través de espacio normal. Los agujeros de gusano del inter-universo asocian un universo con otro diferente y son denominados «agujeros de gusano de Schwarzschild». Esto nos permite especular si tales agujeros de gusano podrían usarse para viajar de un universo a otro paralelo. Otra aplicación de un agujero de gusano podría ser el viaje en el tiempo. En ese caso sería un atajo para desplazarse de un punto espaciotemporal a otro diferente.. Se cree que los agujeros de gusano son una parte de la espuma cuántica o espaciotemporal. Los agujeros de gusano atravesables de Lorentz permitirían viajar de una parte del Universo a otra de ese mismo Universo muy deprisa o permitirían el viaje de un Universo a otro. Los agujeros de gusano conectan dos puntos del espacio-tiempo, lo cual quiere decir que permitirían el viaje en el tiempo así como también en espacio.

Imagen 29

En la naturaleza, la hipercomunicación ha sido aplicada exitosamente durante millones de años. El flujo organizado de vida en los estados de los insectos lo demuestra. El hombre moderno conoce esto a un nivel mucho más sutil, como “intuición“. Pero nosotros, también, podemos recobrar su uso completo. Podemos ver un claro ejemplo en la naturaleza. Cuando una hormiga reina está espacialmente separada de su colonia, la construcción aun continúa fervorosamente y según el plan. Sin embargo, si la reina muere, se detiene todo el trabajo de la colonia. Ninguna hormiga sabe qué hacer. Al parecer, la reina envía losplanes de construccióna distancia, vía conciencia grupal. Ella puede estar tan lejos como quiera, con tal de que esté viva. La hipercommunicación del ser humano se encuentra más a menudo cuando uno, de repente, encuentra acceso a información que está fuera de la base del conocimiento consciente. Tal hipercommunicación es, entonces, experimentada como inspiración o intuición. El compositor italiano Giuseppe Tartini, por ejemplo, soñó una noche que un diablo se sentaba a su lado en la cama tocando el violín. La mañana siguiente Tartini pudo anotar exactamente la pieza de memoria y la llamó la Sonata del Trino del Diablo. Durante años, un enfermero de 42 años soñó con una situación en la que él estaba enganchado a una especie de CD-ROM de conocimiento. Se le transmitió conocimiento comprobable en todos los campos imaginables, lo cual él podía recordar por la mañana. Había tal cantidad de información que parecía que una enciclopedia entera se le había transmitido por la noche. La mayoría de los datos estaban fuera de su base de conocimiento personal y alcanzaba detalles técnicos sobre los que él no sabía absolutamente nada. Cuando ocurre esta hipercommunicación, uno puede observar fenómenos especiales en el ADN, así como en el ser humano. Los científicos rusos irradiaron las muestras de ADN con rayos láser. En la pantalla se formó un modelo de onda típica. Cuando ellos quitaron la muestra de ADN, el patrón de la onda no desapareció, permaneció allí.

Imagen 9

Muchos experimentos de control demostraron que el patrón todavía llegaba desde la alejada muestra, cuyo campo de energía permanecía. Este efecto se llama ahora efecto ADN fantasma. Vladimir Poponin, físico cuántico reconocido mundialmente por sus estudios sobre las interacciones entre los campos electromagnéticos y los sistemas biológicos e investigador del Biochemical Physics of the Russian Academy of Sciences,  se refería así al efecto fantasma: “Después de reproducir esto muchas veces y verificar el equipo de todas las maneras concebibles nos vimos obligados a aceptar la hipótesis de trabajo de que alguna nueva estructura de campo estaba siendo excitada desde el vacío físico. Y lo denominamos ‘ADN fantasma” para dar énfasis a que su origen está relacionado con el ADN físico. No hemos observado ese efecto todavía con otras sustancias en la cámara. Después de ese descubrimiento iniciamos un estudio más riguroso y continuo de estos fenómenos. Y nos encontramos que con tal de que el espacio de la cámara no se perturbe se puede medir ese efecto durante largos periodos de tiempo. Lo hemos observado durante un mes en varios casos. Es importante dar énfasis a que dos condiciones son necesarias para observar el ADN fantasma. El primero es la presencia de la molécula de ADN y la segunda es la exposición del ADN a una débil radiación de láser coherente. Esta última condición puede darse con dos frecuencias diferentes de radiación del láser. Quizás el hallazgo más importante de estos experimentos es que proporcionan una oportunidad de estudiar la subestructura del vacío bajo perspectivas estrictamente científicas y cuantitativas. Es posible debido a la habilidad intrínseca del campo fantasma de acoplarse con los campos electromagnéticos convencionales”.

Se conjetura que la energía desde fuera del espacio y tiempo fluye aún a través de los agujeros de gusano activados después de que el ADN se aleja. El efecto colateral, más frecuentemente encontrado en la hipercomunicación en los seres humanos, son los campos electromagnéticos inexplicables en la cercanía de las personas involucradas. Los dispositivos electrónicos, como reproductores de CD y similares, pueden dejar de funcionar durante horas. Cuando el campo electromagnético se disipa poco a poco, los dispositivos funcionan de nuevo normalmente. Muchos sanadores y psíquicos saben este efecto en su trabajo. Mientras mejor sea la atmósfera y la energía, más frustrante es que el dispositivo magnetofónico deje de funcionar y de grabar exactamente en ese momento. Y el encenderlo y apagarlo después de la sesión aun no restaura la función. Sin embargo, a la mañana siguiente todo regresa a la normalidad. En su libro “Inteligencia de red de computadoras”, Grazyna Gosar y Franz Bludorf explican estas conexiones claramente. Los autores también citan fuentes que asumen que la humanidad en tiempos tempranos había sido, como los animales, muy fuertemente conectada a la conciencia grupal, actuando como grupo social. Sin embargo, para desarrollar y experimentar la individualidad, nosotros, los humanos, tuvimos que olvidarnos casi completamente de la hipercomunicación.

Imagen 23

Tal vez sea esto el famoso pecado original del Génesis, ya que se dice que en al paraíso había una perfecta comunicación entre el hombre y los animales. Y en muchos contactos OVNI se ha experimentado que los supuestos alienígenas tienen muy desarrollada la hipercomunicación y la conciencia grupal. Ahora que somos bastante estables en nuestra conciencia individual, podríamos crear una nueva forma de conciencia de grupo, en la cual logremos acceso a toda la información vía nuestro ADN, sin ser controlados remotamente sobre qué hacer con esa información. Ahora sabemos que de manera similar a Internet, nuestro ADN puede alimentar su base de datos desde la red, puede acceder a datos de la red y establecer contacto con otros participantes en la red. La curación remota, la telepatía o “el sentir remoto” sobre el estado de parientes etc. puede explicarse de esta manera. Algunos animales también saben, desde lejos, cuando sus dueños planean volver a casa. Eso puede explicarse vía los conceptos de conciencia de grupo e hipercomunicación. Cualquier conciencia colectiva no puede utilizarse con sensibilidad por un periodo de tiempo indefinido sin una individualidad distintiva. De otro modo, revertiríamos hacia un instinto primitivo de manada, fácilmente manipulable. La Hipercomunicación en el nuevo milenio significa algo muy diferente. Los experimentos llevados a cabo en el Instituto Stanford de Investigacón (Stanford Research Institute) por los físicos Targ y Puthoff,en 1974, obtuvieron una copia o repetición de la onda senoidal de frecuencia en un magnetómetro, durante la proyección de la conciencia. La evidencia de este y otros experimentos implican que el cuerpo astral puede crear disturbios electromagnéticos en energías de una octava armónica más baja, la cual puede ser medida por un equipo electrónico sensitivo. El dominio astral tiene ciertas propiedades únicas, una de las cuales es que los pensamientos astrales cargados emocionalmente tienen vida propia. Ellos existen como campos de energía distintos o formas de pensamiento con formas, colores y características únicas.

Imagen 21

Los investigadores piensan que si los humanos con plena individualidad recobraran la conciencia de grupo, tendrían un poder de crear similar al de los dioses,  y podrían alterar y formar cosas en la Tierra. Y la humanidad está acercándose colectivamente a una conciencia de grupo de un nuevo tipo. El cincuenta por ciento de los niños tendrán problemas en cuanto vayan a la escuela. El sistema los amontona a todos juntos y demanda que se ajusten al sistema. Pero la individualidad de los niños de hoy es tan fuerte que ellos rechazarán este ajuste, gestionando sus idiosincrasias de las maneras más diversas. Al mismo tiempo, más y más niños nacen con clarividencia. Para verlo puede consultarse el libro “los Niños Índigo de China”, de Paul Dong. Algo en esos niños está esforzándose cada vez más hacia una conciencia de grupo de nuevo tipo, que no podrá ser suprimida. El tiempo meteorológico, por ejemplo, es bastante difícil de influenciar por un solo individuo. Pero puede influenciarse por una conciencia de grupo. Esto no es nada nuevo para algunas tribus, que hacen sus rituales de bailes para que llueva. El tiempo es influenciado fuertemente por las frecuencias de resonancia de la Tierra, llamadas frecuencias de Schumann (ver artículo “¿Por qué tenemos la sensación de que el tiempo cada vez pasa más rápido?”). Pero esas mismas frecuencias también son producidas en nuestros cerebros, y cuando muchas personas sincronizan su pensamiento, o ciertos individuos (los maestros espirituales, por ejemplo), enfocan sus pensamientos en un modo parecido al láser, entonces, científicamente hablando, no es sorprendente que esto pueda influir en el tiempo meteorológico. Investigadores de la conciencia de grupo han formulado la sorprendente teoría de las Civilizaciones de Tipo I. Una humanidad que desarrollase una conciencia de grupo del nuevo tipo no tendría problemas medioambientales ni escasez de energía. Y si utilizase su poder mental como civilización unificada, tendría control de las energías de su planeta, incluyendo las catástrofes naturales. Un teórico Tipo de Civilización II incluso podría controlar todas las energías de su galaxia.

Imagen 36

Siempre que muchas personas enfoquen su atención o conciencia en algo común, como la Navidad, un campeonato mundial de fútbol o un concierto de los Beatles, ciertos generadores de números al azar de computadoras comienzan a entregar números en orden en vez de al azar. Esto indica que una conciencia de grupo organizada crea orden. Cuando un gran número de personas enfoquen su atención o conciencia en algo común, los potenciales de violencia también se disuelven. Parece como si aquí, también, se cree un tipo de conciencia humanitaria de toda la humanidad. El ADN es, al parecer, también un superconductor orgánico que puede funcionar a la temperatura normal del cuerpo. Los superconductores artificiales requieren temperaturas sumamente bajas, de entre -200 y -140°C para funcionar. Como recientemente se ha descubierto, todos los superconductores pueden guardar la luz y la información. Ésta es una explicación decómo el ADN puede guardar información. Un equipo interdisciplinar Ruso, dirigido por el Dr. Peter Gariaev llegó a la conclusión  de que podemos cambiar nuestro ADN mediante resonancias y paquetes de datos. Gracias a estas investigaciones hoy podemos entender que nuestro ADN funciona como una especie de antena de comunicación a nivel cuántico que rompería las barreras del espacio y del tiempo, lo que confirmaría la visión holística de un ser humano interrelacionado con todo y con todos. Estos científicos descubrieron con sus experimentos que la oscilación vibratoria de nuestro ADN puede causar patrones de perturbación en el vacío,  produciendo así agujeros de gusano magnetizados. Y recordemos que los agujeros de gusano son considerados por la Física teórica como túneles que conectan áreas completamente diferentes del universo, a través de los cuales se puede transmitir información fuera del espacio y del tiempo.

Imagen 34

Por lo tanto, a través de los agujeros de gusano microscópicos, el ADN podría atraer información de más allá del espacio e incorporarla a nuestra conciencia. En el hombre tenemos ejemplos que podrían referirse a este tipo de hipercomunicación, que normalmente es experimentada como inspiración o intuición. Entre muchos posibles ejemplo, podemos citar: El químico ruso Dimitri Mendeleyev, que aseguraba que había visto en sueños la clave para la organización de la tabla periódica de elementos;  el también químico Friedrich Kekulé, que mantenía que había deducido la estructura hexagonal de la molécula del benceno después de soñar con una serpiente que se mordía la cola, o Igor Stravinsky, que escuchó en su cabeza, mientras dormía, la música de La consagración de la primavera.  Asimismo, fue un antiguo sacerdote asirio quien reveló, en sueños, al historiador Herman Hilprecht la traducción exacta de la inscripción cuneiforme de la llamada “piedra de Nebuchadnezzar”.  Nebuchadnezzar II  era el rey del Imperio neo-babilonio, que reinó entre 605 y 562 a.C. Según la Biblia, conquistó  Judá y Jerusalén y envió a los judíos en el exilio. Se atribuye la construcción de los Jardines Colgantes de Babilonia y también se conoce por la destrucción del Primer Templo. Se presenta en el Libro de Daniel y también se menciona en varios otros libros de la Biblia. Nabû-kudurri-uṣur, significa “O Dios Nabu, conserve/defienda a mi hijo primogénito“. Nabu es la deidad babilonia de la sabiduría e hijo de Marduk. En una inscripción, Nebuchadnezzar se diseña como “el querido” de Nabu y “favorito“.  Según la tradición babilonia, hacia el final de su vida, Nebuchadnezzar predijo la ruina inminente del Imperio Caldeo. Murió en Babilonia entre los segundos y sextos meses del año cuarenta y tres de su reinado y fue sucedido por Amel-Marduk.

Imagen 6

Tras estudiar a fondo el ADN, el grupo de investigadores rusos antes mencionado,  formado por científicos de diversas especialidades, entre ellos genetistas y lingüistas, ha llegado a la conclusión de que el ADN puede ser modificado mediante sonidos y frecuencias y, por tanto, por las palabras. Los lingüistas rusos descubrieron que el código genético, especialmente en la parte menos estudiada hasta ahora, sigue las mismas reglas de todas las lenguas. El poder de la palabra sobre la salud, sostenido durante milenios por diversas corrientes de pensamiento, quedaría así confirmado. Los armónicos y las resonancias, han sido objeto detallado de estudio por el Institute Control of Sciences Russian Academy of Sciences de Moscow y el Instituto Lebedev. Konstantin Korotkov, catedrático de la Universidad de San Petesburgo y diseñador de la cámara especial GDV (Gas Discharge Visualization), que permite visualizar el aura de un ser vivo e interactuar sobre ella para prevenir enfermedades. Fernando Sánchez Quintana, autor de la obra “Aura y Ciencia” explica que, durante la guerra fría, Konstantin Korotkov participó como científico en proyectos militares clasificados como “alto secreto”. Uno de ellos consistía en enviar un enorme submarino nodriza hasta la costa de Estados Unidos, que debería dejar caer desde el interior, antes de retirarse, otro submarino más pequeño con los motores y sistemas eléctricos apagados hasta que se posara, merced a su propio peso, en el fondo del océano. Allí debería esperar la eventualidad de que la guerra comenzara y lanzar entonces sus ojivas nucleares. Llegado el momento, el submarino recibiría una orden telepática que activaría el sistema de lanzamiento. Korotkov participó en aquel proyecto porque había inventado un sensor de agujas de wolframio capaz de medir la capacidad de una persona para comunicarse mentalmente.

Imagen 33

Según su testimonio, tras un año de pruebas el proyecto fue suspendido porque sólo se alcanzó un 95% de aciertos en las transmisiones telepáticas, aunque esto era mucho dado el objetivo final. Pues bien, algo similar ha hecho el biofísico y biólogo molecular Peter P. Gariaev y otros colegas suyos del Institute Control of Sciences Russian Academy of Sciences en Moscú. Mientras los investigadores occidentales se centraban sólo en el 10% de nuestro ADN, la parte donde se localiza la producción de proteínas, ellos han buscado en el 90% restante (considerado hasta ahora ADN basura) porque no les resultaba creíble que millones de años de evolución hubieran solo incidido en el 10% del ADN. Obviamente, sus experimentos ofrecen una visión absolutamente diferente del código genético y de la función del ADN. Así, su trabajo presenta a nuestro ADN como un ordenador biológico, capaz de recoger y transmitir información de su entorno a través de ondas, a partir de las cuales pueden modificarse los patrones de comportamiento de las células. Tal y como recogen Gariaev y sus colaboradores en “The DNA-wave Biocomputer”,  los experimentos llevados a cabo en el Institute of Control Sciences, en Wave Genetics Inc, en Moscú., así como otros trabajos teóricos,  les han llevado a algunas conclusiones. Se considera que la evolución ha creado en los organismos vivos unos textos genéticos articulados de acuerdo a patrones semejantes al conjunto de normas y reglas subyacentes en todas las lenguas humanas. En este sistema, los nucleótidos del ADN, dotados de frecuencias cargadas de información, juegan el papel de caracteres o letras. Y a partir de esos textos genéticos, que actúa como un programa de instrucciones, se van conformando los distintos procesos orgánicos. Asimismo, el sistema cromosómico actúa como una antena de recepción y transmisión de los textos genéticos, que descifra, codifica y reenvía. Y, por si faltara algo, los cromosomas de los organismos multicelulares constituyen, mediante sus repliegues, una puerta holográfica capaz de reproducir la imagen de todo el organismo en cada una de su partes y, además, abierta al espacio y al tiempo.

Imagen 10

Hay que decir que la base de todo este complejo proceso de intercambio de “textos” en forma de sonidos está, según comprobaron Gariaev y sus colegas mediante experimentos, en la naturaleza vibracional. Concretamente, el ADN se expresa, según los investigadores rusos, a través de ondas solitónicas, que son ondas que pueden almacenar información durante mucho tiempo y son capaces de propagarse sin deformarse a grandes distancias en medios no lineales. Cuando hablamos de información pensemos que, a diario, las ondas de radio y televisión, por ejemplo, trasladan información de un lado a otro. Pero para hacernos una idea de la capacidad de las ondas solitónicas recordemos que ya en 1988 Thierry Georgesy su equipo del Centro de Investigación y Desarrollo de France Telecom combinaron ondas solitónicas de diferentes longitudes para realizar una transmisión superior a un terabit por segundo (1.000.000.000.000 bits / segundo). “La mayoría -explica Gariaev- intenta entender los principios del ordenador biológico que es el ADN a través de las reglas del ADN de Watson, Crick y Chargaff: la igualdad entre las bases adenina-timina, guanina-citosina. ¡Y eso es correcto pero no suficiente! El ADN cromosómico en los sistemas vivos tiene atributos de onda que nos llevan a una dimensión desconocida. El ‘muy conocido’ código genético es tan sólo la parte del código referida a la síntesis de proteínas y nada más. Pero los cromosomas trabajan como ordenadores solitónicos holográficos bajo la influencia de radiaciones láser endógenas del ADN”. Las consecuencias de todo esto son tan incomprensibles como simples y lógicas. Si uno modula un láser con una determinada frecuencia puede afectar con ella la información de las ondas del ADN y la información genética.

Para ello el ADN funciona como una antena cuyas características técnicas vienen determinadas por su tamaño. La molécula extendida tiene alrededor de dos metros de larga y una frecuencia natural de 150 megahertzios. Curiosamente esta frecuencia está exactamente en la banda utilizada por el radar humano para las telecomunicaciones e ingeniería de microondas. Es decir, que nosotros usamos exactamente el mismo rango de frecuencia para recibir y emitir señales a nivel de ADN como en nuestra tecnología. Singular coincidencia. Además el ADN puede también almacenar ondas armónicas de 150 megahertzios. Es decir, el ADN no sólo puede resultar afectado por la radiación electromagnética de forma dañina, sino que también puede ser alterado en la dirección contraria con la radiación adecuada porque, en el fondo, para ello somos portadores de un tipo de microchip electrobiológico, un superconductor que toma la información electromagnética del ambiente, la almacena y posiblemente, después de codificarla, puede también emitirla. Este hecho abre posibilidades desconocidas hasta ahora para la medicina. Porque con los dispositivos adecuados, igual que ahora aplicamos corrientes electromagnéticas para ayudar a la recuperación de una lesión ósea o muscular, en el futuro podremos actuar sobre el metabolismo celular y desarrollar nuevas terapias contra las enfermedades. Hasta la reparación de defectos genéticos sería posible sin los riesgos y los efectos secundarios de los procedimientos actuales.

Imagen 11

Para su estudio del ADN, Gariaev se rodeó de físicos del renombrado Instituto Lebedev: biólogos moleculares, biofísicos, genetistas, embriólogos y lingüistas. Y desde ese campo de los lingüistas comenzaron a llegar las sorpresas. Como se sabe, la Lingüística es la ciencia de la estructura de los idiomas. Investiga no sólo los idiomas naturales que se desarrollaron en las distintas culturas sino también los idiomas artificiales usados; por ejemplo, para programar los ordenadores. A partir del estudio comparado de la semántica, la sintaxis, las bases de la gramática y otros aspectos del estudio de las lenguas con la configuración del código genético y la síntesis de proteínas llegaron a la conclusión de que éste comparte con nuestros idiomas las mismas reglas. No con los idiomas locales sino a un nivel más profundo donde todas las lenguas presentan estructuras comparables a la hora de unir caracteres para formar mensajes inteligibles. Una relación que puede que nos extrañe menos si ponemos en relación el lenguaje de los propios lingüistas con el de los biólogos y vemos que, por ejemplo, definen el fonema como la unidad mínima de una lengua que no se deja analizar en unidades más pequeñas (nucleótido) y cuya función se define a través de su expresión, quees la materialización de los mismos, tales como el sonido vibracional, la onda; a través de su forma, que es el lugar que ocupan en el sistema, como la cadena de ADN; y a través de su contenido, que sería el papel que puedan desempeñar dentro de la economía gramatical de una lengua, tales como la formación de determinadas proteínas en función de sus relaciones.

Imagen 18

También han descubierto que la inteligencia subyacente en los procesos que dan lugar a una lengua se da ya en la interrelación para la síntesis de proteínas a nivel del ADN. Si el ADN y el código genético existían ya antes de que los primeros humanos dijeran una sola palabra articulada, es fácil deducir que cada lengua se desarrolló a partir del modelo básico existente en la estructura de nuestro código genético, siendo éste la fuente de todas las lenguas. Esto no quiere decir que la capacidad de hablar sea sólo un efecto secundario de las proteínas elaboradas por algunos genes sino que el orden de los nucleótidos en el ADN sigue un plan inteligente que ha sido imitado en la estructura de nuestros idiomas. En “The DNA-wave Biocomputer” podemos leer: “A través de una señal láser y sus campos electroacústicos solitónicos - es como el gen ‘lee y entiende’ estos textos de manera similar al pensamiento humano. Pero a su propio nivel genómico de ‘razonamiento’. Esto significa que los textos humanos (independientemente del idioma usado) y los textos ‘genéticos’ tienen características matemático-lingüísticas y entrópico-estadísticas similares, y donde en caso de los textos ‘genéticos’ los caracteres se identifican con los nucleótidos”. En otras palabras, si el ADN entiende ciertas frecuencias, entonces puede establecerse algun tipo de intercambio de información con él. Para probar el alcance de su teoría, el equipo de Gariaev realizó experimentos modulando ciertos patrones de frecuencia y consiguió reparar cromosomas dañados por rayos X. Tal y como explican Grazyna Fosar y Franz Bludorf en su libro Vernetzte Intelligenz, llegaron incluso a capturar patrones de información de un ADN y lo implantaron en otro, reprogramando así las células de éste. De esa manera consiguieron transformar embriones de rana en embriones de salamandra. Simplemente transmitiéndoles nuevos patrones de información del ADN. Un proceso que se realizó sin los efectos colaterales derivados de la manipulación directa de los genes.

Imagen 4

Pues bien, los investigadores rusos están convencidos de que armonizando los sonidos que emitimos, es decir, palabras, en una determinada frecuencia, se puede llegar a influir en el ADN. Ello quizás pudiera explicar los sensacionales descubrimientos del investigador japonés Masaru Emoto, nacido el 22 de julio de 1943. Es un autor japonés conocido por sus controvertidas afirmaciones de que las palabras, oraciones, sonidos y pensamientos dirigidos hacia un volumen de agua influirían sobre la forma de los cristales de hielo obtenidos del mismo. Según Emoto, la apariencia estética de los cristales dependería de si las palabras o pensamientos sean positivos o negativos. Pese a la popularidad de sus investigaciones, estas han sido descartadas por la comunidad científica casi en forma unánime como una forma de pseudociencia. Los experimentos del Emoto consisten en exponer agua en recipientes a diferentes palabras, dibujos o música y entonces congelarla y examinar la estética de los cristales resultantes mediante fotografías microscópicas. El punto esencial de las teorías del Sr. Emoto consiste en que “El pensamiento humano, las palabras, la música, las etiquetas en los envases, influyen sobre el agua y ésta cambia a mejor absolutamente. Si el agua lo hace, nosotros que somos 70-80% agua deberíamos comportarnos igual. Debería Vd. aplicar mi teoría a su vida para mejorarla”. La prueba que aporta Emoto, para convencer a las personas, es la superior belleza de los cristales de hielo extraídos de agua “tratada” frente a la baja belleza de los de agua “no tratada” en sus experimentos. Los creyentes en el Sr. Emoto, por tanto, aceptan que mentalmente o por la palabra se puede influir en la estructura o propiedades de una sustancia química como el agua. Y que dicha influencia (extraordinariamente positiva) pasaría del agua al cuerpo humano posteriormente al ingerirla. La teoría contiene otras afirmaciones discutidas, como que materias como el arroz (y en general las materias orgánicas inanimadas) se comportan de la misma manera descrita para el agua y que las maneras de inducir estos cambios abarcan más posibilidades.

La controversia entre la ciencia y Emoto reside en que la ciencia no ve ningún mecanismo conocido ni hipotético para que esto suceda, no ha recibido ninguna prueba científica a favor, pero sí múltiples en contra, y por tanto considera esa afirmación, y derivadas, como falsas. La ciencia contesta que “El agua no es influenciada en manera alguna por el pensamiento humano, la música o las palabras escritas en sus envases y no cambia en absoluto como respuesta a esas posibles influencias“. Demostrar científicamente la teoría de Emoto implicaría que algunas bases de teorías probadas por innumerables pruebas experimentales replicadas por múltiples investigadores, como la Física y la Química modernas, son erróneas y están incompletas. Concretamente, según Emoto, dos envases de cristal iguales, conteniendo arroz o agua de una misma procedencia, a los que se le escriban la palabra “paz“,”gracias” o “guerra“,”idiota” en su exterior se comportarán al cabo de un tiempo de manera distinta. Cambiarán por ello. En el agua los cristales de hielo obtenidos del bote “bien tratado” serán bellos y los cristales del bote “mal tratado” serán feos. Si es arroz, el bote de arroz “mal tratado” degenerará (se pudrirá o perderá sabor o ennegrecerá, …) y el otro no lo hará. Se ha demostrado que en muestras de agua congelada como las descritas o en un montón de nieve natural del tamaño de una gota hay muchos cristales, no sólo unos pocos o uno nada más, y que la búsqueda desplazando la cabeza del microscopio puede producir tanto un grupo de fotos de cristales regulares y bellos como de cristales irregulares o amorfos. La creación de cristales de agua está dirigida por diversas leyes físicas conocidas por diversos estudios al respecto, pero la más mínima variación en valores puntuales de humedad, temperatura, vibración, y sus gradientes en el tiempo, lleva a cristales distintos. La propia física predice la aparición de infinitas formas distintas de cristales en muestras como las creadas, sin que para ello sea necesario nada más. Esta realidad demostrable que permite en la práctica tanto obtener cristales bonitos o cristales feos, de la misma muestra, sea cual sea ésta, por elección voluntaria del observador, en el mismo instante, es una de las explicaciones aportadas por la ciencia para explicar los resultados propuestos.

Imagen 3

Emoto ha manifestado en su blog que “nunca ha sacado una fotografía ni ha entrado en el congelador donde se realizan por no aguantar el frio” y que deja todo ese trabajo a sus colaboradores. Se propone un ejemplo, perfectamente integrado en su teoría, y que Emoto mismo podría plantear, que muestra las enormes implicaciones de aceptarla como cierta sin pruebas concluyentes. Si usásemos para el experimento el vino usado en el sacramento católico de la eucaristía en vez de agua. La Iglesia dice que “el vino se convierte en la sangre de Cristo” en sentido figurado, simbólico, sin cambiar ni física ni químicamente, en una recreación del evento de la ultima cena. Emoto, al contrario, dice que el vino ha cambiado realmente y mediante la obtención de cristales del estado anterior y posterior a la consagración puede demostrar que el vino ha experimentado “variación en sus propiedades“. Esto, inevitablemente, implicaría diversas conclusiones en las personas que creyeran probado el cambio. Un ejemplo menos llamativo de exactamente la misma idea, pero que no involucrase la religión, podría ser poner a dos botellas del mismo vino o de cualquier marca de agua una etiqueta de papel con palabras amables o no amables escritas en la misma y demostrar posteriormente, usando cristales de vino o de agua congelada, que el vino o el agua se ha “modificado” en virtud de ese tratamiento. El sesgo cognitivo puede llevar fácilmente a malinterpretar los datos. Si la persona que toma las fotografías o la que evalúa su belleza sabe qué muestras de agua estuvieron expuestas a qué mensajes, sus emociones pueden distorsionar su elección. Este sesgo puede reducirse mediante experimentos de doble ciego. Mediante este método tanto el fotógrafo como quien examina la foto desempeñan su trabajo sin saber qué muestra estuvo expuesta a qué mensaje. Un experimento correctamente conducido requeriría comparar una muestra con otra muestra tratada idénticamente de todas las formas excepto de una. Si las muestras resultan ser diferentes, entonces sería posible atribuir la diferencia en los resultados a una diferencia en el tratamiento. Pero si hay múltiples diferencias en la forma en que se tratan las muestras entonces puede ser imposible determinar a partir del experimento si fue la exposición a los mensajes u otros factores los que causaron las diferencias en las muestras.

 Imagen 2

Recordemos también a este respecto que el doctor Mitchell L. Gaynor, director del Departamento de Medicina Oncológica, del Centro Strang-Cornell para la prevención del cáncer, de Nueva York, afirmó haber utilizado terapéuticamente con éxito, en cientos de pacientes, el sonido obtenido en los cuencos de cuarzo. Hablamos, en definitiva, de la posible explicación del poder de la Musicoterapia pero también de por qué funcionan los mantras, las inducciones hipnóticas y la oración. Recordemos que desde hace miles de años los maestros espirituales vienen insistiendo en la posibilidad de alcanzar, a través de la oración y la repetición sistemática de palabras o frases -mantras- o los estados alterados de conciencia, la posibilidad de actuar sobre la propia salud y la de los demás. El problema es encontrar las frecuencias con las que entrar en resonancia con nuestro propio yo interior, ¿nuestro propio ADN?, porque, tal y como han demostrado los mencionados científicos rusos, la vibración y el lenguaje puede llevar al éxito de lo que podríamos denominar la genética de ondas. Ahora bien, ¿cómo se pueden obtener las claves de estos sonidos? Pues, con resultar increíbles las posibilidades de los descubrimientos realizados por los investigadores rusos, aún existen otros descubrimientos que nos sitúan al borde mismo de la realidad. Porque nos hablan de una comunicación a nivel cuántico de nuestro ADN que rompería las barreras del espacio y del tiempo, lo que confirmaría la visión holística de un ser humano interrelacionado con todo y con todos. De hecho, podría estar sucediendo que nuestro ADN estuviera recibiendo desde el primer día sus “instrucciones de montaje” desde más allá del espacio y del tiempo conocido, desde el vacío o más allá si lo hay. Y a partir de esas instrucciones la naturaleza holográfica del ADN iniciaría el proceso de organización. “Los solitones del ADN -puede leerse en DNA-wave Biocomputer- tienen dos tipos conectados de memoria. El primero involucra la capacidad de los sistemas no lineales para recordar modos iniciales de energetización y repetirlos periódicamente. Los cristales líquidos de ADN dentro de la estructura del cromosoma forman un sistema no lineal. El segundo es el del ADN total en un organismo. Tal memoria es un aspecto no localizado del genoma. Es cuasi-holográfico/fractal y tiene que ver, como es el caso para cualquier holograma o fractal, con la propiedad fundamental del biosistema, es decir, su habilidad de restaurar el todo a partir de una parte. Esta propiedad es bien conocida. Recordemos el crecimiento de las plantas dañadas, la regeneración de la cola de un lagarto, etc.”.

Imagen 21

El Dr J.J. Hurtak, en su obra “El Libro del Conocimiento: Las Claves de Enoc”, nos dice que el descubrimiento de la conexión entre el ADN y el Nombre Divino de Yahweh  (YHVH o YHWH) se remonta a más de 30 años atrás. Los Nombres Divinos son reconocidos como los Nombres bíblicos y extra bíblicos de Yahweh usados en los escritos de los pensadores proféticos a lo largo de los siglos. En la enseñanza bíblica y kabalista, la estructura del cuerpo humano surgió de la pronunciación de la Palabra Divina. El Libro del Conocimiento: Las Claves de Enoc establece una correlación de este Nombre Divino como la clave que está detrás del código de trascripción de las letras químicas que desarrollan el cuerpo humano. En 1973, mientras estaba en la Universidad de California, el Dr. Hurtak llegó a comprender que existía una conexión entre las asociaciones lingüísticas y genéticas en las letras que conforman el nombre de Dios en el Hebreo Bíblico (YHVH). Elaboró una tabla de recursos genéticos usando el Código del Nombre Divino en un arreglo triple de letras, incluyendo el “inicio” y el “alto” en la codificación de las letras para cada una de las secuencias de los aminoácidos y los ácidos nucleicos. Este trabajo fue presentado, de manera selectiva, ante la Academia de Parapsicología y Medicina, en Junio de 1973, por el Dr. Hurtak, en el que habla de unas matrices para la interrelación entre el lenguaje y la genética en el uso del nombre de YHVH. En cuanto a los códigos de combinación del ADN que conforman los muy complejos aminoácidos, El Dr. Hurtak delinea al código del ADN como una serie de matrices. La primera y fundamental matriz cúbica consiste de las permutaciones del Tetragrámaton, las cuatro letras en Hebreo que se traducen como Yahweh (Yod- Heh-Vav-Heh). Esta matriz se denomina ‘Palabra-Espíritu’ y se conforma en base a las tres letras del Nombre Divino que, en varias combinaciones, crean las 64 celdas. Aunque el Nombre Divino se escribe con cuatro letras, utiliza sólo tres del alfabeto (Y-H-V, con la H repetida), tal como el ADN o el ARN tienen cuatro nucleótidos como “letras” pero solamente se leen tres a la vez para formar el codón que codifica los aminoácidos de nuestro cuerpo. La información genética, en el ARN mensajero, se escribe a partir de cuatro letras, que corresponden a las bases nitrogenadas (A, C, G y U), las cuales van agrupadas de tres en tres. Cada grupo de tres se llama codón y está encargado de codificar un aminoácido o un símbolo de puntuación, indicando comienzo o parada.

El Nombre Divino no es estático, al igual que las secuencias del ADN, y se puede volver a combinar para diferentes funciones (V-H-Y-H-Y-V-H-H-V, etc). Se nos dice en Juan 1.1: “En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios y la Palabra era Dios“. Y cita un acto creativo con la Palabra que proviene del Divino Yod-Heh-Vod-Heh como el código de Dios dentro de la creación. Después de la primera y fundamental tabla “Palabra-Espíritu”, continúa la secuenciación para conformar la tabla matriz de los nucleótidos del ADN que, a su vez, codifican las secuencias de los aminoácidos mientras que las otras caras del cuadrado (en realidad cubo) adicionan otras secuencias matemáticas y sonoro-vibratorias.  Ha tomado varias décadas de investigación poder comprender la vastedad de los mecanismos codificadores del ADN humano. A principios de 1970, los investigadores que trabajaban con la Academia para la Ciencia Futura confirmaron la existencia de un verdadero “código” en el nivel de nuestra estructura genética que aparentemente co-evoluciona la vida de acuerdo a un plan evolutivo superior. La Academia para la Ciencia Futura es una corporación que examina nuevas ideas científicas para el futuro. Según esta Academia, por medio de la ciencia y la información tecnológica el mundo está sufriendo grandes transformaciones tanto en la dimensión social, cultural, económica y medioambiental. En el continuo desarrollo de la vida existe también la necesidad de entender el rol de la conciencia humana y lo que ciertos pensadores, como el físico-matemático inglés Roger Penrose, perciben como la Mente Cuántica. El objetivo principal de dicha Academia es ofrecer herramientas educativas y científicas que ayuden a afrontar los retos que se presenten. Simplificando, existe un proceso triple o trinitario que imprime las instrucciones genéticas de la secuencia de aminoácidos, gobernados por la interacción de las tres letras del Nombre Divino (referido a Yahweh, en su consideración bíblica de Dios) – YHV- usadas para crear los veinte aminoácidos básicos. Según investigaciones científicas, el código genético humano es la ‘tabla de instrucciones’ única de funcionamiento del genoma humano, con gran variedad de instrucciones para la evolución del cuerpo humano. En las enseñanzas místicas de las escrituras sagradas, el mismo manual de instrucción para el cuerpo humano, en la forma de las moléculas de ATP (trifosfato de adenosina), es sostenido por la Palabra de Yahweh, como un alfabeto de instrucción biofísica para los ingredientes sustentadores del entramado que permita a cada persona actuar como una biocomputadora.

 Imagen 37

El Dr. Hurtak da a entender que hay un patrón preexistente del ADN que se refleja en la organización del material productor de vida, estableciendo un homomorfismo. Para aclarar el concepto debemos decir que un homomorfismo de grupos es una función matemática entre grupos, que conserva las estructuras de ambos como grupos. El Código Divino (o sobrenatural) de “letras” opera como un mecanismo disparador de codificación y re-codificación y muestra la dependencia sensible de toda la vida humana en las condiciones iniciales del lenguaje vibratorio que existe en otro plano de realidad parafísica o etérea.  La relación entre el código lingüístico del Nombre Divino y las partes celulares de la estructura humana puede ser vista en cuanto a la forma-onda del ADN, con una cierta frecuencia vibratoria que compone la biocomputadora humana a través de 64 áreas celulares de una compleja matriz. El Código Divino es el mecanismo codificador comunicado a través de rangos de micro señales, donde el vínculo vibratorio forma la “materia genética” dentro de las células como un patrón de flujo de energía Divina. El cuerpo es visto como una estructura lumínica  que opera vía un lenguaje de luz bioquímica que produce millones de instrucciones por segundo. La identidad de cada individuo se alberga en este laberinto interno de letras químicas que equipa al genoma completo con el mecanismo anímico de la vida.  En la Academia para la Ciencia Futura han usado Nombres Divinos específicos de Yahweh que han sido compuestos lingüísticamente para estados superiores de creatividad (YHVH y sus permutaciones). Más específicamente, afirman que han encontrado las reacciones generadoras de energía que se producen al pronunciar un Nombre Divino como mantra, que junto con la energía de la música pueden incrementar el flujo de energía en ciertos individuos y demostrar, por un proceso de retroalimentación, que la salud corporal depende de las enzimas apropiadamente conformadas y concentradas que, a su vez, dependen de un ADN y un ARN sanos en el núcleo de nuestras células. No sólo las resonancias musicales actúan como disparadores de nuestros estados de ánimo. La investigación demuestra que cuando se le aplican diferentes frecuencias al cuerpo no sólo se producen células que combaten infecciones, sino que el sonido o ciertas frecuencias específicas podrían usarse directamente para destruir bacterias invasoras.  Cada Nombre Sagrado ilustra un poder o atributo del considerado como Dios. Por ejemplo, ABBA (Padre), YAHWEH (El Dios de Israel) y EL EL ELYON (El Dios Más Alto) tienen diferentes nombres o naturalezas y, sin embargo, se supone que son el mismo Dios. En resumen, lo que estaría detrás de los Nombres Divinos sería una carta de  instrucciones para realizar buenas obras, una carta que está incrustada en la estructura humana célula por célula para poder compartir un futuro positivo que nos lleve de nuevo hacia la adecuada onda de Luz

Según el geólogo  e investigador de la conciencia,  Gregg Braden (ver su obra “El efecto Isaías – El poder de la profecía“), mediante nuestra tecnología interna de la oración entramos en comunión con las fuerzas invisibles de nuestro mundo. Siempre hemos tenido la habilidad de acceder a estas fuerzas y utilizarlas para determinar la cualidad que rige nuestra vida y nuestro mundo. Las experiencias del mundo exterior reflejan las elecciones que hemos hecho en cada momento, en cada respiración. Unas veces somos conscientes de ellas, otras no. Investigaciones recientes han demostrado que nuestras emociones y sentimientos influyen directamente en la expresión de nuestro ADN. Otros estudios indican que nuestro ADN también influye en el comportamiento de los átomos y moléculas de nuestro mundo exterior. Gregg Braden fue el primer científico en reconocer y evaluar que la Tierra está a punto de completar un, proceso de “inversión electromagnética de los polos“. Cuando trabajaba para la Phillips Petroleum (en 1970), comenzó a notar que el campo magnético de la Tierra se encontraba en su punto más bajo en los últimos 2000 años, y que continuaba en descenso. En una entrevista hecha a Braden en el año 2002, explica que el hecho de que los polos electromagnéticos de la Tierra están en proceso de invertirse es algo reconocido por el mundo científico y que varias revistas científicas, como Nature, o Scientific American, publicaron informes advirtiendo que nos encontramos ya en camino de una nueva Inversión polar. Desde 1960 los geólogos han encontrado evidencias de que en la Tierra ocurre esta inversión de los polos periódicamente. Analizaron las partículas magnetizadas que quedaron atrapadas dentro de las capas de tierra, hielo y en los fósiles, y descubrieron que las inversiones polares ya han ocurrido al menos catorce veces, durante un período de más de cuatro millones de años. Además, en las últimas décadas se ha observado que las aves y otros animales migratorios, como las ballenas, que viajan orientados por las líneas magnéticas de la Tierra, a menudo se pierden.

Imagen 26

Esto ocurre porque las mismas líneas magnéticas hoy los conducen a sitios distintos a los refugios que acostumbraban a frecuentar. Para que no ocurra lo mismo con los aviones, las autoridades aeronáuticas han tenido que actualizarse cada vez que los polos se desplazan más de ocho grados.  De acuerdo a la evidencia científica, la última inversión de los polos sucedió hace unos doce mil años, que coincide con la época en que se cree se hundieron los últimos restos de la Atlántida. Pero hay tradiciones orales y escritas que sugieren que esta experiencia se vivió posteriormente en la Tierra, hace sólo unos 3600 años. También se sabe que existe una correlación entre el magnetismo y la memoria. En un ordenador, los campos magnéticos de la memoria están sostenidos en su lugar por una carga eléctrica. Cuando se agotan las baterías y la carga eléctrica desaparece, la memoria se pierde. Igual ocurre con el ser humano. Posiblemente con el cambio polar se lavarán todas las memorias que han sido la base de la civilización actual, y nuestro nivel de conciencia cambiará, porque solo contaremos con el recuerdo de quienes somos en aquel momento. A este efecto,  los astronautas han sido los conejillos de indias para la experimentación, Muchos de ellos han hablado y relatan que tuvieron experiencias, revelaciones y sentimientos que alteraron su conciencia, y como resultado sus vidas se transformaron. Algunos no pudieron asimilar lo sucedido, tal vez porque no estaban preparados para ello, y se refugiaron en las drogas, o el alcohol. Otros se orientaron hacia lo positivo, como el Dr. Edgar Mitchel, quien fundó la organización Noetic Sciences (Ciencias Noéticas), que estudia la mente, la conciencia, el potencial humano y las creencias. Noético viene del vocablo griego que significa conocimiento intuitivo. O el caso del Coronel James Irwin, astronauta del programa Apolo, quien se esforzó por encontrar el arca de Noé, y en su búsqueda escaló 50 veces el monte Ararat. Hay que aclarar que existe una profecía que dice que el día en que se encuentre el arca se hallará también la paz.

Según Gragg Braden, se ha podido constatar la respuesta del tejido humano para cualidades específicas del sentimiento, como en la «curación» de lesiones y tumores en cuestión de segundos. Se ha demostrado el vínculo, aunque las implicaciones sobrepasan el marco de la ciencia moderna. Invita a «pensar pensamientos de ángeles y actuar como actúan los ángeles». La cuestión ahora es, ¿cómo y en qué medida afectan nuestros patrones de sentimiento al mundo que nos rodea? Si podemos hallar un vínculo entre la fuerza invisible del sentimiento humano y el efecto de nuestros sentimientos en el mundo que nos rodea, habremos llegado a cerrar el círculo. Ese vínculo dará nueva credibilidad a las tradiciones antiguas y a las habilidades que los místicos y los yoguis han demostrado con los años. Quizás el trabajo de Vladimir Poponin pueda ofrecernos algunas de las primeras pruebas que confirman una relación directa entre la materia y el ADN humano. A principios de los noventa del siglo XX, la Academia de Ciencias Rusas de Moscú anunció una sorprendente relación entre el ADN y las cualidades de la luz, medidas en fotones. En un informe donde se describían estos primeros estudios, el doctor Vladimir Poponin hablaba de una serie de experimentos que parecían indicar que el ADN humano afectaba directamente al mundo físico a través de un nuevo campo que los conectaba. El doctor Poponin, reconocido como un gran experto en el campo de la biología cuántica, estaba prestando temporalmente sus servicios por un acuerdo entre entidades para una institución de investigación estadounidense cuando se realizaron esta serie de experimentos. Los experimentos comenzaron con la medición en un entorno controlado de los patrones de luz al vacío. Cuando se hubo extraído todo el aire de una cámara especialmente diseñada, los patrones de las partículas de luz y el espacio entre ellas siguió una distribución al azar, tal como se esperaba. Estos patrones fueron doblemente revisados y registrados, para ser utilizados como referencia en la siguiente parte del experimento.

Imagen 25

La primera sorpresa llegó cuando se colocaron muestras físicas de ADN dentro de la cámara. En presencia del material genético, cambió el espacio y los patrones de las partículas de luz. En lugar del patrón disperso que habían observado con anterioridad, las partículas de luz empezaron a crear un nuevo patrón que se asemejaba a la cresta y al seno de una ola suave. El ADN influía claramente en los fotones, como si a través de una fuerza invisible les diera la forma regular de una ola. La siguiente sorpresa vino cuando los investigadores sacaron el ADN de la cámara. Estaban convencidos de que las partículas de luz retornarían a su estado original de distribución fortuita, pero sucedió algo inesperado. Los patrones eran muy distintos a los que habían observado antes de introducir el ADN. En sus propias palabras, Poponin describió que la luz se comportaba de un modo «sorprendente y contra intuitivo». Tras revisar los instrumentos y repetir los experimentos, los investigadores se enfrentaron a tener que hallar una explicación para lo que habían visto. Al no estar el ADN, ¿qué era lo que afectaba a las partículas de luz? ¿Había dejado el ADN alguna una fuerza residual de algún tipo, que persistía mucho después de que el material biológico hubiera desaparecido? Poponin escribió que él y los demás investigadores se vieron «obligados a aceptar la hipótesis de trabajo de que se había excitado alguna nueva estructura de campo». Para hacer hincapié en que el efecto estaba relacionado con la molécula física del ADN, el nuevo fenómeno fue bautizado como el «efecto fantasma del ADN». La «nueva estructura de campo» de Poponin se parece sorprendentemente a la «matriz» de la fuerza de Max Planck y a los efectos sugeridos en las tradiciones antiguas.

Gregg Braden, en su libro “La Matriz Divina”, hace referencia a una frase del físico Max PlanckToda materia existe en virtud de una fuerza. Debemos asumir tras esa fuerza la existencia de una mente consciente e inteligente. Esa mente es la matriz de toda la materia“. Con estas palabras Max Planck, padre de la teoría cuántica, describía un campo universal de energía que conecta a todos y a todo lo que hay en la creación: La Matriz Divina. La Matriz Divina es nuestro mundo. También es todo lo que hay en nuestro mundo. Somos nosotros y todo lo que amamos, odiamos, creamos y experimentamos. Al vivir en la Matriz Divina, somos como artistas que expresamos nuestras más recónditas pasiones, miedos, sueños y deseos a través de la esencia de un misterioso lienzo cuántico. Pero nosotros somos tanto ese lienzo como las imágenes plasmadas sobre él. Somos a la vez las pinturas y las brochas. En la Matriz Divina somos el recipiente en cuyo interior existen todas las cosas, el puente entre las creaciones de nuestros mundos interior y exterior y el espejo que nos muestra lo que hemos creado. En la Matriz Divina somos a la vez la semilla del milagro y el propio milagro.  La ciencia moderna ya ha llegado al punto del que arrancan nuestras tradiciones espirituales mejor consideradas. Un creciente cuerpo de evidencia científica apoya la existencia de un campo de energía -la Matriz Divina- que proporciona ese recipiente, así como el puente y el espejo de todo lo que sucede entre el mundo que hay en nuestro interior y el mundo externo a nuestros cuerpos. El hecho de que ese campo esté en todo, desde las partículas más pequeñas del átomo cuántico hasta universos distantes cuya luz está alcanzando precisamente ahora nuestros ojos, así como en todo lo intermedio entre ambos, cambia todo lo que creíamos acerca de nuestro papel en la creación. Sugiere que debemos ser bastante más que simples observadores que pasan a través de un breve instante de tiempo por una creación preexistente.

Imagen 20

Cuando contemplamos la “vida” –nuestra abundancia material y espiritual, nuestras relaciones y carreras, nuestros amores más profundos y nuestros mayores logros, así como nuestros temores a carecer de todas esas cosas- es posible que también estemos encuadrando nuestra mirada en el espejo de nuestras creencias más auténticas, generalmente inconscientes. Las vemos en nuestro entorno porque se han manifestado mediante la misteriosa esencia de la Matriz Divina. De ser así, la propia conciencia debe jugar un papel clave en la existencia del universo. Por inaprensible que pueda resultar esta idea a algunas personas, esta es precisamente la otra cara de la moneda de algunas de las mayores controversias entre algunas de las mentes más grandiosas de la historia reciente. Por ejemplo, en una cita de sus notas autobiográficas, Albert Einstein compartía esta creencia de que somos esencialmente observadores pasivos que viven en un universo ya previamente emplazado, sobre el que, al parecer, tenemos muy escasa influencia. “Vivimos en un mundo”, decía, “que existe independientemente de nosotros, los seres humanos, y que existía antes que nosotros, como un gran enigma eterno que, al menos de manera parcial, es accesible a nuestro pensamiento y observación”. En contraste con la perspectiva de Einstein, que aún es ampliamente defendida por muchos científicos en la actualidad, John Wheeler, físico de Princeton y colega de Einstein, ofrece una visión radicalmente diferente de nuestro papel en la creación. En términos sólidos, claros y gráficos, Wheeler dice que: “Tenemos la vieja idea de que ahí afuera está el universo, y aquí está el hombre, el observador, protegido y a salvo del universo por un bloque de vidrio laminado de seis pulgadas”. Refiriéndose a los experimentos de finales del siglo XX que nos muestran que simplemente observar una cosa cambia esa cosa, Wheeler continua: “Ahora hemos aprendido del mundo cuántico que hasta para observar un objeto tan minúsculo como un electrón tenemos que quebrar ese vidrio laminado; tenemos que meternos dentro de él. Por lo tanto, sencillamente hay que tachar de los libros la vieja palabra observador, sustituyéndola por la nueva palabra participante” .

En una interpretación radicalmente diferente de nuestra relación con el mundo que nos rodea, Wheeler está afirmando que nos es imposible limitarnos a observar lo que pasa en él. De hecho, experimentos de física cuántica demuestran que el acto de que observemos algo tan pequeño como un electrón, concentrando nuestra consciencia sobre lo que esté haciendo ese electrón, aunque sea sólo un instante, cambia sus propiedades mientras lo observamos. Los experimentos sugieren que el mismo acto de observar es un acto de creación y que la consciencia es la que crea.  Es interesante notar que las sabias tradiciones del pasado indican que nuestro mundo funciona precisamente de esa manera. Desde los Vedas de los antiguos hindúes, que según ciertos estudiosos datarían del 5000 a.C., hasta los Rollos del Mar Muerto, que tienen 2.000 años, el tema general parece indicar que el mundo en realidad es un espejo de las cosas que están pasando en un reino superior o en una realidad más profunda. Por ejemplo, comentando las nuevas traducciones de los fragmentos de los Rollos del Mar Muerto conocido como Las Canciones del Sacrificio del Sabbath, sus traductores resumen su contenido en que “Lo que pasa en la tierra no es sino un pálido reflejo de esa realidad superior final“.  La implicación de ambos textos antiguos con la teoría cuántica es que en los mundos invisibles creamos el proyecto de nuestras relaciones, carreras, éxitos y fracasos del mundo visible. Desde ese punto de vista, la Matriz Divina funciona como una gran pantalla cósmica que nos permite ver la energía no física de nuestras emociones y creencias (nuestro enojo, odio y rabia, así como nuestro amor, compasión y comprensión) proyectada en el medio vital físico.  Al igual que una pantalla de cine refleja la imagen de cualquier cosa o persona que haya sido filmada sin emitir juicio alguno, la Matriz parece proporcionar una superficie neutra para que nuestras experiencias y creencias internas sean vistas en el mundo. A veces conscientemente, a menudo de manera inconsciente, “mostramos” nuestras verdaderas creencias de todo tipo, desde la compasión a la traición, a través de la calidad de las relaciones que nos circundan. En otras palabras, somos como artistas que expresamos nuestras pasiones, temores, sueños y deseos más profundos, a través de la esencia viviente de un misterioso lienzo cuántico. Y al igual que los artistas refinan una imagen hasta que a sus mentes les parece adecuada, en muchos aspectos parece que nosotros hacemos lo mismo con nuestras experiencias vitales a través de la Matriz Divina.

Imagen 27

Qué concepto tan raro, hermoso y poderoso. De idéntica manera que el artista usa el mismo lienzo una y otra vez mientras va buscando la expresión perfecta de una idea, podemos considerarnos artistas perpetuos que construimos una creación que siempre está cambiando y que nunca se termina. La clave para hacerlo de manera intencional es que no sólo tenemos que entender cómo funciona la Matriz Divina sino que, además, para comunicar nuestros deseos a esa red ancestral de energía necesitamos un lenguaje que ella sea capaz de reconocer. Nuestras tradiciones más antiguas y acendradas nos recuerdan que, de hecho, hay un lenguaje que le habla a la Matriz Divina, un lenguaje que carece de palabras y que no implica los habituales signos externos de comunicación que hacemos con nuestras manos y nuestro cuerpo. Dicho lenguaje adopta una forma tan simple que todos sabemos ya “hablarlo” de manera fluida. De hecho, lo usamos cada día de nuestras vidas. Es el lenguaje de la creencia y de la emoción humanas. La ciencia moderna ha descubierto que, con cada emoción que experimentamos en nuestros cuerpos, experimentamos también cambios químicos en cosas que reflejan nuestras emociones, tales como el pH y las hormonas. Desde las experiencias “positivas” de amor, compasión y perdón, por ejemplo, hasta las “negativas” de odio, juicio o celos, cada uno de nosotros posee el poder de afirmar o negar su existencia en cada momento de cada día. Adicionalmente, la misma emoción que confiere semejante poder a lo que hay dentro de nuestros cuerpos extiende ese mismo poder nuestro hacia el mundo cuántico que está más allá de nuestros cuerpos. Tal vez sea útil imaginar la Matriz Divina como una cubierta cósmica que empieza y termina en los reinos de lo desconocido, cubriendo todo lo que hay entre ellos. La cubierta tiene una profundidad de varias capas y siempre está puesta en todas partes a la vez. Nuestros cuerpos, vidas y todo lo que conocemos, existe y sucede en el interior de las fibras de esa cubierta. Desde nuestra creación acuática en el útero de nuestra madre hasta nuestros matrimonios, divorcios, amistades y carreras, todo lo que experimentamos puede ser asimilado a arrugas en la cubierta.

Pensar en nosotros mismos como “arrugas” de la Matriz pueda quitarle algo de romance a nuestras vidas, pero también nos brinda una manera poderosa de pensar acerca de nuestro mundo y de nosotros mismos. Si queremos crear relaciones nuevas, saludables y afianzadoras de nuestras vidas, si queremos atraer a ellas un romance sanador, o una solución pacífica, debemos crear una perturbación nueva en el campo, una que refleje nuestro deseo. Tenemos que crear una “arruga” nueva en esa cosa de la que están hechos el espacio, el tiempo y nuestros cuerpos. Esta es nuestra relación con la Matriz Divina. Se nos da el poder de imaginar, soñar y sentir las posibilidades de la vida desde el interior de la propia Matriz, de manera que podamos reflejar hacia nosotros lo que hayamos creado. Está claro que no sabemos todo lo que hay que saber sobre la Matriz Divina. La ciencia no tiene todas las respuestas. Con total honestidad, los científicos ni siquiera saben con seguridad de dónde viene la Matriz Divina. Sin embargo, lo que sí sabemos es que la Matriz Divina existe. Está aquí y podemos introducirnos en su poder creativo mediante el lenguaje de nuestras emociones. Cuando lo hacemos, nos introducimos en la verdadera esencia del poder de cambiar nuestras vidas y el mundo. En muchos sentidos, nuestra experiencia de la Matriz Divina podría compararse a los programas con los que trabaja un ordenador. En ambos casos las instrucciones deben utilizar un lenguaje que el sistema comprenda. Para el ordenador, ese lenguaje es un código numérico de ceros y unos. Para la conciencia se requiere de una clase de lenguaje diferente: uno que no use ni números ni alfabetos, ni siquiera palabras. Como ya somos parte de la conciencia, tiene perfecto sentido que ya tengamos todo lo que necesitamos para comunicarnos sin necesidad de un manual de instrucciones o de adiestramiento especial. Y lo hacemos. Al parece, el lenguaje de la conciencia es la experiencia universal de la emoción. Ya sabemos cómo amar, odiar, temer y perdonar. Al reconocer que esas experiencias son en realidad las instrucciones que programan la Matriz Divina, podemos aguzar nuestras destrezas para comprender mejor cómo llevar a nuestras vidas alegría, salud y paz.

Imagen 12

De la misma manera que todo lo vivo se configura a partir de las cuatro bases químicas que generan nuestro ADN, el universo parece estar constituido en base a cuatro características de la Matriz Divina que hacen que las cosas funcionen como lo hacen. La clave para penetrar en el poder de la Matriz reside en nuestra habilidad para admitir los cuatro descubrimientos que son los hitos que enlazan nuestras vidas de una manera sin precedentes, a saber: Hay un campo de energía que conecta todo lo que hay en la creación; Dicho campo juega los papeles de recipiente, puente y espejo de las creencias que albergamos; El campo está en todas partes (no está localizado) y es holográfico. Todas sus partes están conectadas con las demás. Y cada parte refleja al todo a una escala inferior;  Nos comunicamos con el campo a través del lenguaje de la emoción. De nuestra habilidad depende reconocer y aplicar esas realidades que lo determinan todo, desde nuestra sanación hasta el éxito de nuestras relaciones y carreras. De manera casi universal, compartimos la sensación de que hay más de lo que nuestros ojos alcanzan. En algún lugar profundamente escondido entre las brumas de nuestra memoria más antigua, sabemos que tenemos en nuestro interior poderes mágicos y milagrosos, de cuyos recuerdos estamos rodeados por todas partes. La ciencia moderna ha demostrado más allá de cualquier duda razonable que la “cosa” cuántica de la que estamos hechos se comporta de maneras aparentemente milagrosas. Si las partículas de las que estamos hechos pueden establecer entre sí una comunicación instantánea, estar en dos sitios a la vez, sanar espontáneamente e incluso cambiar el pasado mediante elecciones hechas en el presente, entonces nosotros también podemos hacer lo mismo. La única diferencia entre esas partículas aisladas y nosotros es que nosotros estamos hechos de muchísimas partículas que se mantienen unidas por el poder de la propia conciencia. Los antiguos místicos recordaron a nuestros corazones, y los experimentos modernos han demostrado a nuestras mentes, que la fuerza más poderosa del universo es la emoción que vive en cada uno de nosotros. Y ese es el gran secreto de la propia creación: el poder de crear en el mundo lo que imaginemos y sintamos en nuestras creencias. Aunque pueda sonar demasiado simple para ser verdad, yo creo que el universo funciona precisamente de esta manera.

Cuando el poeta y filósofo sufí Rumí observó que tenemos miedo de nuestra propia inmortalidad, tal vez quiso decir que en realidad lo que verdaderamente nos asusta es nuestro poder de elegir la inmortalidad. Al igual que los antiguos iniciados descubrieron que bastaba una pequeña sacudida para que les fuese posible contemplar al mundo de una manera diferente, quizás lo único que nos haga falta a nosotros sea un pequeño giro para que nos demos cuenta de que somos los arquitectos de nuestro mundo y de nuestro destino, artistas cósmicos que expresamos nuestra creencias interiores sobre el lienzo del universo. Si somos capaces de recordar que somos tanto el arte como el artista, tal vez podamos recordar también que somos tanto la semilla del milagro como el propio milagro. Si podemos dar ese pequeño giro, ya estaremos sanados en la Matriz Divina.Esta serie de experimentos de Poponin es importante porque demuestra claramente, quizá por vez primera en condiciones de laboratorio, que existe una relación que ofrece aún mayor credibilidad al efecto de la oración en nuestro mundo físico. En este caso, el ADN era más o menos una serie de moléculas separadas del cerebro de un ser vivo consciente. Incluso en ausencia de un sentimiento directo que vibrara a través de su antena de doble hélice, había una fuerza y un efecto que se podía medir en su mundo inmediato. Los investigadores sugieren que una persona de tamaño, estatura y peso medio, posee muchos billones de células en su cuerpo. Si cada célula, cada antena de sentimiento y emoción dentro de una persona, contiene las mismas propiedades que afectan a su entorno, ¿cuánto se puede amplificar el efecto? Ahora. bien, ¿qué sucedería si, en lugar de enviar sentimientos cualesquiera a través de las células de una persona, el sentimiento fuera el resultado de una forma específica de pensamiento y emoción, regulado en forma de oración? Multiplica los efectos que puede producir la persona, robustecida por un método específico de oración, por tan sólo una fracción de los aproximadamente seis mil millones de personas sobre el planeta, y empezaremos a sentir el poder inherente en nuestra voluntad colectiva. Es el poder que terminará con todo el sufrimiento y erradicará el dolor que ha sido el sello del siglo XX. La clave es que hemos de trabajar juntos para alcanzar esta meta. Esto puede llegar a ser el mayor reto del tercer milenio.

Imagen 22

Nuestro lenguaje tiene el vocabulario para describir nuestra relación olvidada con las fuerzas del mundo, con la inteligencia del cosmos y entre nosotros. Con algunos de los instrumentos más sensitivos de nuestro tiempo para medir los campos de energía que ni siquiera conocíamos hace cincuenta años, la ciencia ha confirmado ahora la relación que los antepasados nos recordaron hace más de dos mil años. Tenemos acceso directo a las fuerzas de nuestro mundo y hemos cerrado el círculo. Este es el lenguaje que mueve montañas. Es el mismo lenguaje que nos permite elegir la vida en lugar de los tumores cancerosos, y crear paz en situaciones donde puede que creamos que esta no existe. Cuando leemos sobre milagros de sanación, ya no nos quedamos con el deseo de que estos mismos milagros puedan ocurrir hoy. Los milagrosos resultados ya están aquí, sencillamente se nos pide que los escojamos. La oración ha demostrado que ciertas cosas son, independientemente de nuestra habilidad para poder probarlas en el momento. Por ejemplo, algunos de los más sagrados recuerdos de nuestra herencia fueron repartidos por monasterios, iglesias, tumbas y templos por nuestros antepasados. También los mismos recuerdos viven en las costumbres y tradiciones de pueblos que antes considerábamos como primitivos. Somos capaces de tener hermosos sueños, grandes posibilidades y fuentes insondables de amor. Quizá lo más importante sea que ya existe una posibilidad donde hemos acabado con el sufrimiento de todas las criaturas y honrado el aspecto sagrado que hay en toda forma de vida. La posibilidad ya existe aquí y ahora. El momento en que permitimos tales posibilidades a gran escala se convierte en el primer momento de una nueva esperanza. Ese es el momento que siempre recordaremos. Es el momento en que anularemos el último día de la profecía.

En un informe de la tercera conferencia anual de la International Society for the Study of Subtle Energies and Energy Medicine [Sociedad Internacional para el Estudio de las Energías Sutiles y para la Medicina Energética], los científicos han demostrado que la fuerza invisible de la emoción cambia realmente la molécula física del ADN. El estudio basado en rigurosas pruebas con personas capaces de controlar sus emociones, así como con un grupo de control sin ninguna formación especial, indicaba que «las personas entrenadas para generar sentimientos de amor profundo… eran capaces de provocar un cambio intencional en la conformación [forma] del ADN», según Gregg Braden. Cualidades emocionales específicas, producidas a voluntad, determinaron en qué grado y hasta qué extremo estaban enrolladas las dos cadenas de la molécula de la vida. Este estudio es importante por una serie de razones. El modo en que nuestro bloque básico de desarrollo de la vida está configurado desempeña un papel importante en cómo se repara el ADN y reproduce en nuestros cuerpos. La pregunta respecto a qué es lo que determina la forma de la molécula del ADN sigue en pie. Estos informes, que confirman la larga sospecha de que la emoción afecta en gran manera a nuestra salud y calidad de vida, ahora nos demuestran, quizá por primera vez, que esta es el vínculo que faltaba, una línea directa de comunicación con el propio núcleo de la vida. ¿Podrían los manuscritos del mar Muerto hacer referencia a una «tierra santa, un lugar dentro de nosotros donde podemos construir nuestro sagrado templo», ser una descripción de las células de nuestro cuerpo? A fin de cuentas, este es el lugar donde la ciencia ha presenciado ahora el matrimonio entre el espíritu y la materia. Si es así, entonces cada célula dentro del templo de nuestro cuerpo es, por definición, lo más sagrado de lo más sagrado. El momento en que nuestra tecnología nos permite presenciar al espíritu dando forma al mundo de la materia, la emoción dando forma al ADN, abrimos la puerta a una nueva era en la que reconocemos la relación entre nuestras creencias y nuestra experiencia.

Imagen 24

Este conocimiento ha surgido de algo tan poco prometedor como unos textos de hace 2.300 años; ahora verificado con la ciencia del siglo XXI, puede ser considerado como una especie de «teoría biológica unificada». Esta teoría nos ofrece el mecanismo que hemos estado buscando durante mucho tiempo para describir nuestra relación con toda forma de vida. Todavía no tenemos nombre para esta visión renovada del mundo que trasciende la ciencia, la religión y las tradiciones místicas. Si evocamos las tradiciones indígenas de eras pasadas, las visiones de esta índole recuerdan las palabras que dijo un lama en el Tíbet. «Todos estamos conectados….Todos somos expresiones de una vida… Todos somos lo mismo». Quizá la similitud de sus palabras con las de los textos esenios no sean una coincidencia. Los archivos indican que una secta particular de los esenios, la de los carmelitas del monte Carmelo, llevaron copias de sus escritos más sagrados a regiones remotas del mundo para protegerlas de la corrupción a la que estaban sometidos dichos textos después de la muerte de Jesús. Los amerindios ancianos describen recuerdos tribales de emisarios que llevaron estas tradiciones a Norteamérica hace casi dos mil años. Otros textos encontraron su lugar en apartados monasterios del Asia central durante el mismo período. Uno de estos documentos, conocido por los historiadores como el Evangelio arameo de Mateo, el Evangelio de los hebreos y el Evangelio de los ebionitas. Todos estos nombres hacen referencia al mismo manuscrito. Hay pruebas de que este texto en particular llegó hasta los aislados monasterios del Tíbet durante el siglo I, y se ha confirmado que es «considerablemente más antiguo» que la versión acabada del Nuevo Testamento. Recientemente ha sido desarrollado un modelo teórico formal de deducción del diseño para apoyar lo antes indicado sobre el diseño inteligente del ADN.

En su libro “La inferencia de diseño”, el matemático y probabilista teórico William Dembski señala que los agentes racionales a menudo infieren o detectan la actividad a priori de otras mentes por el tipo de efectos que dejan tras ellos. Por ejemplo, los arqueólogos suponen que agentes racionales produjeron las inscripciones en la piedra de Rosetta; los investigadores de fraude de seguros detectan ciertos “patrones de estafa” que sugieren la manipulación intencional de las circunstancias; los criptógrafos distinguen entre signos aleatorios y aquellos que llevan codificados los mensajes. El trabajo de Dembski muestra que reconocer la actividad de agentes inteligentes constituye un modo común, totalmente racional, de inferencia. Y lo que es más importante, Dembski identifica los criterios que permiten a los observadores humanos reconocer actividad inteligente y distinguir los efectos de tal actividad respecto de los efectos de causas estrictamente materiales. Señala que invariablemente atribuimos a causas inteligentes, diseño-, y no al azar o a leyes físico-químicas, sistemas, secuencias o sucesos que tienen las propiedades conjuntas de “alta complejidad” (o baja probabilidad) y “especificidad”. Estos patrones de inferencia reflejan nuestro conocimiento de la manera en que el mundo funciona. Por ejemplo, dado que la experiencia enseña que los sucesos o sistemas complejos y específicos surgen invariablemente de causas inteligentes, podemos inferir diseño inteligente de sucesos que muestran conjuntamente las propiedades de complejidad y especificidad. El trabajo de Dembski sugiere un proceso de evaluación comparativa para decidir entre causas naturales e inteligentes basado en las características de probabilidad o “firmas” que dejan tras ellas. De esta manera vemos que la teoría de Dembski, cuando se aplica a la biología molecular, implica que el diseño inteligente jugó un papel en el origen de la información biológica. El cálculo lógico sigue un método que se usa en las ciencias forenses e históricas. En las ciencias de la historia, el conocimiento de las inferencias actuales, potencias causales de varias entidades y procesos permite a los científicos hacer inferencias acerca de las causas posibles en el pasado.

Imagen 17

Cuando un estudio minucioso de varias causas posibles produce solo una sola causa adecuada para un efecto dado, los científicos forenses o históricos pueden hacer inferencias definitivas acerca del pasado. Efectivamente, ya que la experiencia afirma que la mente o el diseño inteligente son condición y causa necesaria de la información, puede detectarse la acción pasada de una inteligencia a partir de un efecto rico en información, incluso si la causa misma no puede ser directamente observada. El ordenamiento específico y complejo de las secuencia nucleotídicas del ADN implica la acción pasada de una inteligencia, incluso si tal actividad mental no puede ser directamente observada. Muchos admiten que podemos inferir con justificación la acción de una inteligencia operativa en el pasado, dentro del ámbito de la historia humana, a partir de un artefacto o un suceso rico en información, pero solamente porque ya sabemos que existe la mente humana. Pero aducen que inferir la acción de un agente diseñador que antecede a los humanos no puede justificarse, incluso cuando observamos un efecto rico en información, dado que no sabemos si un agente o agentes inteligentes existieron con anterioridad a los humanos. Sin embargo los científicos del SETI tampoco saben si existe o no una inteligencia extraterrestre. Pero suponen que la presencia de una gran cantidad de información específica, como la secuencia de los 100 primeros números primos, establecería definitivamente su existencia. Efectivamente, SETI busca precisamente establecer la existencia de otras inteligencias en un dominio desconocido. De manera similar, los antropólogos han revisado a menudo sus estimaciones sobre el comienzo de la historia humana o de la civilización porque han descubierto artefactos ricos en información procedentes de épocas que anteceden a sus estimaciones previas. Y, tal como hemos explicado en varios artículos, la presencia extraterrestre en distintas épocas de la historia es bastante evidente.

La mayoría de las inferencias de diseño establecen la existencia o la actividad de un agente mental operativo (al que generalmente llamamos Dios) en un tiempo o lugar en el que la presencia de tal agente era previamente desconocido. Por tanto, inferir la actividad de una inteligencia diseñadora en un tiempo anterior al advenimiento de los humanos en la Tierra no tiene un estatus cualitativamente distinto de otras inferencias de diseño que ya se aceptan como reales y producidas por causas naturales; la búsqueda de inteligencia artificial extraterrestre de la NASA (SETI) presupone que cualquier información incluida en las señales electromagnéticas proveniente del espacio exterior indicaría una fuente inteligente. Sin embargo, de momento, los radio astrónomos no han encontrado ninguna información en las señales. Pero los biólogos moleculares han identificado las secuencias ricas en información y los sistemas de las células que sugieren, por la misma lógica, una causa inteligente para esos efectos. Algunos opinan que cualquier argumento sobre el diseño inteligente constituye un argumento desde la ignorancia o el fanatismo religioso. Los objetores acusan a los defensores del diseño de utilizar nuestra ignorancia presente acerca de cualquier causa de información, natural y suficiente, como base única para inferir una causa inteligente de la información presente en la célula. Dado que aún no sabemos cómo pudo surgir la información biológica, invocamos la noción misteriosa de diseño inteligente. Según este punto de vista, el diseño inteligente funciona no como explicación sino como un sustituto de la ignorancia.

Imagen 16

Aunque la inferencia de diseño a partir de la presencia de información en el ADN no significa tener una prueba de certeza deductiva del diseño inteligente, no constituye un argumento surgido de la ignorancia. Los argumentos nacidos de la ignorancia se dan cuando la evidencia en contra de la proposición X es presentada como la única razón para aceptar una proposición Y alternativa. En todo caso, la supuesta ignorancia acerca de cualquier causa natural suficiente es solo parte de la base para inferir diseño. También se sabeque los agentes inteligentes pueden y de hecho producen sistemas ricos en información: tenemos un conocimiento positivo basado en la experiencia de una causa alternativa que es suficiente, a saber, la inteligencia. Por esta razón, la inferencia de diseño no constituye un argumento de ignorancia sino una inferencia para la mejor explicación. Consideramos que el argumento del diseño inteligente es la mejor explicación del origen de la información biológica. Como hemos visto, ningún escenario basado en el azar, en la necesidad, o en una combinación de ambos, puede explicar el origen de la información biológica específica en un contexto prebiótico. Este resultado concuerda con la experiencia: Los procesos naturales no producen estructuras ricas en información a partir puramente de precursores físicos o químicos. Tampoco la materia, tanto si actúa al azar como bajo la fuerza de la necesidad físico-química, se ordena a sí misma en secuencias complejas ricas en información.

Sin embargo, no es correcto decir que no sabemos cómo surge la información. Sabemos por experiencia que los agentes conscientes inteligentes pueden crear secuencias y sistemas informativos. La creación de nueva información está asociada habitualmente con la actividad consciente. Además, la experiencia enseña que cuando grandes cantidades de información o complejidad especificada están presentes en un artefacto o entidad cuya historia es conocida, invariablemente la inteligencia creativa, o el diseño inteligente, ha jugado un papel causal en el origen de esa entidad. Así, cuando encontramos tal información en las biomacromoléculas necesarias para la vida, podemos inferir, basándonos en el conocimiento de las relaciones de causa y efecto, que una causa inteligente operó en el pasado para producir la información o complejidad especificada necesaria para el origen de la vida. Esta inferencia de diseño emplea el mismo método de argumentación y razonamiento que los científicos de la historia utilizan generalmente. En el “Origen de las especies”, Darwin desarrolla su argumento a favor de un ancestro común universal como inferencia para la mejor explicación. Como explicó en una carta a Asa Gray: “Compruebo esta hipótesis [de ascendencia común] comparando con tantas proposiciones generales y muy bien establecidas como puedo encontrar –en distribuciones geográficas, historia geológica, afinidades, etc. Y me parece que, suponiendo que tal hipótesis fuera a explicar tales proposiciones generales, deberíamos, de acuerdo con la manera común de proceder de todas las ciencias, admitirla hasta que otra hipótesis mejor sea encontrada”.

Imagen 11

Además, tal y como se ha explicado, el argumento de diseño de la información del ADN se adecua a los cánones empleados en las ciencias de la historia. El principio de uniformidad establece que “el presente es la clave del pasado”. En particular, el principio especifica que nuestro conocimiento de las relaciones actuales de causa y efecto debe gobernar nuestras valoraciones de la plausibilidad de las inferencias que hacemos acerca del pasado causal remoto. Sin embargo, es precisamente ese conocimiento de las relaciones de causa y efecto el que informa la inferencia del diseño inteligente. Ya que nosotros sabemos que los agentes inteligentes producen grandes cantidades de información, y ya que todos los procesos naturales conocidos no lo hacen, podemos inferir diseño como la mejor explicación del origen de la información en la célula. La objeción de que la inferencia de diseño constituye un argumento nacido de la ignorancia se reduce en esencia a replantear el problema de la inducción. Sin embargo podría hacerse la misma objeción contra cualquier ley o explicación científica o contra cualquier inferencia histórica que tenga en cuenta el presente conocimiento, no en el futuro, de las leyes naturales y los poderes causales. Como han señalado Barrow y Tipler, criticar los argumentos de diseño, como hizo Hume, simplemente porque asumen la uniformidad y el carácter normativo de las leyes naturales realiza un profundo corte en “la base racional de cualquier forma de investigación científica”.

Nuestro conocimiento acerca de lo que puede y de lo que no puede producir grandes cantidades de información específica puede tener que ser revisado, pero lo mismo sucede con las leyes de la termodinámica. Las inferencias de diseño pueden demostrarse más adelante incorrectas, como sucede con otras inferencias que implican varias causas naturales. Tal posibilidad no detiene a los científicos a la hora de hacer generalizaciones acerca de poderes causales de varias entidades o de utilizar esas generalizaciones para identificar causas probables o muy plausibles en casos concretos. Las inferencias basadas en la experiencia presente y pasada constituye conocimiento, aunque provisional, pero no ignorancia. Aquellos que objetan contra tales inferencias objetan contra la ciencia, tanto como objetan contra una hipótesis de diseño particular de base científica. Es evidente que algunos rechazan la hipótesis de diseño alegando que no alcanza la categoría de “científica”. Tales críticos afirman un principio fuera de toda evidencia conocido como naturalismo metodológico. El naturalismo metodológico afirma que, por definición, para que una hipótesis, teoría, o explicación sea considerada “científica”, tiene que invocar solo entidades naturalistas o materialistas. De acuerdo con tal definición, los críticos dicen que el diseño inteligente no es válido. Sin embargo, incluso si se da por buena esta definición, no se sigue que ciertas hipótesis no científicas, según las define el naturalismo metodológico, o metafísicas no puedan constituir una mejor explicación, más adecuada causalmente.Pero cualquiera que sea su clasificación, la hipótesis de diseño constituye una explicación mejor que sus rivales materialistas o naturalistas para el origen de la información biológica específica. Seguramente, la mera clasificación de un argumento como metafísico no lo refuta. Para ser un buscador de la verdad, la cuestión que el investigador del origen de la vida debe plantearse no es “¿qué modelo materialista es el más adecuado?” sino más bien “¿qué provocó la aparición de la vida en la Tierra?”.

Imagen 32

Claramente, una posible respuesta a esta última cuestión sea esta: “la vida fue diseñada por un agente inteligente que existió antes del advenimiento de los humanos”. La apertura a la hipótesis del diseño parecería necesaria, por tanto, para cualquier biología histórica que busque la verdad, Una biología histórica comprometida a seguir la evidencia dondequiera que esta lleve, no excluirá hipótesis a priori por razones metafísicas. Este enfoque más abierto y más racional sugeriría ahora la teoría del diseño inteligente como la mejor explicación o más adecuada causalmente para el origen de la información necesaria para construir el primer organismo vivo. Los metales alcalinos, litio, sodio, potasio, rubidio, cesio y francio, son metales blandos de color gris plateado que se pueden cortar con un cuchillo. Presentan densidades muy bajas y son buenos conductores de calor y la electricidad; reaccionan de inmediato con el agua, oxigeno y otras substancias químicas, y nunca se les encuentra como elementos libres (no combinados) en la naturaleza. Los compuestos típicos de los metales alcalinos son solubles en agua y están presentes en el agua de mar y en depósitos salinos. Como estos metales reaccionan rápidamente con el oxígeno, se venden en recipientes al vacío, pero por lo general se almacenan bajo aceite mineral queroseno. En este grupo los más comunes son el sodio y el potasio. Los compuestos de los metales alcalinos son isomorfos, lo mismo que los compuestos salinos del amonio. Este radical presenta grandes analogías con los metales de este grupo. Estos metales, cuyos átomos poseen un solo electrón en la capa externa, son monovalentes. Dada su estructura atómica, ceden fácilmente el electrón de valencia y pasan al estado iónico. Esto explica el carácter electropositivo que poseen, así como otras propiedades. La línea del fondo era: “Los cromosomas vivos funcionan como computadoras solitonicas-hológrafas usando la radiación láser endógena del ADN“. Esto significa que ellos lograron, por ejemplo, modular ciertos patrones de frecuencia hacia un rayo láser y con él influenciaron la frecuencia del ADN, y de ese modo, la propia información genética. Puesto que la estructura básica de pares de ADN-alcalinos y el idioma (como hemos explicado antes) tienen la misma estructura, no es necesario descifrar ningún ADN. Uno puede simplemente usar palabras y frases del idioma humano. Esto, también, fue comprobado experimentalmente.

Ver artículos relacionados: “Creacionismo o Evolucionismo, ¿dónde está la verdad?“; “El pensamiento humano, ¿puede transformar el mundo físico?”

diciembre 3, 2012 - Posted by | Ciencia, enigmas en general, Metafísica

6 comentarios »

  1. La modification en pruebas de laboratorio de sustancias en virtud del PENSAMIENTO del investigator PARECE SER UN HECHO segue ALGUNOS testimonies EL SALTO CUALITATIVO QUE AQUI SE MENCIONA REQUERIRIA A MI CRITERIO UNA GRAN SINTONIA MENTAL CON EL NUCLEO ESENCIAL DEL ADN DEL SUJETO A MODIFICAR EL LOGRO DE ESTE OBJETIVO A TRAVES DEL SONIDO PURO Y SIMPLE O LA PALABRA PRONUNCIADA EN UN TONO ACORDE A LA FRECUENCIA VIBRATIRIA DEL SUJETO ES UN DESAFIO APASIONANTE AL QUE MUY POCOS DEBERIAN ACCEDER. ESTE APASIONANTE TEMA DE INVESTIGACIOB SE CORRESPONDE CON LOS EXPERIMENTOS DEL GRAN TESLA

    Comentario por Marta | diciembre 4, 2012 | Responder

  2. Muy buen artículo, la verdad es que me ha recordado a la teoría de la Panspermia (y los multiversos, y más cosas) de la que habló Fred Hoyle (supongo que lo concerás), incluso a Gribbin quien apoyó a Hoyle…Hace poco volví a ver la trilogía de Matrix, cada vez la entiendo mejor (sus metáforas).

    Comentario por David | diciembre 7, 2012 | Responder

    • Gracias por el comentario. Si, conozco la teoría de Fred Hoyle sobre la Panspermia, en la que dice que la vida no surgió en la Tierra sino que llegó a nuestro planeta a bordo de cometas. Yo creo que, en efecto, la vida vino de el espacio, pero no tengo tan claro que la trajesen cometas. Estoy de acuerdo en que la trilogía de Matrix da pié a reflexionar sobre las potencialidades humanas y su propia esencia. Creo que su autor se inspiró en algunas mitologías.

      Comentario por oldcivilizations | diciembre 7, 2012 | Responder

      • De todas formas aunque Hoyle dijo que vino a bordo de cometas supongo que conocerás su novela La Nube Negra, (él sabría bien lo que significaba Fohat según la Doctrina Secreta y su definición, que, supongo, habrás leído en el glosario de Las Tres Cabezas del Elefante…y su relación con l os cometas, así como conocerás a Mario Roso de Luna, sus obras, digo, él murió), donde insinúa que los cometas y sus nubes (las que arrastran están relacionadas con “entidades” o formas de vida inteligentes…

        Comentario por David | diciembre 7, 2012

      • En el artículo “La historia oculta de las civilizaciones olvidadas” escribí un párrafo en que indico: Según comentarios de las Estancias de Dzyan: “En los primeros comienzos de la vida (humana), la única tierra seca estaba en el extremo de la derecha de la Esfera, en donde está inmóvil el (Globo). Toda la tierra era un vasto desierto de agua, y el agua era tibia… Allí nació el hombre, en las siete zonas del lugar inmortal e indestructible, del Manvántara. Existía allí una primavera eterna en la obscuridad. Pero lo que es obscuridad para el hombre de hoy, era luz para el hombre en su aurora”. Allí reposaban los Dioses y allí Fohat reina desde entonces. Fohat (en tibetano) es un término místico, equivalente al sánscrito Daiviprakriti, que significa naturaleza divina o primordial.

        Comentario por oldcivilizations | diciembre 7, 2012

  3. Entonces no creo que Hoyle se refiriera solo a los cometas sin más. él habló de un diseño inteligente. También leí el primer tomo de la Doctrina Secreta, el cual debo reller en cuanto me anime a leer la obra entera. Un saludo.

    Comentario por David | diciembre 7, 2012 | Responder


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: